Té matcha, la bebida zen venida desde Japón0

El té matcha es un tipo de té verde muy apreciado en Japón. Cuenta la leyenda que la isla de Okinawa es la más longeva del mundo gracias al habitual consumo de esta bebida. Si quieres beneficiarte de sus propiedades, puedes tomar una cucharita de té matcha con un vaso de agua caliente (85ºC), preferiblemente por la mañana. También puedes añadirlo a zumos, batidos y postres.

Te matcha
Te matcha

Té matcha: de China a los monjes budistas de Japón

Este té molido tiene sus orígenes en China, en tiempos de la dinastía Song, pero fueron los monjes budistas del Japón quienes popularizaron esta bebida desde finales del siglo XII. El té matcha les permitía estar alerta y tranquilos durante sus largas horas de meditación (zen), favoreciendo la concentración y la claridad mental sin la energía nerviosa que aporta el café. El consumo de este té verde fue desapareciendo en China, mientras que arraigaba en las clases altas japonesas entre los siglos XIV y XVI. Todavía hoy es tradición la ceremonia del té matcha.

¿Cómo se obtiene el matcha?

La preparación del té matcha empieza varias semanas antes de su recolección. Primero se cubren las plantas del té para protegerlas del sol. Así se retrasa su crecimiento y se consiguen unas hojas de un color verde más oscuro. Con este proceso el té gana aminoácidos, obteniendo de esta forma un sabor más dulce.

Tras la cosecha, las hojas se colocan en una superficie plana para su secado. El resultado se llama “tencha”. Se les retira el tallo y las venas antes de molerlas hasta conseguir una textura de polvo fino como el talco, de un verde intenso, conocido como “matcha”.

Lo que el té matcha puede hacer por ti

  • Mejora la concentración. Contiene L-teanina, un aminoácido capaz de aumentar los niveles de dopamina y serotonina en el organismo, calmando así los nervios, mejorando el estado de ánimo y el rendimiento intelectual y proporcionando un estado general de bienestar.
  • Es un tónico general para el organismo. La teína de esta bebida tiene un efecto similar a la cafeína aunque más suave y prolongado.
  • Ayuda a perder peso. El té matcha es rico en catequinas, unas sustancias que favorecen el metabolismo para quemar grasas.
  • Tiene un alto poder antioxidante. Contiene múltiples compuestos que retrasan el envejecimiento celular y neutralizan los radicales libres.
  • Depura la sangre. Su abundante clorofila no solo le aporta su característico color verde oscuro, sino también propiedades desintoxicantes y depurativas de la sangre.

 ¡Prepárate un batido antioxidante!

 Esperamos que te guste esta rápida y sencilla receta. Necesitarás los siguientes ingredientes:

  • ½ vaso de leche de almendras o de cualquier otra bebida vegetal.
  • ½ cucharada de matcha.
  • ½ plátano.
  • ½ vaso de hielo triturado.
  • 1 cucharada de sirope de agave.

Prepararlo es muy fácil. Solo hay que batir todos los ingredientes en una licuadora y ya está listo para tomar. ¡Pruébalo y cuéntanos cómo te ha sentado!

Germen de trigo: cinco motivos para incorporarlo a tu dieta0

El germen del trigo es la parte interior del grano. Contiene todas las sustancias que la planta necesita para germinar y madurar. La mayoría de harinas y productos derivados del trigo que consumimos pasan por un proceso de refinamiento en el que se elimina el germen. Sin embargo, es muy rico en proteínas, minerales y vitaminas, y se trata de un excelente complemento nutritivo.

¿Quieres conocer los principales beneficios que aporta el germen de trigo, así como las propiedades que tiene como cosmético natural? Pues entonces, sigue leyendo…

Propiedades del germen de trigo:

  • Desarrollo muscular: por su alta cantidad de proteína y hierro, el germen de trigo es altamente recomendable para el desarrollo muscular. Muchos deportistas lo incluyen en su dieta para mejorar su rendimiento, especialmente para entrenamientos intensos. Es un excelente regenerador de los tejidos, muy útil para mantener la musculatura, las paredes de los vasos sanguíneos y el corazón en perfectas condiciones.

También es un gran apoyo en fases de crecimiento, embarazo, lactancia y estados postoperatorios. Contribuye a la cicatrización de heridas y a metabolizar las proteínas.

  • Antiestrés: la vitamina B2 que contiene el germen de trigo ayuda a combatir las migrañas, mantener una buena salud ocular y reducir problemas nerviosos como el insomnio, la ansiedad o el estrés. Además, su contenido en magnesio y zinc ayuda a combatir la fatiga física y el cansancio intelectual.
  • Antioxidante: el alto contenido en vitamina E convierte el germen de trigo en un potente antioxidante. A nivel celular controla la síntesis de enzimas que generan sustancias tóxicas y es eficaz como preventivo de la arteriosclerosis.
  • Equilibra los niveles de grasas y azúcares en sangre porque contiene ácidos grasos omega-3 y omega-6, que intervienen en los procesos de asimilación de las grasas, azúcares y proteínas. También aporta fosfolípidos que previenen la acumulación de colesterol, y zinc que facilita la asimilación y almacenamiento de la insulina.
  • Protector cardiovascular: es rico en potasio y magnesio, lo cual contribuye a mejorar la circulación, regulando la presión arterial, e incluso podría prevenir enfermedades reumáticas o artritis. Mantiene la integridad del sistema vascular y el sistema nervioso central.

Y además… Por ser rico en fibra, ayuda a favorecer el tránsito intestinal. También es un alimento indicado para personas con un nivel alto de ácido úrico, ya que ayuda a evitar ataques de gota. El germen de trigo favorece el equilibrio del sistema inmunológico y regula funciones fisiológicas y endocrinas. E incluso ayuda en el tratamiento de la esterilidad.

¿Cómo tomar germen de trigo?

Puedes encontrarlo en nuestros herbolarios y en nuestra tienda on line.

Los copos o escamas pueden tomarse durante el desayuno, mezclados con los cereales, espolvoreados en la leche, yogur… o también en ensaladas, sopas, sémolas o zumos.

El aceite de germen de trigo (muy rico en vitamina E y en ácidos grasos poliinsaturados) se ingiere en forma de cápsulas y perlas que deben tomarse durante las comidas.

Germen de trigo
Germen de trigo

Cuida de tu piel y cabello con aceite de germen de trigo

El germen de trigo tiene un alto contenido en vitaminas del grupo B, entre las que se encuentran la B1, B2 y B6. Todas ellas, junto a minerales como el zinc y el magnesio, convierten el aceite de germen de trigo en un fantástico tratamiento de belleza.

Nutre y regenera la piel. Sus propiedades antioxidantes retrasan el envejecimiento de la piel, previniendo arrugas, líneas de expresión y piel flácida. Dota la piel de vitalidad y le da un aspecto saludable. También ayuda a prevenir estrías y cicatrices.

Mejora enfermedades como la psoriasis o el eczema y se recomienda en quemaduras, incluyendo las provocadas por el sol, y las erupciones cutáneas.

Refuerza y repara el cabello. Nutre y da vigor al cabello, a la vez que combate la caspa. Mejora el aspecto del pelo seco, elimina el encrespado y repara cabellos muy dañados por productos químicos o calor. Masajear el cabello con germen de trigo también promueve su crecimiento y ayuda a mantener los folículos pilosos sanos.

Algas: manual de instrucciones0

¿Te has animado a incorporar algas a tu dieta, pero no sabes por dónde empezar? A continuación te presentamos nueve algas altamente nutritivas y fáciles de cocinar. Sigue leyendo y encontrarás consejos útiles para añadir un plus de minerales y sabor a tus ensaladas, cremas y legumbres.

KOMBU, para mejorar la digestión

El alga Kombu es una de las plantas más ricas en yodo, ácido algínico, ácido glutámico (característico de los platos orientales), y azúcares como la fructosa y el manitol, importantes para los diabéticos ya que no alteran los niveles de azúcar en sangre. Contiene calcio, fósforo y aminoácidos, que estimulan las membranas de las mucosas y del sistema linfático. Favorece la absorción equilibrada y la distribución de los nutrientes, remineraliza y refuerza el organismo. Es beneficiosa para personas con exceso de peso, regula la glándula tiroides y se ha usado durante siglos para tratar la gota.

Alga Kombu
Alga Kombu

Se puede tomar como base de caldos vegetales, sopas frías o calientes. Es ideal para cocer con legumbres o cereales, ya que ablanda las fibras vegetales de los alimentos, y los hace más digeribles.

Tiempo de remojo: 20 min. Se recomienda cocer antes de cortar.
Tiempo de cocción: según la variedad requiere más o menos cocción. Kombu japonesa: 45 min – 1 h; Kombu de Bretaña: 40 min; y Kombu de Galicia: 30 min.

WAKAME, para iniciarse

Es muy rica en calcio y no tanto en yodo, con lo cual es interesante para aquellas personas que deben controlar la ingesta de yodo. También tiene la capacidad de ablandar las fibras de los alimentos vegetales. Protege los enzimas digestivos, regula el colesterol y está indicada para problemas circulatorios.

Se toma con cereales y legumbres, también en ensaladas, estofados y resulta deliciosa en sopas y cremas de verduras. Por su sabor suave la recomendamos para iniciarse en la incorporación de algas en la dieta.

Tiempo de remojo: 3 -5 min. Escurrir y cortar.¡
Tiempo de cocción: Se puede comer cruda, después del remojo o cocinarla 20 minutos

HIZIKI, con cebolla

 Es una de las algas más ricas en minerales y oligoelementos, equilibra el sistema nervioso y depura el nivel de glucosa en sangre. Es rica en calcio (tiene más que la leche). Está indicada en casos de osteoporosis o debilidad ósea. Da belleza a la piel, brillo, fortaleza y elasticidad al cabello y refuerza las uñas.

Su sabor es más fuerte que otras algas, para suavizarlo se cocina con cebolla. Se come junto a cereales, verduras salteadas y ensaladas.

Tiempo de remojo: 15-20 min.
Tiempo de cocción: Mínimo 30 min.

ARAME, dulce y suave

Muy rica en calcio y yodo. Su equilibrio mineral es bueno contra la hipertensión, también se ha usado en trastornos de los órganos femeninos. El consumo regular de Hiziki y Arame asegura una complexión fuerte, la piel suave y tersa, y el pelo brillante y espeso.

Ideal con cereales, verduras salteadas y ensaladas. Se parecen a las algas Hiziki, aunque las Arame son más blandas y su sabor más suave y dulce. El dulzor deriva de su alto contenido en manitol, un azúcar natural.

Tiempo de remojo: 10 min. Escurrir y cortar.
Tiempo de cocción: Se puede comer cruda, después del remojo, o bien cocinada (20 minutos).

ESPAGUETI DE MAR, con sabor a sepia

Tiene un alto contenido en hierro y vitamina C. También es rica en potasio por lo que actúa como diurético y depurador, previene problemas linfáticos y retención de líquidos. Es adecuada en caso de osteoporosis, caída de cabello y uñas quebradizas.

Combina perfectamente con arroz integral y legumbres. Se puede tomar sofrita como guarnición, o rebozada. También como relleno de empanadillas, pizzas, “embutidos vegetales”, pastas y patés. Es un alga de consistencia firme y textura carnosa, con un sabor que recuerda a la sepia y los chipirones.

Tiempo de remojo: 5-10 min (opcional previo a la cocción).
Tiempo de cocción: 30 – 40 min.

NORI, fácil de preparar

Destaca su contenido en proteínas y vitamina A. Ayuda a disminuir los niveles de colesterol sanguíneo ya que favorece la disolución y eliminación de depósitos grasos. También ayuda a hacer la digestión, por eso a menudo lo encontramos acompañado de alimentos fritos.

Se toma desmenuzada en tiritas muy finas sobre sopa, cereales, verduras asadas, frutos secos o como envoltorio en sushi. Es una de las algas marinas más fáciles de preparar. Recomendamos tostarla un poquito por la cara más rugosa, con mucho cuidado hasta que el color negro inicial se transforme en verde. En el mercado podemos encontrarla tostada y sin tostar.

Tiempo de remojo: No se remoja.
Tiempo de cocción: Se tuesta rápidamente (5-10 segundos) cerca de la llama, hasta obtener un color verde más claro.

AGAR-AGAR, pura fibra

También conocida como Canten o Kanten, es un extracto de la fracción gelatinosa de diversas especies de algas. Se puede comprar en copos, en finas tiras o en barras. Destaca por ser pura fibra soluble, es un gran regulador y regenerador intestinal, ideal para problemas de estreñimiento. Sacía el hambre y limita la absorción de grasas, con lo que es adecuada en dietas de control de peso para moderar la ansiedad por la comida. Ejerce una acción reconstituyente y fortificadora de las glándulas digestivas e intestinales, y arrastra residuos de metales pesados.

Se toma en ensaladas, y también se usa como gelatina natural para espesar platos dulces o salados, terrinas de verduras o pescados. Tiene un sabor suave y a la vez es muy nutritiva en minerales y oligoelementos.

Tiempo de remojo: Copos: 0 min; Tiras: 5 min (sólo para ensaladas).
Tiempo de cocción: Para convertirla en gelatina debe cocinarse 3 -10 min hasta que se desintegre en el líquido.

DULSE, la más rica en hierro

Es un alga rojo púrpura que tiene una textura suave, la más popular del Atlántico Norte. Puede contener pequeñas conchas, por lo que debe limpiarse bien antes de su uso. Es el alga más rica en hierro, lo que la hace muy adecuada en casos de anemia. También contiene potasio, magnesio, yodo y fósforo, y destaca por su riqueza proteica.

Se toma cruda en ensaladas. Después de remojada podemos macerarla un ratito en el aliño de la misma ensalada. Cocinada ligeramente puede formar parte de sopas y condimentos.

Tiempo de remojo: 2 min. Escurrir y cortar.
Tiempo de cocción: Se puede comer cruda después del remojo o cocinarla 5 minutos.

COCHAYUYO, desintoxicante

Es originaria de Chile y zonas subantárticas, destaca por su equilibrio mineral y su aporte en proteína de calidad. También contiene sustancias desintoxicantes como ácido algínico y L-cisteina.

Se toma troceada en cocidos, y acompañando cereales o legumbres.

Tiempo de remojo: No es necesario.
Tiempo de cocción: 15 – 20 min.

Descubre las verduras con más minerales: ¡Atrévete a comer algas!2

Las algas son un excelente nutriente, ya que contienen entre diez y veinte veces más minerales que las verduras terrestres. ¿Sabías que se conocen 24.000 especies de algas, de las cuales sólo una pequeña parte empleamos con fines culinarios o medicinales? En este artículo descubrirás cómo incorporar fácilmente a tu dieta las 9 algas más nutritivas. ¡Empieza a beneficiarte de sus propiedades!

alga chlorella
Alga chlorella

¿Qué tipos de algas existen?

Las algas tienen formas y dimensiones muy variadas. La mayoría proceden del mar, pero también se encuentran en aguas dulces. Se clasifican según su coloración: clorofíceas (verdes), feofíceas (pardas), rodofíceas (rojas) y cianofíceas (azules). Su color viene dado por la clorofila y otros pigmentos que fabrican en función de la profundidad en que viven.

 ¿Cómo se cocinan las algas?

 Las algas en la cocina son muy versátiles y se pueden integrar en cualquier plato: sopas, caldos, consomés, estofados, ensaladas, salteados, postres… ¡Cocinarlas es muy sencillo! Primero se lavan rápidamente bajo el grifo con agua fría. Luego se dejan en remojo (cada alga tiene su tiempo dependiendo de su densidad y textura). Si es necesario se cocinan, y finalmente se cortan y añaden a los platos elegidos.

Una vez abierto el paquete, recomendamos ponerlas enseguida en un recipiente hermético para que no se humedezcan y mantengan todos sus nutrientes.

¿A qué edad se puede empezar a comer algas?

Los bebés pueden tomar algas a través de la leche materna, y cuando empiezan a tomar alimentos sólidos se les puede integrar una pequeña cantidad en las cremas y sopas. Recomendamos empezar con las algas más suaves como el Wakame o el Agar-agar. Con un año, el bebé ya debe poder comer toda la variedad de algas.

Seis razones para incorporar algas a tu dieta:

  • Desintoxican la sangre. Una de las características de las algas es su capacidad para expulsar del organismo metales contaminantes, radiactivos y nocivos. Su contenido en ácido algínico facilita la eliminación natural de toxinas.
  • Por su abundancia en minerales (magnesio, potasio, calcio, hierro, fósforo…) neutralizan los efectos nocivos de la acidez que se genera con dietas excesivas en proteína, o como consecuencia de estados mantenidos de estrés.
  • Contienen yodo, difícil de obtener de otra fuente que no sea el mar. Pueden ayudar a prevenir el bocio, y a disolver grasas y depósitos de mucus que aparecen en el organismo debido al consumo de grasas saturadas, carnes y lácteos. Para las personas con hipertiroidismo se recomiendan las algas menos potentes en yodo (Agar-agar, Nori, Wakame, Hiziki), siempre consultando al especialista.
  • Tienen un efecto calcificante de los huesos por su riqueza en calcio (especialmente las algas Hiziki, Wakame, Arame, Cochayuyo, Kombu), y una excelente relación calcio/fósforo que facilita la absorción del calcio. Además, su efecto alcalinizante evita la pérdida de masa ósea.
  • Son ricas en vitaminas y oligoelementos (como zinc o selenio) que refuerzan el sistema inmunitario. Las algas como la espirulina, chlorella y klamath aportan un complemento importante de vitamina B12, importante en casos de dietas vegetarianas, embarazo, fatiga o estrés.
  • Además, se puede aprovechar el agua de remojo que no utilizamos a modo de balneario casero, para cuidar la piel.

Además de todos estos beneficios, las algas te ayudan a decorar de una forma original tus platos. ¡Anímate a añadirlas a tus comidas y disfrutarás de un aporte extra de minerales y vitaminas!

 

 

La lecitina de soja: un complemento para absorber las grasas y reducir el colesterol0

La lecitina de soja es un producto natural obtenido del germen de la soja. Se emplea como complemento gracias a sus propiedades nutricionales. Uno de los principales beneficios de la lecitina de soja es que contribuye a la disolución de las grasas en agua. Si tenemos en cuenta que los líquidos del organismo, el plasma y las secreciones digestivas son medios acuosos, nos daremos cuenta de la importancia de la lecitina. También reduce el colesterol y, con ello, el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

De hecho, la lecitina ya se encuentra ampliamente distribuida en nuestro cuerpo. Es un fosfolípido imprescindible que forma parte de las membranas celulares. El organismo produce la lecitina en el hígado, pero su producción se ve limitada si falta alguno de los componentes básicos, como el fósforo o algunas vitaminas. Es recomendable entonces que la dieta se complemente con lecitina de soja.

Lecitina de soja
La lecitina de soja contribuye a mejorar el aprendizaje y la memorización.

La lecitina es necesaria en el organismo porque:

  • Participa en la digestión de las grasas de la dieta.
  • Facilita la absorción de las vitaminas liposolubles A, D, E y K.
  • La lecitina, en la sangre, ayuda a mantener los lípidos en general y el colesterol en particular, evitando que se deposite en las paredes de los vasos sanguíneos. Así se reduce el riesgo de padecer arteriosclerosis y sus complicaciones.
  • Favorece la síntesis hepática de lipoproteínas de alta densidad (más conocidas como colesterol bueno), que transportan el colesterol que ha quedado depositado en las paredes vasculares y lo devuelven al hígado para ser reciclado. Una dieta complementada con lecitina de soja reduce el colesterol total en sangre y disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • La lecitina es una fuente importante de fosfatidilcolina, que aporta colina y fósforo, ambos implicados en la función cerebral y en la mejora del aprendizaje y la memorización.
  • La colina es también indispensable para el normal funcionamiento del hígado. La lecitina es un excelente protector de la célula hepática.

Cantidad recomendada de lecitina de soja

Al no tratarse de un nutriente esencial, no existen necesidades cuantificadas. La dosis mínima, según los expertos, sería unos 2 gramos diarios de lecitina de soja, cantidad suficiente para que la lecitina ejerza sus efectos en los diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo. No obstante, las necesidades de lecitina varían en función del estado de salud, la edad, el esfuerzo intelectual o el grado de actividad física. Así, en determinados casos, sería aconsejable incrementar la ingesta de lecitina de soja hasta 10 ó 12 gramos diarios, o asociar a la lecitina otras sustancias específicas, como por ejemplo el germen de trigo.

Foto: www.eslasalud.com