Bardana: un excelente depurativo para los riñones, el hígado y la piel0

La Bardana (Arctium lappa), también conocida como Lampazo, Cadillo o Cachorrera, es una planta herbácea bianual de la familia de las Compuestas, muy extendida en Europa y Asia. Destaca por su efecto depurativo, su capacidad para restaurar la piel dañada y aliviar el dolor reumático.

La Bardana es una planta robusta, que puede llegar a medir dos metros de alto, tiene grandes hojas alargadas y unas flores violáceas muy características. Por sus propiedades medicinales se utilizan principalmente las raíces (por ser más ricas en principios activos), y en ocasiones las hojas y las semillas. ¡Descubre sus propiedades!

Bardana
Bardana

Prevenir cálculos de manera natural, y otras propiedades medicinales:

  • Es muy depurativa. Evita la formación de cálculos (vesiculares y renales). Es beneficiosa en caso de nefritis. Es diurética, combate la retención urinaria, la oliguria, la cistitis y otras infecciones urinarias.
  • Mejora la salud de la piel y reduce la seborrea tanto en el cuero cabelludo como en el rostro. Ayuda a combatir el acné, la dermatitis seborreica, la psoriasis, los eccemas… Además, es cicatrizante y ayuda a eliminar los herpes.
  • Es antiinflamatoria. Mejora los casos de reuma, se usa para la artritis, y está indicada para la ciática.
  • Se recomienda para la diabetes, ya que es hipoglucemiante.
  • Mejora las funciones del hígado, estimula la producción de bilis y ayuda a reducir el colesterol.
  • Es antiséptica, antibacteriana y antibiótica.
  • Favorece la recuperación de resfriados y catarros, alivia el dolor de garganta.
  • Se toma cuando hay dolencias gástricas, ya que reduce la acidez.
  • Reduce la hinchazón, combate los edemas, y ayuda a eliminar toxinas a través del sudor.
  • Propicia claridad.
  • Mitiga o elimina las hemorroides.

¿Cuáles son sus principios activos?

  • La raíz de Bardana es muy rica en inulina, entre un 30 y un 50% de su peso. Es un tipo de polisacárido o azúcar, que contiene cadenas moleculares de fructosa.
  • Ácidos fenólicos (cafeico, clorogénico, y sus derivados, como la arctiína).
  • Lactonas sesquiterpénicas.
  • Poliacetilenos naturales –un tipo de hidrocarburos– como la arctinona y el arctinol, con virtudes antibacterianas, desinfectantes y antimicrobianas.
  • Sales minerales, en especial potasio, con virtudes diuréticas y depurativas, también contiene hierro y calcio.
  • Taninos con virtudes antioxidantes.
  • Fitoesteroles vegetales, con capacidad para absorber el colesterol.
  • Poliínos y polienos, compuestos orgánicos con capacidad antimicrobiana.
  • Vitamina C y vitaminas del grupo B.

¿Qué remedios caseros puedes preparar con Bardana?

Si quieres beneficiarte de sus propiedades medicinales, te recomendamos probar la infusión depurativa. Una cucharadita de bardana por taza de agua es suficiente. Añade agua caliente y deja reposar 4 minutos. Después cuela y bebe poco a poco cuando se vaya enfriando.

Esta infusión mejora el funcionamiento del hígado, riñones, vesícula biliar y depura la sangre. También la puedes usar externamente para aliviar las quemaduras en la piel.

Para tratar las heridas, quistes sebáceos o herpes, puedes preparar un remedio con compresas, triturando las hojas de Bardana y poniéndolas directamente sobre la zona a tratar.

El aceite de Bardana se usa externamente para estimular el crecimiento del cabello. También puedes preparar tinturas con Bardana.

Debes tener en cuenta que no está recomendado su consumo durante el embarazo y la lactancia.

Hipérico, la flor de San Juan0

El hipérico (Hypericum perforatum) es la flor protagonista del mes de junio y del solsticio de verano en la flora medicinal mediterránea. También conocida como hierba de San Juan, es una planta muy valorada por sus propiedades antidepresivas, antiinflamatorias y para el cuidado de la piel, entre otras.

Hipérico
Hipérico

Las flores de hipérico aparecen entre mayo y agosto, y brotan preferentemente en el solsticio de verano (por San Juan). Sus cinco sépalos son lanceados. Sus cinco pétalos son de color amarillo con pequeñas manchas de color púrpura y miden el doble que los sépalos. Los estambres, muy numerosos, suelen agruparse en tres pequeños ramos.

La denominación de Hypericum perforatum viene del griego Hyperikon, puesto que tradicionalmente se ha atribuido a esta planta la capacidad de hacer huir los malos espíritus, además de proteger de las tentaciones diabólicas y atraer la suerte. Aún hoy en día son muchas las personas que salen al campo la mañana del día de San Juan para recolectar flores de hipérico y hacer ramilletes que colocan en determinados sitios de la casa o del negocio. El término perforatum se debe a que las glándulas de aceite de sus hojas les dan un aspecto perforado si se miran a trasluz.

Aplicaciones del hipérico

  • Un remedio contra la depresión. Quizás el uso más extendido del hipérico en la actualidad es para equilibrar el sistema nervioso. Es la planta antidepresiva por excelencia. Con el hipérico también se trata la astenia psíquica causada por el excesivo esfuerzo intelectual.
  • Para cuidarnos por dentro. Por vía interna, el hipérico es útil para tratar gastritis, úlceras gástricas y duodenales. También es un tratamiento de primer orden contra las hemorroides.
  • Antiinflamatorio y analgésico. El aceite macerado de hipérico, de fácil preparación, es conocido en la Cataluña rural como oli de cop (aceite para los golpes). Se utiliza para calmar el dolor en casos de contusiones, artritis y neuralgias.
  • Para el cuidado de la piel. El aceite macerado de hipérico es eficaz para tratar el acné, eccemas y psoriasis. También se emplea para curar quemaduras, llagas y heridas, dado su efecto regenerador de la piel, cicatrizante, antiséptico y antiviral. Es muy importante evitar la exposición al sol después de su aplicación sobre la piel.
  • Para calmar dolores abdominales. El oli de cop es un remedio para calmar los dolores abdominales, sobre todo en niños, aplicándolo en forma de masaje sobre la barriga.

¿Conocías todas estas aplicaciones? ¿Cuál te ha sorprendido más? Recuerda que puedes trasladarnos tus consultas escribiendo un comentario al final de este post o vía nuestras redes sociales.

Llantén: una planta a tener en cuenta en época de resfriados0

El llantén (o plantago) es una de las plantas medicinales mejor valoradas por los herbolarios, sobre todo por sus propiedades para tratar afecciones respiratorias de las vías altas. Se utiliza desde hace miles de años. De hecho, Dioscórides (40-90 d. C.) ya hablaba del llantén en el primer siglo de nuestra era, en su obra De materia medica.

El llantén es una planta herbácea y perenne que se puede encontrar prácticamente en toda Europa. Existen diferentes tipos de llantén, que se diferencian por la forma de sus hojas. El más valorado es el de hoja ancha, conocido como llantén mayor o plantago mayor (Plantago major L.). Las hojas del llantén mayor son ricas en mucílagos y tienen pequeñas cantidades de alcaloides, que le proporcionan propiedades suavizantes, antiinflamatorias y cicatrizantes.

Dioscórides ya hablaba de las propiedades del llantén en siglo I.
Dioscórides ya hablaba de las propiedades del llantén en siglo I.

Uso del llantén mayor por vía interna

  • El principal uso del llantén mayor es para tratar problemas respiratorios de vías altas (faringitis, afonía o resfriado común). Es necesario hervir la planta entre 4 ó 5 minutos para extraer sus mucílagos. Para tratar las afecciones respiratorias, el plantago mayor se suele mezclar con otras plantas (flor de malva o raíz de malvavisco), que actúan en sinergia y potencian las propiedades de cada una de ellas por separado.
  • Con el llantén mayor también se hacen enjuagues para curar las aftas bucales.

Uso externo del llantén mayor

  • Los baños de plantago mayor son efectivos en casos de hemorroides.
  • Las hojas tiernas de llantén mayor pueden aplicarse sobre heridas recientes. Las propiedades astringentes y antisépticas de esta planta ayudaran a cortar la hemorragia y a reducir el riesgo de infección.

Foto: wellnesplant.blogspot.com.es