Bardana: un excelente depurativo para los riñones, el hígado y la piel0

La Bardana (Arctium lappa), también conocida como Lampazo, Cadillo o Cachorrera, es una planta herbácea bianual de la familia de las Compuestas, muy extendida en Europa y Asia. Destaca por su efecto depurativo, su capacidad para restaurar la piel dañada y aliviar el dolor reumático.

La Bardana es una planta robusta, que puede llegar a medir dos metros de alto, tiene grandes hojas alargadas y unas flores violáceas muy características. Por sus propiedades medicinales se utilizan principalmente las raíces (por ser más ricas en principios activos), y en ocasiones las hojas y las semillas. ¡Descubre sus propiedades!

Bardana
Bardana

Prevenir cálculos de manera natural, y otras propiedades medicinales:

  • Es muy depurativa. Evita la formación de cálculos (vesiculares y renales). Es beneficiosa en caso de nefritis. Es diurética, combate la retención urinaria, la oliguria, la cistitis y otras infecciones urinarias.
  • Mejora la salud de la piel y reduce la seborrea tanto en el cuero cabelludo como en el rostro. Ayuda a combatir el acné, la dermatitis seborreica, la psoriasis, los eccemas… Además, es cicatrizante y ayuda a eliminar los herpes.
  • Es antiinflamatoria. Mejora los casos de reuma, se usa para la artritis, y está indicada para la ciática.
  • Se recomienda para la diabetes, ya que es hipoglucemiante.
  • Mejora las funciones del hígado, estimula la producción de bilis y ayuda a reducir el colesterol.
  • Es antiséptica, antibacteriana y antibiótica.
  • Favorece la recuperación de resfriados y catarros, alivia el dolor de garganta.
  • Se toma cuando hay dolencias gástricas, ya que reduce la acidez.
  • Reduce la hinchazón, combate los edemas, y ayuda a eliminar toxinas a través del sudor.
  • Propicia claridad.
  • Mitiga o elimina las hemorroides.

¿Cuáles son sus principios activos?

  • La raíz de Bardana es muy rica en inulina, entre un 30 y un 50% de su peso. Es un tipo de polisacárido o azúcar, que contiene cadenas moleculares de fructosa.
  • Ácidos fenólicos (cafeico, clorogénico, y sus derivados, como la arctiína).
  • Lactonas sesquiterpénicas.
  • Poliacetilenos naturales –un tipo de hidrocarburos– como la arctinona y el arctinol, con virtudes antibacterianas, desinfectantes y antimicrobianas.
  • Sales minerales, en especial potasio, con virtudes diuréticas y depurativas, también contiene hierro y calcio.
  • Taninos con virtudes antioxidantes.
  • Fitoesteroles vegetales, con capacidad para absorber el colesterol.
  • Poliínos y polienos, compuestos orgánicos con capacidad antimicrobiana.
  • Vitamina C y vitaminas del grupo B.

¿Qué remedios caseros puedes preparar con Bardana?

Si quieres beneficiarte de sus propiedades medicinales, te recomendamos probar la infusión depurativa. Una cucharadita de bardana por taza de agua es suficiente. Añade agua caliente y deja reposar 4 minutos. Después cuela y bebe poco a poco cuando se vaya enfriando.

Esta infusión mejora el funcionamiento del hígado, riñones, vesícula biliar y depura la sangre. También la puedes usar externamente para aliviar las quemaduras en la piel.

Para tratar las heridas, quistes sebáceos o herpes, puedes preparar un remedio con compresas, triturando las hojas de Bardana y poniéndolas directamente sobre la zona a tratar.

El aceite de Bardana se usa externamente para estimular el crecimiento del cabello. También puedes preparar tinturas con Bardana.

Debes tener en cuenta que no está recomendado su consumo durante el embarazo y la lactancia.

Astrágalo: vitalidad y fortalecimiento del sistema inmunológico2

El Astrágalo es una planta medicinal perenne originaria de Mongolia y China, también conocida como Huang Qi. Su nombre significa “Líder amarillo” por el color de su raíz y por la importancia que tiene en la medicina tradicional china.

Astrágalo, el líder amarillo.
Astrágalo

El Astrágalo cada día es más usado en la fitoterapia europea, para el tratamiento de enfermedades crónicas y para aumentar la vitalidad. Está especialmente indicada en caso de problemas relacionados con infecciones e inmunología, y cada vez se usa más en casos como el cáncer o SIDA por sus beneficios. Reduce los efectos secundarios de la quimioterapia y radioterapia y acelera la recuperación después de las sesiones.

Beneficios del astrágalo:

  • Ideal contra las infecciones: es ideal para tratar tanto infecciones víricas como aquellas producidas por bacterias, hongos y parásitos. El astrágalo es eficaz frente a infecciones respiratorias. Acelera la recuperación en procesos gripales, resfriados y catarros, además de aliviar otros trastornos respiratorios como el asma bronquial. También se recomienda contra la otitis.
  • Indicado contra el cáncer, SIDA y hepatitis: está indicada en el tratamiento de enfermos con el sistema inmune comprometido. Los extractos de astrágalo se han empleado para mejorar la respuesta inmunitaria de enfermos de cáncer y aliviar los efectos adversos de la quimioterapia. También se usa en otras enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple.
    Puede disminuir la hiperactividad inmune en pacientes con lupus eritematoso sistémico y miastenia gravis. También se recomienda en enfermos con SIDA.
  • Antiviral eficaz: tiene una gran eficacia como antiviral dado que incrementa la producción de interferón. Inhibe la replicación de algunos virus, como en el caso del virus “coxsackie”, responsable de la miocarditis, la poliomielitis o la Hepatitis A. Además, facilita la eliminación de herpes.
  • Acción estimulante: el astrágalo es empleado para combatir la debilidad general, combate la fatiga y el cansancio y aumenta la vitalidad. Protege de factores patógenos externos y tiene un gran efecto antioxidante.
    El Astrágalo es fundamentalmente un tónico que estimula el metabolismo y el funcionamiento de órganos como los pulmones, las glándulas suprarrenales o el tracto intestinal. También favorece la recuperación de dolencias renales, es muy efectivo para tratar la nefritis crónica y tonifica el bazo.
  • Mejora las afecciones cardíacas y los trastornos digestivos: al dilatar los vasos sanguíneos y actuar como tónico cardiaco, se recomienda en cardiopatías, con buenos resultados en infartos, insuficiencia cardíaca congestiva y angina de pecho. También está indicado el uso de astrágalo en enfermedad vascular periférica, mala circulación e hipertensión arterial.
  • Mejora la memoria: la raíz de astrágalo se utiliza en medicina tradicional china para el tratamiento del Alzheimer.
  • Favorece la eliminación de toxinas, equilibrando los fluidos del cuerpo, es diurético por lo que ayuda a eliminar los edemas. Durante la menopausia disminuye los sudores nocturnos y también se usa para tratar el prolapso uterino.

Cómo tomar astrágalo

La forma más común de tomar Astrágalo es preparando una infusión hirviendo su raíz molida y dejándola reposar. También existe en forma de suplementos nutricionales como pastillas o cápsulas.

Contraindicaciones

  • No está indicado en caso de embarazo ni lactancia.
  • Su acción inmunoestimulante podría hacer que la fiebre aumentase de manera ligera.
  • Puede incrementar el riesgo de hemorragia, con lo cual no debe usarse antes de una intervención quirúrgica.
  • Personas que reciban tratamiento con inmunosupresores, anticoagulantes o insulinodependientes deben consultar antes con su médico.

Neem, el árbol del siglo XXI2

El neem (Azadirachta indica) es un árbol originario de la India, aunque también se puede encontrar en los trópicos de Asia, África y América. Es un árbol grande (puede sobrepasar los 15 metros), de hojas compuestas, flores flagantes y púrpuras que aparecen en marzo y abril. El neem ha sido declarado por las Naciones Unidas como el “árbol del siglo XXI” por sus propiedades medicinales, conocidas y utilizadas por la medicina ayurveda desde hace 5.000 años y avaladas por más de 2.000 estudios de la comunidad científica. En neem se conoce popularmente en la India como la “farmacia del pueblo”.

La corteza, las hojas y las semillas de neem son ricas en principios activos como alcaloides, principios amargos, flavonoides, ácidos grasos, esteroles o ácido tánico, entre otros. Con el neem se pueden tratar una gran diversidad de enfermedades, revitalizar el sistema inmunológico y, en general, fortalecer la salud. Es uno de los mejores purificadores y desintoxicadores de la sangre y actúa como antiviral, antifúngico, antiséptico, analgésico y antiparasitario.

Neem
Neem: en la medicina ayurveda de la India es conocido como “la farmacia del pueblo”.

Enfermedades que podemos tratar con el neem

  • Diabetes. En la India se ha utilizado tradicionalmente para reducir el azúcar en sangre (tomado después de las comidas, reduce el azúcar hasta un 50%). Aunque no está claro cómo actúa, se cree que incrementa la producción de insulina o bien normaliza la acción del páncreas.
  • Herpes. Combate el virus del herpes, sanando rápidamente las heridas.
  • Próstata. Estudios científicos demuestran que las hojas de neem destruyen las células cancerígenas. Su consumo habitual previene el cáncer de próstata. También es efectivo para disminuir la inflamación de este órgano.
  • Trastornos dentales. Investigadores alemanes aseguran que la corteza y las hojas de este árbol previenen la caries y otros trastornos como piorrea, aftas, encías inflamadas o sangrantes, hongos o gingivitis.
  • Gripes y resfriados. Consumir cápsulas o té de neem fortalece el sistema inmunitario, protegiendo eficazmente contra la aparición de gripes y resfriados.
  • Sistema digestivo. Se emplea la corteza para el tratamiento de parasitosis intestinales.
  • Fiebre. El neem posee una actividad antifebril, así como antiinflamatoria y analgésica.

Cómo utilizar el neem

Tanto las hojas como la corteza se pueden utilizar en decocción o reducidas a polvo. También se comercializa en forma de extracto seco. El aceite de semilla de neem sólo se puede emplear para uso externo.

  • Polvo: de 5 a 9 gramos diarios en dos veces, acompañado de abundante agua, durante 3 ó 5 días.
  • Deccoción: se necesita una cucharada sopera de hoja o corteza troceada en dos vasos de agua. Hay que ponerlo a hervir 10 minutos. Se puede tomar a sorbitos en 2 ó 3 veces.
  • Tintura o comprimidos. Hay que seguir las indicaciones del etiquetado.

El neem es seguro para la mayoría de adultos, pero no se puede tomar durante periodos largos ya que podría dañar el hígado o los riñones. Es aconsejable seguir las pautas de un médico o terapeuta. Está contraindicado en niños, mujeres embarazadas y madres lactantes. En caso de cirugía, no se puede tomar durante las dos semanas anteriores a la operación.