Hipérico, la flor de San Juan0

El hipérico (Hypericum perforatum) es la flor protagonista del mes de junio y del solsticio de verano en la flora medicinal mediterránea. También conocida como hierba de San Juan, es una planta muy valorada por sus propiedades antidepresivas, antiinflamatorias y para el cuidado de la piel, entre otras.

Hipérico
Hipérico

Las flores de hipérico aparecen entre mayo y agosto, y brotan preferentemente en el solsticio de verano (por San Juan). Sus cinco sépalos son lanceados. Sus cinco pétalos son de color amarillo con pequeñas manchas de color púrpura y miden el doble que los sépalos. Los estambres, muy numerosos, suelen agruparse en tres pequeños ramos.

La denominación de Hypericum perforatum viene del griego Hyperikon, puesto que tradicionalmente se ha atribuido a esta planta la capacidad de hacer huir los malos espíritus, además de proteger de las tentaciones diabólicas y atraer la suerte. Aún hoy en día son muchas las personas que salen al campo la mañana del día de San Juan para recolectar flores de hipérico y hacer ramilletes que colocan en determinados sitios de la casa o del negocio. El término perforatum se debe a que las glándulas de aceite de sus hojas les dan un aspecto perforado si se miran a trasluz.

Aplicaciones del hipérico

  • Un remedio contra la depresión. Quizás el uso más extendido del hipérico en la actualidad es para equilibrar el sistema nervioso. Es la planta antidepresiva por excelencia. Con el hipérico también se trata la astenia psíquica causada por el excesivo esfuerzo intelectual.
  • Para cuidarnos por dentro. Por vía interna, el hipérico es útil para tratar gastritis, úlceras gástricas y duodenales. También es un tratamiento de primer orden contra las hemorroides.
  • Antiinflamatorio y analgésico. El aceite macerado de hipérico, de fácil preparación, es conocido en la Cataluña rural como oli de cop (aceite para los golpes). Se utiliza para calmar el dolor en casos de contusiones, artritis y neuralgias.
  • Para el cuidado de la piel. El aceite macerado de hipérico es eficaz para tratar el acné, eccemas y psoriasis. También se emplea para curar quemaduras, llagas y heridas, dado su efecto regenerador de la piel, cicatrizante, antiséptico y antiviral. Es muy importante evitar la exposición al sol después de su aplicación sobre la piel.
  • Para calmar dolores abdominales. El oli de cop es un remedio para calmar los dolores abdominales, sobre todo en niños, aplicándolo en forma de masaje sobre la barriga.

¿Conocías todas estas aplicaciones? ¿Cuál te ha sorprendido más? Recuerda que puedes trasladarnos tus consultas escribiendo un comentario al final de este post o vía nuestras redes sociales.

El hipérico y sus propiedades antiinflamatorias y antidepresivas6

El hipérico es la flor por excelencia del solsticio de verano y del mes de junio, en de la flora mediterránea, y muy especialmente en la flora medicinal. El hipérico –o Hypericum– es conocida popularmente con el nombre de hierba de San Juan.

La denominación Hypericum perforatum viene del griego Hyperikon, propiedad que se le atribuía por hacer huir los malos espíritus. El término perforatum se debe a que las glándulas de aceite situadas en sus hojas les dan un aspecto perforado si se miran a trasluz. El hipérico es una de las joyas de nuestra fitoterapia.

Las flores del Hypericum, de color dorado, aparecen entre mayo y agosto, y brotan preferentemente en el solsticio de verano (por San Juan), momento en que hacen una inflorescencia cimosa, terminal ahorquillada y densa. Los sépalos, generalmente en número de 5, son lanceolados. Los pétalos, también en número de 5, son de color amarillo, con pequeñas manchas de color púrpura, y miden el doble que los sépalos. Los estambres son muy numerosos y se agrupan generalmente en tres ramicillos.

La flor del hipérico es de color amarillo y siempre tiene cinco pétalos.
La flor del hipérico es de color amarillo y siempre tiene cinco pétalos.

En la composición del hipérico encontramos pigmentos. El de mayor interés es la hipericina por las propiedades medicinales que nos aporta. También encontramos flavonoides, aceite esencial y otros compuestos como la rutina, la quercitina, la pectina, la colina, el aceite nicotínico, etc.

Durante muchos años, hemos utilizado las flores de hyperikon por su actividad antiinflamatoria. Actualmente la mayor utilidad de esta planta se centra en su acción equilibrante sobre el sistema nervioso. Es la planta antidepresiva por excelencia. Numerosos estudios certifican sus propiedades en depresiones sintomáticas de tipo reaccional, que suelen acompañarse de gran cantidad de signos vegetativos.

Un próximo día os explicaré las numerosas propiedades esotéricas que se le atribuyen al hyperikon y también cómo se prepara un aceite macerado conocido popularmente como oli de cop (aceite para golpes).

L. Teixé

Foto: www.terapiasnaturales.com