Bardana: un excelente depurativo para los riñones, el hígado y la piel0

La Bardana (Arctium lappa), también conocida como Lampazo, Cadillo o Cachorrera, es una planta herbácea bianual de la familia de las Compuestas, muy extendida en Europa y Asia. Destaca por su efecto depurativo, su capacidad para restaurar la piel dañada y aliviar el dolor reumático.

La Bardana es una planta robusta, que puede llegar a medir dos metros de alto, tiene grandes hojas alargadas y unas flores violáceas muy características. Por sus propiedades medicinales se utilizan principalmente las raíces (por ser más ricas en principios activos), y en ocasiones las hojas y las semillas. ¡Descubre sus propiedades!

Bardana
Bardana

Prevenir cálculos de manera natural, y otras propiedades medicinales:

  • Es muy depurativa. Evita la formación de cálculos (vesiculares y renales). Es beneficiosa en caso de nefritis. Es diurética, combate la retención urinaria, la oliguria, la cistitis y otras infecciones urinarias.
  • Mejora la salud de la piel y reduce la seborrea tanto en el cuero cabelludo como en el rostro. Ayuda a combatir el acné, la dermatitis seborreica, la psoriasis, los eccemas… Además, es cicatrizante y ayuda a eliminar los herpes.
  • Es antiinflamatoria. Mejora los casos de reuma, se usa para la artritis, y está indicada para la ciática.
  • Se recomienda para la diabetes, ya que es hipoglucemiante.
  • Mejora las funciones del hígado, estimula la producción de bilis y ayuda a reducir el colesterol.
  • Es antiséptica, antibacteriana y antibiótica.
  • Favorece la recuperación de resfriados y catarros, alivia el dolor de garganta.
  • Se toma cuando hay dolencias gástricas, ya que reduce la acidez.
  • Reduce la hinchazón, combate los edemas, y ayuda a eliminar toxinas a través del sudor.
  • Propicia claridad.
  • Mitiga o elimina las hemorroides.

¿Cuáles son sus principios activos?

  • La raíz de Bardana es muy rica en inulina, entre un 30 y un 50% de su peso. Es un tipo de polisacárido o azúcar, que contiene cadenas moleculares de fructosa.
  • Ácidos fenólicos (cafeico, clorogénico, y sus derivados, como la arctiína).
  • Lactonas sesquiterpénicas.
  • Poliacetilenos naturales –un tipo de hidrocarburos– como la arctinona y el arctinol, con virtudes antibacterianas, desinfectantes y antimicrobianas.
  • Sales minerales, en especial potasio, con virtudes diuréticas y depurativas, también contiene hierro y calcio.
  • Taninos con virtudes antioxidantes.
  • Fitoesteroles vegetales, con capacidad para absorber el colesterol.
  • Poliínos y polienos, compuestos orgánicos con capacidad antimicrobiana.
  • Vitamina C y vitaminas del grupo B.

¿Qué remedios caseros puedes preparar con Bardana?

Si quieres beneficiarte de sus propiedades medicinales, te recomendamos probar la infusión depurativa. Una cucharadita de bardana por taza de agua es suficiente. Añade agua caliente y deja reposar 4 minutos. Después cuela y bebe poco a poco cuando se vaya enfriando.

Esta infusión mejora el funcionamiento del hígado, riñones, vesícula biliar y depura la sangre. También la puedes usar externamente para aliviar las quemaduras en la piel.

Para tratar las heridas, quistes sebáceos o herpes, puedes preparar un remedio con compresas, triturando las hojas de Bardana y poniéndolas directamente sobre la zona a tratar.

El aceite de Bardana se usa externamente para estimular el crecimiento del cabello. También puedes preparar tinturas con Bardana.

Debes tener en cuenta que no está recomendado su consumo durante el embarazo y la lactancia.

Desmodium ascendens: para recuperar y desintoxicar el hígado10

El desmodium (Desmodium ascendens) es una planta herbácea clasificada dentro de la familia de las leguminosas. Crece de forma natural en África ecuatorial, sobre todo en Sierra Leona, y en la selva amazónica. Al desmodium se le describen propiedades protectoras de las células hepáticas y una buena acción antihistamínica (reduce o elimina los efectos de las alergias). Junto con el cardo mariano, el desmodium es conocido como el mejor remedio natural para recuperar y desintoxicar el hígado. En la medicina tradicional africana se ha utilizado también para tratar la ictericia (coloración amarillenta de la piel y las mucosas a causa del aumento de la bilirrubina).

Para describir el desmodium diremos que es una planta trepadora que se enreda en el tronco de otros árboles (cacao, palma, etc.). Sus hojas son trifoliadas, triangulares, muy agudas y levemente articuladas en el margen interno. Sus flores de color violáceo o blanco se presentan en racimos terminales. Sus frutos son gruesos, sinuosos y de un color castaño cuando están maduros.

Desmodium ascendens
Desmodium ascendens: la fitoterapia utiliza sus hojas para el cuidado del hígado.

Propiedades del Desmodium ascendens

La parte de la planta utilizada en fitoterapia son las hojas. Entre las propiedades reconocidas del desmodium podemos destacar las siguientes:

  • Está muy indicado en hepatitis tóxicas y de origen vírico.
  • Previene las enfermedades del hígado causadas por el alcohol o por la quimioterapia.
  • Es utilizado en casos de digestiones lentas, hinchazones y gases.
  • Actúa como preventivo ante tratamientos farmacológicos que puedan dañar la función hepatobiliar (hígado, páncreas y vesícula biliar).
  • Se recomienda en procesos alérgicos por su actividad sobre la inhibición de la histamina (broncoespasmos y asma).
  • Es usado como terapia de apoyo en casos de cirrosis hepática y otras patologías del hígado.
  • Es un buen colerético (estimulante de la producción de bilis) y colagogo (facilita la expulsión de bilis retenida en la vesícula biliar). Favorece la normalización de las transaminasas.

Cómo tomar desmodium

La forma más habitual de tomar desmodium es en forma de decocción. Se llena una cucharada sopera rasa con las hojas, se hierve durante 2 minutos y se deja en reposo 10 minutos más. Es mejor tomar la infusión antes de las comidas.

En casos de hepatitis agudas, se aconseja hervir 15 gramos de la planta en 1,5 litros de agua durante 15 minutos. Después se deja reposar otros 15 minutos y se cuela. Hay que tomar un vaso en ayunas y el resto de la infusión se bebe cada 3 o 4 horas, en aquellos momentos que el estómago está lo más vacío posible. Este tratamiento dura 5 días.

En uso externo, se maceran las hojas de desmodium en zumo de limón durante 15 minutos y luego se diluye con un poco de agua. En forma de compresa se puede aplicar sobre brotes alérgicos o afecciones de la piel.

El desmodium es una planta muy segura, carece de toxicidad y no se le conocen efectos secundarios a las dosis recomendadas. Con todo, al no disponer de datos suficientes, no se recomienda en casos de embarazo y lactancia.

Depurar el hígado, imprescindible para tu salud8

Depurar el hígado es clave para mantener el buen estado de este órgano, que desempeña numerosísimas funciones. El corazón y otras vísceras dependen del hígado para obtener la sangre de primera calidad que necesitan para su nutrición y fortalecimiento. A menudo no se le da la importancia que se merece, porque el hígado casi nunca duele, pero tiene un papel determinante en el origen de casi todas las enfermedades. En otras palabras, un hígado sano es imprescindible para la salud y para la cura de cualquier enfermedad.

Funciones del hígado

Se estima que el hígado realiza más de 500 funciones, aunque aquí sólo vamos a destacar algunas de ellas:

  • Filtra la sangre procedente del intestino y la depura.
  • Produce bilis, sustancia que facilita la digestión de las grasas, permite la absorción de ciertas vitaminas y metaboliza el colesterol.
  • Participa en la metabolización de los hidratos de carbono, las proteínas, las grasas, los minerales y las vitaminas. También almacena hierro y vitaminas.
  • Desarrolla una actividad protectora y desintoxicante. Sus células de Kupffer –o macrófagos– ingieren y digieren parásitos, virus y bacterias, constituyendo así una barrera para las toxinas y microorganismos procedentes del intestino. Sus células de PIT protegen contra infecciones virales.
Depurar el hígado
Depurar el hígado es imprescindible para curar otros enfermedades.

Cuándo necesitamos depurar el hígado                 

Los expertos recomiendan depurar el organismo una o dos veces al año, dependiendo del estado de cada persona. Un buen momento para depurar el hígado es a principios de año, después de los excesos de las fiestas navideñas. La primavera es otra época ideal para realizar una dieta depurativa. Así afrontaremos mejor el calor del verano y prepararemos el organismo ante los posibles excesos de las vacaciones. Si es posible, se debe elegir una época con menos carga de trabajo, puesto que el descanso, la tranquilidad y el conseguir un sueño largo y reparador son buenos aliados para depurar el hígado. Sea como sea, hay patologías y reacciones del organismo que nos indican que es necesario llevar a cabo una desintoxicación hepática: fatiga general, caída del cabello, decaimiento, insomnio, irritación cutánea y eccemas, etc.

Recomendaciones dietéticas para depurar el hígado

  • Toda depuración hepática pasa por una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras, caldos vegetales y, sobre todo, mucha agua. Se deben evitar los excesos de grasas y las frituras, los hidratos de carbono y las proteínas. Se recomienda cocinar alimentos al vapor, hervidos o a la plancha. El café, el alcohol, el tabaco, los medicamentos, los aditivos y los alimentos refinados también entorpecen la correcta actividad celular.
  • Lo que más ayuda a depurar el hígado es el ayuno, ingiriendo sólo agua durante el número concreto de días que nos indique nuestro profesional de la salud. Las monodietas a base de fruta, zumos y caldos de verduras también son de gran ayuda y son más llevaderas que el ayuno.
  • Otra posibilidad son las dietas depurativas como la dieta de sirope de savia, de la cual ya hablamos en un artículo anterior.
  • Las algas Kombu y Spirulinatambién favorecen la eliminación de toxinas.

Algunas plantas tradicionalmente utilizadas para depurar el higado son:

  • Cardo Mariano (Silybum marianum): el cardo mariano es una planta utilizada con fines medicinales desde la más remota antigüedad. Su componente principal es la Silimarina, que actúa como un gran hepatoprotector. Por otra parte, estimula la síntesis de proteínas en el hígado, por lo que también se podría hablar de un efecto regenerador de las células hepáticas.
  • Alcachofera (Cynara scolymus): las hojas de alcachofa son colagogas, coleréticas y amfocoleréticas. Su acción en el hígado es compleja: parece estimular la función de depurar el hígado y también se le atribuye una actividad protectora del mismo.
  • Boldo (Penumus boldus): el efecto colerético del boldo puede hacer duplicar el flujo de bilis, por lo que se utiliza en las alteraciones digestivas debidas a un funcionamiento deficiente del hígado. Se recomienda también en casos de digestión débil, ya que ejerce un efecto estimulante de  la secreción salival y gástrica.
  • Genciana (Gentiana lutea): la genciana, además de ser un tónico hepático, estimula las secreciones salivares, gástricas y hepáticas para mejorar el proceso digestivo. También actúa como un inmunoestimulante.
  • Desmodium (Desmodium ascendens): se le describen propiedades protectoras de las células hepáticas y una buena acción antihistamínica. El desmodium es una planta muy valorada por sus propiedades medicinales. Junto con el cardo mariano es el mejor remedio para depurar el hígado y recuperarlo que se conoce en medicina natural.

Productos para depurar el hígado

  • Tisana amarga hepática: la tisana amarga hepática es una fórmula elaborada por Manantial de Salud desde hace muchos años, compuesta por plantas utilizadas para regular la normal función hepática. En su composición hay plantas muy específicas como la genciana, la alcachofera, la angélica, la centaura, el boldo, el cardo mariano, etc. Es una mezcla muy fácil de preparar: solamente se toma una cucharada sopera rasa de las hierbas en medio vaso de agua y se deja toda la noche en maceración (en remojo); a la mañana siguiente se cuela y se toma ese medio vasito en ayunas. Como se ha expuesto anteriormente, para depurar el hígado necesitaríamos disfrutar de unos días de descanso a poder ser sin preocupaciones y también establecer una dieta específica con la finalidad de introducir el mínimo aporte de toxinas para nuestro organismo. Somos conscientes que hoy en día es muy difícil poder disfrutar de ambas situaciones a la vez, ya que el día a día no nos lo permite. Por ello, creemos que tomar durante un periodo más largo (un par de meses) la Tisana amarga hepática cada mañana es un buen remedio para hacer una depuración hepática correcta.
  • Comprimidos de cardo mariano: los comprimidos de Cardo Mariano es seguramente la forma más utilizada para tomar la mayor cantidad de Silimarina. Siempre es recomendable cuando no podemos tomar la Tisana amarga hepática o como complemento a la misma.
  • Herbodep: este jarabe es un depurativo general. No solamente está compuesto de extractos de Diente de león, Alcachofera y Rábano negro, sino que también aporta extractos de plantas que nos ayudan a facilitar la eliminación de líquidos.
  • Rábano negro + Alcachofa en ampollas: tomar una ampolla cada mañana en ayunas de Rábano negro + Alcachofa nos ayuda a mantener también una buena función hepática, de una manera más cómoda.

Aspectos a considerar al depurar el hígado

  • Crisis curativa. Pueden aparecer síntomas como fiebre, diarrea o heces abundantes y malolientes, gases, cansancio, falta de apetito, nauseas, mucosidad, mal olor corporal, aliento fuerte, orina oscura y erupción en la piel. Son efectos que no tardarán en desaparecer.
  • Ley de Hering. Es habitual que se produzca este fenómeno, indicativo de que se está llevando a cabo una buena desintoxicación hepática. Reaparecen patologías que en su día quedaron mal curadas. Después desaparecen definitivamente y posibilitan así la cura de la enfermedad que se padece en la actualidad.

Más información sobre cómo depurar el hígado en: