Oli de cop o aceite macerado de hipérico: un remedio tradicional para golpes y quemaduras0

Con las flores del hipérico  (Hypericum perforatum), popularmente también llamada  corazoncillo o hierba de San Juan, podemos elaborar un excelente aceite macerado, conocido en la Cataluña rural como oli de cop (aceite para los golpes) con múltiples y probadas propiedades medicinales.

Es muy fácil de preparar. Debemos recolectar las flores cuando la planta está en plena floración (mes de junio). Después, las dejamos secar a la sombra uno o dos días a fin de eliminar el exceso de agua y luego las ponemos a macerar con aceite de oliva en un envase de cristal herméticamente cerrado. Hay que dejarlo macerando durante aproximadamente seis semanas al amparo de la luz . Pasado este tiempo, lo filtramos y lo guardamos en un recipiente de cristal. Obtendremos un aceite de color rojizo listo para usar. Es el oli de cop.

El oli de cop es un remedio tradicional y más eficaz que otros productos elaborados en sofisticados laboratorios. Su eficacia ha quedado demostrada a través de cientos de años  y contrastada de generación en generación. Actúa como buen antiinflamatorio, antiséptico, analgésico y antiviral. También para curar heridas, eccemas y ulceras, para minimizar las consecuencias de un golpe,  para calmar dolores abdominales, en  forma de masajes en la barriga para tranquilizar a niños pequeños, para neuralgias especialmente del trigémino y muy especialmente como regenerador en caso de  quemaduras. El oli de cop recién preparado, mantiene toda su actividad durante un año.

Oli de cop
Flores de hipérico, para preparar el aceite macerado conocido como oli de cop.

Os cuento mi experiencia personal. Trabajaba en el Laboratorio y se me cayó un cazo de aceite hirviendo encima del dedo  índice de la mano derecha y también en el tobillo, quemando el calcetín y llegando a la piel. Tenía a mano un frasco de aceite de hipérico. Enseguida unté una gasa con abundante aceite y  con ella envolví el dedo dañado. En el caso del tobillo, me lo limpié con agua después de sacar el calcetín. Al día siguiente fui al médico y me realizaron las curas correspondientes en el tobillo. El dedo  seguía estando cubierto con una gasa empapada de aceite de hipérico. Resultado: el dedo estuvo curado en 15 días y el tobillo aún lo tenía vendado a los tres meses. Después de 30 años del accidente, aún se notan las marcas de la quemadura  en el tobillo, mientras que en el dedo no hay ninguna marca. Una vez más  el oli de cop hizo el milagro.

L. Teixé

Artículo relacionado: El hipérico y sus propiedades antiinflamatorias y antidepresivas

Fotografía: Costumari de Malla

El hipérico y sus propiedades antiinflamatorias y antidepresivas6

El hipérico es la flor por excelencia del solsticio de verano y del mes de junio, en de la flora mediterránea, y muy especialmente en la flora medicinal. El hipérico –o Hypericum– es conocida popularmente con el nombre de hierba de San Juan.

La denominación Hypericum perforatum viene del griego Hyperikon, propiedad que se le atribuía por hacer huir los malos espíritus. El término perforatum se debe a que las glándulas de aceite situadas en sus hojas les dan un aspecto perforado si se miran a trasluz. El hipérico es una de las joyas de nuestra fitoterapia.

Las flores del Hypericum, de color dorado, aparecen entre mayo y agosto, y brotan preferentemente en el solsticio de verano (por San Juan), momento en que hacen una inflorescencia cimosa, terminal ahorquillada y densa. Los sépalos, generalmente en número de 5, son lanceolados. Los pétalos, también en número de 5, son de color amarillo, con pequeñas manchas de color púrpura, y miden el doble que los sépalos. Los estambres son muy numerosos y se agrupan generalmente en tres ramicillos.

La flor del hipérico es de color amarillo y siempre tiene cinco pétalos.
La flor del hipérico es de color amarillo y siempre tiene cinco pétalos.

En la composición del hipérico encontramos pigmentos. El de mayor interés es la hipericina por las propiedades medicinales que nos aporta. También encontramos flavonoides, aceite esencial y otros compuestos como la rutina, la quercitina, la pectina, la colina, el aceite nicotínico, etc.

Durante muchos años, hemos utilizado las flores de hyperikon por su actividad antiinflamatoria. Actualmente la mayor utilidad de esta planta se centra en su acción equilibrante sobre el sistema nervioso. Es la planta antidepresiva por excelencia. Numerosos estudios certifican sus propiedades en depresiones sintomáticas de tipo reaccional, que suelen acompañarse de gran cantidad de signos vegetativos.

Un próximo día os explicaré las numerosas propiedades esotéricas que se le atribuyen al hyperikon y también cómo se prepara un aceite macerado conocido popularmente como oli de cop (aceite para golpes).

L. Teixé

Foto: www.terapiasnaturales.com