Rooibos, mucho más que una infusión2

El rooibos es una planta de origen sudafricano cuya popularización es bastante reciente. Se puede preparar una infusión rojiza de sabor muy agradable y algo dulzón que recuerda un poco el gusto a nueces.

Té Rooibos Manantial de Salud
Té Rooibos

Al no contener cafeína ni componentes estimulantes como la teína, pueden tomar rooibos tanto niños como gente nerviosa o con hipertensión. Se caracteriza por sus múltiples indicaciones:

  • Alergias: contiene dos bioflavonoides que son capaces de aliviar los principales síntomas, ya que actúa como si se tratara de un antihistamínico natural. Está indicada, principalmente, en alergias estacionales, alergia al polvo o alergias alimentarias.
  • Trastornos digestivos y trastornos intestinales: al poseer propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas, el rooibos alivia los dolores asociados a cólicos gástricos, flatulencias, gases o diárrea. Si se toma después de las comidas, ayuda a evitar la acidez producida por la gastritis.
  • Dientes sanos: al contener grandes cantidades de flúor, el rooibos se caracteriza por ser un protector del esmalte dental. Además, los taninos que contiene tienen un efecto astringente para las encías y la mucosa bucal.
  • Efecto antioxidante: por su alto contenido en flavonoides, vitamina C, quercitina y otros antioxidantes, el rooibos es un excelente remedio para combatir los radicales libres ya que son los principales responsables de muchas patologías degenerativas.
  • Afecciones cutáneas: el consumo regular de rooibos puede aliviar algunas afecciones de la piel. Debido a sus propiedades antioxidantes y curativas, esta infusión es ideal en caso de problemas dermatológicos como eczema, piel fatigada, urticaria, quemaduras solares o incluso dermatitis del pañal.
  • Infecciones bucales y faringitis: las propiedades antibacterianas y antivirales del rooibos hacen que sea un buen remedio para trastornos bucales como aftas, infecciones de garganta como faringitis o laringitis, y alivia las inflamaciones producidas por la gingivitis.

Asimismo, posee un alto porcentaje de minerales que favorecen el equilibrio nervioso y el rendimiento mental.

Por eso, os animamos a incorporarlo en vuestra dieta y a disfrutar de sus numerosas propiedades.

Acné: cómo tratarlo con remedios naturales0

¿Te preocupa el acné? La mayoría de personas se sienten algo acomplejadas por este trastorno que suele aparecer durante la adolescencia, aunque también puede darse algún caso esporádico en bebés o en adultos.

El acné se manifiesta en forma de espinillas o puntos negros, granos o quistes en la cara, espalda y/o pecho. Se trata de una infección de la piel causada por cambios en las glándulas sebáceas que provocan una obstrucción e inflamación en los poros de la piel.

Si quieres combatir el acné de manera natural, te proponemos que actúes en estas cinco direcciones.

Alimentación anti-acné

Una buena alimentación en la que se reduzca al máximo la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos refinados, cacao, cafeína y lactosa o bien se eliminen por completo de tu dieta diaria, propiciará la desaparición o la reducción del temido acné.

Hábitos saludables

Las bebidas alcohólicas y el tabaco son enemigos del acné. Apártalos de tu vida si quieres disminuir la aparición de acné. También es importante que practiques ejercicio físico, ya que depurarás el organismo mediante la sudoración. Hacer deporte también reduce el estrés. ¿Sabías que el estrés es la causa de algunos tipos de acné?

Complementos alimenticios para combatir el acné

Siempre puedes recurrir a complementos alimenticios para combatir el acné o atenuar sus efectos. Aquí te proponemos algunos de ellos:

  • Consumir levadura de cerveza (depura el organismo) o germen de trigo (es fuente de vitamina E) hará que disminuya el acné.
  • Tomar vitamina E (es un antioxidante que ayuda a desintoxicar el cuerpo y a mejorar el funcionamiento de la piel) y vitamina A (ayuda a reducir la producción de aceite en la piel, previniendo así el crecimiento del acné).
  • Ácidos grasos esenciales, como el omega 3 (semillas de chía) y el omega 6 (aceite de onagra), porque actúan como reguladores hormonales.

Tratamientos cosméticos para el acné

Si tienes problemas de acné, apuesta siempre por la cosmética natural. Te sugerimos que pruebes las mascarillas de arcilla, ya que eliminan las impurezas de la piel y normalizan la secreción sebácea. Recuerda que es importante la limpieza diaria del cutis para eliminar restos de maquillaje, de polución, etc. La aplicación de una agua tónica adecuada a tu tipo de piel también minimizará los efectos del acné.

Infusiones depurativas

Tomar infusiones depurativas favorece la limpieza del organismo, la eliminación de toxinas y por lo tanto la reducción del acné. Las plantas medicinales depurativas más indicadas son el diente de león (Taraxacum officinale), la zarzaparrilla (Smilax aspera), la bardana (Arctium lappa), el boldo (Peamus boldus), la cola de caballo (Equisetum arvense) y el abedul (Betula pendula).

Plantas medicinales para tratar el acné.
Plantas medicinales para tratar el acné.

También contribuyen al equilibrio hormonal plantas como el sauzgatillo (Vitex agnus-castus), la caléndula (Calendula officinalis), el ñame silvestre (Dioscorea villosa)y la raíz de falso unicornio (Chamaelirium luteum). Encontrarás más información sobre algunas de esta últimas plantas en nuestro artículo “25 plantas medicinales imprescindibles para la mujer”.

Beneficios de las dietas depurativas en primavera: cómo eliminar toxinas0

Los expertos recomiendan depurar el organismo una o dos veces al año, dependiendo del estado de cada persona. La primavera es un buen momento para llevar a cabo dietas depurativas, puesto que preparan el cuerpo para soportar el calor del verano y ante los posibles excesos propios de la época vacacional.

Los motivos para hacer una dieta depurativa radican en la necesidad de eliminar toxinas y productos de desecho que genera la actividad celular del organismo. El cuerpo ya las expulsa de manera natural por diferentes vías, pero en nuestro entorno hay muchas sustancias que pueden complicar este proceso y ocasionar patologías y reacciones como fatiga general, caída del cabello, decaimiento, insomnio, irritación cutánea y eccemas, entre otros. Son síntomas de alerta que nos advierten que debemos realizar una depuración interna.

Los beneficios de una dieta depurativa son múltiples. Incrementa la energía, mejora la digestión, refuerza las defensas ante infecciones, facilita la función circulatoria y de drenaje (evita así alteraciones como la celulitis, la hipertensión y la sensación de pesadez en las piernas o de hormigueo), da un buen aspecto a la piel, mejora la función intestinal si hay problemas de estreñimiento, aumenta la flexibilidad y agilidad de las articulaciones, facilita la capacidad de concentración y memoria y reduce los problemas de insomnio. En definitiva, mejora el estado físico y mental del organismo. 

Infusión
Hay que seguir una dieta equilibrada y ayudarnos de plantas depurativas.

Todas las maneras de depurar el cuerpo pasan por seguir una dieta equilibrada, rica en frutas, verduras, caldos vegetales, agua y que evite los excesos de grasas, hidratos de carbono y proteínas. Se recomienda cocinar los alimentos al vapor, hervidos o a la plancha y mantener a raya las frituras y salsas. También son perjudiciales y entorpecen la correcta actividad celular productos tóxicos como el café, el alcohol, el tabaco, los medicamentos, los aditivos y los alimentos refinados.

La dieta depurativa de sirope de savia es una de las dietas depurativas más populares. Es un zumo hecho a base de sirope de arce y sirope de palma. Se prepara mezclando una pequeña proporción de este preparado y un poco de zumo de limón con un litro de agua. Es una dieta restrictiva ya que, durante 7 ó 10 días, solamente se puede consumir esta mezcla. Su objetivo es el de depurar el organismo y no el de perder peso. Así pues, el peso perdido se recuperará al volver a la dieta habitual.

Hay otras muchas maneras de limpiar internamente el cuerpo, siempre y cuando se consuman el mínimo de toxinas y se facilite la excreción. Hay que seguir una dieta equilibrada y ayudarse de infusiones de plantas medicinales depurativas: diente de león (Taraxacum officinale), alcachofera (Cynara scolymus), abedul (Betula pendula), cola de caballo (Equisetum arvense), fumaria (Fumaria officinalis), bardana (Arctium lappa) y zarzaparrilla (Smilax aspera). Con ellas depuraremos el hígado, los riñones y la sangre.

La avena es otra planta depurativa y reconstituyente, rica en minerales. Se recomienda en personas que realizan algún ayuno o están convalecientes.

Si la persona se siente débil al hacer una dieta depurativa, es recomendable el suplemento de polen, puesto que es un aporte vitamínico y de energía.

No se recomiendan las dietas depurativas estrictas ni los ayunos a personas convalecientes, que tomen medicación o que padezcan alguna enfermedad crónica, ni a mujeres embarazadas y niños, a no ser que se realicen bajo supervisión médica.