Frambuesas y hojas de frambueso: ¡Te sorprenderán!0

El frambueso (Rubus idaeus) es un arbusto nativo de Europa y del norte de Asia que puede alcanzar los 2,5 metros de altura. Sus propiedades medicinales las encontramos en las hojas y en los frutos, las frambuesas, que aparecen a finales de verano y a principios de otoño.

Frambuesas y el frambueso
Frambuesas y el frambueso

Las frambuesas, ricas en minerales, vitamina C y fibra

El fruto del frambueso es rico en potasio, magnesio, calcio y zinc, así como en vitamina C y fibra. Facilita las digestiones y el tránsito intestinal. Además, las frambuesas aportan pocas calorías y por eso son utilizadas en dietas para adelgazar. Lo que se suele emplear para perder peso es la cetona de frambuesa, un extracto que tiene un efecto más pronunciado.

Por su alto contenido en vitamina C y en flavonoides, las frambuesas poseen un gran poder antioxidante para combatir los radicales libres. Así este fruto tiene un efecto antienvejecimiento y es un aliado en la prevención del cáncer.

Consumir frambuesas también tiene importantes beneficios para el sistema circulatorio y para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Pero no sólo su fruto tiene propiedades beneficiosas para nuestro organismo sino también sus hojas.

 Infusión de hojas de frambueso para el embarazo, el parto y el postparto

Las hojas de frambueso son conocidas por su utilidad durante el embarazo y el parto. Tienen efectos relajantes y, a la vez, tónicos, especialmente para el útero. Sus propiedades astringentes y estimulantes ayudan a fortalecer los músculos pélvicos y uterinos. Pero no solo eso. Las hojas de frambueso son efectivas para calmar las náuseas del embarazo, estimulan la producción de leche materna y aceleran la recuperación después del parto. También se han utilizado tradicionalmente para favorecer un parto fácil, rápido y sin riesgos. Por sus efectos tónicos y relajantes sobre la musculatura lisa del útero, las hojas de frambueso reducen el dolor de las contracciones y hace que sean más productivas, lo que facilita y acorta la duración del parto.

La mejor manera de tomar hojas de frambueso es en infusión caliente. Desde el tercer mes de embarazo se puede beber una taza diaria y, a partir del sexto mes, tres veces al día. Cuando empiezan las contracciones del parto, se debería tomar una taza cada hora mientras sea posible. Después del parto, se debe continuar tomando entre una y tres tazas al día para fortalecer los tejidos pélvicos.

¿Te imaginabas todas estas propiedades? Esperamos haberte sorprendido y recuerda que nos tienes a tu disposición para aclarar cualquier duda que te pueda surgir.

Anís verde: mucho más que una planta para el aparato digestivo0

El anís verde (Pimpinella anisum) es una planta de más de medio metro de altura procedente del Oriente Medio. Su cultivo, sin embargo, se ha ido extendiendo por todos los países cálidos del Mediterráneo y, de hecho, España se ha convertido en uno de los principales productores. Quizás las propiedades más conocidas del anís verde tienen que ver con el aparato digestivo, pero lo cierto es que también es de ayuda durante la lactancia, en algunos problemas hormonales y como especie culinaria.

En cuanto a las características de esta planta diremos que los frutos del anís verde, ovoides y estriados, se recolectan anualmente, bien entrado el verano. Desprenden un olor agradable. En su composición encontramos el aceite esencial anetol (2-6%), además de otras sustancias como fenoles, ácido málico, azúcares y colina.

Anís verde (Pimpinella anisum).
Anís verde (Pimpinella anisum).

Aplicaciones del anís verde

  • Digestión: la infusión de frutos de anís verde tiene una acción directa en el aparato digestivo. Tiene propiedades carminativas (expulsa los gases del tubo digestivo), aperitivas (abre el apetito) y como tónico estomacal. Limpia los intestinos de fermentaciones y putrefacciones. Junto con la alcaravea, el hinojo y el cilantro, el anís verde forma parte de la “tisana de las cuatro simientes”, de la cual el botánico Pio Font Quer asegura que no hay flato que se le resista.
  • Lactancia: las semillas de anís verde tienen una acción galactógena, es decir, aumentan la producción de leche. Una tisana media hora antes de amamantar a la criatura, tres veces al día, es una buena y sana ayuda para la mamá lactante. El anís se elimina precisamente por la leche. Así pues, al tomar la tisana, las madres benefician también a los bebés. A los niños y lactantes les resulta eficaz tomar la infusión de anís en caso de gases o diarreas malolientes. Es una buena costumbre dar pequeños sorbos de la infusión a los lactantes, a modo de refresco.
  • Problemas hormonales: en casos de menstruaciones difíciles, reglas dolorosas o cuando aparecen de manera irregular, se aconseja tomar tres tazas diarias de la infusión.
  • Gárgaras y enjuagues bucales: mezclar anís con salvia, menta, llantén y flor de malva es muy adecuado para realizar gárgaras en casos de anginas, laringitis o faringitis; o enjuagues bucales en caso de úlceras en la boca.
  • En la cocina: entre especias culinarias, el anís verde se utiliza en la elaboración de platos y pasteles de todo tipo. También se emplea para aromatizar sopas o estofados o puede añadirse en la cocción de legumbres para que sean menos flatulentas. 

Aromaterapia: aceite esencial de anís verde

La infusión o decocción de anís no tiene contraindicaciones, no así el aceite esencial de anís verde (enlace a la tienda virtual), ya que una vez extraído de la planta hay que utilizarlo con mucha prudencia y está totalmente desaconsejado en caso de embarazo. El aceite esencial de anís verde, aplicándolo diluido en un aceite base, se emplea para masajes circulares sobre la barriga, siempre en el sentido de las agujas del reloj. Ayuda a mejorar las digestiones y a aliviar gases. El aceite esencial de anís verde también es apto para el consumo. Se pueden añadir 2 ó 3 gotas en un vaso de agua o infusión después de las comidas para mejorar la digestión.

Añadiremos, por último, que no hay que confundir el anís verde (Pimpinella anisum) con el anís estrellado (Illicium verum).

 Foto: www.blogdefarmacia.com 

 

25 plantas medicinales imprescindibles para la mujer0

La mayoría de mujeres tienen que desempeñar una amplia gama de roles a lo largo de su vida. Amante, esposa, madre, garante de la salud de la familia, consejera, profesional, pero ante todo mujer y, a menudo, núcleo de la unidad familiar. Los antiguos herbolarios recogían raíces y hierbas, que solían ser para la mujer. En este artículo te presentamos 25 plantas medicinales para la mujer. Todas ellas tienen múltiples propiedades, pero las hemos agrupado en estas 8 categorías.

Plantas para el estado anímico

  • Valeriana (Valeriana officinalis). Es tranquilizante y sedante del sistema nervioso central.
  • Eleuterococo (Eleutherococcus senticosus). Es un adaptógeno y estimulante del sistema nervioso central. Aumenta la resistencia física y psíquica, da energía y estimula las defensas. Es también un estimulante sexual.
  • Damiana (Turnera diffusa). Es un tónico general, psicoestimulante y antidepresivo.

Plantas para los trastornos de la menstruación

  • Salvia (Salvia officinalis). Es un tónico del aparato reproductor femenino. Se recomienda en menstruaciones escasas o retrasadas, así como para paliar los efectos de los calambres menstruales. Tiene un efecto estrogénico y, por lo tanto, es útil para algunos efectos de la menopausia (sofocos y sudores). Precisamente por sus propiedades estrogénicas, no debe utilizarse durante el embarazo y la lactancia. Es importante saber que detiene el flujo de leche materna, por lo que puede ayudar en el destete.
  • Sauzgatillo (Vitex agnus-castus). Es eficaz en períodos irregulares, dolorosos o de hemorragia abundante, y en casos de fibroides. Restablece el equilibrio hormonal después de haber tomado la píldora contraceptiva. Es también una aliada para la fertilidad.
  • Milenrama (Achillea millefolium). Es efectiva para regular la menstruación o si ésta es dolorosa.
  • Aceite de semillas de onagra (Oenothera biennis). Es útil en trastornos de tipo hormonal de la mujer y del hombre (síndrome premenstrual, menstruaciones irregulares y dolorosas, semen escaso), así como en el síndrome pre-menopausia y pre-andropausia.

Plantas para reforzar las defensas

  • Regaliz (Glycyrrhiza glabra). En el sistema respiratorio tiene una acción analgésica y curativa. Su efecto antialergénico es útil para la alergia primaveral, la rinitis alérgica, la conjuntivitis y el asma bronquial. Además disminuye los niveles de ácido en el estómago, por lo que alivia la acidez y la indigestión. Gracias a su acción en las glándulas adrenales, el regaliz tiene la capacidad de aumentar la resistencia al estrés.
  • Cola de caballo (Equisetum arvense). Estimula las defensas y remineraliza el organismo. Es efectiva en inflamaciones de la vejiga urinaria (cistitis) o de la próstata (prostatitis), en el hombre.

Plantas para recuperar la libido

  • Ginseng (Panax ginseng). En la medicina tradicional china se utiliza para combatir la debilidad, el insomnio, la laxitud y la apatía que pueden resultar del estrés. Tiene una acción estimulante de la energía sexual, especialmente en los casos en que una libido baja esté asociada al estrés o a una sensación general de debilidad.
  • Huang qi (Astragalus membanaceus). Es una de las plantas tónicas más famosas de la medicina tradicional china, con efectos superiores al ginseng para los jóvenes. El astrágalo es también un excelente tónico del sistema inmunitario.
  • Maca (Lepidium meyenii). Tiene propiedades afrodisíacas. Es revitalizante y fertilizante.
Plantas para la Mujer
Plantas para la mujer: todas las plantas presentadas tienen múltiples usos.

Plantas para aumentar la fertilidad

  • Mijo del sol (Lithospermum officinale). Se emplea en casos de infertilidad por aumento de la hormona luteinizante y para erradicar los quistes mamarios.
  • Dong quai (Angelica sinensis). Es la mejor planta tónica para la mujer. Tonifica el aparato reproductor y mantiene la función de los órganos sexuales. Estabiliza las hormonas y la menstruación. No debe tomarse durante el embarazo.
  • Pie de león (Alchemilla vulgaris). Tonifica el útero e influye positivamente en el proceso de implantación del embrión. También facilita el flujo menstrual y puede emplearse para estimular las contracciones durante el parto.
  • Viburno americano (Viburnum prunifolium). Es otro tónico del aparato reproductor. Estimula los músculos relajados y actúa como sedante para los dolores espasmódicos del útero. Mejora la circulación en el útero y en los ovarios y, en consecuencia, potencia la irrigación de la zona pélvica. Tiene fama de fortalecer el sistema reproductor en la mujer que ha tenido abortos espontáneos. Si se administra durante la última semana del embarazo, ayuda a normalizar las contracciones del útero y compensa las irregulares.
  • Cohosh negro (Cimicifuga racemosa). Es un poderoso remedio contra el dolor, que puede ser de gran ayuda durante el parto. También es útil contra los calambres menstruales.
  • Raíz de falso unicornio (Chamaelirium luteum). Mitiga las náuseas y vómitos durante la gestación. También se utiliza para minimizar el riesgo de aborto espontáneo. Por otra parte, es un excelente tónico ovárico y uterino. Tiene un efecto adaptógeno de las hormonas sexuales que contribuye a aliviar muchos desórdenes del aparato reproductor, las irregularidades menstruales y el síndrome premenstrual.
  • Ñame silvestre (Dioscorea villosa). Tradicionalmente se ha empleado para evitar el riesgo de aborto espontáneo. También para tratar las náuseas propias del embarazo. Tiene propiedades antiespasmódicas, por lo que se usaba para mitigar los calambres menstruales.

Plantas para el embarazo y para ayudar en el parto

  • Jengibre (Zingiber officinale). Es un remedio natural contra náuseas y vómitos, sean cuales sean sus causas. Por otra parte, confiere vigor a estómago e intestinos, estimula el apetito y facilita la digestión al activar la secreción de encimas. Posee también un efecto estimulante sobre el corazón y la circulación sanguínea. Disminuye la presión sanguínea y los niveles de colesterol.
  • Hojas de frambueso (Rubus idaeus). Gracias a sus efectos tónicos y relajantes sobre la musculatura lisa del útero, reducen el dolor de las contracciones y hacen que éstas sean más productivas. Así facilita y acorta la duración del parto.

Plantas durante la lactancia

  • Sésamo (Sesamum indicum). La decocción de las semillas ayuda a la producción de leche durante la lactancia materna y actúa como regulador menstrual. El sésamo es muy útil en edad de crecimiento o en cualquier época en la que el organismo esté sometido a un gran esfuerzo físico o psíquico. Es también un complemento alimenticio en situaciones de osteoporosis.

Plantas para reducir las molestias de la menopausia

  • Alfalfa (Medicago sativa). Por sus propiedades estrogénicas, ayuda a combatir las molestias de la menopausia (sofocos y sudoración). También hay que tenerla en cuenta en casos de osteoporosis.
  • Hamamelis (Hamamelis virginiana). Además de ser recomendable para los trastornos de la menopausia, en uso externo se emplea en colirios y para activar la circulación de la piel.
  • Quizás las más conocidas sean las isoflavonas de soja. Disminuyen los síntomas de la menopausia sin los efectos negativos de algunos medicamentos. Benefician la salud de los huesos, reduciendo la incidencia de la osteoporosis. Mejoran los niveles de colesterol malo y colesterol bueno.