Que viene el coco…0

El coco (Cocos nucifera) es una fruta exótica obtenida del cocotero, la palmera más cultivada del mundo. Es originario de las islas de clima tropical y subtropical del océano Pacífico pero su cultivo se ha extendido a Centroamérica, Caribe y África tropical. Su cosecha varía según el tipo de producción, siendo sobre todo de febrero a julio.

El nombre proviene de la época de los descubrimientos. A los exploradores españoles y portugueses, que lo trajeron a Europa, les parecía que al ser un fruto de cáscara marrón, un poco peluda y con tres agujeros podía parecerse a la cara del Coco, aquel fantasma que aparece en las historias que se cuentan a los niños pequeños.

Coco
Coco

El coco es muy versátil; se ha convertido en un componente para productos de belleza, además de ser un ingrediente para diversos platos de cocina. Pero lo realmente importante es su gran potencial nutritivo ya que es rico en hierro, potasio y minerales que participan en la mineralización de los huesos, como el calcio, el fósforo y el magnesio. Además tiene un gran contenido en fibra, por lo que es ligeramente laxante. También ayuda a normalizar los niveles de colesterol así como a controlar los niveles de azúcar en sangre.

Aparte de tomarlo como fruta fresca, cuya pulpa es exquisita y muy aromática, también es consumido en otras formas:

  • Azúcar de coco: es un sustituto natural del azúcar tradicional y tiene un índice glucémico muy bajo. Se produce a partir de las flores del cocotero y calentando lentamente la savia. Es muy rico en minerales (potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio, azufre) así como en pequeñas trazas de boro, zinc, hierro, cobre y vitaminas, además de 16 de los 20 aminoácidos esenciales, mayoritariamente glutamina que nos ayuda a controlar los impulsos de comer dulce.
  • Agua de coco: se extrae del coco verde, de esa pulpa que después se convertirá en la parte blanca del coco. Es una bebida muy refrescante, baja en calorías y rica en electrolitos, que ayudan al sistema nervioso. Pero también contiene potasio, magnesio, sodio, calcio y fósforo. Por ello, es utilizada por los deportistas después de realizar ejercicio ya que es una fuente de hidratación natural.
  • Leche de coco: es la carne del coco maduro triturada. Este delicioso líquido se puede consumir fresco o bien como bebida envasada. Es una bebida rica en minerales y vitaminas del grupo B y C. Aunque su sabor es dulce, el contenido en azúcar es bajo. Es un buen sustituto de la leche de vaca porque no contiene lactosa. Y al contener ácido laúrico, nos protege frente a infecciones y virus.
  • Aceite de coco: se extrae de la pulpa del coco. Además de ácido laúrico, contiene ácidos fenólicos antioxidantes que nos protegen frente a los radicales libres. Se puede utilizar tanto para hidratar la piel como para cuidar el cabello o consumirlo en nuestros platos preferidos. Por sus propiedades antibióticas y antimicrobianas puede ayudar a prevenir y combatir infecciones de la piel. El aceite de coco se emplea como protector del cabello porque lo hidrata, aportando brillo y vitalidad. Asimismo actúa contra la caspa por sus propiedades fungicidas.

Como ves, del coco podemos aprovecharlo todo. ¡Anímate a incorporarlo a tu vida diaria y notarás sus múltiples beneficios!

Estreñimiento: los mejores laxantes naturales6

Dedicamos este post a los laxantes naturales debido a las múltiples consultas que recibimos de personas que necesitan regular su tránsito intestinal. El origen del estreñimiento puede tener diferentes causas, casi todas ellas están relacionadas con el estilo de vida y la alimentación.

Posibles causas del estreñimiento

  • Alimentación inadecuada: siempre decimos que uno de los pilares de la salud es hacer una dieta equilibrada y variada, rica en fibra, frutas y verduras.
  • Poco consumo de agua: deberíamos beber un mínimo de 1,5 litros de agua al día.
  • Mala digestión: puedes recuperar el artículo sobre plantas digestivas. Las infusiones de hojas de boldo (Peumus boldus) son efectivas para digestiones lentas y pesadas. En ese post también hablamos de plantas útiles en caso de flatulencias y ardor o acidez de estómago.
  • Sedentarismo: siempre es recomendable hacer algún tipo de deporte suave, como caminar, ir en bicicleta, nadar o el que mejor se adapte a ti.

Aparte de incorporar hábitos de vida saludables, debes saber que también disponemos de remedios naturales para regular el tránsito intestinal y evitar que el estreñimiento se convierta en crónico.

Laxantes naturales

  • Probióticos. Son unos preparados que contienen microorganismos vivos que ayudan a reequilibrar la flora intestinal deteriorada por factores como el tipo de dieta, determinadas medicaciones o el estrés. Los probióticos son considerados también unos laxantes naturales, puesto que regulan el tránsito intestinal.
  • Semillas de lino (Linum usitatissimum) —también conocidas como linaza marrón— y semillas de psylium (Plantago psyllium) o zaragatona. Son dos buenos remedios contra el estreñimiento. Las puedes añadir en ensaladas, purés, yogur… Ambas semillas generan un mucílago en la pared intestinal, favoreciendo el movimiento del bolo fecal.
  • Fibra (salvado de trigo, salvado de avena o cáscara de zaragatona). Hace aumentar el tamaño de las heces, facilitando así que los alimentos transiten más rápido a través de los intestinos.
Las semillas de lino son un laxante natural a tener el cuenta en caso de estreñimiento.
Las semillas de lino son un laxante natural a tener el cuenta en caso de estreñimiento.

Tanto las semillas de lino como la zaragatona como la fibra se pueden tomar una cucharada mezclada con agua, zumo, yogur o purés, pero es muy importante tomarlo acompañado de un buen vaso de agua para que haga su efecto. Tanto las semillas para hacer el mucílago como la fibra para hincharse requieren agua y, si no se la damos, la cogerán del intestino, pudiendo así hacer el efecto contrario al deseado.

  • Magnesio. Actúa de manera mecánica relajando el esfínter anal.
  • Laxantes naturales a base de plantas como el sen (Cassia angustifolia) o la frángula (Rhamnus frangula) tienen propiedades laxantes muy efectivas, pero debes utilizarlos sólo de forma ocasional o por períodos cortos de tiempo.

Al dejar los laxantes naturales, un regulador intestinal a base de lino, salvado y cáscara de zaragatona tomado a diario puede ayudar a que tu organismo funcione de manera regular. En Manantial de Salud tenemos un regulador intestinal que mezcla lino, semilla de zaragatona, salvado de trigo y cáscara de zaragatona. Recomendamos tomar al menos una cucharada al día acompañada de un vaso de agua.