Dolor de cabeza y migraña: tratamiento con plantas medicinales0

Son muchas las personas que padecen dolor de cabeza o cefaleas, sin que ni ellas mismas ni sus médicos les presten la atención suficiente. Las cefaleas no son una enfermedad, pero sí un síntoma de algún trastorno físico o emocional. Hay diferentes tipos de dolor de cabeza y son diversas las causas que pueden provocarlo. Entre ellas, cabe citar:

  • Una alimentación inadecuada que da lugar a la formación de gases y fermentaciones en el aparato digestivo. Hay que apostar por alimentos naturales y evitar el alcohol, el café, el tabaco y otros productos tóxicos para el organismo.
  • El estreñimiento, que puede ser debido a una alimentación pobre en fibra, o a causas emocionales que dan lugar a espasmos en el intestino.
  • Las tensiones emocionales, el exceso de trabajo, el estrés…
  • El insomnio y el déficit de horas de sueño.
  • Los ruidos muy fuertes y persistentes.
  • Los cambios de tiempo (presión, humedad…) en personas muy sensibles.

La migraña

Entre los diversos tipos de cefaleas, la migraña es uno de los más comunes y molestos. Se caracteriza por un dolor de cabeza agudo a la altura de la sien, acompañado de falta de apetito, náuseas, a veces también vómitos, trastorno visual (visión borrosa, estrellas…). Se da más en las mujeres que en los hombres. Eso se explica por la influencia hormonal, ya que muchas de las crisis de migraña guardan relación con la menstruación: aparecen en la adolescencia y desaparecen al llegar la menopausia.

Al parecer, la migraña se produce por la liberación de unas sustancias químicas (serotonina, histaceína) en la sangre, que ocasionan una serie de cambios en las pequeñas arterias, dando lugar a la crisis y a la aparición del dolor. Cuando todo vuelve a la normalidad, desaparece la crisis y la persona se vuelve a encontrar bien (una crisis suele durar unas 6 horas pero puede persistir varios días). Las causas por las que se liberan estas sustancias son muy variadas, pero en especial influyen los trastornos digestivos y de tipo nervioso, el estreñimiento o la mala alimentación, que producen una sobrecarga del metabolismo hepático.

Tratamientos para el dolor de cabeza y la migraña

Lo primero que hay que revisar son la alimentación y el estilo de vida (sueño, ejercicio físico, control del estrés…). En este sentido son útiles los ejercicios de relajación y respiración. Dependiendo del origen de la migraña, podemos abordarla con complementos alimenticios o técnicas que van des de la hidroterapia hasta la quiropraxia, pasando por la acupuntura. Y siempre debemos recordar las posibilidades que nos ofrece la fitoterapia.

Plantas medicinales para la migraña y las cefaleas

  • Menta (Mentha piperita). El aceite esencial de menta es un efectivo antimigrañoso, especialmente si se trata de menta japonesa. Una gotita en los pulsos acompañada de un ligero masaje circular aporta una notable actividad anestésica y vasodilatadora que alivia las molestias de las migrañas. Siempre que utilicemos aceites esenciales, se aconseja realizar una prueba de alergia. Debemos aplicar una pequeña cantidad del aceite esencial en una zona de abundante riego sanguíneo. Si en cinco minutos no aparece ningún enrojecimiento, es que no somos alérgicos a ese aceite esencial.
El aceite esencial de menta es efectivo contra la migraña.
El aceite esencial de menta es efectivo contra la migraña.
  • Ginkgo (Ginkgo biloba). Su efecto vasodilatador mejora la micro circulación sanguínea tanto cerebral como periférica. Está especialmente recomendado en casos de vértigo, ruido en los oídos, alteraciones del equilibrio o mala circulación. Cuando el origen de las migrañas es por una de estas causas, las infusiones de hojas de Ginkgo biloba son efectivas para paliar la dolencia.
El Ginkgo biloba mejora la micro circulación sanguínea cerebral y periférica.
El Ginkgo biloba mejora la micro circulación sanguínea cerebral y periférica.
  • Manzanilla del Moncayo (Chrysanthemum parthenium). Esta manzanilla silvestre ejerce una acción calmante en ciertos procesos dolorosos como la migraña. En sus flores encontramos ciertas lactonas que ejercen una actividad antagonista a la de la serotonina, inhibiendo la vasoconstricción provocada por las plaquetas sanguíneas.
La manzanilla del Moncayo tiene una acción calmante sobre la migraña.
La manzanilla del Moncayo tiene una acción calmante sobre la migraña.
  • Pasiflora (Passiflora incarnata). Es una excelente opción para aliviar los casos de migraña y dolor de cabeza en general, dada su acción depresora del sistema nervioso central y su efecto analgésico.
La pasiflora alivia el dolor de cabeza y la migraña.
La pasiflora alivia el dolor de cabeza y la migraña.

20 especias que no pueden faltar en tu cocina0

Las especias son consideradas desde la antigüedad como un auténtico tesoro. A lo largo de la historia, las especias han sido empleadas por distintas civilizaciones dadas sus propiedades conservantes, como condimentos, como remedios naturales, como moneda de cambio, como herramienta para ritos mágicos o religiosos y hasta como regalo propio de reyes y dioses. Hoy en día también valoramos las especias porque dan un toque saludable extra a nuestros platos. En este artículo enumeramos 20 especias que no pueden faltar en tu cocina.

Especias para la cocina.
Las especias son consideradas desde la antigüedad como un tesoro.

Especias para dar un toque saludable a nuestros platos

  • Alhabaca. Sus hojas, frescas o secas, se añaden al final de la preparación del plato para conservar su aroma. La alhabaca se caracteriza por sus propiedades estomacales y relaja el tubo digestivo. Combina con huevos, pescados, mariscos, legumbres y tomates.
  • Anís verde. Aromatiza panes y dulces. Posee gran eficacia carminativa: ayuda a combatir las flatulencias. El anís verde está recomendado incluso para paliar los cólicos del recién nacido.
  • Azafrán. Se obtiene de las flores de una planta que florece solo durante dos semanas al año. Su cultivo, recolección y manipulación tan delicados explican su elevado precio. El azafrán es anticatarral, expectorante y sudorífico. Se emplea acompañado de arroces y pescados.
  • Canela. Obtenida de la corteza interior del árbol “Canelera de Ceilán”, es una de las especias más usadas mundialmente para endulzar postres y helados. La canela es carminativa y aromatizante. También estimula el sistema nervioso, circulatorio y gastrointestinal.
  • Clavo. Es una especia muy aromática utilizada habitualmente para condimentar salsas, carnes e incluso pasteles. El clavo es un buen antiséptico y desinfectante. Por sus propiedades analgésicas, se emplea también para mitigar el dolor de muelas.
  • Cúrcuma. Todas las especias picantes destacan por facilitar las digestiones. La cúrcuma, además, evita los gases. A esta planta se le reconocen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, anticancerígenas y como protector hepático.
  • Eneldo. Es muy aromático y dulce. Combina muy bien con otras plantas aromáticas y se suele utilizar en la elaboración de salsas, caldos, verduras, huevos, pescados y mariscos. El eneldo es un excelente carminativo, útil en casos de cólicos, gases y trastornos intestinales.
  • Hinojo. Da un sabor anisado que combina bien con ciertos pescados, ensaladas y salsas. El hinojo es bajo en calorías y rico en fibra, minerales, vitamina B3, provitamina A y ácido fólico.
  • Jengibre. Esta especia es muy utilizada al cocinar galletas, panes, caramelos y bizcochos. El jengibre facilita la digestión y combate la acidez. Además, mejora el flujo sanguíneo. También se le reconocen propiedades para mitigar la sensación de mareo y vértigo.
  • Laurel. Aromatiza todo tipo de platos, especialmente sopas y estofados. Facilita la digestión y la eliminación de líquidos. Si partimos ligeramente las hojas de laurel al añadirlas al guiso, potenciaremos su sabor.
  • Menta. De aroma característico, es una de las especias más utilizadas para decorar postres. La menta facilita las digestiones y evita las flatulencias. Es muy adecuada para aquellas personas a las que les gustan las comidas fuertes pero tienen un estómago delicado.
  • Mostaza. Es una de las especias utilizadas en más gastronomías del mundo. Normalmente se emplea en semillas, aunque también se comercializa en polvo, en aceite y en salsa. La mostaza estimula el apetito y facilita las digestiones.
  • Nuez moscada. Elimina el mal aliento, rebaja la fiebre, alivia el dolor de cabeza y previene las flatulencias. La nuez moscada es considerada afrodisíaca por algunas culturas. Esta especia es útil para acompañar patatas, carnes, quesos, cremas de verduras y algunos postres.
  • Orégano. Es una especia muy típica de la cocina griega e italiana. Alivia la tos y el asma, facilita la digestión y combate el meteorismo (hinchazón del abdomen por acumulación de gases). El orégano sirve para acompañar quesos, ensaladas, arroces, pizzas y pasta.
  • Perejil. Su aroma suave y sus propiedades para realzar el sabor de otras plantas aromáticas, hacen del perejil una especia útil para condimentar casi cualquier tipo de plato. Es recomendable para dolencias estomacales y tiene cierto poder diurético.
  • Pimentón. Dulce o picante, ejerce una acción tónica y estimulante del aparato digestivo. El pimentón combina bien en guisos así como estofados de carnes, verduras y legumbres.
  • Romero. Es una de las especias más empleadas en el mundo, dando a los platos un toque fresco y alimonado. El romero combina muy bien en guisados, carnes (pollo y cordero) y pescados.
  • Tomillo. Es de las especias más conocidas de la cocina mediterránea. Ayuda a aromatizar estofados, carnes o pastas. El tomillo favorece las digestiones, es rico en fitoesteroles, que ayudan a reducir el colesterol, posee gran cantidad de fibra y aporta muchos minerales: hierro, calcio, magnesio, potasio, fósforo y selenio.
  • Vainilla. Su alto precio se explica por la dificultad para obtenerla. La vainilla se utiliza para endulzar todo tipo de postres, cremas, helados, natillas y tartas. Actúa como estimulante digestivo y aperitivo (para abrir el apetito). También se emplea en casos de disminución de la libido, por su leve carácter afrodisíaco.