Frambuesas y hojas de frambueso: ¡Te sorprenderán!0

El frambueso (Rubus idaeus) es un arbusto nativo de Europa y del norte de Asia que puede alcanzar los 2,5 metros de altura. Sus propiedades medicinales las encontramos en las hojas y en los frutos, las frambuesas, que aparecen a finales de verano y a principios de otoño.

Frambuesas y el frambueso
Frambuesas y el frambueso

Las frambuesas, ricas en minerales, vitamina C y fibra

El fruto del frambueso es rico en potasio, magnesio, calcio y zinc, así como en vitamina C y fibra. Facilita las digestiones y el tránsito intestinal. Además, las frambuesas aportan pocas calorías y por eso son utilizadas en dietas para adelgazar. Lo que se suele emplear para perder peso es la cetona de frambuesa, un extracto que tiene un efecto más pronunciado.

Por su alto contenido en vitamina C y en flavonoides, las frambuesas poseen un gran poder antioxidante para combatir los radicales libres. Así este fruto tiene un efecto antienvejecimiento y es un aliado en la prevención del cáncer.

Consumir frambuesas también tiene importantes beneficios para el sistema circulatorio y para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Pero no sólo su fruto tiene propiedades beneficiosas para nuestro organismo sino también sus hojas.

 Infusión de hojas de frambueso para el embarazo, el parto y el postparto

Las hojas de frambueso son conocidas por su utilidad durante el embarazo y el parto. Tienen efectos relajantes y, a la vez, tónicos, especialmente para el útero. Sus propiedades astringentes y estimulantes ayudan a fortalecer los músculos pélvicos y uterinos. Pero no solo eso. Las hojas de frambueso son efectivas para calmar las náuseas del embarazo, estimulan la producción de leche materna y aceleran la recuperación después del parto. También se han utilizado tradicionalmente para favorecer un parto fácil, rápido y sin riesgos. Por sus efectos tónicos y relajantes sobre la musculatura lisa del útero, las hojas de frambueso reducen el dolor de las contracciones y hace que sean más productivas, lo que facilita y acorta la duración del parto.

La mejor manera de tomar hojas de frambueso es en infusión caliente. Desde el tercer mes de embarazo se puede beber una taza diaria y, a partir del sexto mes, tres veces al día. Cuando empiezan las contracciones del parto, se debería tomar una taza cada hora mientras sea posible. Después del parto, se debe continuar tomando entre una y tres tazas al día para fortalecer los tejidos pélvicos.

¿Te imaginabas todas estas propiedades? Esperamos haberte sorprendido y recuerda que nos tienes a tu disposición para aclarar cualquier duda que te pueda surgir.

Algas: manual de instrucciones0

¿Te has animado a incorporar algas a tu dieta, pero no sabes por dónde empezar? A continuación te presentamos nueve algas altamente nutritivas y fáciles de cocinar. Sigue leyendo y encontrarás consejos útiles para añadir un plus de minerales y sabor a tus ensaladas, cremas y legumbres.

KOMBU, para mejorar la digestión

El alga Kombu es una de las plantas más ricas en yodo, ácido algínico, ácido glutámico (característico de los platos orientales), y azúcares como la fructosa y el manitol, importantes para los diabéticos ya que no alteran los niveles de azúcar en sangre. Contiene calcio, fósforo y aminoácidos, que estimulan las membranas de las mucosas y del sistema linfático. Favorece la absorción equilibrada y la distribución de los nutrientes, remineraliza y refuerza el organismo. Es beneficiosa para personas con exceso de peso, regula la glándula tiroides y se ha usado durante siglos para tratar la gota.

Alga Kombu
Alga Kombu

Se puede tomar como base de caldos vegetales, sopas frías o calientes. Es ideal para cocer con legumbres o cereales, ya que ablanda las fibras vegetales de los alimentos, y los hace más digeribles.

Tiempo de remojo: 20 min. Se recomienda cocer antes de cortar.
Tiempo de cocción: según la variedad requiere más o menos cocción. Kombu japonesa: 45 min – 1 h; Kombu de Bretaña: 40 min; y Kombu de Galicia: 30 min.

WAKAME, para iniciarse

Es muy rica en calcio y no tanto en yodo, con lo cual es interesante para aquellas personas que deben controlar la ingesta de yodo. También tiene la capacidad de ablandar las fibras de los alimentos vegetales. Protege los enzimas digestivos, regula el colesterol y está indicada para problemas circulatorios.

Se toma con cereales y legumbres, también en ensaladas, estofados y resulta deliciosa en sopas y cremas de verduras. Por su sabor suave la recomendamos para iniciarse en la incorporación de algas en la dieta.

Tiempo de remojo: 3 -5 min. Escurrir y cortar.¡
Tiempo de cocción: Se puede comer cruda, después del remojo o cocinarla 20 minutos

HIZIKI, con cebolla

 Es una de las algas más ricas en minerales y oligoelementos, equilibra el sistema nervioso y depura el nivel de glucosa en sangre. Es rica en calcio (tiene más que la leche). Está indicada en casos de osteoporosis o debilidad ósea. Da belleza a la piel, brillo, fortaleza y elasticidad al cabello y refuerza las uñas.

Su sabor es más fuerte que otras algas, para suavizarlo se cocina con cebolla. Se come junto a cereales, verduras salteadas y ensaladas.

Tiempo de remojo: 15-20 min.
Tiempo de cocción: Mínimo 30 min.

ARAME, dulce y suave

Muy rica en calcio y yodo. Su equilibrio mineral es bueno contra la hipertensión, también se ha usado en trastornos de los órganos femeninos. El consumo regular de Hiziki y Arame asegura una complexión fuerte, la piel suave y tersa, y el pelo brillante y espeso.

Ideal con cereales, verduras salteadas y ensaladas. Se parecen a las algas Hiziki, aunque las Arame son más blandas y su sabor más suave y dulce. El dulzor deriva de su alto contenido en manitol, un azúcar natural.

Tiempo de remojo: 10 min. Escurrir y cortar.
Tiempo de cocción: Se puede comer cruda, después del remojo, o bien cocinada (20 minutos).

ESPAGUETI DE MAR, con sabor a sepia

Tiene un alto contenido en hierro y vitamina C. También es rica en potasio por lo que actúa como diurético y depurador, previene problemas linfáticos y retención de líquidos. Es adecuada en caso de osteoporosis, caída de cabello y uñas quebradizas.

Combina perfectamente con arroz integral y legumbres. Se puede tomar sofrita como guarnición, o rebozada. También como relleno de empanadillas, pizzas, “embutidos vegetales”, pastas y patés. Es un alga de consistencia firme y textura carnosa, con un sabor que recuerda a la sepia y los chipirones.

Tiempo de remojo: 5-10 min (opcional previo a la cocción).
Tiempo de cocción: 30 – 40 min.

NORI, fácil de preparar

Destaca su contenido en proteínas y vitamina A. Ayuda a disminuir los niveles de colesterol sanguíneo ya que favorece la disolución y eliminación de depósitos grasos. También ayuda a hacer la digestión, por eso a menudo lo encontramos acompañado de alimentos fritos.

Se toma desmenuzada en tiritas muy finas sobre sopa, cereales, verduras asadas, frutos secos o como envoltorio en sushi. Es una de las algas marinas más fáciles de preparar. Recomendamos tostarla un poquito por la cara más rugosa, con mucho cuidado hasta que el color negro inicial se transforme en verde. En el mercado podemos encontrarla tostada y sin tostar.

Tiempo de remojo: No se remoja.
Tiempo de cocción: Se tuesta rápidamente (5-10 segundos) cerca de la llama, hasta obtener un color verde más claro.

AGAR-AGAR, pura fibra

También conocida como Canten o Kanten, es un extracto de la fracción gelatinosa de diversas especies de algas. Se puede comprar en copos, en finas tiras o en barras. Destaca por ser pura fibra soluble, es un gran regulador y regenerador intestinal, ideal para problemas de estreñimiento. Sacía el hambre y limita la absorción de grasas, con lo que es adecuada en dietas de control de peso para moderar la ansiedad por la comida. Ejerce una acción reconstituyente y fortificadora de las glándulas digestivas e intestinales, y arrastra residuos de metales pesados.

Se toma en ensaladas, y también se usa como gelatina natural para espesar platos dulces o salados, terrinas de verduras o pescados. Tiene un sabor suave y a la vez es muy nutritiva en minerales y oligoelementos.

Tiempo de remojo: Copos: 0 min; Tiras: 5 min (sólo para ensaladas).
Tiempo de cocción: Para convertirla en gelatina debe cocinarse 3 -10 min hasta que se desintegre en el líquido.

DULSE, la más rica en hierro

Es un alga rojo púrpura que tiene una textura suave, la más popular del Atlántico Norte. Puede contener pequeñas conchas, por lo que debe limpiarse bien antes de su uso. Es el alga más rica en hierro, lo que la hace muy adecuada en casos de anemia. También contiene potasio, magnesio, yodo y fósforo, y destaca por su riqueza proteica.

Se toma cruda en ensaladas. Después de remojada podemos macerarla un ratito en el aliño de la misma ensalada. Cocinada ligeramente puede formar parte de sopas y condimentos.

Tiempo de remojo: 2 min. Escurrir y cortar.
Tiempo de cocción: Se puede comer cruda después del remojo o cocinarla 5 minutos.

COCHAYUYO, desintoxicante

Es originaria de Chile y zonas subantárticas, destaca por su equilibrio mineral y su aporte en proteína de calidad. También contiene sustancias desintoxicantes como ácido algínico y L-cisteina.

Se toma troceada en cocidos, y acompañando cereales o legumbres.

Tiempo de remojo: No es necesario.
Tiempo de cocción: 15 – 20 min.

Descubre las verduras con más minerales: ¡Atrévete a comer algas!2

Las algas son un excelente nutriente, ya que contienen entre diez y veinte veces más minerales que las verduras terrestres. ¿Sabías que se conocen 24.000 especies de algas, de las cuales sólo una pequeña parte empleamos con fines culinarios o medicinales? En este artículo descubrirás cómo incorporar fácilmente a tu dieta las 9 algas más nutritivas. ¡Empieza a beneficiarte de sus propiedades!

alga chlorella
Alga chlorella

¿Qué tipos de algas existen?

Las algas tienen formas y dimensiones muy variadas. La mayoría proceden del mar, pero también se encuentran en aguas dulces. Se clasifican según su coloración: clorofíceas (verdes), feofíceas (pardas), rodofíceas (rojas) y cianofíceas (azules). Su color viene dado por la clorofila y otros pigmentos que fabrican en función de la profundidad en que viven.

 ¿Cómo se cocinan las algas?

 Las algas en la cocina son muy versátiles y se pueden integrar en cualquier plato: sopas, caldos, consomés, estofados, ensaladas, salteados, postres… ¡Cocinarlas es muy sencillo! Primero se lavan rápidamente bajo el grifo con agua fría. Luego se dejan en remojo (cada alga tiene su tiempo dependiendo de su densidad y textura). Si es necesario se cocinan, y finalmente se cortan y añaden a los platos elegidos.

Una vez abierto el paquete, recomendamos ponerlas enseguida en un recipiente hermético para que no se humedezcan y mantengan todos sus nutrientes.

¿A qué edad se puede empezar a comer algas?

Los bebés pueden tomar algas a través de la leche materna, y cuando empiezan a tomar alimentos sólidos se les puede integrar una pequeña cantidad en las cremas y sopas. Recomendamos empezar con las algas más suaves como el Wakame o el Agar-agar. Con un año, el bebé ya debe poder comer toda la variedad de algas.

Seis razones para incorporar algas a tu dieta:

  • Desintoxican la sangre. Una de las características de las algas es su capacidad para expulsar del organismo metales contaminantes, radiactivos y nocivos. Su contenido en ácido algínico facilita la eliminación natural de toxinas.
  • Por su abundancia en minerales (magnesio, potasio, calcio, hierro, fósforo…) neutralizan los efectos nocivos de la acidez que se genera con dietas excesivas en proteína, o como consecuencia de estados mantenidos de estrés.
  • Contienen yodo, difícil de obtener de otra fuente que no sea el mar. Pueden ayudar a prevenir el bocio, y a disolver grasas y depósitos de mucus que aparecen en el organismo debido al consumo de grasas saturadas, carnes y lácteos. Para las personas con hipertiroidismo se recomiendan las algas menos potentes en yodo (Agar-agar, Nori, Wakame, Hiziki), siempre consultando al especialista.
  • Tienen un efecto calcificante de los huesos por su riqueza en calcio (especialmente las algas Hiziki, Wakame, Arame, Cochayuyo, Kombu), y una excelente relación calcio/fósforo que facilita la absorción del calcio. Además, su efecto alcalinizante evita la pérdida de masa ósea.
  • Son ricas en vitaminas y oligoelementos (como zinc o selenio) que refuerzan el sistema inmunitario. Las algas como la espirulina, chlorella y klamath aportan un complemento importante de vitamina B12, importante en casos de dietas vegetarianas, embarazo, fatiga o estrés.
  • Además, se puede aprovechar el agua de remojo que no utilizamos a modo de balneario casero, para cuidar la piel.

Además de todos estos beneficios, las algas te ayudan a decorar de una forma original tus platos. ¡Anímate a añadirlas a tus comidas y disfrutarás de un aporte extra de minerales y vitaminas!

 

 

¿Necesitas refuerzos? Toma las vitaminas y los minerales que necesitas cada día0

Nuestro cuerpo necesita un aporte diario de vitaminas y minerales para su correcto funcionamiento, y es que los micronutrientes presentes en los alimentos son esenciales para la vida. Pero en ocasiones hay factores como el estrés o la dieta que son un obstáculo a la hora de garantizar esas necesidades nutricionales.

¿Quieres conocer las principales fuentes de vitaminas y minerales? Te presentamos una serie de alimentos muy ricos en vitaminas que te ayudarán a conseguir una dieta equilibrada.

Principales fuentes de vitaminas y minerales:

  • El escaramujo es el fruto del rosal silvestre. Suele ser de color rojo anaranjado, pero en algunas especies puede variar hasta el morado oscuro y el negro. Destaca por su riqueza en vitamina C, conocida por su potente acción antioxidante y potenciadora del sistema inmunológico. El escaramujo es comestible en crudo, en tisanas, y con él se elaboran jaleas, confituras y mermeladas.
  • La levadura de cerveza es una gran fuente de energía. Es rica en vitamina B y gracias a sus ácidos grasos insaturados también puede ayudarnos a combatir el exceso de colesterol malo. Además, es rica en selenio, un mineral indispensable con propiedades como antioxidante celular, reparador, antienvejecimiento y desintoxicante del organismo.
  • Los cítricos no sólo aportan Vitamina C, también proporcionan una serie de compuestos beneficiosos llamados bioflavonoides. La piel de la naranja o el limón es rica en bioflavonoides cítricos, que poseen gran actividad antioxidante y antiinflamatoria, son protectores del sistema cardiovascular, mejoran la irrigación en los pequeños capilares y son excelentes nutrientes para la piel.
  • El brócoli o brécol es una hortaliza de flor muy consumida en todo el mundo. Y no es de extrañar porque es un alimento muy saludable que nos aporta vitaminas y minerales que son muy necesarios para que gocemos de una buena salud. Es un vegetal con alto poder antioxidante, nutritivo y detoxificante que mejora el aspecto de la piel, alcaliniza la sangre regulando el Ph y posee glucosinolatos que son componentes anticancerígenos. La mejor forma de preparar el brócoli para aprovechar sus propiedades es cocinándolo al vapor o macerado con jugo de limón y aceite de oliva virgen extra.
  • La Alga Espirulina es un superalimento que ofrece proteínas más digeribles que las de la carne de vacuno y contiene una sorprendente variedad de elementos nutritivos. Aporta todos los nutrientes esenciales, además de antioxidantes, vitaminas y minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), clorofila, y una amplia gama de fitoquímicos.
  • La clorofila es un compuesto químico presente en las plantas, responsable de darles el color verde, además de ser clave para realizar el proceso de fotosíntesis, por el cual las plantas se nutren. Por ello, la clorofila es también conocida como “la sangre de las plantas” y su consumo tiene muchas propiedades para la salud. Contiene muchos antioxidantes, oxigena la sangre y depura el organismo por lo que se la considera como una sustancia “milagrosa”.
  • Betacaroteno: están presentes en frutas y verduras con pigmentos rojos, naranjas y amarillos, como la zanahoria, la calabaza, el melocotón o el albaricoque. El betacaroteno es la principal fuente de vitamina A, esencial para el crecimiento y desarrollo, el funcionamiento del sistema inmunitario y la vista. El betacaroteno, además, tiene propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer.

 Ayuda a tu cuerpo con complementos vitamínicos

¿Quieres asegurarte de que tomas la cantidad diaria recomendada de vitaminas y minerales? En estos casos, los complementos vitamínicos son un buen aliado, combinados con una dieta sana y equilibrada.

Manantial de Salud ha elaborado una fórmula muy completa, que cuenta con extractos naturales de levadura de cerveza, alga espirulina, clorofila, betacaroteno, brócoli, escaramujo y bioflavonoides cítricos. Además, se le han añadido oligoelementos esenciales como cobre, manganeso, cromo, molibdeno, inositol y colina.

Zumo multivitamínico de Manantial de Salud
Zumo multivitamínico de Manantial de Salud

Dieta para fortalecer los huesos: ¡Consume alimentos ricos en calcio y magnesio!0

Es ampliamente conocido que una dieta para fortalecer los huesos debe incluir alimentos ricos en calcio. Es menos sabido que los productos que contienen una mayor proporción de calcio que de fósforo son considerados calcificantes, mientras que ocurre todo lo contrario cuando las proporciones se invierten: los alimentos ricos en fósforo y pobres en calcio pueden llegar a ser descalcificantes si no cuidamos bien la combinación de los menús.

Para poner un ejemplo, la mezcla de legumbres, carne y pan en una misma comida sería descalcificante. En cambio, consumir una pequeña porción de legumbre con un cereal como el arroz, acompañado con abundantes verduras y junto con ellas alguna alga, sería sin duda una elección más equilibrada.

Una dieta para fortalecer los huesos debe contemplar otros minerales, entre ellos el magnesio, importantísimo para la correcta fijación del calcio en los huesos.

 

Alimentos ricos en calcio

  • Frutas: higos secos, aceitunas, dátiles, limón, mandarina, naranja, fresas…
  • Frutos secos y semillas: almendras, semillas de amapola, semillas de sésamo, semillas de girasol…
  • Verduras: verduras de hoja verde (perejil, brócoli, berros, col, diente de león…), calabaza, calabacín, coliflor, nabo, endibias, cardo, puerro… Pero… cuidado: hay verduras como las espinacas o las acelgas que contienen oxalatos, lo que puede representar una dificultad para la correcta fijación del calcio. En caso de osteoporosis, te recomendamos consultar el post “Osteoporosis: consejos dietéticos y nutricionales”.
  • Germinados: alfala, brócoli, soja
  • Algas: hiziki, wakame
  • Lácteos: yogur, kéfir, queso, leche… (son ricos en calcio pero de bajo contenido en magnesio).
  • Cereales: maíz, avena, cebada, trigo sarraceno…
  • Legumbres: soja y sus derivados (tofu, miso…)
  • Pescados (especialmente aquellos que podemos comer con espinas): sardinas en conserva con aceite de oliva, anguila de río, boquerón, ostras, gambas y calamar. Los pescados azules también resultan interesantes por su contenido en vitamina D, que ayuda a la fijación del calcio.
Dieta para fortalecer los huesos.
Dieta para fortalecer los huesos (Foto: www.blogrecetas.com).

 

Alimentos ricos en fósforo

  • Si necesitas una dieta para fortalecer los huesos, debes saber que todos los productos de origen animal son ricos en fósforo: carne, aves, pescados, huevos, lácteos…
  • Levadura de cerveza, salvado de trigo y germen de trigo.
  • Legumbres: soja, alubias…
  • Cereales integrales: trigo, centeno, mijo, cebada, arroz integral.
  • Frutos secos: nueces, almendras, cacahuetes, anacardos…
  • Semillas: girasol, calabaza, sésamo.

 

Alimentos ricos en magnesio

  • Legumbres en general y, en particular, la soja y sus derivados, como el tofu.
  • Cereales integrales: trigo sarraceno, mijo, arroz integral, centeno, avena…
  • Verduras de hoja verde oscuro.
  • Algas: dulse, wakame, kombu y espagueti de mar.
  • Frutos secos y desecados: nueces, castañas, almendras, avellanas, piñones, anacardos, cacahuetes, pistachos, coco, higos secos, dátiles…
  • Semillas: girasol y calabaza
  • Cacao: hay que tomarlo con moderación ya que, a pesar de ser rico en magnesio, tiene un alto contenido en oxalatos, que podrían dificultar la fijación del calcio.
  • Pescados: gambas.
  • Levadura de cerveza, germen de trigo y salvado de trigo.

 

Más minerales importantes para fortalecer los huesos

  • Manganeso: está presente en legumbres, cereales integrales (sobre todo en arroz, avena y trigo), frutos secos y semillas, piña natural, verduras de hoja verde y patata.
  • Boro: lo encontramos en legumbres, cereales integrales, nueces, verduras de hoja verde y frutas (sobre todo, manzana), con la excepción de los cítricos.
  • Silicio: cereales integrales, nabos, remolacha y derivados de la soja son ricos en este mineral.

Si quieres más información para elaborar tu dieta para reforzar los huesos, pásate por nuestras tiendas de dietética y herbolarios y consulta a nuestros profesionales. También puedes trasladarnos tus preguntas dejando un comentario en el blog al final de este artículo.

Foto: www.blogrecetas.com