Cálculos renales: tratamientos naturales0

Los cálculos renales o piedras en el riñón son masas sólidas compuestas por pequeños cristales que pueden estar formados por sales de calcio (75-80%), estruvita (10-15%) o ácido úrico (5-8%). Los cálculos renales se diagnostican de manera accidental, cuando ya ha habido una obstrucción del tracto urinario, que suele provocar un fuerte dolor en la zona lumbar con irradiación en la zona inguinal. Las piedras en el riñón afectan más a los hombres que a las mujeres y se calcula que un 10% de ellos padecerá cálculos renales a lo largo de su vida.

Las piedras en el riñón deben tratarse según su tamaño, localización y composición, aunque normalmente son de diámetro pequeño y se expulsan del cuerpo por si solas. Para que no se produzcan recaídas es clave la prevención, empezando por la dieta.

Formación de cálculos renales y alimentación

Una alimentación rica en grasas animales y azúcares refinados, así como baja en fibras, provoca la acidificación de la orina y, por lo tanto, una precipitación de minerales que acaban en piedras en el riñón.

La mejor dieta para prevenir cálculos renales incluye beber al menos un 1,5 litros de agua diarios (incluidas las infusiones), bajar el consumo de carne animal, dosificar los alimentos con grandes cantidades de oxalatos (té negro, chocolate, café, espinacas, acelgas…) y aumentar el consumo de frutas y verduras frescas (ricas en vitamina K). Así se consigue aumentar el flujo de orina y hacerla más alcalina. También pueden ayudarnos suplementos como el citrato de calcio, magnesio, vitamina D y vitamina B6.

Plantas medicinales para prevenir y tratar los cálculos renales

Existen numerosas plantas que podemos tomar como infusión para combatir esta dolencia. Entre las plantas de acción diurética, destacan la gayuba (Arctostaphylos uva-ursi), la ortiga (Urtica dioica), el diente de león (Taraxacum officinale) y los estigmas de maíz (Zea mays).

La planta que mejor puede disolver las piedras en el riñón es la rompediedras (Lepidium letifolium). También resulta interesante la lespedeza (Lespedeza capitata), por ser una gran alcalinizadora y evitar infecciones urinarias.

Para prevenir cistitis de repetición y cólicos nefríticos, es aconsejable tomar arándanos (en zumo o en comprimidos) y grosella negra, ya que incrementa el Ph de la orina por su efecto alcalinizador.

Imagen de la planta Lepidium letifolium, también conocidas como rompepiedras (piedras en el riñón).
Imagen de la planta Lepidium letifolium, también conocidas como “rompepiedras”.

Homeopatía para las piedras en el riñón

En homeopatía, los remedios Lycopodium, Calcárea carbónica y Calcárea phosphorica pueden prevenir cálculos renales y, si ya están presentes, favorecer su expulsión y controlar el dolor.

Y como siempre, recordamos que el ejercicio físico, la higiene emocional y la reducción del estrés también ayudan a mantener el organismo en buen estado.

Post basado en el artículo Cálculos renales, del Dr. Oriol Camerino, publicado en la revista EMANA, nº 15 (Invierno de 2013).