¿Las plantas curan?0

¿Las plantas curan? La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos contesta a esta pregunta con la definición de planta medicinal: ” Vegetales que contienen principios activos secundarios capaces de prevenir, paliar o curar una enfermedad”. Pero es la historia del ser humano la que nos acerca al uso de las plantas con fines medicinales desde tiempos inmemoriales. Las plantas fueron ampliamente utilizadas en los albores de la mayoría de las culturas y muchas veces su efecto medicinal reforzaba la virtud de la magia del hechicero.

Hoy el científico, el investigador, el hombre de ciencia tiene medios para adentrarse en la compleja estructura orgánica de las plantas, sabe su composición, ha podido aislar los principios activos, ha podido valorarlos farmacológicamente, sabe de sus efectos secundarios y ha podido constatar las propiedades que a lo largo de la historia se les suponían.

A través de la observación, de la teoría de los signos y de la intuición, el hombre primitivo fue clasificando las plantas por sus propiedades (la pulmonaria la utilizaba para los bronquios ya que la forma de sus hojas es parecida al lóbulo del pulmón, al fruto del nogal. A las nueces se les suponían propiedades para el cerebro, ya que su forma nos recuerda la estructura de este órgano, y como éstos podríamos poner múltiples ejemplos). Cuando la ciencia ha estudiado estas plantas medicinales, casi siempre ha comprobado que aquella intuición de nuestros antepasados se ve confirmada por la evidencia científica (la pulmonaria es rica en alantoína y mucílagos, mientras que las nueces aportan gran cantidad de ácidos grasos, especialmente linoleico y linolénico).

Plantas Medicinales: Manzanilla

Pero yo quiero contestar a esta pregunta desde la experiencia de muchos años de observación, estudio y trabajo. Las plantas medicinales previenen, palían o curan, si se cumplen tres condiciones:

Utilizar la planta adecuada. Cuanta más información tenemos de las propiedades de una planta medicinal y más experiencia en su utilización, más satisfactorios serán los resultados. Muchas veces tenemos la tentación de buscar por internet las propiedades de la flora de otros continentes cuando en nuestra flora disponemos de plantas tan efectivas y sobre todo con mucho mejor conocimiento de las mismas a través de su utilización durante muchísimos años. Yo siempre antepongo las flores de nuestro entorno tanto por el conocimiento que tenemos de ellas como por su seguridad.

• Emplearla de forma adecuada. En la mayoría de los casos que una planta no ha resultado efectiva es por un mal uso. Desde su recolección, pasando por el secado, la conservación o la preparación se pueden ir acumulando errores que irán en detrimento de su efectividad. Desde este blog, iré explicando los secretos de las plantas, aquello que normalmente no está escrito en los libros, para aprovechar todo el potencial de propiedades medicinales de las plantas. Las épocas de recolección dependiendo de la parte de la planta que queremos utilizar, los procesos de secado, la conservación y muy especialmente las formas de utilización. Todo ello lo iremos explicando en este blog.

Paciencia. Las plantas medicinales necesitan tiempo y constancia. Estos son los dos grandes condicionantes de la fitoterapia: “poco, a menudo y calentito”. Esta es la receta de la abuela y es bien sabido que las abuelas siempre tienen razón.

L. Teixé