Envejecer con salud: los mejores suplementos nutricionales0

A medida que nos hacemos mayores, nos damos cuenta de que no podemos realizar las mismas actividades de igual manera que lo hacíamos en nuestra juventud. El envejecimiento es un proceso continuo, heterogéneo, universal e irreversible que determina una pérdida de la capacidad de adaptación. En las personas sanas, muchas funciones fisiológicas se mantienen normales, pero un episodio de estrés (un traumatismo, una enfermedad o la pérdida de un ser querido,…) nos hace ver que ese equilibrio era frágil.

Envejecer con salud

La mejor manera de envejecer con salud y buena calidad de vida es mantener una dieta sana y equilibrada y reforzarla con suplementos nutricionales según las necesidades, para ayudar así a que el organismo trabaje lo más eficazmente posible y estimule su propio poder natural de autoreparación.

Suplementos para la tercera edad

La toma de suplementos nutricionales se debe personalizar y por eso es tan importante acudir a un profesional de la salud de nuestra confianza.

  • Productos apícolas. Tanto la jalea real como el polen incrementan las defensas del organismo y nos dan vitalidad. El polen, además, mejora las funciones intelectuales (atención, concentración, lucidez,…) y levanta el estado de ánimo.
  • Antioxidantes. Los podemos adquirir mediante la dieta y nos servirán para retrasar el envejecimiento celular (arrugas y manchas en la piel). Fortalecen los huesos y las articulaciones. También tienen una acción preventiva contra enfermedades degenerativas como el Alzheimer y Parkinson.
  • Ginkgo biloba. Su principal virtud es que mejora la circulación sanguínea. También se han demostrado sus beneficios para reducir la pérdida de memoria, mejorar los problemas de vértigo o los ruidos auditivos (tinitus).
  • Lecitina de soja. Es un aliado para cuerpo y mente. Refuerza el rendimiento físico a la vez que favorece la memoria y la capacidad de concentración. Además ayuda a regular los niveles de colesterol.
  • Levadura de cerveza. Nos aporta un mejor bienestar, reforzando el sistema nervioso frente a trastornos como la irritabilidad, la ansiedad, el insomnio y la depresión. Es muy rica en vitaminas del grupo B, zinc y aminoácidos que nos proporcionan brillo y fuerza en cabello, uñas y piel.
  • Alga espirulina. Rica en vitaminas y minerales, está considerada como un superalimento por su alto valor nutricional. Es un protector cardiovascular y celular. Protege el organismo de la degradación y el envejecimiento.
  • Enzimas digestivas. Al hacernos mayores son más habituales los problemas digestivos como la acidez y la pesadez de estómago. Existen suplementos de enzimas digestivas que nos ayudarán a asimilar mejor los alimentos pesados como las proteínas y las grasas.
  • Cartílago de tiburón. Es un suplemento para tratar el dolor en las articulaciones. Favorece el movimiento y reduce la inflamación de las articulaciones.
  • Coral calcio marino. Es un calcio altamente biodisponible que favorece la remineralización de los huesos (muy indicado en caso de osteoporosis). También reduce el dolor crónico de la artritis y la artrosis.
  • Isoflavonas. Pensadas especialmente para la mujer, las isoflavonas son unos estrógenos vegetales, que reducen las molestias propias de la menopausia. También mejoran la salud ósea, reduciendo la incidencia de la osteoporosis. Otros de sus beneficios son que regulan los niveles de colesterol, mejoran la salud cardiovascular y aumentan las defensas.
  • Onagra/borraja. También es un suplemento especialmente indicado para la mujer. Es una importante fuente de omega 6. Ayuda a mantener joven y fuerte el cabello, las uñas y la piel. También equilibra el sistema nervioso y previene trastornos cardiovasc
  • Espino Amarillo (omega-7). Especialmente indicado para la sequedad en la piel y las mucosas (ojos, boca y genitales).

Algunas de estas opciones naturales podrían mejorar alguno de los trastornos que suelen aparecer en la edad madura, por ello es importante conocerlos.

Productos apícolas para afrontar el cambio estacional0

El consumo de productos apícolas es habitual al llegar el otoño y la primavera, épocas en las que a menudo necesitamos un aporte extra de energía, ya sea para reincorporarnos al trabajo, para la vuelta al cole o para vencer la astenia. Las abejas nos proporcionan sustancias capaces de levantar el estado anímico, hacernos rendir más intelectualmente y aumentar nuestras defensas para evitar enfermedades. En este post hablamos de la jalea real, el polen, la miel y el propóleo. Encontrarás una amplia gama de productos apícolas en nuestra tienda on line.

Jalea real

La jalea real es una sustancia producida por las glándulas faríngeas de las abejas obreras exclusivamente para alimentar la abeja reina. Es el único nutriente de la abeja reina, que suele vivir unos seis años, mientras que el resto de habitantes de la colmena vive unas seis semanas. La jalea real contiene una gran concentración de vitaminas, aminoácidos y minerales. Entre los beneficios de la jalea real, cabe destacar que:

  • Incrementa la energía.
  • Aumenta la resistencia al cansancio.
  • Mejora la capacidad sexual.
  • Ayuda al organismo a defenderse de las enfermedades.

Es importante tomarla a diario durante periodos de dos o tres meses, aunque sus efectos empiecen a notarse a las tres semanas. Pueden consumir jalea real los niños en edad escolar, jóvenes en etapas de crecimiento, adultos en convalecencia, mujeres en todo tipo de circunstancias y personas de la tercera edad.

Polen

El polen que las abejas recolectan de las flores es un gran revitalizador físico y mental. Podemos decir que este producto apícola:

  • Aumenta la vitalidad y el vigor muscular.
  • Levanta el estado de ánimo.
  • Tonifica las funciones intelectuales (es adecuado en casos de fatiga mental, falta de concentración y problemas de insomnio).
  • Refuerza el sistema inmunitario (mejora las defensas ante infecciones microbianas y víricas).

Lo ideal es tomar el polen en ayunas: una cucharada sopera rasa al día (10-15 gramos), sola o mezclada con zumo. Se pueden tomar hasta 30 gramos de polen repartidos en tres tomas. Para niños de entre 3 y 5 años, la dosis tiene que ser menor: una cucharada de postre al día.

Miel

La miel es conocida como un endulzante saludable que añadimos a la leche, al yogur, a la ensalada y a otros muchos platos que podemos preparar. Las características de la miel (color, consistencia, sabor, aroma…) y su valor nutricional vienen determinados por factores como el tipo de abejas productoras, la especie vegetal de la que recolectan el néctar, la época del año y el clima. Dependiendo de estas circunstancias variará la proporción de vitamina B y C, las sales minerales y los oligoelementos, el polen o las sustancias antibióticas.

Entre las propiedades terapéuticas de la miel, podemos destacar que:

  • Facilita la digestión y tiene una acción positiva sobre la flora intestinal.
  • Posee propiedades antisépticas y es útil en afecciones respiratorias (tos, bronquitis, faringitis, sinusitis…).
  • Tonifica en caso de astenia o agotamiento.
  • Proporciona mayor resistencia y ayuda a recuperarse de la fatiga muscular.
  • Es recomendable en caso de agotamiento nervioso o para favorecer el rendimiento intelectual.
La miel es uno de los productos apícolas más populares, como endulzantes y por sus propiedades nutritivas y terapéuticas.
La miel es uno de los productos apícolas más populares, como endulzante y por sus propiedades nutritivas y terapéuticas.

Propóleo o própolis

El propóleo es considerado un antibiótico natural muy recomendable para evitar y tratar resfriados. También tiene propiedades bactericidas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Este producto apícola está compuesto por resinas que las abejas recolectan de las yemas y las cortezas de determinados árboles como el álamo, el castaño, el pino, el sauce, el abeto, la encina, el roble y el abedul. Además, las abejas enriquecen estas resinas añadiéndoles otras sustancias elaboradas por ellas mismas. El própolis contiene vitaminas, minerales, oligoelementos y flavonoides. El propóleo es utilizado no sólo para elaborar remedios para prevenir y tratar resfriados sino también para hacer productos para el cuidado de la piel y el cabello y para hidratar los labios.

La Miel, un edulcorante nutritivo y con valor terapéutico0

La miel procede del néctar de las flores y de otras sustancias azucaradas de la superficie de los vegetales que recolectan las abejas. Los egipcios, los griegos y otras muchas civilizaciones han venerado las abejas por proporcionarles la miel, el primer y más natural edulcorante.

Características nutricionales de la miel

Los diferentes tipos de miel vienen determinados por factores como el tipo de abejas productoras, la especie vegetal de la que recolectan el néctar, la época del año y el clima. Estos factores harán que cada miel tenga su peculiaridad, con matices a nivel nutricional, de consistencia, sabor, aroma, color… Por ejemplo, sabemos que las mieles más oscuras son más ricas en componentes minerales.

Composición común de todas las mieles

  • Agua: alrededor de un 20%.
  • Glúcidos simples: destacan la fructosa (hasta un 40%), la glucosa (33%) y, en porcentajes minoritarios, maltosa y sacarosa.
  • Proteínas: en cantidades que oscilan entre el 1 y el 2%. Destaca el contenido en aminoácidos: prolina, ácido glutámico, alanina, glicina y leucina.

Componentes de proporciones variables según el tipo de miel

  • Otros glúcidos (en bajas proporciones): erlosa, rafinosa, melecitosa, taninos y dextrinas.
  • Sales minerales y oligoelementos: azufre, fósforo, sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro, cobre y manganeso.
  • Ácidos orgánicos: málico, cítrico, láctico, fosfórico, etc.
  • Polen: es lo que permite reconocer el origen floral de cada tipo de miel.
  • Enzimas: diastasas, invertasas y amilasas. Es importante saber que se destruyen, si se calienta la miel.
  • Sustancias antibióticas: ácido fórmico, inhibina y germicidina.
La miel es el primer y más natural edulcorante.
La miel es el primer y más natural edulcorante.

Valor terapéutico de la miel

  • Alto poder nutritivo en nutrientes esenciales y valor energético.
  • Posee propiedades antisépticas: evita el desarrollo de infecciones.
  • Es útil en afecciones respiratorias: tos, bronquitis, faringitis y sinusitis.
  • Facilita la digestión, alivia trastornos gástricos y mejora la asimilación de otros alimentos.
  • Es ligeramente laxante.
  • Tiene una acción positiva sobre la flora intestinal, especialmente en lactantes.
  • Desfatigante muscular. Aumenta la resistencia y facilita la recuperación. La miel es muy indicada para deportistas. También es útil en casos de astenia, fatiga y agotamiento.
  • Equilibra situaciones de agotamiento nervioso y favorece el rendimiento intelectual.
  • Tiene acción antioxidante. Además de nutrir e hidratar la piel, tiene usos cosméticos, por la luminosidad que proporciona a la piel, por atenuar las arrugas y por eliminar las espinillas.
  • Es útil en casos de insuficiencia hepática.
  • Tiene propiedad cicatrizante. Es útil en heridas bucales y cutáneas. Alivia el dolor y el escozor en la piel.

Tipos de miel

  • Miel de acacia: ligeramente laxante y sedante.
  • Miel de azahar: es antiespasmódico (útil en casos de contracturas, calambres y convulsiones). Es sedante, muy adecuada en casos de insomnio originados por problemas digestivos.
  • Miel de brezo: es diurética, reconstituyente y produce un efecto tónico sobre el corazón. Es útil en casos de anemia, reumatismo, clorosis, inapetencia y desmineralizaciones.
  • Miel de castaño: estimula la circulación sanguínea.
  • Miel de encina: tiene propiedades remineralizantes y astringentes (acción cicatrizante, antiinflamatoria y antihemorrágica). Es útil para combatir la diarrea crónica.
  • Miel con própolis: actúa como cicatrizante y antiséptico (útil en infecciones).
  • Miel de espliego: tiene propiedades tónicas y antiespasmódicas (útil en casos de contracturas, calambres y convulsiones). Alivia la tos y la faringitis. Es hipotensora. Útil para el nerviosismo y el estrés.
  • Miel de eucalipto: se utiliza en el tratamiento de infecciones respiratorias y desinfecta el tracto urinario.
  • Miel de mil flores: tiene diversas especies sin que destaque ninguna en concreto. Es digestiva.
  • Miel de romero: se recomienda en trastornos hepáticos, amenorrea y úlceras gástricas e intestinales.
  • Miel de romero + Jalea real: aúna las propiedades de la miel de romero, reforzado por el aspecto nutricional y vitalizante de la jalea real.
  • Miel de tilo: es antiespasmódica, sedante y relajante. Alivia los dolores de cabeza y calma el tracto digestivo.
  • Miel de tomillo: es eficaz en resfriados y bronquitis. Es digestiva, tónica (da vigor), antiséptica (impide el desarrollo de infecciones) y emenagoga (estimula el flujo sanguíneo de la pelvis y el útero y, en algunos casos, la menstruación).

Encontrarás estas mieles entre los productos apícolas de nuestra tienda on line.

Enlaces relacionados:

Foto: www.consultatodo.com

Jalea real, un complemento vitamínico para el otoño y la primavera6

La jalea real es una sustancia blanquecina, espesa y viscosa, producida por las glándulas faríngeas de las abejas obreras para alimentar a la abeja reina. La jalea real es el único alimento de las abejas reina durante toda su vida.  Por cierto, ¿sabías que la abeja reina vive unos seis años, mientras que la esperanza de vida del resto de habitantes de la colmena es de seis semanas? Este fenómeno es producto de la dieta de jalea real de la abeja reina.

La jalea real estimula el metabolismo y colabora en la regeneración celular, con lo que incrementa la energía, aumenta la resistencia al cansancio y la capacidad sexual, y ayuda al organismo a defenderse de enfermedades. La potencia y la efectividad de la jalea real viene determinada por su frescura. Las mejores jaleas del mercado deben tener un nivel mínimo del 2% en 10 HDA (es una unidad de medida de la calidad).

Valor nutricional de la jalea real

  • Vitaminas liposolubles: A, D y E.
  • Vitaminas hidrosolubles: C, B1, B2, B3, B6, biotina, ácido pantoténico y ácido fólico.
  • Minerales: calcio, fósforo, cobre, hierro, potasio, sulfuros.
  • Aminoácidos: destaca la acetilcolina, que es el nutriente responsable del correcto funcionamiento del sistema nervioso; y el aminoácido gelatinoso, ingrediente básico del colágeno. El colágeno es una proteína que ayuda a mantener la piel joven y suave.
Jalea real
La jalea real incrementa la energía y aumenta la resistencia al cansancio.

Cómo tomar la jalea real

Lo recomendable es tomar jalea real a diario durante 2 ó 3 meses, teniendo en cuenta que los beneficios se empezarán a notar a partir de las tres semanas. Todas las personas pueden tomar jalea real: niños en edad escolar, jóvenes en etapa de crecimiento, adultos en procesos de convalecencia, personas de la tercera edad y mujeres en todo tipo de circunstancias.

Productos de Manantial de Salud con jalea real

  • Jalea real con ginseng. Esta combinación es uno de los mejores suplementos nutricionales. El ginseng es un energético natural, que ayuda en estados de mala circulación, de apatía sexual y de necesidad de adaptación del organismo al estrés al que es sometido en ocasiones. El eleuterococo mejora la memoria y la capacidad de concentración.
  • Jalea real infantil. Esta fórmula proporciona un aporte extra de vitaminas del grupo B, calcio y fósforo, necesarios para la actividad intelectual y el buen desarrollo de jóvenes y adolescentes. La acetilcolina, nutriente responsable del correcto funcionamiento del sistema nervioso, es eficaz en niños hiperactivos.
  • Jalea real anti-resfriados Preven Propol. Indicada para personas afectadas por procesos gripales y resfriadas de las vías respiratorias altas, nariz y garganta. Contiene plantago mayor (con propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias y antiinfecciosas), própolis (con beneficios antibacterioanos y eficaz en resfriados, gripes y dolores de garganta), tomillo (con acción contra infecciones –sobre todo de microbios- contra la tos y contra calambres), equinacea (aumenta las defensas) y vitamina C (con propiedades antioxidantes).
  • Jalea real complex. Enriquecida con el complejo vitamínico B, vitaminas liposolubles A, D y E, vitamina C, calcio y magnesio, está especialmente pensada para personas en edad adulta y tercera edad, que necesitan mantener una actividad física diaria. También contiene avena satina, que actúa como tónico contra la fatiga, dada su actividad como estimulante muscular.

Enlaces relacionados:

 

El polen, un revitalizador físico y mental0

Los granos de polen (o microesporas) son el producto de secreción de los órganos masculinos de la flor para fecundar otra flor. Los granos de polen están compuestos por capas concéntricas, dentro de las cuales se halla la célula masculina, que es la parte viva y que es capaz de fecundar el óvulo floral. La célula masculina es muy rica en nutrientes.

El polen alimentario procede del polen que producen las flores que las abejas recolectan. El grano de polen es resistente pero las abejas, al cosecharlo y para facilitar su transporte, lo aglutinan en bolitas a las que añaden néctar y enzimas digestivos que reblandecen las capas protectoras de la célula masculina del polen. Así facilitan su aprovechamiento nutricional y enriquecen el valor nutritivo del polen. Cada una de esas bolitas pesa de 6 a 8 miligramos y contiene cerca de 4 millones de granos de polen. El trabajo desarrollado por las abejas facilita, a su vez, la polinización de las flores y asegura la descendencia de la especie botánica de la que obtienen el polen. Es un ejemplo de colaboración ecológica.

De la composición nutricional del polen, cabe destacar sus proteínas, ricas en aminoácidos esenciales; las vitaminas (todas las del grupo B y vitamina A, D, E y C); y los minerales y oligoelementos (potasio, silicio, magnesio, fósforo, manganeso, azufre, cloro, hierro y cobre).

Polen
El trabajo de las abejas facilita la polinización de las flores. Es un ejemplo de colaboración ecológica.

Beneficios terapéuticos del polen

  • Aumenta la vitalidad y favorece el vigor muscular.
  • Levanta el estado de ánimo y es un buen aliado ante la depresión.
  • Mejora las funciones intelectuales: lucidez mental, concentración, atención… Vence la fatiga mental y favorece un sueño reparador.
  • Regula las funciones intestinales.
  • Refuerza las defensas ante infecciones provocadas por microbios y virus.
  • Favorece la función hepática.
  • Es eficaz en problemas de próstata.
  • Aumenta la producción de glóbulos rojos y las tasas de hemoglobina en sangre. Es útil en situaciones de anemia, sobre todo infantil.
  • Disminuye los efectos secundarios de la radioterapia.
  • Favorece la recuperación de peso en personas delgadas y ayuda a recuperar el apetito en los casos de anorexia.
  • Mejora la cicatrización de heridas.
  • Actúa como regulador del ritmo cardíaco.

Cómo tomar el polen

  • Es mejor tomarlo en ayunas y nunca mezclarlo con líquidos calientes.
  • Para beneficiarse de todos los efectos positivos del polen, es necesario consumirlo durante al menos 3 meses.
  • En adultos, bastará con una cucharada sopera rasa (10 o 15 gramos) diaria de polen, sola o mezclada con zumo. Se puede tomar hasta 30 gramos, repartidos en tres tomas al día.
  • En niños de 3 a 5 años, la dosis debe ser de 1 cucharada de postre diaria.
  • Pueden tomar polen tanto las personas diabéticas como aquéllas alérgicas al polen floral. También hay que decir que, a pesar de su alto valor energético, el polen no engorda. Sólo hace ganar peso a las personas muy delgadas con carencias nutricionales.
  • El polen debe guardarse en frascos bien tapados, protegido del calor y la humedad.

¿Sabes cómo se recolecta el polen?

Para poder recolectar las bolitas de polen, el apicultor coloca una rejilla en la entrada de la colmena. Las aperturas de la rejilla son suficientemente grandes como para que pueda pasar la abeja, pero estrechas como para que parte del polen caiga en un cajón donde se recoge este nutriente. Así se recolecta entre el 5 y el 10% del polen transportado por las abejas y que se destinará al consumo humano. Las abejas depositan el resto de polen en las celdas y lo recubren con miel (se transforma en pan de abeja) para alimentar a los habitantes de la colmena.

Enlaces relacionados:

Foto: www.defondos.com

Própolis: un antibiótico natural0

El própolis  (o propóleo) es un producto de la colmena fabricado por un número relativamente pequeño de abejas especializadas. El própolis destaca por sus propiedades bactericidas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Podríamos decir que es un antibiótico natural, un producto eficaz para evitar o tratar resfriados. El propóleo está compuesto por resinas que las abejas recolectan de las yemas y cortezas de determinados árboles como el álamo, el castaño, el pino, el sauce, el abeto, la encina, el roble o el abedul. Además, las abejas enriquecen estas resinas añadiéndoles sustancias elaboradas por ellas mismas.

El color del própolis es variable y va desde el amarillo verdoso hasta el pardo rojizo o el marrón oscuro. El olor del propóleo recuerda al incienso y su sabor es acre-amargo. El própolis es sólido (se funde entre los 60 y 70 grados centígrados) e insoluble en agua fría.

Composición del própolis

  • Resinas y bálsamos (50%)
  • Cera (25-35%)
  • Aceites esenciales (10%)
  • Polen (5%)
  • Otras sustancias (5%), entre las cuales destaca:
  • Vitaminas: provitamina A y vitamina B3 (niacina)
  • Minerales y oligoelementos (aluminio, bario, calcio, cromo, cobalto, cobre, estaño, hierro, manganeso, níquel, silicio, estroncio, titanio, vanadio y zinc).
  • Flavonoides: acetanina, ácido benzoico, ácido caféico, ácido cinámico, ácido fenólico, crisina, dimetoxiflavona, galangina, quercetina…

Beneficios terapéuticos del própolis

  • Estimula las defensas para prevenir y tratar infecciones (infecciones de orina, infecciones bucales…), estados febriles y afecciones de otorrinolaringología (anginas, faringitis, laringitis, rinitis, sinusitis y otitis). Favorece la producción de anticuerpos.
  • Tiene una acción antimicrobiana, antibactericida, antiviral (gripe, resfriados…) y antifúngica. Es eficaz contra hongos como la Candida albicans, que en exceso produce la candidiasis.
  • Es regenerador y cicatrizante. Es muy indicado en enfermedades de la piel: contusiones, heridas, sabañones, grietas, quemaduras, abscesos, llagas, forúnculos, supuraciones, úlceras, lesiones anales y perianales, verrugas, durezas, callosidades, eczemas, psoriasis, micosis y herpes.
  • Es un antioxidante muy utilizado en cosmética como conservante.
  • Es antiinflamatorio y posee una acción de anestesia local.
  • Da buenos resultados en afecciones genitourinarias: infecciones e inflamaciones (cistitis y vaginitis).
  • Es eficaz en afecciones de boca y dientes: higiene bucal, aftas, gingivitis y dolores e infecciones bucales.
  • También en afecciones gastrointestinales: gastritis, úlceras, colitis, disquinesias biliares, colecistitis crónica…
  • Y en inflamaciones del ojo y anexos: orzuelos y blefaritis.
  • También es utilizado en casos de reumatismo.
El própolis  lo elaboran un pequeño número de abejas especializadas.
El própolis lo elaboran un pequeño número de abejas especializadas.

Presentaciones comerciales de propóleo

  • Jarabe de própolis. Previene y protege las vías respiratorias y fluidifica las mucosidades. Un adulto debe tomar una cucharada sopera antes de cada comida. En el caso de los niños, una cucharada de postre antes de cada comida. Está compuesto por sirope de trigo, agua, miel, zumo concentrado de sauco y limón, extracto de própolis, de salvia, de plántago y de tomillo, pectina y ácido.
  • Cápsulas de equinácea, própolis y vitamina C. Excelente aliado para prevenir y tratar resfriados. Está compuesto por extracto de equinácea, que ayuda a aumentar las defensas, extracto de própolis y vitamina C. Su formulación lo hace un complemento ideal para afrontar los cambios de estación o para personas que trabajan en un entorno con mucho contacto físico (como profesores, personal hospitalario o personal geriátrico…). Se recomienda la toma de dos cápsulas al día con un buen vaso de agua.
  • Tintura de própolis. Indicado como protector natural de la cavidad buco-faringe (hacer gárgaras 3 veces al día con 12 gotas en medio vaso de agua tibia, tragando el último sorbo). También es eficaz para desórdenes gastrointestinales (12 gotas en un vaso de agua tibia, 2 veces al día). Contiene etanol y própolis. También disponemos de una tintura sin alcohol).
  • Spray de própolis. Indicado para la higiene de la cavidad buco-faringe, problemas de las vías respiratorias superiores y mal aliento. Actúa como antiséptico bucal. Está compuesto por agua, glicerina, extractos de própolis, salvia, limón, árbol de té y miel.
  • Ungüento de própolis.  Se utiliza como cicatrizante, regenerador celular y problemas de piel. Se debe aplicar 1 ó 2 veces al día en la zona afectada. Está compuesto por aceite de oliva y karité, cera de abeja y própolis.

El propóleo se conserva fácilmente, aunque es preferible guardarlo en frascos de color topacio, bien cerrados y en lugares frescos. Permanece durante largos periodos sin alterar su composición química ni sus propiedades antibacterianas.

Enlaces relacionados:

 

Foto: www.thenonblonde.com