Es época de resfriados, es tiempo de própolis0

Estamos en otoño, época de los primeros resfriados. Por suerte, la naturaleza nos proporciona un gran antibiótico natural: el própolis (también llamado propóleo). Este producto de la colmena destaca por sus propiedades bactericidas, antiinflamatorias y cicatrizantes.

De hecho el própolis es esencialmente una resina de las yemas y las cortezas de ciertos árboles (álamo, castaño, pino, sauce, abeto, encina, roble, abedul…). Lo que ocurre es que rara vez encontramos própoleo en estado puro. Más bien se obtiene de la colmena, ya que un pequeño número de abejas especializadas se encargan de recolectar esta resina y la enriquecen añadiéndole sustancias como el polen. Así, en la composición del própolis, encontramos resinas y bálsamos (50%), cera (25-35%), polen (5%) y otras sustancias (5%) como las vitaminas A y B3, los minerales y oligoelementos, y los flavonoides.

Colmena de abejas

Las abejas depositan el própolis en la entrada y en el interior de la colmena para protegerla del viento y del frío, de insectos, de microorganismos infecciosos, etc. También lo emplean para sellar o pegar fuertemente partes móviles o rompibles de la colmena y así evitar que se puedan desprender. La colmena se considera el lugar más estéril de la naturaleza y eso da una idea de las posibilidades que el propóleo ofrece para nuestra salud.

Beneficios del própolis:

  • Tiene una acción antimicrobiana, bactericida, antifúngica y antiviral. Para tratar gripes y resfriados destacamos productos como el jarabe de própolisy el suplemento de equinácea, própolis y vitamina C.
  • Estimula las defensas para prevenir y tratar infecciones (infecciones de orina, infecciones bucales), estados febriles, y afecciones de otorrinolaringología (anginas, faringitis, laringitis, rinitis, sinusitis y otitis). Como protector de la cavidad bucofaríngea destacamos productos como el spray de própolis y la tintura de própolis.
  • Es regenerador y cicatrizante. Está muy indicado en enfermedades de la piel: contusiones, heridas, grietas, quemaduras, llagas, forúnculos, supuraciones, úlceras, verrugas, durezas, callosidades, eczemas, psoriasis, micosis y herpes. En este sentido, el ungüento de própolis puede ser un buen aliado.
  • Es antiinflamatorio y posee una acción de anestesia local. También es utilizado en casos de reumatismo.
  • Es eficaz en afecciones de boca y dientes: higiene bucal (Pasta DentríficaPrópolis), aftas, gingivitis y dolores e infecciones bucales.
  • También en afecciones gastrointestinales: gastritis, úlceras, colitis, disquinesias biliares, colecistitis crónica…
  • Da buenos resultados en afecciones genitourinarias: infecciones e inflamaciones (cistitis y vaginitis).
  • El própolis también se emplea en muchos productos de cosmética para el cuidado del cabello, como el Champú de Própolis.

 Curiosidades sobre el própolis

Las virtudes del propóleo se conocen desde la antigüedad. En el Papiro de Ebers, uno de los primeros tratados médicos conocidos ­(redactado en Egipto 1.500 años antes de Cristo) ya se habla de las propiedades de esta resina. Además, los egipcios utilizaban el própolis para embalsamar las momias.

Los griegos empleaban el própolis para elaborar perfumes, mientras que la importancia del propóleo en la Antigua Roma ha quedado plasmado en la mitología: se dice que Júpiter transformó la bella Melisa en una abeja para que pudiera producir própolis, una milagrosa sustancia curativa.

Es hora de cuidar tus pies: Pies cansados, talones agrietados, hongos, mal olor… y mucho más!0

Los pies trabajan duro todos los días, pero a pesar de ello, son posiblemente la parte del cuerpo que tenemos más descuidada. Soportan todo el peso del cuerpo y a menudo sufren de piel seca y sensibilidad muscular causada por los zapatos. Tómate un merecido descanso después de un largo día de trabajo y mima tus pies, han trabajado tanto como tú. ¿Quieres saber cómo cuidarlos? En este artículo descubrirás unos remedios sencillos y 100% naturales que te pueden ayudar.

Consejos naturales para cuidar tus pies

Reparar talones agrietados e hidratar la piel de los pies

  • Manteca de Karité: es un nutriente muy eficaz para pieles secas, un excelente suavizante, ideal para hidratar talones y la planta del pie. Equilibra el agua de los pies, aumenta la circulación, incrementa la oxigenación y mejora la eliminación de toxinas. Recomendamos aplicarla por la noche, después de un restaurador baño de pies.
  • Ungüento de própolis: se trata de un excelente ungüento natural elaborado a base de própolis, manteca de cacao, aceite de almendras, aceite de oliva y cera de abeja. Tiene propiedades antifúngicas, acción emoliente, regeneradora y protectora, y es muy eficaz para regenerar las grietas que se forman en los talones. Recomendamos aplicar por la mañana en todo el pie, especialmente entre los dedos.
  • Gel de Aloe Vera: el aloe vera es un extraordinario protector cutáneo, que humidifica la piel facilitando la absorción de nutrientes, previene el envejecimiento celular y estimula la síntesis del colágeno. Además, es antiulceroso y tiene una potente acción cicatrizante. Un buen masaje en los pies con gel de aloe vera después de la ducha asegura unos pies sanos y fuertes.

Exfoliar las pieles muertas

  • Piedra Pómez: un clásico de toda la vida para eliminar pieles muertas. Después de usarla, es aconsejable realizar un buen masaje con gel de aloe vera.

Acabar con los hongos en las uñas

  • Aceite de árbol del té: es el fungicida por excelencia. Hay que aplicar unas gotas de este aceite directamente encima de la uña infectada (mañana y noche), durante varios meses. Es importante mantener siempre los pies secos, ya que el mejor aliado de los hongos es el calor y la humedad.

Prevenir la sudoración y el mal olor

  • Licopodio: la espora del licopodio es un excelente agente secante, ya que absorbe el agua sin cerrar los poros. Para mantener los pies secos durante todo el día, espolvorear un poco de este finísimo polvo por todo el pie. Con una pequeña cantidad es suficiente.
  • Desodorante de salvia: se puede encontrar en formato roll-on o en espray, y hay que aplicarlo directamente sobre el pie. No evita la sudoración pero sí el mal olor, debido a la acción antiséptica del aceite esencial de salvia.

Pies cansados

Después de un día duro, mima tus pies con un baño de pies. Te bastarán 20 minutos con agua tibia, y añádele una cucharada sopera de PEURELAX para un efecto totalmente reparador. Relajará tus pies, además de aliviar el dolor muscular, la rigidez, suavizar la piel y neutralizar los olores.

Los baños con PEURELAX son una solución sencilla y natural para el cuidado de los pies. Sólo tienes que verter una cucharada sopera de PEURELAX en dos litros de agua caliente, remover bien y tomar un baño de pies de 20 minutos, secar y friccionar con alcohol de vitaminas.

Con este método tan sencillo y natural recuperaremos la vitalidad de los pies cansados después de una dura jornada laboral o una larga caminata, los relajaremos y fortaleceremos la acción venotónica, activando la circulación periférica. También actúa contra malos olores, piel seca, piel irritada, limpia las cutículas y suaviza las durezas.

PEURELAX: La receta ideal para cuidar de tus pies

PEURELAX está compuesto por una mezcla de plantas con acción venotónica, desodorante, reafirmante y antiséptica, en una base de sales magnésicas y potásicas. Descubre los efectos revitalizantes y reparadores de sus componentes:

  • Piedra de Alumbre: el mineral de alumbre ha sido tradicionalmente usado como desodorante natural en muchos lugares del mundo. A diferencia de los desodorantes convencionales, que actúan dificultando la transpiración, tiene un efecto bactericida natural sin dificultar la transpiración. Es un buen antiinflamatorio y revitalizante.
  • Sulfato de Magnesio: el magnesio es un mineral fundamental, ya que juega un papel importante en los mecanismos de regulación de los enzimas del organismo. Cuando tomamos un baño con sales de magnesio, ocurre un proceso de osmosis reversa, por la cual absorbemos minerales y expulsamos toxinas de nuestro cuerpo.
  • Extracto de Hamamelis: el hamamelis, por sus propiedades venotónicas, es ideal para baños de pies. Sirve para tratar ampollas, pies cansados y doloridos, rozaduras de los zapatos… Sus propiedades antisépticas, descongestivas y tonificantes nos ayudan a recuperar los pies cansados y doloridos.
  • Extracto de Castaño de Indias: el fruto del Castaño de Indias nos aporta principios activos con notable acción antiedematosa, aumentando la resistencia capilar y con una notable acción exudativa.
  • Extracto de Orégano: esta planta tan común nos aporta un aceite esencial de altísima acción farmacológica. Además de su potente acción antiséptica, el orégano es tónico, estimulante y muy útil en procesos dolorosos del sistema osteoarticular.
  • Extracto de Caléndula: la calendulina es una sustancia de color amarillo y consistencia mucilaginosa que se encuentra en la flor de la caléndula. Es un excelente antiséptico y antiinflamatorio, que ejerce un efecto demulcente y calmante en pies cansados y pieles irritadas.

Productos apícolas para afrontar el cambio estacional0

El consumo de productos apícolas es habitual al llegar el otoño y la primavera, épocas en las que a menudo necesitamos un aporte extra de energía, ya sea para reincorporarnos al trabajo, para la vuelta al cole o para vencer la astenia. Las abejas nos proporcionan sustancias capaces de levantar el estado anímico, hacernos rendir más intelectualmente y aumentar nuestras defensas para evitar enfermedades. En este post hablamos de la jalea real, el polen, la miel y el propóleo. Encontrarás una amplia gama de productos apícolas en nuestra tienda on line.

Jalea real

La jalea real es una sustancia producida por las glándulas faríngeas de las abejas obreras exclusivamente para alimentar la abeja reina. Es el único nutriente de la abeja reina, que suele vivir unos seis años, mientras que el resto de habitantes de la colmena vive unas seis semanas. La jalea real contiene una gran concentración de vitaminas, aminoácidos y minerales. Entre los beneficios de la jalea real, cabe destacar que:

  • Incrementa la energía.
  • Aumenta la resistencia al cansancio.
  • Mejora la capacidad sexual.
  • Ayuda al organismo a defenderse de las enfermedades.

Es importante tomarla a diario durante periodos de dos o tres meses, aunque sus efectos empiecen a notarse a las tres semanas. Pueden consumir jalea real los niños en edad escolar, jóvenes en etapas de crecimiento, adultos en convalecencia, mujeres en todo tipo de circunstancias y personas de la tercera edad.

Polen

El polen que las abejas recolectan de las flores es un gran revitalizador físico y mental. Podemos decir que este producto apícola:

  • Aumenta la vitalidad y el vigor muscular.
  • Levanta el estado de ánimo.
  • Tonifica las funciones intelectuales (es adecuado en casos de fatiga mental, falta de concentración y problemas de insomnio).
  • Refuerza el sistema inmunitario (mejora las defensas ante infecciones microbianas y víricas).

Lo ideal es tomar el polen en ayunas: una cucharada sopera rasa al día (10-15 gramos), sola o mezclada con zumo. Se pueden tomar hasta 30 gramos de polen repartidos en tres tomas. Para niños de entre 3 y 5 años, la dosis tiene que ser menor: una cucharada de postre al día.

Miel

La miel es conocida como un endulzante saludable que añadimos a la leche, al yogur, a la ensalada y a otros muchos platos que podemos preparar. Las características de la miel (color, consistencia, sabor, aroma…) y su valor nutricional vienen determinados por factores como el tipo de abejas productoras, la especie vegetal de la que recolectan el néctar, la época del año y el clima. Dependiendo de estas circunstancias variará la proporción de vitamina B y C, las sales minerales y los oligoelementos, el polen o las sustancias antibióticas.

Entre las propiedades terapéuticas de la miel, podemos destacar que:

  • Facilita la digestión y tiene una acción positiva sobre la flora intestinal.
  • Posee propiedades antisépticas y es útil en afecciones respiratorias (tos, bronquitis, faringitis, sinusitis…).
  • Tonifica en caso de astenia o agotamiento.
  • Proporciona mayor resistencia y ayuda a recuperarse de la fatiga muscular.
  • Es recomendable en caso de agotamiento nervioso o para favorecer el rendimiento intelectual.
La miel es uno de los productos apícolas más populares, como endulzantes y por sus propiedades nutritivas y terapéuticas.
La miel es uno de los productos apícolas más populares, como endulzante y por sus propiedades nutritivas y terapéuticas.

Propóleo o própolis

El propóleo es considerado un antibiótico natural muy recomendable para evitar y tratar resfriados. También tiene propiedades bactericidas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Este producto apícola está compuesto por resinas que las abejas recolectan de las yemas y las cortezas de determinados árboles como el álamo, el castaño, el pino, el sauce, el abeto, la encina, el roble y el abedul. Además, las abejas enriquecen estas resinas añadiéndoles otras sustancias elaboradas por ellas mismas. El própolis contiene vitaminas, minerales, oligoelementos y flavonoides. El propóleo es utilizado no sólo para elaborar remedios para prevenir y tratar resfriados sino también para hacer productos para el cuidado de la piel y el cabello y para hidratar los labios.

Cuidado facial: cremas para la cara0

La piel es nuestra primera barrera protectora y, como tal, se ve expuesta a muchas agresiones externas. Es por ello que debemos prestarle especial atención. En este artículo nos centraremos sobre todo en el cuidado facial —el rostro es nuestra carta de presentación—, aprovechando que en nuestra tienda on line hay descuento de un 10% en cremas para la cara durante todo el mes de junio de 2016 (ver el final del post). Además, estamos a punto de entrar en verano, justo cuando el rostro sufre mucha más oxidación debido a los rayos solares y al cloro de las piscinas. Así pues, es importante nutrir la piel por dentro y por fuera.

Una alimentación sana, primer paso

Lo primero que hay que tener en cuenta es que una alimentación saludable es una condición sine qua non para la salud de la piel. La dieta debe ser rica en frutas, verduras y ácidos grasos omega 3, 6 y 9. Las semillas de chía, el aceite de onagra y el aceite de oliva son un aporte vegetal de omega 3, omega 6 y omega 9 respectivamente.

Cuidar la cara por dentro

  • Beta-Caroteno: es el gran nutriente y antioxidante de la piel. De manera natural está presente en las zanahorias y en todos los frutos rojos o de color naranja en general. Es importante preparar la piel para la exposición solar para evitar su envejecimiento precoz.
  • Levadura de cerveza nutricional: muy rica en vitaminas y aminoácidos que nutren las queratinas (piel, uñas y cabello). También ayuda a depurar las pieles con tendencia al acné.
  • Germen de trigo: Muy rico en vitamina E, muy antioxidante y nutritivo.
Cremas para la cara.
Cremas para la cara.

Cuidado facial externo

Limpiar

  • Es fundamental limpiar bien la piel después del maquillaje, al acabar el día. Para ello usaremos una leche limpiadora natural y suave. Podemos usar el aceite de almendras para desmaquillar ojos. Después recomendamos limpiar la piel con agua y jabón y finalizar con un tónico facial.
  • Una vez al mes podemos hacer una limpieza profunda del cutis. Haremos un baño de vapor hirviendo flores como rosas, lavanda y caléndula. Una vez hervido unos minutos, pondremos la cara encima del vapor durante unos 10 minutos para abrir bien el poro. Con el poro abierto pasaremos un algodón mojado con el agua resultante de la ebullición e impregnado con un poco de zumo de limón. Una vez limpio el poro, procederemos a hacer una mascarilla de arcilla para cerrar el poro ya limpio.
  • Una vez a la semana, para mantener la limpieza y favorecer la renovación celular, podemos hacer un peeling facial. Así conseguiremos arrastrar las células muertas y oxigenar la piel.
  • A diario aplicaremos un tónico facial como agua de rosas, azahar o hamamelis para dar luminosidad y brillo a la cara.

Hidratar y nutrir

  • Hay que hidratar la tez y nutrirla a diario, incluso varias veces al día. Para ello debemos encontrar una crema que se adecúe a cada tipo de piel. La caléndula irá muy bien en pieles sensibles que se enrojecen con facilidad. El colágeno y el ácido hialuronico nos ayudaran a rellenar las líneas de expresión y a recuperar el tono de la piel. La rosa mosqueta o el aceite de argán son los aceites nutritivos e hidratantes por excelencia. La rosa mosqueta está especialmente indicada en pieles con manchas o cicatrices. El aloe vera también es un componente común en las cremas de cuidado facial, que ayuda a regenerar la piel. Según el tipo de piel necesitaremos unos componentes u otros para conseguir un resultado óptimo.

Cremas para la cara con un 10% de descuento (sólo en junio 2016 en la tienda on line)

  • Crema de Caléndula. Crema de uso diario para el cuidado de todo tipo de pieles, especialmente pieles delicadas, irritadas o sensibles. El extracto de caléndula tiene reconocidas propiedades calmantes y protectoras de la piel frente a agresiones externas.
  • Crema Regeneradora. Crema nutritiva 24 horas, especialmente indicada para pieles secas, castigadas y con líneas de expresión. Elaborada con aloe vera, aceite de rosa mosqueta, alantoína, colágeno, elastina vegetal, silicio y complejos nutritivos. Fórmula estudiada para proteger, hidratar, regenerar y recuperar la elasticidad de la piel. Contiene factor de protección solar.
  • Crema de Rosa Mosqueta. El aceite de rosa mosqueta es un excelente aliado de la piel, manteniéndola suave y luminosa. Favorece la producción de colágeno, indicada para atenuar líneas de expresión, cicatrices y proteger la piel frente al foto-envejecimiento. Enriquecida con aloe vera y aceites vegetales hidratantes y protectores. Especialmente indicada para pieles secas y dañadas.
  • Crema con argán y ácido hialurónico. El aceite de argán es reconocido por sus propiedades como agente rejuvenecedor, estimulando la regeneración y oxigenación de las células de la piel y aportando elasticidad, brillo y suavidad. El ácido hialurónico hidrata en profundidad y atenúa los signos de la edad, proporcionando un aspecto liso y rejuvenecedor. Además, la presencia de aceites de rosa mosqueta y aguacate, aloe vera y elastina mejoran visiblemente la salud y el aspecto de la piel.
  • Crema hidratante con centella asiática. La centella asiática es una fuente inagotable de beneficios para nuestra piel. Presenta un efecto estimulante de la síntesis de colágeno, previniendo y atenuando la aparición de signos de la edad. Enriquecida con sales del Mar Muerto y vitamina E. Ayuda a reducir la inflamación y a mimar el cutis.
  • Crema hidratante de zanahoria. Una crema asombrosa de rápida absorción que nutre, humecta y revitaliza la piel. Enriquecida con aceite de zanahoria y vitaminas A, B2, B1, C y E. Mejorada con minerales naturales del Mar Muerto con propiedades regeneradoras.
  • Crema regeneradora facial de própolis. Crema nutritiva de noche, especialmente indicada para pieles secas, apagadas y castigadas. Elaborada con aceites de oliva, rosa mosqueta, jojoba, aguacate, borraja y noni, manteca de karité, tintura de própolis y aceites esenciales 100% naturales.

Foto: 

www.ellahoy.es

Alimentación en otoño e invierno: consejos dietéticos0

Detrás de muchas enfermedades físicas y emocionales, a menudo hay una dieta inadecuada. Una buena alimentación en otoño e invierno debe priorizar aquellos alimentos que nos proporcionan la energía específica necesaria para adaptarnos a los cambios de temperatura y a la humedad. También utilizamos la energía de estos alimentos para regenerar distintos órganos.

El otoño es tiempo de interiorización. Nuestro organismo, como la propia naturaleza, necesita recogerse, relajarse y volverse a concentrar en las tareas y estudios habituales. Es el momento de reforzar el sistema inmunitario y de generar calor interno para prevenir gripes y resfriados. Nuestra alimentación en otoño e invierno debe tener en cuenta que éstas son las estaciones para mimar pulmones, riñones, intestino grueso y vejiga. Todo lo que hagamos por ellos en estos meses tendrá un efecto preventivo y curativo. 

Principales productos de la alimentación en otoño e invierno

Cereales

  • Debemos consumir sobre todo mijo, quinoa, arroz de grano medio y corto, arroz salvaje, avena y trigo sarraceno. De manera más ocasional, tomaremos cuscús, bulgur, pan y pasta.
  • Estilos de cocción: en olla a presión, hervidos sin previo remojo, salteados con verdura y un poco de aceite una vez cocidos. Con restos de cereales se pueden hacer croquetas o enriquecer sopas y otros platos.

Alimentos proteicos

  • La alimentación en otoño e invierno debe incluir pescado, seitán y leguminosas: judías, lentejas, garbanzos, soja y sus derivados (azuki, tofu, tempeh…). Debe reducirse el consumo de carne, huevos y lácteos. De manera ocasional, podemos realizar algún frito.
  • Las cocciones tienen que ser más largas, más lentas y con menos agua. Cuanto más frío haga, añadiremos un poquito más de aceite de 1ª presión. Es época para hacer estofados y cocinar al horno. También podemos cocinar la carne a la plancha (después de haberla macerado con tamari y hierbas aromáticas).

Verduras

  • Aconsejamos principalmente las redondas y de raíz (zanahoria, nabo, chirivía, calabaza, cebolla, daikon…), complementándolas con verduras de hoja verde (perejil, berro, judía verde…). Es también un buen momento para el brócoli, la col, la coliflor y las algas. Hay que comer menos patata, boniato, tomate, berenjena y pimiento.
  • La alimentación en otoño e invierno debe incluir verduras al horno, consomés, caldos con algas, sopas remineralizantes y cremas de verduras. Hay que reducir las ensaladas crudas en favor de las ensaladas tibias con verduras escaldadas.
Verduras propias de la alimentación en otoño e invierno.
Verduras propias de la alimentación en otoño e invierno.

Aceites

  • De oliva de 1ª presión en frío. Aporta energía y calor al organismo, al mismo tiempo que favorece la salud cardiovascular.
  • Semillas: sésamo, calabaza, girasol… Con ellas podemos enriquecer los salteados, las cremas de verduras, etc.
  • Los frutos secos (avellanas, nueces, almendras, piñones…) preparan el organismo para el frío.

Frutas

Debemos apostar por las frutas del tiempo y tomar sólo ocasionalmente frutas tropicales. Es el momento de hacer compotas, tartas o cocinar frutas al vapor y al horno.

Otros alimentos

  • Hierbas aromáticas secas y especias: canela, jengibre, clavo y nuez moscada, ya que generan calor interno.
  • Bebidas calientes de leches vegetales (avena, arroz, soja, almendras o avellanas) sin azúcar y con café de cereales.

Complementos para reforzar la alimentación en otoño e invierno

  • Productos de la colmena (polen, jalea real, própolis, miel).
  • Oligoelementos.
  • Plantas medicinales (en infusiones, jarabes, viales, extractos líquidos, comprimidos o cápsulas) para prevenir y tratar afecciones típicas de la época de frío: alteraciones del sistema inmune, resfriados, bronquitis, laringitis, sinusitis… ¡Déjese asesorar por su herbolario para saber cuál es la mejor planta en cada caso!

Própolis: un antibiótico natural0

El própolis  (o propóleo) es un producto de la colmena fabricado por un número relativamente pequeño de abejas especializadas. El própolis destaca por sus propiedades bactericidas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Podríamos decir que es un antibiótico natural, un producto eficaz para evitar o tratar resfriados. El propóleo está compuesto por resinas que las abejas recolectan de las yemas y cortezas de determinados árboles como el álamo, el castaño, el pino, el sauce, el abeto, la encina, el roble o el abedul. Además, las abejas enriquecen estas resinas añadiéndoles sustancias elaboradas por ellas mismas.

El color del própolis es variable y va desde el amarillo verdoso hasta el pardo rojizo o el marrón oscuro. El olor del propóleo recuerda al incienso y su sabor es acre-amargo. El própolis es sólido (se funde entre los 60 y 70 grados centígrados) e insoluble en agua fría.

Composición del própolis

  • Resinas y bálsamos (50%)
  • Cera (25-35%)
  • Aceites esenciales (10%)
  • Polen (5%)
  • Otras sustancias (5%), entre las cuales destaca:
  • Vitaminas: provitamina A y vitamina B3 (niacina)
  • Minerales y oligoelementos (aluminio, bario, calcio, cromo, cobalto, cobre, estaño, hierro, manganeso, níquel, silicio, estroncio, titanio, vanadio y zinc).
  • Flavonoides: acetanina, ácido benzoico, ácido caféico, ácido cinámico, ácido fenólico, crisina, dimetoxiflavona, galangina, quercetina…

Beneficios terapéuticos del própolis

  • Estimula las defensas para prevenir y tratar infecciones (infecciones de orina, infecciones bucales…), estados febriles y afecciones de otorrinolaringología (anginas, faringitis, laringitis, rinitis, sinusitis y otitis). Favorece la producción de anticuerpos.
  • Tiene una acción antimicrobiana, antibactericida, antiviral (gripe, resfriados…) y antifúngica. Es eficaz contra hongos como la Candida albicans, que en exceso produce la candidiasis.
  • Es regenerador y cicatrizante. Es muy indicado en enfermedades de la piel: contusiones, heridas, sabañones, grietas, quemaduras, abscesos, llagas, forúnculos, supuraciones, úlceras, lesiones anales y perianales, verrugas, durezas, callosidades, eczemas, psoriasis, micosis y herpes.
  • Es un antioxidante muy utilizado en cosmética como conservante.
  • Es antiinflamatorio y posee una acción de anestesia local.
  • Da buenos resultados en afecciones genitourinarias: infecciones e inflamaciones (cistitis y vaginitis).
  • Es eficaz en afecciones de boca y dientes: higiene bucal, aftas, gingivitis y dolores e infecciones bucales.
  • También en afecciones gastrointestinales: gastritis, úlceras, colitis, disquinesias biliares, colecistitis crónica…
  • Y en inflamaciones del ojo y anexos: orzuelos y blefaritis.
  • También es utilizado en casos de reumatismo.
El própolis  lo elaboran un pequeño número de abejas especializadas.
El própolis lo elaboran un pequeño número de abejas especializadas.

Presentaciones comerciales de propóleo

  • Jarabe de própolis. Previene y protege las vías respiratorias y fluidifica las mucosidades. Un adulto debe tomar una cucharada sopera antes de cada comida. En el caso de los niños, una cucharada de postre antes de cada comida. Está compuesto por sirope de trigo, agua, miel, zumo concentrado de sauco y limón, extracto de própolis, de salvia, de plántago y de tomillo, pectina y ácido.
  • Cápsulas de equinácea, própolis y vitamina C. Excelente aliado para prevenir y tratar resfriados. Está compuesto por extracto de equinácea, que ayuda a aumentar las defensas, extracto de própolis y vitamina C. Su formulación lo hace un complemento ideal para afrontar los cambios de estación o para personas que trabajan en un entorno con mucho contacto físico (como profesores, personal hospitalario o personal geriátrico…). Se recomienda la toma de dos cápsulas al día con un buen vaso de agua.
  • Tintura de própolis. Indicado como protector natural de la cavidad buco-faringe (hacer gárgaras 3 veces al día con 12 gotas en medio vaso de agua tibia, tragando el último sorbo). También es eficaz para desórdenes gastrointestinales (12 gotas en un vaso de agua tibia, 2 veces al día). Contiene etanol y própolis. También disponemos de una tintura sin alcohol).
  • Spray de própolis. Indicado para la higiene de la cavidad buco-faringe, problemas de las vías respiratorias superiores y mal aliento. Actúa como antiséptico bucal. Está compuesto por agua, glicerina, extractos de própolis, salvia, limón, árbol de té y miel.
  • Ungüento de própolis.  Se utiliza como cicatrizante, regenerador celular y problemas de piel. Se debe aplicar 1 ó 2 veces al día en la zona afectada. Está compuesto por aceite de oliva y karité, cera de abeja y própolis.

El propóleo se conserva fácilmente, aunque es preferible guardarlo en frascos de color topacio, bien cerrados y en lugares frescos. Permanece durante largos periodos sin alterar su composición química ni sus propiedades antibacterianas.

Enlaces relacionados:

 

Foto: www.thenonblonde.com

Astenia primaveral: cuáles son los síntomas y cómo tratarla con remedios naturales0

La astenia primaveral se caracteriza por una sensación generalizada de cansancio y fatiga física y mental y afecta con mayor incidencia a mujeres que a hombres.

¿Sabías que la vida media de nuestros glóbulos rojos es de aproximadamente unos cuatro meses? Cada cuatro meses nuestro cuerpo lleva a cabo una renovación de los glóbulos rojos y este fenómeno puede coincidir con los cambios de estación provocándonos una bajada de defensas. Varias hipótesis pueden explicar la astenia primaveral, entre ellas una disminución de las beta-endorfinas (sustancias que genera el sistema endocrino).

Es por este motivo, sumado a los cambios climatológicos y al aumento de partículas en suspensión, lo que hace realmente interesante el uso de complementos alimenticios que nos puedan ayudar a reforzar las defensas y a mejorar el estado anímico durante la entrada de la primavera. Hay productos con alto valor nutricional, como el Polen o la Jalea Real, que además de ser muy ricos en vitaminas, son unos perfectos aliados. También complementos como el Própolis, la Equinácea (Echinacea angustifolia) o la raíz de Astrágalus (Astragalus membranaceus) nos ayudarán a mantener el sistema inmunológico en buenas condiciones.

La astenia primaveral suele afectar más a la mujer que al hombre
La astenia primaveral suele afectar más a la mujer que al hombre

Es importante durante esta época tener especial atención a las personas mayores, niños pequeños, personas con problemas de anemia y respiratorios, pero también personas que sufren mucho estrés por el trabajo o el estudio. Estas personas son más vulnerables a las bajadas inmunológicas. Así pues, les puede ayudar mucho tomar un refuerzo vitamínico y mineral.

Los suplementos como la Equinácea y el Astrágalus harán más fuertes tus defensas, pero si lo complementas con la Jalea Real o el Polen también lo notarás en el aspecto de tu piel, la fuerza de tu cabello y en tu energía y vitalidad.