Ajo negro: un superalimento para reforzar tus defensas0

El ajo negro es originario de Japón y se cree que su aparición fue debida a que un científico japonés investigó cómo reducir el olor tan intenso del ajo blanco. Por eso, se le ocurrió una idea: ponerlo a ahumar. Cuando terminó el proceso, pudo comprobar que había cambiado de color, volviéndose negro; también de olor, no tan intenso; y el sabor, haciéndose más suave y sutil, con un ligero toque a vinagre balsámico. Incluso vio que también había cambiado su textura, consiguiendo así que ésta fuese más cremosa.

Empleado como condimento en la cocina asiática, su uso se ha ido extendiendo a Europa y América del Norte, llegando a ser muy popular en la alta cocina de Estados Unidos.

El ajo negro está considerado como un superalimento por muchos nutricionistas porque no sólo conserva las mismas propiedades medicinales y nutritivas que el ajo común, sino que las supera. Vamos a ver algunas de ellas!

Ajo negro
Ajo negro

Propiedades del ajo negro:

  • Energizante natural, adecuado tanto para deportistas como para estudiantes. Se aconseja tomar entre 1 y 3 dientes de ajo diarios en ayunas.
  • Es un buen aliado contra el estrés, la ansiedad y la depresión ya que es rico en nutrientes que ayudan a combatir este tipo de trastornos.
  • Mejora la actividad de la próstata.
  • Es diurético debido a su alto contenido en potasio.
  • Tiene propiedades antioxidantes, debido a su contenido en alicina.
  • Alimento rico en vitamina C.
  • Ayuda a reforzar el sistema inmunitario, por lo que se aconseja su consumo durante el otoño y el invierno para así aumentar nuestras defensas.
  • Aconsejable para reducir el colesterol y los triglicéridos.
  • Reduce la hipertensión.
  • Su consumo periódico ayuda a adelgazar. Las infusiones de ajo negro y canela sirven para calmar el aparato digestivo así como para controlar la acumulación de gases y flatulencias.
  • Fuente natural de nutrientes y minerales (zinc, hierro, calcio, potasio, sodio, yodo, magnesio, etc.).

En España, también ha aumentado su consumo en la cocina. A continuación, te proponemos una receta fácil donde incorporarlo sin que se note su presencia:

Arroz integral con verduras, butifarra y ajo negro

Ingredientes para 4 personas: ¼ kg. de arroz integral, 1 berenjena pequeña, 1 pimiento rojo, 1 pimiento verde, 1 pimiento amarillo, 1 cebolla grande, 1 calabacín pequeño, 8 dientes de ajo negro y ½ kg. de butifarra fresca.

Lavamos y hervimos el arroz integral. También lavamos y cortamos todas las verduras en trozos pequeños. Las ponemos en una sartén con un poquito de aceite hasta que se doren, junto con los dientes de ajo. Posteriormente, en el mismo aceite, freímos la butifarra.

En un bol grande, añadimos las verduras y el ajo negro al arroz integral. Cortamos la butifarra en trozos pequeños y los añadimos. Removemos todos los ingredientes hasta que queden bien mezclados y… listo para servir! Si se desea, podemos decorar el plato con unas hojitas de menta.

Neem, el árbol del siglo XXI2

El neem (Azadirachta indica) es un árbol originario de la India, aunque también se puede encontrar en los trópicos de Asia, África y América. Es un árbol grande (puede sobrepasar los 15 metros), de hojas compuestas, flores flagantes y púrpuras que aparecen en marzo y abril. El neem ha sido declarado por las Naciones Unidas como el “árbol del siglo XXI” por sus propiedades medicinales, conocidas y utilizadas por la medicina ayurveda desde hace 5.000 años y avaladas por más de 2.000 estudios de la comunidad científica. En neem se conoce popularmente en la India como la “farmacia del pueblo”.

La corteza, las hojas y las semillas de neem son ricas en principios activos como alcaloides, principios amargos, flavonoides, ácidos grasos, esteroles o ácido tánico, entre otros. Con el neem se pueden tratar una gran diversidad de enfermedades, revitalizar el sistema inmunológico y, en general, fortalecer la salud. Es uno de los mejores purificadores y desintoxicadores de la sangre y actúa como antiviral, antifúngico, antiséptico, analgésico y antiparasitario.

Neem
Neem: en la medicina ayurveda de la India es conocido como “la farmacia del pueblo”.

Enfermedades que podemos tratar con el neem

  • Diabetes. En la India se ha utilizado tradicionalmente para reducir el azúcar en sangre (tomado después de las comidas, reduce el azúcar hasta un 50%). Aunque no está claro cómo actúa, se cree que incrementa la producción de insulina o bien normaliza la acción del páncreas.
  • Herpes. Combate el virus del herpes, sanando rápidamente las heridas.
  • Próstata. Estudios científicos demuestran que las hojas de neem destruyen las células cancerígenas. Su consumo habitual previene el cáncer de próstata. También es efectivo para disminuir la inflamación de este órgano.
  • Trastornos dentales. Investigadores alemanes aseguran que la corteza y las hojas de este árbol previenen la caries y otros trastornos como piorrea, aftas, encías inflamadas o sangrantes, hongos o gingivitis.
  • Gripes y resfriados. Consumir cápsulas o té de neem fortalece el sistema inmunitario, protegiendo eficazmente contra la aparición de gripes y resfriados.
  • Sistema digestivo. Se emplea la corteza para el tratamiento de parasitosis intestinales.
  • Fiebre. El neem posee una actividad antifebril, así como antiinflamatoria y analgésica.

Cómo utilizar el neem

Tanto las hojas como la corteza se pueden utilizar en decocción o reducidas a polvo. También se comercializa en forma de extracto seco. El aceite de semilla de neem sólo se puede emplear para uso externo.

  • Polvo: de 5 a 9 gramos diarios en dos veces, acompañado de abundante agua, durante 3 ó 5 días.
  • Deccoción: se necesita una cucharada sopera de hoja o corteza troceada en dos vasos de agua. Hay que ponerlo a hervir 10 minutos. Se puede tomar a sorbitos en 2 ó 3 veces.
  • Tintura o comprimidos. Hay que seguir las indicaciones del etiquetado.

El neem es seguro para la mayoría de adultos, pero no se puede tomar durante periodos largos ya que podría dañar el hígado o los riñones. Es aconsejable seguir las pautas de un médico o terapeuta. Está contraindicado en niños, mujeres embarazadas y madres lactantes. En caso de cirugía, no se puede tomar durante las dos semanas anteriores a la operación.

Cuidar la próstata con remedios naturales y plantas medicinales2

La próstata es el órgano glandular del aparato genitourinario masculino. Localizado delante del recto y a la salida de la vejiga urinaria, este órgano tiene una forma similar a una castaña. La próstata contiene células que producen parte del líquido seminal y nutre los espermatozoides. Las hormonas masculinas estimulan el desarrollo prostático desde el desarrollo del feto hasta la edad adulta.

Principales enfermedades de la próstata

  • La prostatitis es la afección urológica más común en varones a medida que van envejeciendo. Es la inflamación de la próstata, con síntomas similares a los de infección de orina.
  • La hipertrofia benigna de próstata o Hiperplasia Prostática Benigna (HPB) es el crecimiento del tamaño de la próstata y puede originar sintomatología diversa como ganas de orinar con más frecuencia, escozor, menor fuerza en el chorro, aumento del número de micciones, ardor al orinar, goteo final e incluso fiebre.
  • El cáncer de próstata es más frecuente en hombres de edad avanzada, la agresividad del cual decrece por la caída de los niveles hormonales. Esta ralentización se utiliza como estrategia de tratamiento, bloqueando la acción de la testosterona con fármacos adecuados.

Remedios naturales para la próstata

  • Una dieta sana y equilibrada es la base de la salud. Algunos alimentos como el tomate (rico en licopenos), la soja (fuente de isoflavonas), la cebolla, la col, el brócoli, las pipas de calabaza, los brotes de alfalfa, el limón, el té verde, el pimentón rojo (contiene capsaicina) y el zumo de granada están especialmente indicados para mantener el buen funcionamiento de la próstata y estabilizar la tasa de PSA.
  • Ejercicio moderado.
  • Respetar las horas de sueño.
  • El zinc es el mejor mineral para el cuidado de la próstata. Es eficaz en la hiperplasia benigna de próstata porque reduce el tamaño y disminuye la sintomatología. Podemos encontrar este elemento en complementos alimenticios. Son alimentos ricos en zinc los espárragos, las borrajas, el apio, los higos, las patatas, los cacahuetes, las berenjenas, los rábanos, etc.
  • El resveratrol (presente en la uva y sus derivados) es un antioxidante muy eficaz para combatir enfermedades del corazón, además de ser un gran aliado de la próstata.
Epilobio, una de las principales plantas para el cuidado de la próstata.
Epilobio, una de las principales plantas para el cuidado de la próstata.

Plantas medicinales para la próstata

  • Epilobio (Epilobiun parviflorum).Por su riqueza en taninos elágicos oenotina A y B, presenta una acción desinflamante de la próstata al inhibir los enzimas responsables involucrados en la hiperplasia benigna de próstata. También la presencia, en sus hojas, de flavonoides derivados del miriceto tienen una acción antiinflamatoria. El epilobio se encuentra en el mercado en multitud de formas. Sin embargo, se consume sobre todo como infusión, una vez troceada la planta seca. Para prepararla, necesitamos dos cucharadas soperas para medio litro de agua. Se deja reposar y se toma a lo largo del día.
  • Ciruelo africano (Pygeum africanum): la corteza de este árbol posee un complejo lípido-esterólico que actúa como antiinflamatorio prostático.
  • Buchú (Barosma betulina): Sus hojas se utilizan para el tratamiento de las afecciones inflamatorias e infecciosas del tracto urinario (prostatitis, cistitis, uretritis, pielonefritis).
  • Hipérico (Hypericum perforatum): Su marcada actividad antiinflamatoria resulta interesante para reducir la inflamación prostática.
  • Calabaza (Cucurbita pepo): El consumo de sus semillas (por el contenido en cucurbitina) también han demostrado una disminución de los síntomas prostáticos al disminuir la inflamación de la glándula.
  • Palmera de Florida (Sabal serrulata): sus frutos tienen una acción descongestionante, antiinflamatoria y antiedematosa sobre la próstata así como un efecto regenerador del epitelio prostático. Además tiene un efecto antiandrógenico (inhibe los efectos de las hormonas sexuales masculinas).