Baobab, munición nutricional0

El Baobab (Adansonia) es un árbol majestuoso que encontramos en la extensa sábana africana así como en Madagascar y Australia. Es conocido comúnmente por los africanos como “Árbol Mágico”, “Árbol Farmacia” o “Árbol de la Vida” por sus múltiples propiedades y beneficios para el organismo. También conocido como “Árbol botella” por la forma de su tronco. Cuenta la leyenda que era un árbol tan presumido que un dios le dio la vuelta. Por esta razón, parece que las ramas están enterradas y las raíces crecen hacia arriba.

En África se ha utilizado el fruto del baobab durante siglos para tratar tanto fiebre, malaria y problemas gastrointestinales como deficiencia de vitamina C, ya que tiene un alto valor nutritivo. Es una baya seca o una gruesa cápsula con forma de melón alargado que parece un gran coco verde y en su interior están las semillas y la pulpa, de color crema, que se consume en forma de polvo.

Fruto del Baobab

Propiedades y beneficios del fruto del baobab:

  • Fibra prebiótica que estimula y equilibra la flora intestinal, mejorando la digestión y favoreciendo el tránsito intestinal ya que posee un 45% de fibras alimenticias muy ricas en taninos, pectina y mucilágenos.
  • Alto contenido en vitamina C, que ayuda al organismo a formar colágeno y elastina para que nuestra piel luzca tersa y con elasticidad. El consumo de vitamina C ayuda a mantener las venas fuertes y tonificadas, evitando las venas varicosas. Además ayuda a mejorar nuestro sistema inmunitario. Tan sólo 25 gr. de pulpa de baobab cubren nuestras necesidades diarias (10 veces más que la naranja).
  • Protector hepático, ligado a varios componentes de su pulpa.
  • Fortalece los huesos ya que posee 3 veces más calcio que la leche.
  • Alto valor nutritivo, indicado especialmente para niños en edad de crecimiento o con carencias nutricionales o personas que deseen aumentar su rendimiento deportivo.
  • Riqueza de minerales: calcio, hierro, fósforo, zinc, potasio y magnesio.
  • Antiinflamatorio. Antioxidante celular que ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades degenerativas y otros signos de envejecimiento. Posee 3 veces más cantidad de antioxidantes que los arándanos.
  • Aporte de vitaminas esenciales (B1, B3 y B6) así como betacarotenos (vitamina A y E).
  • Fuente de omega-3: 27 mg. por cada gramo de producto (polvo seco).

Un nuevo “topping” con el que enriquecer batidos, zumos, yogures y leches vegetales, si les añadimos 1 ó 2 cucharadas al día de polvo.

¡Disfruta de los beneficios de incluir baobab a tu dieta diaria!

Cardo mariano: una planta para proteger el hígado0

El cardo mariano (Silybum marianum L.) es de la familia de las Asteráceas y crece espontáneamente en zonas templadas, especialmente del sur de Europa. El cardo mariano destaca por ser un gran protector hepático y ha sido utilizado con fines medicinales desde la más remota antigüedad. Teofrasto (372-278 a.C.), Plinio (23-79) y Dioscórides (40-90) ya hablaban de las propiedades curativas de esta planta. Culpeper (1616-1654) recomendaba el cardo mariano para remover las obstrucciones del hígado y del bazo.

Descripción y composición del cardo mariano

Botánicamente podemos describir el cardo mariano como una planta anual, de tallo ramoso y robusto, hojas brillantes, grandes y onduladas, flores de color púrpura colgantes con capítulos terminales grandes. Los frutos del cardo mariano son negros, brillantes y provistos de un ligero moteado blanco.

En la composición de esta planta medicinal encontramos flavonoides (flavonolignanos), especialmente silimarina y sus isómeros, aceites esenciales ricos en ácidos grasos, compuestos proteicos, mucílagos y taninos. Las hojas del cardo mariano son ricas en ácido fumárico.

El cardo mariano es un gran protector hepático. Su mayor efectividad se observa en personas con lesiones de origen tóxico.
El cardo mariano es un gran protector hepático. Su mayor efectividad se observa en personas con lesiones de origen tóxico.

Aplicaciones medicinales del cardo mariano

  • El cardo mariano es un gran protector hepático, especialmente sus frutos. La silimarina estabiliza las membranas de las células del hígado mediante un mecanismo antioxidante (dicha propiedad se ha comprobado en muchos ensayos y casos clínicos de intoxicación hepática). La mayor efectividad de esta planta se observa en personas con lesiones de origen tóxico.
  • El cardo mariano protege las células de los riñones en caso de insuficiencia renal.
  • Reduce la resistencia a la insulina en pacientes con diabetes tipo II que también padecen cirrosis.
  • Esta planta medicinal palía los efectos de la resaca.
  • Tiene propiedades antihemorrágicas.
  • El cardo mariano está especialmente indicado para proteger el hígado de las personas que toman muchos medicamentos, sobre todo antiinflamatorios, analgésicos o antivirales.
  • El cardo mariano también se utiliza como tratamiento paliativo en algunos hospitales de referencia de países desarrollados.

El cardo mariano es una planta segura, sin toxicidad incluso a dosis superiores a las habituales. No obstante, en caso de extractos estandarizados muy potentes, aconsejamos el asesoramiento de un profesional, ya que podría interferir disminuyendo o aumentando la acción de algunos medicamentos.

El cardo mariano, fácilmente distinguible en primavera por las franjas de color lechoso que aparecen en sus hojas y por su inflorescencia característica, es uno de los muchos tesoros que tenemos en nuestra flora y que debemos conservar.

Núria Teixé, Licenciada en Farmacia y Bioquímica

Foto: www.buenasalud.net