Cómo reforzar la mente y mejorar la memoria2

Reforzar la mente y mejorar la memoria requiere ejercicio y entrenamiento. Es de vital importancia ejercitarla a diario para mantener la agudeza y la salud mental a medida que nos hacemos mayores, así como para mantener la capacidad de comprensión, la imaginación y la creatividad.

Es fundamental romper la rutina de nuestro cerebro para reforzar la mente: sentir curiosidad por aquello que nos rodea o por entender cómo funciona un determinado aparato, cambiar de ruta para ir a un lugar, utilizar la otra mano, leer libros de una temática distinta a la habitual… También son aconsejables los juegos para activar la inteligencia, como los crucigramas, sudokus y ejercicios de brain gym.

El ejercicio físico ayuda a eliminar el estrés. Las situaciones de presión, la pena o el exceso de trabajo enturbian la mente y por eso perdemos la memoria o comentemos despistes.

La alimentación sana es una parte fundamental de la salud cerebral. La dieta debe ser variada y rica en ácidos omega 3, manteniendo a raya las grasas saturadas.

Además, existen complementos naturales para mejorar el rendimiento intelectual, en situaciones de mucha carga de trabajo o épocas de exámenes.

Existen complementos naturales para mejorar la memoria y reforzar la mente.
Existen complementos naturales para mejorar la memoria y reforzar la mente.

Complementos naturales para mejorar la memoria

  • Los ácidos grasos Omega 3, especialmente EPA y DHA, mejoran la capacidad cognitiva, la atención y la memoria de jóvenes y adultos, además de reforzar el sistema nervioso. Favorecen también el desarrollo óptimo del cerebro desde la gestación y durante la lactancia.
  • La lecitina de soja mejora los procesos de aprendizaje, la memoria, la capacidad intelectual y la agilidad mental. Es recomendable en situaciones de estrés, de falta de memoria y de agotamiento físico y mental. La lecitina de soja es fuente de fosfatidilcolina, importante en la formación y el mantenimiento de los neurotransmisores, componentes indispensables en la comunicación neuronal.
  • El fósforo favorece la concentración y la memoria. Este mineral forma parte de las membranas celulares como fosfolípidos, que ayudan a las células cerebrales a comunicarse entre sí. Encontramos fósforo en alimentos como los frutos secos, los cereales y las legumbres.
  • El ginkgo biloba aumenta la circulación sanguínea central y periférica y, por lo tanto, la irrigación de los tejidos, principalmente del cerebro. Se recomienda a personas de avanzada edad y a estudiantes para mejorar su capacidad de retención y memoria.
  • La jalea real contiene vitaminas, minerales y aminoácidos. Estimula el sistema nervioso y aporta energía. Mejora la oxigenación del cerebro y los estados de ánimo, con lo cual se puede apreciar la sensación de mejora física e intelectual. Es una fuente rica en acetilcolina, sustancia vital que permite a las terminaciones nerviosas del cerebro transferir los impulsos de una fibra a otra.
  • El eleuterococo  o ginseng siberiano restaura el equilibrio general del cuerpo y actúa como remedio antiestrés. Proporciona vigor, aumenta la memoria y predispone a la actividad. Estimula el sistema nervioso central y aumenta el rendimiento físico y intelectual, así como la resistencia del organismo frente al agotamiento.
  • Dos gotas de aceite esencial de menta aplicadas sobre cada sien –o mediante un aromatizador– despejan la mente y favorecen la concentración, la imaginación y la creatividad. Por su efecto efecto analgésico, se utiliza en caso de dolor de cabeza o migrañas.

Foto: www.homeopatia-online.com