Germen de trigo: cinco motivos para incorporarlo a tu dieta0

El germen del trigo es la parte interior del grano. Contiene todas las sustancias que la planta necesita para germinar y madurar. La mayoría de harinas y productos derivados del trigo que consumimos pasan por un proceso de refinamiento en el que se elimina el germen. Sin embargo, es muy rico en proteínas, minerales y vitaminas, y se trata de un excelente complemento nutritivo.

¿Quieres conocer los principales beneficios que aporta el germen de trigo, así como las propiedades que tiene como cosmético natural? Pues entonces, sigue leyendo…

Propiedades del germen de trigo:

  • Desarrollo muscular: por su alta cantidad de proteína y hierro, el germen de trigo es altamente recomendable para el desarrollo muscular. Muchos deportistas lo incluyen en su dieta para mejorar su rendimiento, especialmente para entrenamientos intensos. Es un excelente regenerador de los tejidos, muy útil para mantener la musculatura, las paredes de los vasos sanguíneos y el corazón en perfectas condiciones.

También es un gran apoyo en fases de crecimiento, embarazo, lactancia y estados postoperatorios. Contribuye a la cicatrización de heridas y a metabolizar las proteínas.

  • Antiestrés: la vitamina B2 que contiene el germen de trigo ayuda a combatir las migrañas, mantener una buena salud ocular y reducir problemas nerviosos como el insomnio, la ansiedad o el estrés. Además, su contenido en magnesio y zinc ayuda a combatir la fatiga física y el cansancio intelectual.
  • Antioxidante: el alto contenido en vitamina E convierte el germen de trigo en un potente antioxidante. A nivel celular controla la síntesis de enzimas que generan sustancias tóxicas y es eficaz como preventivo de la arteriosclerosis.
  • Equilibra los niveles de grasas y azúcares en sangre porque contiene ácidos grasos omega-3 y omega-6, que intervienen en los procesos de asimilación de las grasas, azúcares y proteínas. También aporta fosfolípidos que previenen la acumulación de colesterol, y zinc que facilita la asimilación y almacenamiento de la insulina.
  • Protector cardiovascular: es rico en potasio y magnesio, lo cual contribuye a mejorar la circulación, regulando la presión arterial, e incluso podría prevenir enfermedades reumáticas o artritis. Mantiene la integridad del sistema vascular y el sistema nervioso central.

Y además… Por ser rico en fibra, ayuda a favorecer el tránsito intestinal. También es un alimento indicado para personas con un nivel alto de ácido úrico, ya que ayuda a evitar ataques de gota. El germen de trigo favorece el equilibrio del sistema inmunológico y regula funciones fisiológicas y endocrinas. E incluso ayuda en el tratamiento de la esterilidad.

¿Cómo tomar germen de trigo?

Puedes encontrarlo en nuestros herbolarios y en nuestra tienda on line.

Los copos o escamas pueden tomarse durante el desayuno, mezclados con los cereales, espolvoreados en la leche, yogur… o también en ensaladas, sopas, sémolas o zumos.

El aceite de germen de trigo (muy rico en vitamina E y en ácidos grasos poliinsaturados) se ingiere en forma de cápsulas y perlas que deben tomarse durante las comidas.

Germen de trigo
Germen de trigo

Cuida de tu piel y cabello con aceite de germen de trigo

El germen de trigo tiene un alto contenido en vitaminas del grupo B, entre las que se encuentran la B1, B2 y B6. Todas ellas, junto a minerales como el zinc y el magnesio, convierten el aceite de germen de trigo en un fantástico tratamiento de belleza.

Nutre y regenera la piel. Sus propiedades antioxidantes retrasan el envejecimiento de la piel, previniendo arrugas, líneas de expresión y piel flácida. Dota la piel de vitalidad y le da un aspecto saludable. También ayuda a prevenir estrías y cicatrices.

Mejora enfermedades como la psoriasis o el eczema y se recomienda en quemaduras, incluyendo las provocadas por el sol, y las erupciones cutáneas.

Refuerza y repara el cabello. Nutre y da vigor al cabello, a la vez que combate la caspa. Mejora el aspecto del pelo seco, elimina el encrespado y repara cabellos muy dañados por productos químicos o calor. Masajear el cabello con germen de trigo también promueve su crecimiento y ayuda a mantener los folículos pilosos sanos.

Estreñimiento: los mejores laxantes naturales6

Dedicamos este post a los laxantes naturales debido a las múltiples consultas que recibimos de personas que necesitan regular su tránsito intestinal. El origen del estreñimiento puede tener diferentes causas, casi todas ellas están relacionadas con el estilo de vida y la alimentación.

Posibles causas del estreñimiento

  • Alimentación inadecuada: siempre decimos que uno de los pilares de la salud es hacer una dieta equilibrada y variada, rica en fibra, frutas y verduras.
  • Poco consumo de agua: deberíamos beber un mínimo de 1,5 litros de agua al día.
  • Mala digestión: puedes recuperar el artículo sobre plantas digestivas. Las infusiones de hojas de boldo (Peumus boldus) son efectivas para digestiones lentas y pesadas. En ese post también hablamos de plantas útiles en caso de flatulencias y ardor o acidez de estómago.
  • Sedentarismo: siempre es recomendable hacer algún tipo de deporte suave, como caminar, ir en bicicleta, nadar o el que mejor se adapte a ti.

Aparte de incorporar hábitos de vida saludables, debes saber que también disponemos de remedios naturales para regular el tránsito intestinal y evitar que el estreñimiento se convierta en crónico.

Laxantes naturales

  • Probióticos. Son unos preparados que contienen microorganismos vivos que ayudan a reequilibrar la flora intestinal deteriorada por factores como el tipo de dieta, determinadas medicaciones o el estrés. Los probióticos son considerados también unos laxantes naturales, puesto que regulan el tránsito intestinal.
  • Semillas de lino (Linum usitatissimum) —también conocidas como linaza marrón— y semillas de psylium (Plantago psyllium) o zaragatona. Son dos buenos remedios contra el estreñimiento. Las puedes añadir en ensaladas, purés, yogur… Ambas semillas generan un mucílago en la pared intestinal, favoreciendo el movimiento del bolo fecal.
  • Fibra (salvado de trigo, salvado de avena o cáscara de zaragatona). Hace aumentar el tamaño de las heces, facilitando así que los alimentos transiten más rápido a través de los intestinos.
Las semillas de lino son un laxante natural a tener el cuenta en caso de estreñimiento.
Las semillas de lino son un laxante natural a tener el cuenta en caso de estreñimiento.

Tanto las semillas de lino como la zaragatona como la fibra se pueden tomar una cucharada mezclada con agua, zumo, yogur o purés, pero es muy importante tomarlo acompañado de un buen vaso de agua para que haga su efecto. Tanto las semillas para hacer el mucílago como la fibra para hincharse requieren agua y, si no se la damos, la cogerán del intestino, pudiendo así hacer el efecto contrario al deseado.

  • Magnesio. Actúa de manera mecánica relajando el esfínter anal.
  • Laxantes naturales a base de plantas como el sen (Cassia angustifolia) o la frángula (Rhamnus frangula) tienen propiedades laxantes muy efectivas, pero debes utilizarlos sólo de forma ocasional o por períodos cortos de tiempo.

Al dejar los laxantes naturales, un regulador intestinal a base de lino, salvado y cáscara de zaragatona tomado a diario puede ayudar a que tu organismo funcione de manera regular. En Manantial de Salud tenemos un regulador intestinal que mezcla lino, semilla de zaragatona, salvado de trigo y cáscara de zaragatona. Recomendamos tomar al menos una cucharada al día acompañada de un vaso de agua.