Neem, el árbol del siglo XXI2

El neem (Azadirachta indica) es un árbol originario de la India, aunque también se puede encontrar en los trópicos de Asia, África y América. Es un árbol grande (puede sobrepasar los 15 metros), de hojas compuestas, flores flagantes y púrpuras que aparecen en marzo y abril. El neem ha sido declarado por las Naciones Unidas como el “árbol del siglo XXI” por sus propiedades medicinales, conocidas y utilizadas por la medicina ayurveda desde hace 5.000 años y avaladas por más de 2.000 estudios de la comunidad científica. En neem se conoce popularmente en la India como la “farmacia del pueblo”.

La corteza, las hojas y las semillas de neem son ricas en principios activos como alcaloides, principios amargos, flavonoides, ácidos grasos, esteroles o ácido tánico, entre otros. Con el neem se pueden tratar una gran diversidad de enfermedades, revitalizar el sistema inmunológico y, en general, fortalecer la salud. Es uno de los mejores purificadores y desintoxicadores de la sangre y actúa como antiviral, antifúngico, antiséptico, analgésico y antiparasitario.

Neem
Neem: en la medicina ayurveda de la India es conocido como “la farmacia del pueblo”.

Enfermedades que podemos tratar con el neem

  • Diabetes. En la India se ha utilizado tradicionalmente para reducir el azúcar en sangre (tomado después de las comidas, reduce el azúcar hasta un 50%). Aunque no está claro cómo actúa, se cree que incrementa la producción de insulina o bien normaliza la acción del páncreas.
  • Herpes. Combate el virus del herpes, sanando rápidamente las heridas.
  • Próstata. Estudios científicos demuestran que las hojas de neem destruyen las células cancerígenas. Su consumo habitual previene el cáncer de próstata. También es efectivo para disminuir la inflamación de este órgano.
  • Trastornos dentales. Investigadores alemanes aseguran que la corteza y las hojas de este árbol previenen la caries y otros trastornos como piorrea, aftas, encías inflamadas o sangrantes, hongos o gingivitis.
  • Gripes y resfriados. Consumir cápsulas o té de neem fortalece el sistema inmunitario, protegiendo eficazmente contra la aparición de gripes y resfriados.
  • Sistema digestivo. Se emplea la corteza para el tratamiento de parasitosis intestinales.
  • Fiebre. El neem posee una actividad antifebril, así como antiinflamatoria y analgésica.

Cómo utilizar el neem

Tanto las hojas como la corteza se pueden utilizar en decocción o reducidas a polvo. También se comercializa en forma de extracto seco. El aceite de semilla de neem sólo se puede emplear para uso externo.

  • Polvo: de 5 a 9 gramos diarios en dos veces, acompañado de abundante agua, durante 3 ó 5 días.
  • Deccoción: se necesita una cucharada sopera de hoja o corteza troceada en dos vasos de agua. Hay que ponerlo a hervir 10 minutos. Se puede tomar a sorbitos en 2 ó 3 veces.
  • Tintura o comprimidos. Hay que seguir las indicaciones del etiquetado.

El neem es seguro para la mayoría de adultos, pero no se puede tomar durante periodos largos ya que podría dañar el hígado o los riñones. Es aconsejable seguir las pautas de un médico o terapeuta. Está contraindicado en niños, mujeres embarazadas y madres lactantes. En caso de cirugía, no se puede tomar durante las dos semanas anteriores a la operación.

Remedios naturales para niños: resfriados, piojos y dolor de oído0

Con este artículo queremos contribuir a que se mantengan, generación tras generación, aquellos remedios naturales para niños y niñas que nos preparaba la abuela o mamá cuando teníamos mal de tripa o de oído, o no podíamos dormir, o estábamos resfriados…¡Cuántos recuerdos de aquellas hierbas que nos preparaban, que nos ayudaban tanto a mejorar nuestro estado de salud y que tenían tan buen sabor!

Quizás intentemos recordar cuál era la mezcla que utilizaban nuestras abuelas y madres para dárselas a nuestros hijos. Pues aquí, tenéis una serie de remedios naturales para niños y niñas para aliviar algunas de esas molestias.

Remedios naturales para niños y niñas.
Remedios naturales para niños y niñas.

Remedios naturales para niños contra los resfriados

  • Tisana mucolítica. Pondremos malva, malvavisco y llantén (1 parte de cada). Añadiremos flores de pino y anís verde (½ parte de cada). En un cazo pondremos ¼ de litro de agua por cada cucharadita de postre de esta mezcla de plantas, dejaremos que hierva durante 1 minuto y apagaremos el fuego. Añadiremos ½ cucharadita de café de flores de tomillo. Dejaremos reposar durante 3 minutos y lo colaremos. Ya está lista para consumirla. Es importante que la tomemos caliente. El primer día se debe diluir bastante la infusión para que el niño se familiarice con el sabor. Si el pequeño aún toma el pecho, la madre puede tomar la infusión antes de amamantarlo.
  • Necesitamos lavanda y manzanilla (1 parte de cada), flores de pino, romero y tomillo (½ parte) y eucaliptus, de manera opcional. Herviremos 1 litro de agua en un cazo al que añadiremos 2 cucharadas soperas de la mezcla de hierbas y lo retiraremos del fuego. Dejaremos el cazo en la habitación del niño para que se impregne del vapor que desprende. Se puede añadir agua caliente y más hierbas conforme se vaya evaporando. Es importante evitar las vaporizaciones directas y más aún las vaporizaciones que sólo contengan eucaliptus.
  • Infusión para el baño. La misma infusión que hemos preparado para las vaporizaciones se puede colar y nos servirá más tarde como agua de baño para el pequeño. Con una esponja, le presionaremos suavemente sobre la espalda, el cuello y el pecho.

 

Remedios naturales para niños contra los piojos

  • Aceite capilar para eliminar piojos. Pondremos 30 ml de aceite de almendras, 7 gotas de aceite esencial de árbol de té y 7 gotas de aceite esencial de espliego en un recipiente de cristal oscuro. Lo mezclaremos y aplicaremos esta mascarilla de aceite capilar dejándola actuar durante 5 minutos aproximadamente. Peinaremos el cabello con un peine para liendres y enjuagaremos el cabello con el champú Cabello Sano de Manantial de Salud (contiene aceites esenciales 100% naturales de árbol de té y lavanda y extracto de resina de própolis). Después aplicaremos la loción repelente Cabello Sano de Manantial de Salud (con aceites esenciales 100% naturales de niaouli, árbol de té y lavanda) detrás de las orejas y la nuca. Repetiremos esto mientras exista riesgo de contagio.

 

Remedios naturales para niños contra el dolor de oído

  • Aceite macerado. Pondremos en un recipiente de vidrio un diente de ajo y flores de saúco, manzanilla e hipérico (1 parte de cada) añadiendo aceite de oliva hasta que cubra las flores. Coceremos a baño maría, tapado, durante 9 minutos. Lo retiraremos del fuego y, cuando se enfríe, lo colaremos con una gasa en una botella de color oscuro. Este aceite se aplica con un algodón alrededor de la oreja (nunca dentro del conducto auditivo) y luego se pone un paño caliente.
  • Los cataplasmas de alholva o fenogreco son otros remedios naturales eficaces para calmar el dolor de oído de nuestros hijos.
  • Aceite hidratante. Recomendamos aplicar unas gotitas en el orificio nasal del aceite hidratante Manantial de Salud para prevenir un exceso de mucosidad que puede provocar congestión y dolor de oído.

Pronto publicaremos otro artículo con más remedios naturales para niños y niñas. ¡Esperamos que estos consejos os sean de utilidad y os traigan buenos recuerdos!

Eucalipto: un aliado para el sistema respiratorio0

El eucalipto es un árbol de la familia de las mirtáceas originario de Australia. Su aceite esencial –extraído de las hojas, ramas adultas y frutos– hace del eucalipto una de las plantas más valoradas para tratar enfermedades del sistema respiratorio, puesto que permite respirar mejor, alivia la tos seca y favorece la eliminación de mucosidad.

El aceite esencial de eucalipto está compuesto en sus tres cuartas partes por eucaliptol. También contiene taninos, ácido elágico y ácido gálico, así como un 2,5% de eucaliptina, una sustancia con efectos bacteriostáticos (inhibe el crecimiento de bacterias). El aroma a madera, alcanforado y limpio del aceite esencial de eucalipto es penetrante, balsámico y antiséptico.

El eucalipto y sus propiedades para tratar problemas respiratorios

El eucalipto es una de las plantas más apreciadas para tratar patologías del aparato respiratorio debido a los beneficios que aporta su aceite esencial:

  • Reduce las inflamaciones y permite respirar mejor.
  • Estimula la secreción de saliva y alivia la tos seca.
  • Ayuda a eliminar la mucosidad.
  • Destaca por sus propiedades expectorantes, antiinflamatorias y antibacterianas, que le vienen dadas por el eucaliptol.
  • Tiene propiedades antisépticas (reduce la capacidad de infección de los microorganismos) y balsámicas, que aportan bienestar.

Cómo utilizar el aceite esencial de eucalipto

  • Unas gotas de aceite esencial de eucalipto en un bol con agua caliente nos reportará un ambiente limpio y libre de gérmenes infecciosos.
  • En casos de sinusitis o rinitis, los vahos con agua de eucalipto o aceite esencial de eucalipto diluido ayudan a descongestionar y respirar mejor. Si añadimos al eucalipto unas flores de malva y raíz de malvavisco, el efecto positivo mejorará debido a la acción emoliente de estas plantas.
  • Una fricción en el pecho o espalda con aceite esencial diluido tiene un efecto balsámico y expectorante que estimula las células secretoras de la mucosa bronquial.

El aceite esencial de eucalipto debe utilizarse siempre diluido, a dosis entre el 3% y el 5%. En personas con problemas de alergias, hay que realizar primero una prueba de sensibilidad antes de usar este aceite esencial. Combina muy bien, potenciando sus propiedades, con aceites de lavanda, romero, enebro, cedro, benjuí y pino.

Eucalipto y problemas respiratorios (tos, mucosidad)
El eucalipto también es un poderoso desinfectante ambiental.

Otros usos externos del aceite esencial de eucalipto

  • Las fricciones realizadas con aceite esencial de eucalipto diluido ayudan a mitigar el dolor de articulaciones afectadas por reumatismo, artrosis, dolores musculares o distensiones.
  • Es efectivo como desinfectante en casos de herpes o picaduras de insectos.
  • Es un poderoso desinfectante ambiental.

El eucalipto: de Australia al resto del mundo

Si bien decíamos al principio que el eucalipto es originario de Australia, lo cierto es que, debido a su rápido crecimiento, se ha aclimatado a toda la cuenca mediterránea, América del sur y amplias zonas de Asia, hasta llegar a competir ecológicamente con numerosas especies autóctonas. Existen más de 130 especies de eucalipto. Las más conocidas en nuestra flora son el Eucaliptus globulus, el Eucaliptus citriodora y el Eucaliptus radiata.

Foto: www.fotoszonasur.com.ar

Própolis: un antibiótico natural0

El própolis  (o propóleo) es un producto de la colmena fabricado por un número relativamente pequeño de abejas especializadas. El própolis destaca por sus propiedades bactericidas, antiinflamatorias y cicatrizantes. Podríamos decir que es un antibiótico natural, un producto eficaz para evitar o tratar resfriados. El propóleo está compuesto por resinas que las abejas recolectan de las yemas y cortezas de determinados árboles como el álamo, el castaño, el pino, el sauce, el abeto, la encina, el roble o el abedul. Además, las abejas enriquecen estas resinas añadiéndoles sustancias elaboradas por ellas mismas.

El color del própolis es variable y va desde el amarillo verdoso hasta el pardo rojizo o el marrón oscuro. El olor del propóleo recuerda al incienso y su sabor es acre-amargo. El própolis es sólido (se funde entre los 60 y 70 grados centígrados) e insoluble en agua fría.

Composición del própolis

  • Resinas y bálsamos (50%)
  • Cera (25-35%)
  • Aceites esenciales (10%)
  • Polen (5%)
  • Otras sustancias (5%), entre las cuales destaca:
  • Vitaminas: provitamina A y vitamina B3 (niacina)
  • Minerales y oligoelementos (aluminio, bario, calcio, cromo, cobalto, cobre, estaño, hierro, manganeso, níquel, silicio, estroncio, titanio, vanadio y zinc).
  • Flavonoides: acetanina, ácido benzoico, ácido caféico, ácido cinámico, ácido fenólico, crisina, dimetoxiflavona, galangina, quercetina…

Beneficios terapéuticos del própolis

  • Estimula las defensas para prevenir y tratar infecciones (infecciones de orina, infecciones bucales…), estados febriles y afecciones de otorrinolaringología (anginas, faringitis, laringitis, rinitis, sinusitis y otitis). Favorece la producción de anticuerpos.
  • Tiene una acción antimicrobiana, antibactericida, antiviral (gripe, resfriados…) y antifúngica. Es eficaz contra hongos como la Candida albicans, que en exceso produce la candidiasis.
  • Es regenerador y cicatrizante. Es muy indicado en enfermedades de la piel: contusiones, heridas, sabañones, grietas, quemaduras, abscesos, llagas, forúnculos, supuraciones, úlceras, lesiones anales y perianales, verrugas, durezas, callosidades, eczemas, psoriasis, micosis y herpes.
  • Es un antioxidante muy utilizado en cosmética como conservante.
  • Es antiinflamatorio y posee una acción de anestesia local.
  • Da buenos resultados en afecciones genitourinarias: infecciones e inflamaciones (cistitis y vaginitis).
  • Es eficaz en afecciones de boca y dientes: higiene bucal, aftas, gingivitis y dolores e infecciones bucales.
  • También en afecciones gastrointestinales: gastritis, úlceras, colitis, disquinesias biliares, colecistitis crónica…
  • Y en inflamaciones del ojo y anexos: orzuelos y blefaritis.
  • También es utilizado en casos de reumatismo.
El própolis  lo elaboran un pequeño número de abejas especializadas.
El própolis lo elaboran un pequeño número de abejas especializadas.

Presentaciones comerciales de propóleo

  • Jarabe de própolis. Previene y protege las vías respiratorias y fluidifica las mucosidades. Un adulto debe tomar una cucharada sopera antes de cada comida. En el caso de los niños, una cucharada de postre antes de cada comida. Está compuesto por sirope de trigo, agua, miel, zumo concentrado de sauco y limón, extracto de própolis, de salvia, de plántago y de tomillo, pectina y ácido.
  • Cápsulas de equinácea, própolis y vitamina C. Excelente aliado para prevenir y tratar resfriados. Está compuesto por extracto de equinácea, que ayuda a aumentar las defensas, extracto de própolis y vitamina C. Su formulación lo hace un complemento ideal para afrontar los cambios de estación o para personas que trabajan en un entorno con mucho contacto físico (como profesores, personal hospitalario o personal geriátrico…). Se recomienda la toma de dos cápsulas al día con un buen vaso de agua.
  • Tintura de própolis. Indicado como protector natural de la cavidad buco-faringe (hacer gárgaras 3 veces al día con 12 gotas en medio vaso de agua tibia, tragando el último sorbo). También es eficaz para desórdenes gastrointestinales (12 gotas en un vaso de agua tibia, 2 veces al día). Contiene etanol y própolis. También disponemos de una tintura sin alcohol).
  • Spray de própolis. Indicado para la higiene de la cavidad buco-faringe, problemas de las vías respiratorias superiores y mal aliento. Actúa como antiséptico bucal. Está compuesto por agua, glicerina, extractos de própolis, salvia, limón, árbol de té y miel.
  • Ungüento de própolis.  Se utiliza como cicatrizante, regenerador celular y problemas de piel. Se debe aplicar 1 ó 2 veces al día en la zona afectada. Está compuesto por aceite de oliva y karité, cera de abeja y própolis.

El propóleo se conserva fácilmente, aunque es preferible guardarlo en frascos de color topacio, bien cerrados y en lugares frescos. Permanece durante largos periodos sin alterar su composición química ni sus propiedades antibacterianas.

Enlaces relacionados:

 

Foto: www.thenonblonde.com