La ulmaria y sus propiedades antiinflamatorias y para el sistema digestivo2

La ulmaria (Spiraea ulmaria o Filipendula ulmaria) ­­–también conocida como reina de los prados­– es una planta medicinal utilizada tradicionalmente por sus propiedades como antiácido, antiinflamatorio, antirreumático, analgésico y antiséptico (contra las infecciones). Por su contenido en flavonoides, la ulmaria también presenta una acción diaforética (sudorífica), que la hace especialmente indicada en el tratamiento de estados febriles.

Características de la ulmaria

La reina de los prados es originaria de Europa y de América del Norte. Es una planta herbácea que puede alcanzar hasta un metro y medio de altura. Las hojas de la ulmaria presentan foliolos dentados y desprenden una fragancia especial. La cara superior de las hojas es de color verde oscuro y el envés es de color plateado y con pelusa. Las inflorescencias están compuestas de pequeñas flores de color blanco-amarillento muy olorosas. Esta planta florece de julio a septiembre.

La ulmaria es rica en derivados flavónicos, glucósidos y un aceite esencial (rico en salicina y otros derivados salicílicos). El término Spiraea se refiere a que sus frutos están enrollados en forma de hélice y el nombre ulmaria indica que sus hojas se parecen a las del olmo. La ulmaria ha dado nombre a la famosa Aspirina (Spiraea), ya que contiene principios activos similares: el salicilato de metilo y el ácido acetil salicílico.

Ulmaria o reina de los prados.
Ulmaria o reina de los prados.

Propiedades medicinales de la ulmaria

  • Para el sistema digestivo: es uno de los mejores remedios para digestiones ácidas, ardor de estómago, úlceras pépticas o hernias de hiato. Los taninos aportan una acción astringente, protegen las membranas mucosas y calman las diarreas (especialmente indicada en casos de diarreas en niños). Sus propiedades relajantes alivian retortijones y cólicos.
  • Como antiinflamatorio: calma el hinchazón de las articulaciones y sus propiedades diuréticas ayudan a eliminar los residuos tóxicos. Es eficaz en casos de reumatismo, artritis y ácido úrico (gota).
  • Para la piel: por sus efectos diuréticos y purificantes, la reina de los prados es considerada una depuradora de la piel, pues elimina erupciones y sarpullidos.
  • Para el sistema urinario: su acción antiséptica la convierte en un buen remedio en caso de cistitis y retención de líquidos.

La ulmaria es una planta sin toxicidad ni efectos secundarios conocidos. No obstante no se aconseja administrar en casos de hipersensibilidad a los salicilatos. Es aconsejable tomar una infusión dos veces al día durante varias semanas.

Retención de líquidos: cómo tratarla de manera natural0

La retención de líquidos es un problema que afecta más a las mujeres que a los hombres y puede tener diferentes orígenes: una alteración hormonal (más habitual en mujeres), un problema circulatorio (a menudo ocasionado por una vida sedentaria) o por una situación de estrés. Si la retención de líquidos es importante, afectando a los ojos o a los tobillos, hay que acudir al médico para que descarte cualquier problema renal o cardíaco.

Plantas medicinales para retenciones de líquidos leves:

  • Cola de caballo (Equisetum arvense). Es diurética y aporta silicio, un oligoelemento necesario para el tejido estructural (uñas, piel, cabello, articulaciones, etc.)
  • Grama (Agropyrum repens). Con la raíz de esta planta se prepara una infusión de efecto diurético, suave y refrescante, muy adecuada para los calurosos días de verano.
  • Diente de león (Taraxacum officinalis). Se utiliza la raíz pero sobre todo las hojas. Es conocida por su acción diurética y depurativa del hígado.
  • Abedul (Betula pendula). Los hojas de este árbol son quizás el mejor diurético del reino vegetal por su riqueza en sales potásicas y flavonoides.
Retención de líquidos
La retención de líquidos se puede tratar con plantas medicinales y tisanas diuréticas.

Tisanas diuréticas:

Para preparar una tisana diurética para la retención de líquidos, mezclaremos a partes iguales cada una de estas plantas. De la mezcla tomaremos una cuchara sopera por cada 250 ml de agua. Deberemos hervirla durante un minuto, dejarla reposar y tomar tres tazas al día.

Otro remedio natural para la retención de líquidos es la semilla de Avena (Avena sativa). Para preparar agua de avena debemos hervir, en un litro de agua, dos cucharadas soperas de semilla de Avena durante 15 minutos. Transcurrido este tiempo, lo dejaremos reposar 10 minutos y lo colaremos. Tomaremos la tisana a lo largo del día.

Foto: www.blognutricion.com