Pautas naturales en la retención de líquidos0

La retención de líquidos se caracteriza por una sensación de pesadez, hinchazón de manos y pies, calambres, rigidez en las articulaciones, entre otros síntomas.

El agua se encuentra distribuida en diferentes compartimentos: el líquido que encontramos dentro de las células o líquidos intracelular y el que está fuera de las células o extracelular. El cuerpo cuenta con sistemas que regulan y mantienen en equilibrio los niveles de agua y solutos en los diferentes compartimentos,  pero cuando este equilibrio se rompe se puede producir lo que llamamos retención de líquidos. Una sobrecarga de toxinas, obstrucción capilar o formación de depósitos de sustancias, origina un aumento anormal del volumen del líquido intersticial (el que baña las células).

Este fenómeno es más común en las mujeres debido a la participación hormonal en el sistema circulatorio y a la formación de tejido celulítico. También se halla influenciado por otros factores como una vida sedentaria, el estrés, el clima, la dieta con ingesta excesiva de sal, o la toma de ciertos medicamentos como los corticoides.

Cuando observamos estos síntomas descritos debemos consultar a un médico, de preferencia integrativo,  ya que la valoración en conjunto de todo el organismo permitirá  diagnosticar el origen de esta patología y así mediante una historia clínica completa podrá prescribir una medicación lo más biológica posible (fitoterapia, suplementos, acupuntura…) que se adapte a cada caso en particular.

 

Algunas pautas preventivas que pueden mejorar la sintomatología son:

  • Tomar una cantidad de agua diaria (2 litros) para que se establezca un flujo adecuado de los líquidos orgánicos y se obtenga un efecto de arrastre sobre las toxinas y estancamientos del medio intercelular.
  • Reducir el consumo de sal, ya que esta ejerce un efecto osmótico de retención hídrica. Hay que evitar las comidas procesadas, aperitivos salados y otros alimentos con alto contenido en sodio.
  • Dieta con fruta y verduras, cereales integrales y alimentos con fibra, que facilitan la circulación del agua. Consumir una porción adecuada de proteínas diarias, ya que si falta la a albumina puede producir retención de líquidos. Así mismo hay que ver que tengamos suficiente calcio, magnesio y vitaminas del grupo B.
  • Evitar la toma de diuréticos, a menos que sea por prescripción facultativa, ya que pueden producir una retención de sales y agua por medio de un cambio en ciertas hormonas.
  • Realizar un ejercicio físico adecuado semanalmente y diariamente tener en cuenta levantarse de la silla al menos una vez cada hora. El descanso nocturno adecuado es muy importante para el equilibrio del agua corporal.

 

Encontramos varias plantas que pueden ayudar a evitar las molestias ocasionadas por la retención de líquidos, comentaremos las más utilizadas y también las mas documentadas.

  • Ortosifón (Ortosiphon stamineus) o Té de Java

En su composición encontramos ácidosorgánicos, saponinas, una pequeña cantidad de aceite esencial y alcoholes triterpénicos, especialmente el ortosifonol. Destaca el contenido de hasta un 12% minerales, especialmente sales de potasio (3%).

Las infusiones de ortosifón estimulan la diuresis en general, por lo que se le considera un gran depurativo. Incrementala eliminación de agua y la excreción de cloruro de sodio y ácido úrico.

También activa la formación y eliminación de bilis ejerciendo un efecto hepatoprotector, incluyéndola en algunos remedios para tratar los cálculos de la vesícula.

 

  • Abedul (Betula alba, B. pendula)

Sus hojas contienen flavonoides y derivados triterpénicos, como la betulina, principal responsable de las propiedades medicinales. Además encontramos sales potásicas,  aceite esencial, taninos, saponinas y lignanos.

Presenta una acción diurética, utilizada en la mayoría de fórmulas para tratar la retención de líquidos y celulitis. Por el efecto de arrastre previene la formación de arenillas y cálculos de las vías urinarias. Coadyuvante en el tratamiento de infecciones urinarias y molestias reumáticas. Popularmente se utiliza para la limpieza y cicatrización de heridas.

El uso adecuado de las hojas no suele presentar toxicidad.

 

  • Cola de caballo (Equisetum arvense)

Es una planta muy rica en sales minerales, especialmente sales silícicas (5-10% del peso seco). También contiene flavonoides, esteroles y ácidos fenólicos. Además de su acción remineralizante,  la cola de caballo es un excelente diurético y un gran hemostático.

La acción más notable de esta planta es la diurética, producida por su riqueza en sales potásicas y derivados flavónicos. Está especialmente indicada en casos de reumatismo, osteoporosis, tendinitis o gota. Si queremos aprovechar el efecto diurético la prepararemos en infusión, mientras que si nos interesa que ejerza su acción remineralizante debe hervir entre 7 y 10 minutos. A nivel tópico produce un efecto astringente, hemostático y cicatrizante.

 

  • Diente de león (Taraxacum officinale)

En su composición encontramos principios amargos, alcoholes, azúcares,  flavonoides e incluso en las hojas encontramos pequeñas cantidades de aminoácidos.

El diente de león es un tónico amargo, ejerce una acción sobre el hígado y la vesícula, puede doblar la secreción de bilis a la vez que es un excelente diurético y depurativo  debido a un estimulo inespecífico del metabolismo que podría deberse a los enzimas vegetales que contiene. Un gran depurativo, un excelente drenante que actúa tanto protegiendo la función hepática como la función renal.

Sal negra del Himalaya: te cuida por dentro y se nota por fuera0

La sal negra del Himalaya, también conocida con el nombre de Kala Namak, es muy apreciada por la medicina ayurveda y en la cocina india. Es un tipo de sal mineral de roca volcánica, de color gris-rosado, no refinada y con un sabor sulfuroso, totalmente distinto al paladar de la sal común y de la sal rosa de Himalaya.

En su estructura química encontramos compuestos de azufre, trazas de varios minerales, junto con el cloruro de sodio, de potasio y hierro.

Sal Negra del Himalaya
Sal Negra del Himalaya

En cuanto a sus usos culinarios, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que tiene menos poder de salar que la sal común. No obstante, la sal negra del Himalaya es muy apreciada por los veganos por imitar el sabor a huevo en algunos platos. En la cocina se emplea en chutneys, yogures, encurtidos, ensaladas y combinada con fruta.

Beneficios de la sal negra de Himalaya

La extracción de esta sal negra es totalmente sostenible y presenta ciertas ventajas respecto a la sal común. En primer lugar no es refinada, motivo por el cual conserva todas sus propiedades. También se ha visto que en la sal común extraída del mar hay impurezas de plástico debido a la gran contaminación de los océanos. Pero por si todo eso fuera poco, además tienes que saber que…

  • Es ideal para las dietas bajas en sodio. Tiene menos sodio que la sal común y por esta razón se recomienda a personas que sufren hipertensión, tienen problemas cardíacos o son propensas a la retención de líquidos.
  • Mejora las digestiones. En la medicina ayurveda se considera un remedio contra las indigestiones, el dolor de estómago, la hinchazón abdominal, la acidez y los ardores, además de ser un laxante natural. También combate las flatulencias.
  • Mima tu piel. La sal negra del Himalaya también se emplea para el cuidado de la piel. Puedes poner un puñado de sal negra en el agua del baño. Funciona como un excelente agente curativo para pies agrietados e hinchados, pie de atleta, verrugas y esguinces. Debes realizar baños de agua tibia en la parte del cuerpo que quieras tratar.
  • Fortalece el cabello. La sal negra contiene minerales esenciales que estimulan el crecimiento del cabello, reparándolo y fortaleciéndolo de raíz. Nuestra recomendación es que tomes un vaso de jugo de tomate con sal negra a diario para que tu cabello luzca fuerte y radiante.

 La sal negra de Himalaya o Kala Namak es conocida con otros muchos nombres, como sal negra, black salt, sulemani namak, kala loon o sal con sabor a huevo.

La ulmaria y sus propiedades antiinflamatorias y para el sistema digestivo2

La ulmaria (Spiraea ulmaria o Filipendula ulmaria) ­­–también conocida como reina de los prados­– es una planta medicinal utilizada tradicionalmente por sus propiedades como antiácido, antiinflamatorio, antirreumático, analgésico y antiséptico (contra las infecciones). Por su contenido en flavonoides, la ulmaria también presenta una acción diaforética (sudorífica), que la hace especialmente indicada en el tratamiento de estados febriles.

Características de la ulmaria

La reina de los prados es originaria de Europa y de América del Norte. Es una planta herbácea que puede alcanzar hasta un metro y medio de altura. Las hojas de la ulmaria presentan foliolos dentados y desprenden una fragancia especial. La cara superior de las hojas es de color verde oscuro y el envés es de color plateado y con pelusa. Las inflorescencias están compuestas de pequeñas flores de color blanco-amarillento muy olorosas. Esta planta florece de julio a septiembre.

La ulmaria es rica en derivados flavónicos, glucósidos y un aceite esencial (rico en salicina y otros derivados salicílicos). El término Spiraea se refiere a que sus frutos están enrollados en forma de hélice y el nombre ulmaria indica que sus hojas se parecen a las del olmo. La ulmaria ha dado nombre a la famosa Aspirina (Spiraea), ya que contiene principios activos similares: el salicilato de metilo y el ácido acetil salicílico.

Ulmaria o reina de los prados.
Ulmaria o reina de los prados.

Propiedades medicinales de la ulmaria

  • Para el sistema digestivo: es uno de los mejores remedios para digestiones ácidas, ardor de estómago, úlceras pépticas o hernias de hiato. Los taninos aportan una acción astringente, protegen las membranas mucosas y calman las diarreas (especialmente indicada en casos de diarreas en niños). Sus propiedades relajantes alivian retortijones y cólicos.
  • Como antiinflamatorio: calma el hinchazón de las articulaciones y sus propiedades diuréticas ayudan a eliminar los residuos tóxicos. Es eficaz en casos de reumatismo, artritis y ácido úrico (gota).
  • Para la piel: por sus efectos diuréticos y purificantes, la reina de los prados es considerada una depuradora de la piel, pues elimina erupciones y sarpullidos.
  • Para el sistema urinario: su acción antiséptica la convierte en un buen remedio en caso de cistitis y retención de líquidos.

La ulmaria es una planta sin toxicidad ni efectos secundarios conocidos. No obstante no se aconseja administrar en casos de hipersensibilidad a los salicilatos. Es aconsejable tomar una infusión dos veces al día durante varias semanas.

Retención de líquidos: cómo tratarla de manera natural0

La retención de líquidos es un problema que afecta más a las mujeres que a los hombres y puede tener diferentes orígenes: una alteración hormonal (más habitual en mujeres), un problema circulatorio (a menudo ocasionado por una vida sedentaria) o por una situación de estrés. Si la retención de líquidos es importante, afectando a los ojos o a los tobillos, hay que acudir al médico para que descarte cualquier problema renal o cardíaco.

Plantas medicinales para retenciones de líquidos leves:

  • Cola de caballo (Equisetum arvense). Es diurética y aporta silicio, un oligoelemento necesario para el tejido estructural (uñas, piel, cabello, articulaciones, etc.)
  • Grama (Agropyrum repens). Con la raíz de esta planta se prepara una infusión de efecto diurético, suave y refrescante, muy adecuada para los calurosos días de verano.
  • Diente de león (Taraxacum officinalis). Se utiliza la raíz pero sobre todo las hojas. Es conocida por su acción diurética y depurativa del hígado.
  • Abedul (Betula pendula). Los hojas de este árbol son quizás el mejor diurético del reino vegetal por su riqueza en sales potásicas y flavonoides.
Retención de líquidos
La retención de líquidos se puede tratar con plantas medicinales y tisanas diuréticas.

Tisanas diuréticas:

Para preparar una tisana diurética para la retención de líquidos, mezclaremos a partes iguales cada una de estas plantas. De la mezcla tomaremos una cuchara sopera por cada 250 ml de agua. Deberemos hervirla durante un minuto, dejarla reposar y tomar tres tazas al día.

Otro remedio natural para la retención de líquidos es la semilla de Avena (Avena sativa). Para preparar agua de avena debemos hervir, en un litro de agua, dos cucharadas soperas de semilla de Avena durante 15 minutos. Transcurrido este tiempo, lo dejaremos reposar 10 minutos y lo colaremos. Tomaremos la tisana a lo largo del día.

Foto: www.blognutricion.com