Aceites vegetales para realzar tu belleza0

Los aceites vegetales son extraídos de los frutos o semillas de las plantas. Ricos en proteínas, carbohidratos y vitaminas, los aceites vegetales nutren la piel –en algunos casos se usan también para el cuidado del cabello–, favorecen la elasticidad, otorgan brillo, previenen el envejecimiento prematuro y actúan como regeneradores y cicatrizantes.

Los aceites vegetales son absorbidos por la piel de manera fácil y homogénea. Sus principios activos se incorporan al metabolismo con eficacia y rapidez. Aconsejamos utilizar preferentemente aceites vegetales de primera prensada en frío, procedentes de plantas de cultivo ecológico y libres de conservantes y aditivos. En este artículo te presentamos 12 aceites vegetales para realzar tu belleza. Eso sí, como siempre decimos, sus resultados se verán aumentados si sigues un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada rica en vitaminas y minerales.

Aceites vegetales para el cuidado de tu piel

  • Almendras dulces. Se obtiene del fruto de Prunus amigdalis dulcis. Dada su buena relación calidad-precio, se suele utilizar como base en mezclas con otros aceites vegetales. Es suave, ideal para todo tipo de pieles, especialmente las más delicadas.
  • Aguacate. Procede del fruto de Persea gratissima. Es muy nutritivo y actúa como regenerador celular. Se emplea en preparados para problemas de eczemas, arrugas y heridas.
  • Argán. Está compuesto hasta en un 80% de ácidos grasos esenciales y contiene grandes cantidades de vitamina E. Extraído de los frutos del árbol Argania spinosa, el aceite de argán es apreciado por su efecto antiaging, dada su riqueza en antioxidantes y poder curativo. Además tiene un efecto contra gérmenes y hongos.
  • Cacahuete. Está especialmente indicado para el masaje articular por sus virtudes antiinflamatorias, y en preparados para uso dermatológico por sus propiedades nutritivas y antioxidantes. El aceite vegetal de cacahuete se extrae de las semillas de Arachis hypogaea.
  • Coco. Proviene de Cocos nucifera. A este aceite vegetal de uso universal se le atribuyen propiedades de filtro solar. Es muy utilizado para fortalecer el cabello y para evitar su sequedad y la aparición de caspa.
  • Germen de trigo. Obtenido de Triticum vulgare, contiene una buena proporción de vitamina E. Así se usa como aceite vegetal antiaging, anti-arrugas y para tratar eczemas. Está especialmente indicado para el contorno de ojos.
  • Jojoba. El aceite vegetal de jojoba procede de las semillas de Simmondsia chinensis. Es un potente antioxidante, regenerador celular y regulador de la producción sebácea. Es excelente para pieles secas o envejecidas y para prevenir las puntas abiertas del cabello.
  • Onagra. Obtenido de las semillas de Oenothera biennis, es rico en ácidos grasos poliinsaturados. Es uno de los mejores aceites vegetales para el tratamiento antiaging de la piel. El aceite vegetal de onagra también se usa en casos de eczemas y psoriasis y para cabellos secos y con caspa.
  • Pepitas de uva. Procedente de las semillas de Vitis vinífera, es rico en ácidos grasos y vitamina E. Suaviza, regenera, hidrata y repara la piel. Una pequeña cantidad de este aceite vegetal aplicado sobre las arrugas del contorno de ojos y labios, ayudará a suavizarlas y a frenar su aparición.
  • Ricino. Se utiliza para preparar bálsamos labiales, para endurecer las uñas, para acelerar el crecimiento de las pestañas y para fortalecer cejas y cabello. Proviene de Ricinus communis.
  • Rosa mosqueta. Extraído de las semillas de Rosa rubiginosa, es rico en ácidos grasos poliinsaturados de gran valor. El aceite vegetal de rosa mosqueta es muy indicado para problemas dérmicos especiales: úlceras tróficas, eczemas, dermatitis de contacto… Contribuye a la cicatrización de las heridas. Es uno de los aceites vegetales más usados en cosmética por sus efectos antiaging y anti-arrugas.
Entre los aceites vegetales, el de rosa mosqueta destaca por sus efectos antiaging y antiarrugas, y por contribuir a cicatrizar heridas.
Entre los aceites vegetales, el de rosa mosqueta destaca por sus efectos antiaging y antiarrugas, y por contribuir a cicatrizar heridas.
  • Sésamo. Es uno de los aceites vegetales más empleados como revitalizador de la piel en tratamientos contra la flacidez. Obtenidos de las semillas de Sesamum indicum, el aceite vegetal de sésamo es adecuado en casos de cabellos secos y descamación del cuero cabelludo. También tiene reconocidas propiedades como filtro solar. La medicina ayurveda lo emplea caliente para nutrir el organismo y tranquilizar el sistema nervioso.

Aceite de rosa mosqueta para reducir cicatrices0

Seguramente las aplicaciones más conocidas del aceite de rosa mosqueta tienen que ver con la mejoría de la cicatrización de heridas y con la reducción de cicatrices. Sin embargo, el aceite de rosa mosqueta tiene otras muchas aplicaciones para el cuidado de la piel.

La rosa mosqueta (Rosa rubiginosa) es una planta arbustiva que crece de manera silvestre en el sur de Chile. Sus frutos son rojos y tradicionalmente se han utilizado para elaborar tés y mermeladas. Así se aprovecha su alto contenido en vitamina C. Pero es de las flores de donde se obtiene el aromático aceite esencial de rosa mosqueta así como la apreciada agua de rosas.

Aplicaciones del aceite esencial de rosa mosqueta

  • Es un buen remedio para la piel reseca y escamosa con tendencia a la deshidratación.
  • Mantiene la textura y elasticidad de la piel y su aspecto sano.
  • Atenúa las líneas faciales de expresión y las arrugas.
  • Reduce las manchas producidas por la edad y el envejecimiento de la piel. También disminuye la hiperpigmentación.
  • Evita las estrías de la piel durante el embarazo.
  • Reafirma los tejidos.
  • Como decíamos al principio, contribuye a la mejora de la cicatrización de heridas (cicatrices del acné, post-operatorias…).
  • Ayuda a reducir queloides y cicatrices hipertróficas, hipercrómicas y retractiles.
  • Tiene efectos antiinflamatorios y es emoliente (ablanda las inflamaciones y durezas aparecidas en las piel).

 Modo de empleo del aceite de rosa mosqueta

Hay que aplicar el aceite de rosa mosqueta 3 o 4 veces al día de forma regular y constante sobre la zona de la piel a tratar. Durante 2 o 3 minutos debe efectuarse un suave masaje con la yema del dedo en forma circular hasta que el aceite de rosa mosqueta quede completamente absorbido.

El aceite de rosa mosqueta es eficaz para reducir las marcas de cicatrices, cortes y quemaduras.
El aceite de rosa mosqueta es eficaz para reducir las marcas de cicatrices, cortes y quemaduras.

Estudios clínicos

La dermatóloga Faviola Carvajal lideró un estudio en el Hospital de Van Buran de Valparaíso (Chile) sobre la reducción de cicatrices con aceite de rosa mosqueta. En la investigación participaron 90 pacientes con quemaduras, cortes y cicatrices quirúrgicas (recientes o no). Los resultados obtenidos después del tratamiento fueron positivos en el 97% de los casos. El grado de la recuperación varió en función de la duración del tratamiento, del número de aplicaciones diarias y del estado de la piel al inicio del estudio. En ningún caso se detectaron alergias y, en los pacientes que sufrían picazón, ésta desapareció al poco tiempo.

Foto: nosotras.com

Preparar la piel para el verano con tratamientos naturales0

La piel es la primera barrera defensiva de nuestro cuerpo, la protección ante los agentes externos. Por eso es tan importante cuidarla. Una alimentación sana es imprescindible para garantizar la salud de la piel. La dieta debe ser abundante en frutas, verduras y ácidos grasos omega 3, 6 y 9. Semillas como el lino y la chía son un aporte vegetal de omega-3 y omega-6. El aceite de oliva del que disfrutamos en la dieta mediterránea contiene omega-9. El objetivo de este artículo, sin embargo, es presentar algunos tratamientos naturales para preparar la piel para el verano y tratar problemas cutáneos habituales.

Suplementos alimenticios para el bronceado

Conseguir una piel bronceada conlleva riesgos. Antes de exponernos al sol, es necesario aplicarnos fotoprotectores del nivel adecuado para nuestra piel. De manera complementaria podemos tomar suplementos alimenticios con aportes de alga espirulina y zanahoria, ricas en betacaroteno y por lo tanto precursores de la vitamina A.

Hay múltiples aceites vegetales para cuidar la piel y prepararla para el verano.
Hay múltiples aceites vegetales para cuidar la piel y prepararla para el verano.

Aceites vegetales para el cuidado de la piel

  • Rosa mosqueta. Es uno de los aceites vegetales más usados en cosmética para tratamientos anti-envejecimiento, anti-arrugas y anti-estrías. También sirve para atenuar las manchas oscuras de la piel, si se aplica a largo plazo (después de que un dermatólogo haya certificado que son manchas de hiperpigmentación). Es muy indicado para tratar problemas de piel como úlceras tróficas, eczemas, dermatitis de contacto, queloides, así como para cicatrizar heridas y evitar sus secuelas.
  • Aguacate. Es un buen protector para la piel para antes de la exposición al sol. Tiene una textura untuosa, por lo que se mezcla con aceite de almendras para facilitar su extensibilidad. Es muy nutritivo y un gran regenerador celular. Por eso se emplea en preparados para problemas de eczemas, arrugas y heridas.
  • Sésamo. Tiene reconocidas propiedades como filtro solar, aunque es insuficiente para pieles blancas. En algunos aspectos, como nutritivo cutáneo, es similar al aceite de rosa mosqueta.
  • Coco. También se le atribuyen propiedades de filtro solar, pero tampoco es recomendable para pieles blancas.
  • Argán. Es apreciado por su efecto anti-envejecimiento, debido a la gran cantidad de antioxidantes, y por sus poderes curativos.

Todos los aceites vegetales citados protegen la hidratación de la piel, están indicados para hacer masajes y se pueden emplear como base para el masaje con aceites esenciales.

El uso de estos aceites sobre la piel debe ceñirse a horas de sol muy bajo o por la noche, para recuperar la hidratación perdida tras un día de playa. Hay que ser cuidadosos con los rayos solares ya que la exposición al sol con la piel untada de aceite podría dar un efecto muy indeseado: generar manchas y quemaduras en la piel.