Stevia: la planta que nos endulza0

La stevia (Stevia Rebaudiana Bertoni) es una planta nativa de Paraguay que se utiliza como endulzante natural alternativo al azúcar y los endulzantes artificiales. Ya en la antigüedad era utilizada por los indios guaraníes y, actualmente, en países como Japón su consumo representa el 41% del total de los endulzantes consumidos.

Las hojas de esta planta son 30 veces más dulces que el azúcar y el extracto de stevia, unas 200 veces más. Además contienen un 42% aproximadamente de sustancias hidrosolubles, por ello endulza más al mezclarla con líquidos.

Stevia
Stevia

Aunque el principio activo más importante es el Esteviósido, también contiene proteínas, fibra, hierro, fósforo, calcio, potasio, zinc, rutina y vitaminas A y C.

Propiedades de la stevia:

  • Tiene 0 calorías, o sea, que es totalmente acalórica.
  • Regula los niveles de glucosa en sangre por lo que puede ser consumida por personas con diabetes.
  • Al reducir la ansiedad por la comida, se aconseja su uso en dietas de control de peso (tomar de 10 a 15 gotas o una infusión 20 minutos antes de las comidas) y al regular la insulina del cuerpo, éste almacena menos grasas.
  • Realza el aroma de las infusiones o alimentos donde se añada.
  • Bactericida: se utiliza en dentífricos y chicles para prevenir la caries dental por su acción contra la placa bacteriana. También se usa para realizar enjuagues bucales o podemos añadir unas gotitas a nuestra pasta de dientes habitual.
  • Hipotensor suave, ya que regula la tensión arterial.
  • Es un diurético suave, porque ayuda a reducir los niveles de ácido úrico.
  • Digestiva: la stevia ayuda a mejorar las funciones gastrointestinales así como a facilitar la digestión o la absorción de grasas.
  • La infusión en compresas, cicatrizante y bactericida cuando se aplica sobre quemaduras o heridas leves.
  • Su consumo es beneficioso frente a la desintoxicación de tabaco y alcohol, ya que el té de stevia reduce el deseo de estos tóxicos.
  • Mejora la resistencia frente a resfriados y gripes.

Podemos encontrarla en solución acuosa concentrada, que es muy práctica para endulzar; en hojas que se usan como té o se mezclan con otras hierbas para infusión (se puede preparar en infusión caliente o en maceración en frío); o en concentrado de esteviósido, en forma de polvo blanco, también para endulzar.

Y si además quieres tener una piel tersa, puedes aplicar el concentrado de hoja de stevia en base líquida acuosa como cosmético. Sólo es necesario que te apliques una mascarilla y verás como tu piel se vuelve más suave y sin tantas impurezas.

Amla: ¡Rejuvenece tu piel y tu cabello!2

El amla (Phyllanthus emblica L.) es un arbusto originario de la India y el Nepal, del cual se aprovechan sus frutos. La medicina ayurveda ha valorado tradicionalmente esta planta medicinal por sus efectos rejuvenecedores, para promover la longevidad y el bienestar general. Al amla también se le conoce por los nombres de amalaki y grosellero de la India (en español).

Los beneficios del fruto del amla vienen dados por su alto contenido en vitamina C. Esta fruta también es rica en emblicanin, uno de los antioxidantes más efectivos y potentes. Además contiene bioflavonoides y fenoles (ácidos gálico y egálico) que, en su conjunto, mitigan la proliferación de radicales libres y, en consecuencia, la oxidación de las células y el envejecimiento.

Amla (Phyllanthus emblica L.)
Amla (Phyllanthus emblica L.)

Según la medicina ayurveda, la ingesta del fruto del amla mejora la absorción de nutrientes, equilibra los ácidos del estómago, reduce los niveles de colesterol, revitaliza y rejuvenece la piel y actúa como un potente antiinflamatorio natural. También es aconsejable en la higiene bucodental: fortalece dientes y encías débiles, y es especialmente efectivo en las encías sangrantes o inflamadas.

Amla en cosmética para el cabello

De la desecación del fruto del amla se obtiene un polvo fino con el que se prepara una mascarilla capilar cada vez más utilizada en las peluquerías que apuestan por tratamientos naturales. Esta mascarilla fortalece la raíz del cabello y estimula su crecimiento. Por su alto contenido en vitamina C, repara el cabello agrietado o seco. Así pues, el amla nutre el cabello, lo reconstruye y lo rejuvenece. También potencia ligeramente el color del cabello, retrasando la aparición de canas.

La mascarilla capilar se prepara mezclando el polvo de amla con aceite hasta conseguir una pasta fina. Ésta se aplica sobre el cabello, dejándola actuar durante una hora. Por último, se lava con agua tibia. Este tratamiento se puede repetir una vez por semana para conseguir un cabello más joven, fuerte, sedoso, natural y brillante.

Amla para el cuidado de la piel

Para el cuidado de la piel, se puede preparar una mascarilla facial similar, pero que quede algo más densa. Se aplica con suavidad, dando un masaje circular con la yema de los dedos. Se deja actuar 15 minutos y luego se lava con abundante agua tibia. Esta mascarilla ayuda a eliminar toxinas. Por su acción fortalecedora del colágeno, es ideal para evitar la aparición de arrugas y manchas propias de la edad. Dado el alto contenido en taninos, flavonoides y vitamina C, la mascarilla facial de amla regenera, revitaliza y rejuvenece la piel.

Melisa: calma los nervios de manera natural0

El estrés, el trabajo o algunas situaciones personales pueden causar ansiedad, depresión, tensión nerviosa, dolores de estómago o malestares digestivos… ¿Quieres descubrir una manera natural de tratarlos? En este artículo te presentamos las propiedades de la melisa, una planta medicinal relajante y tonificante del sistema nervioso.

Melisa ("Melissa officinalis")
Hojas de Melisa

La melisa (Melissa officinalis), también conocida como toronjil, es originaria de la cuenca del Mediterráneo. Es una hierba perenne de la familia de las lamiáceas y crece de forma silvestre.

Propiedades medicinales de la melisa:

  • Relajante: como planta medicinal tiene propiedades sedantes, relajantes y es buena para el insomnio. Además de calmar la sobreexcitación, esta planta medicinal es muy buena para aliviar los dolores de cabeza.
    En las palpitaciones o taquicardias de origen nervioso la melisa tiene la propiedad de relajar el músculo cardíaco y restablecer el ritmo normal del corazón. También se le atribuyen propiedades antiespasmódicas; se emplea en la reanimación de desmayados y como tranquilizante o calmante natural.
  • Antidepresiva: se han encontrado propiedades antidepresivas, ansiolíticas y antioxidantes en los compuestos de la melisa.
  • Antivírica: es eficaz contra las paperas, la varicela, y en la cicatrización de afecciones como herpes labial.
  • Mejora la digestión: como infusión también se usa para curar el dolor de estómago y está indicada para mejorar la digestión.
  • Aromática: sus partes herbáceas se utilizan en aromaterapia ya que poseen un intenso aroma a limón cuando se machacan, debido a su contenido en terpenos, citronella, citronelol, citral y geraniol.
  • Se utiliza como repelente de mosquitos, sin afectar a niños ni bebés. El toronjil es utilizado en algunos dentífricos, debido a sus propiedades antisépticas, antibacterianas y aromáticas.

La melisa es una planta medicinal muy fácil de cultivar, lo cual es una gran ventaja. Se puede cultivar en maceta, de manera que la tengamos siempre a mano. Se la debe proteger del frío en invierno.

Es una planta de mata densa, frondosa, erecta y perenne, que puede llegar a crecer un metro de altura. Tiene flores blancas, ricas en néctar, que atraen a las abejas y sus hojas son muy grandes y ovaladas. La recolección de sus partes aéreas debe realizarse antes de que florezca, en verano, porque al florecer se pierden principios activos.

Cómo tomar melisa:

  • Infusión: sólo tienes que colocar un puñadito de hojas verdes frescas o secas en una taza, agregarle agua hirviendo y dejar reposar 15 minutos.
    Recomendamos tomar una dosis de 20 a 50 gramos por litro, 3 ó 4 veces diarias para problemas de tensión nerviosa, depresión o agotamiento nervioso. La misma dosis sirve para afecciones de estómago, indigestión o náuseas.
    La infusión caliente de las hojas de melisa o toronjil está indicada también para resfriados y gripes. También se puede utilizar una infusión diluida para los niños con varicela.
  • Loción: agrega 1 ml (20 gotas) de aceite esencial de melisa a 100 ml de aceite de jojoba y obtendrás una loción para aplicarse sobre la piel como repelente de insectos.
  • Aceite para masaje: para obtenerlo añade 5-6 gotas de aceite esencial a 15 ml de aceite de coco y aplícalo masajeando, para la depresión, tensión, asma o bronquitis; o con suaves toques sobre las llagas en cuanto aparezcan.
  • Crema: el aceite esencial diluido en crema o ungüento se puede aplicar sobre llagas, calenturas, heridas que no cicatrizan o picaduras de insecto.
  • Condimento: además de ser una planta medicinal, podemos usar melisa para cocinar, como condimento, gracias a su olor a limón. Sus  hojas se usan tanto frescas como secas, para aromatizar ensaladas, salsas, sopas, carnes y postres.

Baobab, munición nutricional0

El Baobab (Adansonia) es un árbol majestuoso que encontramos en la extensa sábana africana así como en Madagascar y Australia. Es conocido comúnmente por los africanos como “Árbol Mágico”, “Árbol Farmacia” o “Árbol de la Vida” por sus múltiples propiedades y beneficios para el organismo. También conocido como “Árbol botella” por la forma de su tronco. Cuenta la leyenda que era un árbol tan presumido que un dios le dio la vuelta. Por esta razón, parece que las ramas están enterradas y las raíces crecen hacia arriba.

En África se ha utilizado el fruto del baobab durante siglos para tratar tanto fiebre, malaria y problemas gastrointestinales como deficiencia de vitamina C, ya que tiene un alto valor nutritivo. Es una baya seca o una gruesa cápsula con forma de melón alargado que parece un gran coco verde y en su interior están las semillas y la pulpa, de color crema, que se consume en forma de polvo.

Fruto del Baobab

Propiedades y beneficios del fruto del baobab:

  • Fibra prebiótica que estimula y equilibra la flora intestinal, mejorando la digestión y favoreciendo el tránsito intestinal ya que posee un 45% de fibras alimenticias muy ricas en taninos, pectina y mucilágenos.
  • Alto contenido en vitamina C, que ayuda al organismo a formar colágeno y elastina para que nuestra piel luzca tersa y con elasticidad. El consumo de vitamina C ayuda a mantener las venas fuertes y tonificadas, evitando las venas varicosas. Además ayuda a mejorar nuestro sistema inmunitario. Tan sólo 25 gr. de pulpa de baobab cubren nuestras necesidades diarias (10 veces más que la naranja).
  • Protector hepático, ligado a varios componentes de su pulpa.
  • Fortalece los huesos ya que posee 3 veces más calcio que la leche.
  • Alto valor nutritivo, indicado especialmente para niños en edad de crecimiento o con carencias nutricionales o personas que deseen aumentar su rendimiento deportivo.
  • Riqueza de minerales: calcio, hierro, fósforo, zinc, potasio y magnesio.
  • Antiinflamatorio. Antioxidante celular que ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades degenerativas y otros signos de envejecimiento. Posee 3 veces más cantidad de antioxidantes que los arándanos.
  • Aporte de vitaminas esenciales (B1, B3 y B6) así como betacarotenos (vitamina A y E).
  • Fuente de omega-3: 27 mg. por cada gramo de producto (polvo seco).

Un nuevo “topping” con el que enriquecer batidos, zumos, yogures y leches vegetales, si les añadimos 1 ó 2 cucharadas al día de polvo.

¡Disfruta de los beneficios de incluir baobab a tu dieta diaria!

¿Tienes invitados? ¡Ofréceles ratafía!2

Ya hemos entrado en los meses más calurosos del año. Si además vas a recibir invitados en casa, es un símbolo de hospitalidad ofrecerles ratafía. La ratafía catalana es un licor dulce elaborado artesanalmente a base de aguardiente o anís, nueces verdes, plantas medicinales y aromáticas, y especias. Se sirve bien fría o con hielo, ya sea como aperitivo o como licor digestivo a la hora de los postres. Combina muy bien con helado, y es por eso que apetece más que nunca en los meses de verano. Publicamos este artículo ahora para que tengas tiempo de preparar tu propia ratafía, puesto que la mayoría de ingredientes deben recolectarse por San Juan, cuando el aroma de las plantas y sus virtudes están en el máximo esplendor.

Ratafía
Ratafía

Receta de la ratafía catalana

La ratafía es una bebida milenaria cuya receta se ha transmitido en cada casa generación tras generación. Es por eso que hay tantas recetas como familias o como personas. Aquí os proponemos una de las muchas posibles.

Necesitamos los siguientes ingredientes para cada litro que queramos elaborar:

  • ½ litro de aguardiente (de 50 grados alcohólicos aproximadamente). En su defecto se puede emplear anís seco.
  • 5 nueces verdes. La tradición catalana dice que se deben recolectar en la noche de San Juan.
  • Hierbas medicinales (una cucharada de cada): hipérico o hierba de San Juan (Hypericum perforatum), tomillo (Thymus vulgaris), hierbaluisa (Aloysia citrodora), romero (Rosmarinus officinalis), ajedrea (Satureja hortensis), hierbabuena (Mentha spicata), espliego (Lavandula angustifolia), hisopo (Hyssopo officinalis), salvia (Salvia officinalis) y melisa (Melissa officinalis).
  • Corteza de 1 limón, 4 clavos de olor (Syzgium aromaticum), media nuez moscada (Myristica fragrans) y 3 vainas de anís estrellado (Illicium verum).
  • Almíbar hecho con 6 cucharadas soperas de azúcar por cada ½ litro de agua. De esta manera, endulzamos y bajamos la graduación del licor resultante a unos 25 grados alcohólicos).

Para preparar la ratafía:

  • Entre las festividades de San Juan y San Pedro (a finales de junio), aplastamos las nueces verdes con un mazo y las mezclamos con el resto de hierbas y especias. Introducimos toda la mezcla y el aguardiente en una gran garrafa de cristal de cuello ancho, removemos y tapamos.
  • Lo dejamos a la intemperie durante 40 días, período en el cual recibirá los rayos del sol, el frescor de las noches y el agua de la lluvia. Lo removemos una vez por semana.
  • Pasados los cuarenta días, ya bien entrado agosto, colamos el líquido con un papel de filtro o con un trapo de hilo; le añadimos el almíbar, que dará el sabor dulce y la graduación deseada a la ratafía; y se deja reposar durante dos meses más en una garrafa de cristal o en una bota de roble, en un lugar fresco y resguardado.
  • Después de estos sesenta días, volvemos a colar el licor y lo embotellamos. ¡Y ya está la ratafía lista para servir!

Mil y una maneras de elaborar ratafía

Ya hemos adelantado antes que hay innumerables recetas para elaborar la ratafía catalana. Depende, entre muchos otros factores, de si empleamos aguardiente o anís; de si las plantas utilizadas son secas o acabadas de recolectar; y evidentemente de la combinación de plantas elegidas. Hay recetas con combinaciones de 20, 30 y hasta 100 plantas, siempre dando prioridad a aquellas que tienen propiedades estomacales y digestivas. También podemos jugar con el color de la ratafía. Si quieres que tenga un tono verde, añade más menta. Si la prefieres amarilla, súmale manzanilla. O si la prefieres roja, ponle hibisco o frutos del bosque.

Los más entendidos consideran que el mejor día de la semana para preparar la ratafía es el viernes… ¿Te atreves a hacer una?

¡¡Salud!!

Tomillo, un desinfectante ideal0

El tomillo (farigola o timó, en catalán) es una hierba aromática de la familia de las labiadas, de flores purpúreas, rosadas o blancas que florece de marzo a junio. Se cría sobre todo en lugares soleados, calizos o arcillosos.

Se puede cultivar en casa o recolectar de la naturaleza (no debe confundirse entonces con el serpol). Se recogen algunas ramitas a media mañana de un día soleado y se dejan secar a la sombra, en un lugar ventilado, procurando hacer pequeños ramilletes, teniendo en cuenta que habría que dejar algunas flores en la planta y no arrancar de raíz la mata entera.

El Thymus vulgaris ya se conocía en la Antigüedad. En Egipto se elaboraban pócimas y ungüentos que se utilizaban en los embalsamamientos. Los griegos creían que tenía poderes curativos. Galeno ya afirmó que curaba enfermedades respiratorias y articulares. En cambio los romanos introdujeron su uso en la cocina, como especia para aromatizar vinos y quesos. Y en la Edad Media se regalaba tomillo a los caballeros para desearles suerte y protegerlos en las batallas.

Actualmente, se utiliza en la cocina como planta aromática para condimentar platos pero también se utilizan las hojas y las flores con fines más terapéuticos.

Propiedades del tomillo:

  • Antivírico. Se utiliza en cualquier tipo de infección vírica, ya sea de vías respiratorias como del aparato digestivo.
  • Expectorante y mucolítico. Tomar infusiones de tomillo podrá ayudar a eliminar la mucosidad y reducir la tos en caso de resfriado.
  • Desinfectante, cicatrizante y antiséptico. Por ello el tomillo es muy apropiado para tratar heridas. Es necesario hervirlo en un cazo con agua, dejarlo enfriar, colarlo y aplicar el líquido resultante sobre la herida mojando una gasa esterilizada. Hay que repetir este proceso tantas veces al día como sea conveniente hasta que la herida esté totalmente cicatrizada.
  • Antiinflamatorio y fungicida que ayuda a eliminar las llagas o aftas bucales mediante enjuagues.
  • Digestivo, ya que una infusión de tomillo después de las comidas principales favorece la buena digestión. Asimismo evita la formación de gases y puede resultar útil en casos de indigestión, dolores estomacales o flatulencias.
  • Repelente de insectos. Se utiliza el aceite de tomillo para protegerse de las picaduras de insectos.

Receta de la sopa de tomillo:

Entre nosotros son bien conocidas estas propiedades y por ello ya nuestros antepasados hacían habitualmente un plato exquisito conocido como “sopa de farigola” que les ayudaba a prevenir ciertas dolencias. ¿Queréis saber cómo se prepara?

Sopa de tomillo
Sopa de tomillo

Los ingredientes para 4 personas son 1,5l agua mineral, pan seco, 2 ajos, 1 ramita de tomillo, aceite y sal. Se pone el agua en una olla y cuando empiece a hervir, añadimos los ajos pelados (también puede ser ajo negro) y el pan seco, con un poco de sal y aceite. Lo removemos y dejamos cocer durante 5 minutos. Después incorporamos el tomillo y lo dejamos infusionar tapado y apartado del fuego durante 10 minutos más. Lo servimos, ponemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra y ya está lista para tomar. Para hacerla más apetitosa podemos tirar huevo batido por encima y decorar con unas hojitas de menta. El pan seco también puede cortarse en finas láminas y añadirse al final para que quede más crujiente.

¡Como veis, es importante tener siempre algunas ramitas de tomillo en casa y ahora es un buen momento para ir al campo a recogerlas y disfrutar del espectacular paisaje!

¿Dolor de muelas? Usa el clavo de olor0

Los clavos de olor son los botones o capullos de las flores secas del “árbol del clavo” o también llamado “clavero”, perteneciente a la familia del mirto. Se considera una especia por su amplio uso alimentario pero también posee propiedades medicinales. Por vía interna se utiliza por su acción en el aparato digestivo, el eugenol que contiene estimula la regeneración de la mucosa gástrica en caso de úlcera y disminuye la acidez. Pero por lo que realmente se conoce y destaca el uso del clavo de olor es por su efecto antiséptico y desinfectante con un discreto poder anestésico. Ésta es una de las razones por las que la esencia de clavo es tan utilizada por los dentistas en el tratamiento de caries dentaria, pulpitis y dolores de dientes, en forma de enjuagues bucales.

Clavo de olor
Clavo de olor, para los dolores de muelas

Se utiliza también en la mayoría de cocinas del mundo, puesto que es una de las especias más antiguas. Forma parte de muchos tipos de salsas y se usa en la preparación de galletas, purés de legumbres, carnes, conservas de frutas, bebidas, licores, etc. ¿Sabías que la salsa kétchup también contiene clavo de olor? Pues sí, y es que esta especia se emplea en numerosos preparados alimentarios Industriales.

El sabor del clavo de olor es intenso, fresco, ligeramente apimentado y con un toque oriental. Hay quien dice que el clavo es la especia que representa con mayor fidelidad el alma asiática. Proporciona un aroma intenso, estimulante y limpio. Hay que utilizarlo con prudencia, en dosis pequeñas, para que el sabor no resulte demasiado punzante.

El clavo de olor en las distintas cocinas del mundo

  • Asia: Es muy utilizado en China. El clavo es un ingrediente de la salsa de cinco especias, junto con la canela, el anís, el anís estrellado y el jengibre. Se dice que esta mezcla reúne los cinco sabores básicos de la cocina china: dulce, salado, amargo, agrio y uanami (éste último es el quinto sabor de la cocina oriental y significa sabroso en japonés).
  • África: El uso del clavo de olor es habitual en el norte del continente, sobre todo en países como Marruecos, Argelia y Túnez. El clavo suele estar en la receta del couscous, plato base de estos países, elaborado con sémola de trigo duro molido en trozos grandes. El trigo se cocina en un caldo en el que se han vertido una serie de especias.
  • América: Se emplea fundamentalmente en América del sur, junto con el comino y la canela. En la cocina latinoamericana es importante el uso de especias, sobre todo para la elaboración de postres.
  • Europa: En el Viejo Continente no está muy extendido el uso del clavo de olor porque se considera que es una especia demasiado fuerte (se utiliza, por ejemplo, para preparar un arroz hervido, al que se le añaden dos clavos, para darle más sabor).

Sin embargo, en Europa sí que tiene más presencia como especia para elaborar vinos, licores y bebidas refrescantes. La mayoría de los vinos calientes, especiados y azucarados de los países nórdicos, llamados “Glogg”, llevan el clavo como ingrediente. Estos vinos son semejantes a lo que los alemanes llaman “Glühwein”, un tipo de vino rojo caliente y dulce que se prepara con canela en rama, azúcar y clavos. Son bebidas que suelen servirse en Navidad. Los países nórdicos suelen añadir también jengibre, pasas y trocitos de almendra. Algunas veces se sustituye el vino de uca por el vino de grosellas negras para lograr una bebida no alcohólica. Asimismo se hacen este tipo de vinos en otras partes del mundo y equivale más o menos a lo que los franceses llaman “vin chaud”, los brasileños “quentao”, los chilenos “navegando” y los rusos “Glintwein”.

Y como no… un truco muy práctico es el que te explicamos a continuación. Si partimos un limón por la mitad y clavamos unos cuántos clavos de olor e introducimos esas mitades en diferentes partes de la nevera, podremos conseguir que huela bien y se eliminen por completo los malos olores.

Marrubio: una planta para el sistema respiratorio y digestivo0

El marrubio (Marrubium vulgare), que también es conocido como malva del sapo o malvarubia, es originario del continente eurasiático y norte de África. Sin embargo, ha acabado aclimatándose en muchas regiones templadas del mundo, especialmente en América del Norte. Las principales virtudes del marrubio son para el sistema respiratorio y digestivo, aunque como veremos tiene muchas más.

Marrubio

Esta planta herbácea perenne, arbustiva, cuya raíz es fibrosa, que crece en terrenos secos y arenosos, ya era conocida en la Antigüedad por sus propiedades balsámicas. Incluso había médicos que recomendaban el marrubio para aquellos que habían bebido veneno o habían sido mordidos por serpientes.

Del marrubio se utilizan las hojas, que desprenden un ligero olor almizclado, y la parte terminal del tallo, recogidas justo antes de la floración. Las flores, que aparecen de junio a septiembre, son pequeñas y de color blanco.

Su sabor áspero y amargo viene dado por las sustancias amargas (la marrubina en un 0,3-1% y la premarrubina) que contiene. Asimismo, el marrubio también está compuesto de ácidos fenoles (ácido cafeico, ursólico y clorogénico). También contiene indicios de aceite esencial (0,06%), antocianos, mucílagos, pectina (3%), beta sitosterol, betocina, colina, flavonoides, saponósidos (0,18%), sales de potasio (3%), de calcio y hierro (0,2%) y taninos (3%).

Propiedades medicinales del marrubio:

  • Sistema respiratorio: el marrubio es un tónico estimulante, expectorante, balsámico, fluidificante bronquial. Se usa en la preparación de tisanas pectorales.
  • Sistema digestivo: se utiliza como tónico estomacal y estimulante de la función hepática y de la secreción biliar.
  • Sistema nervioso: en dosis elevadas, posee propiedades febrífugas, tónicas y estimulantes.
  • Sistema cardiovascular: en combinación con el espino albar, el marrubio se utiliza en el tratamiento de taquicardias y extrasístoles. La infusión caliente provoca sudoración. Las dosis muy elevadas podrían afectar el ritmo cardíaco.

Preparación:

En infusión prepararemos una cucharada sopera rasa de la planta por vaso de agua, lo haremos hervir 2 minutos, reposar 10min y lo tomaremos preferentemente antes de las comidas.

Según cada caso tomaremos una o varias tazas al día:

  • Como preventivo de afecciones respiratorias tomaremos un vaso al día desde septiembre hasta marzo.
  • En caso de afección pulmonar en curso, tomaremos 1 litro al día (4 vasos) durante almenos 15 días.
  • Para problemas digestivos una taza antes de las principales comidas.
  • El marrubio se suele utilizar mezclado con otra plantas para obtener una magnífica tisana pectoral. Mezclamos marrubio, malvavisco, yemas de pino, líquen, guayaco, malva y enula campana. Para prepararlo tomar una cucharada sopera rasa por vaso de agua, hervir de 5 a 10 minutos y tomar dos vasos al día como preventivo de afecciones del tracto respiratorio.

A dosis adecuadas el marrubio no presenta toxicidad.

Anís verde: mucho más que una planta para el aparato digestivo0

El anís verde (Pimpinella anisum) es una planta de más de medio metro de altura procedente del Oriente Medio. Su cultivo, sin embargo, se ha ido extendiendo por todos los países cálidos del Mediterráneo y, de hecho, España se ha convertido en uno de los principales productores. Quizás las propiedades más conocidas del anís verde tienen que ver con el aparato digestivo, pero lo cierto es que también es de ayuda durante la lactancia, en algunos problemas hormonales y como especie culinaria.

En cuanto a las características de esta planta diremos que los frutos del anís verde, ovoides y estriados, se recolectan anualmente, bien entrado el verano. Desprenden un olor agradable. En su composición encontramos el aceite esencial anetol (2-6%), además de otras sustancias como fenoles, ácido málico, azúcares y colina.

Anís verde (Pimpinella anisum).
Anís verde (Pimpinella anisum).

Aplicaciones del anís verde

  • Digestión: la infusión de frutos de anís verde tiene una acción directa en el aparato digestivo. Tiene propiedades carminativas (expulsa los gases del tubo digestivo), aperitivas (abre el apetito) y como tónico estomacal. Limpia los intestinos de fermentaciones y putrefacciones. Junto con la alcaravea, el hinojo y el cilantro, el anís verde forma parte de la “tisana de las cuatro simientes”, de la cual el botánico Pio Font Quer asegura que no hay flato que se le resista.
  • Lactancia: las semillas de anís verde tienen una acción galactógena, es decir, aumentan la producción de leche. Una tisana media hora antes de amamantar a la criatura, tres veces al día, es una buena y sana ayuda para la mamá lactante. El anís se elimina precisamente por la leche. Así pues, al tomar la tisana, las madres benefician también a los bebés. A los niños y lactantes les resulta eficaz tomar la infusión de anís en caso de gases o diarreas malolientes. Es una buena costumbre dar pequeños sorbos de la infusión a los lactantes, a modo de refresco.
  • Problemas hormonales: en casos de menstruaciones difíciles, reglas dolorosas o cuando aparecen de manera irregular, se aconseja tomar tres tazas diarias de la infusión.
  • Gárgaras y enjuagues bucales: mezclar anís con salvia, menta, llantén y flor de malva es muy adecuado para realizar gárgaras en casos de anginas, laringitis o faringitis; o enjuagues bucales en caso de úlceras en la boca.
  • En la cocina: entre especias culinarias, el anís verde se utiliza en la elaboración de platos y pasteles de todo tipo. También se emplea para aromatizar sopas o estofados o puede añadirse en la cocción de legumbres para que sean menos flatulentas. 

Aromaterapia: aceite esencial de anís verde

La infusión o decocción de anís no tiene contraindicaciones, no así el aceite esencial de anís verde (enlace a la tienda virtual), ya que una vez extraído de la planta hay que utilizarlo con mucha prudencia y está totalmente desaconsejado en caso de embarazo. El aceite esencial de anís verde, aplicándolo diluido en un aceite base, se emplea para masajes circulares sobre la barriga, siempre en el sentido de las agujas del reloj. Ayuda a mejorar las digestiones y a aliviar gases. El aceite esencial de anís verde también es apto para el consumo. Se pueden añadir 2 ó 3 gotas en un vaso de agua o infusión después de las comidas para mejorar la digestión.

Añadiremos, por último, que no hay que confundir el anís verde (Pimpinella anisum) con el anís estrellado (Illicium verum).

 Foto: www.blogdefarmacia.com 

 

Remedios tradicionales para niños: dolor de tripa, estreñimiento, insomnio y golpes1

Seguimos recuperando remedios tradicionales para niños y niñas, que desde antaño se han utilizado para mejorar el estado de salud de nuestras criaturas. En este segundo post nos centraremos en unos remedios que, generación tras generación, han servido para el dolor de tripa, el estreñimiento, el insomnio y los golpes.

 

¡Me duele la tripita! (Gases o mala digestión)

  • Tisana digestiva. Haremos una mezcla con anís verde (1 parte), comino (1/2 parte), manzanilla (1/2 parte) y tomillo (1/4 parte) y pondremos una cucharada sopera en un vaso de agua bien caliente. Lo tapamos y lo dejamos infusionar durante 5 minutos. Lo colamos y, cuando esté templada, nuestr@ hij@ lo podrá ir bebiendo a sorbitos durante el día. Renovaremos la infusión cada 6 horas. Para los bebés más pequeños, una infusión de anís verde antes y después de amamantarlos mejorará el proceso digestivo y evitará los cólicos.
  • Para el dolor de tripa son útiles las cataplasmas calmantes y emolientes aplicadas sobre el vientre, ayudando a desinflamarlo. Los mucílagos y las proteínas se absorben por los poros, haciendo desaparecer las molestias. En las tiendas Manantial de Salud se vende la mezcla ya hecha. La cataplasma se compone de harina de alholva, harina de linaza y polen de flor de manzanilla. Se debe hacer una pasta homogénea con un poco de leche caliente y le añadiremos una cucharadita de miel. Extenderemos la pasta sobre una gasa, la envolveremos y la aplicaremos sobre el vientre, sujetándola con una faja si es necesario.
  • Aceite de masaje calmante. Se prepara en un recipiente de cristal, donde pondremos dos cucharadas soperas de flor de caléndula y añadiremos aceite de almendras hasta cubrirlas. Lo llevaremos al baño maría, tapado, durante 9 minutos. Se retira del fuego y, cuando se enfríe, se cuela con una gasa en un bote de cristal oscuro. Ya está listo para hacer masajes suaves en el vientre, siguiendo siempre el sentido de las agujas del reloj, desde el diafragma hasta las ingles. El aceite de masaje calmante también se puede comprar ya preparado en las tiendas Manantial de Salud.

    Mala digestión.
    Mala digestión.

 

¡Tengo estreñimiento!

  • Para bebé muy pequeños. Se prepara una infusión con semillas de lino (1 parte), llantén (3 partes) y un poco de malvavisco. Pondremos una cucharadita de esta mezcla en un vaso de agua (200 ml) y lo dejaremos hervir durante 2 minutos. Apagamos el fuego y lo dejamos reposar durante 5 minutos. Se le darán cucharaditas pequeñas de esta tisana antes de amamantarlo o bien se añadirán 1 ó 2 cucharadas soperas al agua del biberón.
  • Para bebés de más de 6 meses. Prepararemos una mezcla de semillas de lino, llantén y malvavisco. Herviremos el contenido de una cucharadita rasa de postre de esta mezcla durante 2 minutos. La dejaremos reposar 5 minutos antes de colarla y la repartiremos en 3 tomas a lo largo del día o con las comidas. Reduciremos la dosis según la mejoría conseguida.

    Estreñimiento.
    Estreñimiento.

 

¡No puedo dormir! Remedios tradicionales para niños para ayudarles a conciliar el sueño

  • Para bebés muy pequeños, podremos hacerle masajes en los pies con aceite macerado de manzanilla. Otro remedio es darle un baño relajante con el agua de una decocción de flores de lavanda, caléndula y flor de naranjo.
  • Para niños mayores de 6 años, hacia el anochecer le daremos una infusión relajante a base de azahar, tila, melisa y anís verde a partes iguales.
  • También podemos hacer un aceite de masaje relajante colocando en un recipiente oscuro de vidrio 30 ml de aceite de almendras, 4 gotas de aceite esencial de mandarina y otras 4 gotas de aceite esencial de lavanda. Se lo aplicaremos dando un masaje en la espalda y en los pies.
  • El último de los remedios tradicionales para niños contra insomnio es lograr que se relajen, poniendo una gota de aceite esencial de lavanda debajo de la almohada.

    Insomnio.
    Insomnio.

 

¡Me he dado un golpe! Remedios tradicionales para niños para aliviar el dolor

  • Tintura para hacer friegas. Se prepara con flor de árnica, romero, lavanda, hipérico, harpagofito, 200 ml de zumo de limón y 100 gr de zanahoria rallada. Pondremos todos estos ingredientes a macerar en un recipiente de vidrio junto a ½ litro de alcohol de 96°. Se tapa, se agita y se deja macerar como mínimo durante 15 días. Después se cuela con una gasa. Para los golpes y los dolores de crecimiento se pueden hacer masajes suaves con este macerado. Lo podéis encontrar ya preparado en nuestras tiendas bajo el nombre de Alcohol Vitaminado.
  • Si hay un rasguño o herida, podemos aplicar el ungüento de própolis, ya que favorece la cicatrización y evita las infecciones.
  • Si hay un hematoma, se puede aplicar una cataplasma de arcilla fría que iremos lavando a medida que se vaya secando. Esto lo repetiremos tantas veces como sea necesario. Después puede untarse aceite esencial de hipérico (oli de cop). Si se usa este aceite esencial, es importante no exponerse al sol.

    Golpes. Remedios tradicionales para niños y niñas.
    Golpes. Remedios tradicionales para niños y niñas.

¡Esperamos haberos sido de ayuda con estos remedios tradicionales para niños y niñas! Si los utilizáis, os animamos a contar vuestra experiencia dejando un comentario al final del artículo. ¡Puede ser de utilidad para otras muchas personas!