Astrágalo: vitalidad y fortalecimiento del sistema inmunológico2

El Astrágalo es una planta medicinal perenne originaria de Mongolia y China, también conocida como Huang Qi. Su nombre significa “Líder amarillo” por el color de su raíz y por la importancia que tiene en la medicina tradicional china.

Astrágalo, el líder amarillo.
Astrágalo

El Astrágalo cada día es más usado en la fitoterapia europea, para el tratamiento de enfermedades crónicas y para aumentar la vitalidad. Está especialmente indicada en caso de problemas relacionados con infecciones e inmunología, y cada vez se usa más en casos como el cáncer o SIDA por sus beneficios. Reduce los efectos secundarios de la quimioterapia y radioterapia y acelera la recuperación después de las sesiones.

Beneficios del astrágalo:

  • Ideal contra las infecciones: es ideal para tratar tanto infecciones víricas como aquellas producidas por bacterias, hongos y parásitos. El astrágalo es eficaz frente a infecciones respiratorias. Acelera la recuperación en procesos gripales, resfriados y catarros, además de aliviar otros trastornos respiratorios como el asma bronquial. También se recomienda contra la otitis.
  • Indicado contra el cáncer, SIDA y hepatitis: está indicada en el tratamiento de enfermos con el sistema inmune comprometido. Los extractos de astrágalo se han empleado para mejorar la respuesta inmunitaria de enfermos de cáncer y aliviar los efectos adversos de la quimioterapia. También se usa en otras enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple.
    Puede disminuir la hiperactividad inmune en pacientes con lupus eritematoso sistémico y miastenia gravis. También se recomienda en enfermos con SIDA.
  • Antiviral eficaz: tiene una gran eficacia como antiviral dado que incrementa la producción de interferón. Inhibe la replicación de algunos virus, como en el caso del virus “coxsackie”, responsable de la miocarditis, la poliomielitis o la Hepatitis A. Además, facilita la eliminación de herpes.
  • Acción estimulante: el astrágalo es empleado para combatir la debilidad general, combate la fatiga y el cansancio y aumenta la vitalidad. Protege de factores patógenos externos y tiene un gran efecto antioxidante.
    El Astrágalo es fundamentalmente un tónico que estimula el metabolismo y el funcionamiento de órganos como los pulmones, las glándulas suprarrenales o el tracto intestinal. También favorece la recuperación de dolencias renales, es muy efectivo para tratar la nefritis crónica y tonifica el bazo.
  • Mejora las afecciones cardíacas y los trastornos digestivos: al dilatar los vasos sanguíneos y actuar como tónico cardiaco, se recomienda en cardiopatías, con buenos resultados en infartos, insuficiencia cardíaca congestiva y angina de pecho. También está indicado el uso de astrágalo en enfermedad vascular periférica, mala circulación e hipertensión arterial.
  • Mejora la memoria: la raíz de astrágalo se utiliza en medicina tradicional china para el tratamiento del Alzheimer.
  • Favorece la eliminación de toxinas, equilibrando los fluidos del cuerpo, es diurético por lo que ayuda a eliminar los edemas. Durante la menopausia disminuye los sudores nocturnos y también se usa para tratar el prolapso uterino.

Cómo tomar astrágalo

La forma más común de tomar Astrágalo es preparando una infusión hirviendo su raíz molida y dejándola reposar. También existe en forma de suplementos nutricionales como pastillas o cápsulas.

Contraindicaciones

  • No está indicado en caso de embarazo ni lactancia.
  • Su acción inmunoestimulante podría hacer que la fiebre aumentase de manera ligera.
  • Puede incrementar el riesgo de hemorragia, con lo cual no debe usarse antes de una intervención quirúrgica.
  • Personas que reciban tratamiento con inmunosupresores, anticoagulantes o insulinodependientes deben consultar antes con su médico.

Frutos secos y sus bondades para la salud4

Incorporar frutos secos en nuestra dieta habitual nos ayudará a reducir el colesterol y a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, mejorará nuestro sistema inmunológico y evitará el envejecimiento prematuro. Además nos da un aporte extra de energía para enfrentarnos a las temperaturas más bajas clásicas de la estación invernal.

La naturaleza es sabia. Nos da lo que necesitamos en el momento que lo necesitamos. Todos los frutos de otoño son muy buenos paras la salud. Los de color rojizo, violeta o amoratado, como los arándanos, las moras, los escaramujos, las bayas de sauco o los frutos del granado son ricos en antioxidantes y antocianósidos. Los frutos secos (nueces, almendras, avellanas, piñones, etc.) son ricos en nutrientes, muy especialmente en ácidos grasos omega 3 y omega 6. También son una fuente de vitaminas (principalmente de vitamina E) y ricos en minerales (calcio, magnesio, fosforo y zinc). Hay que destacar, además, que los frutos secos contienen fibra de alta calidad, que nos ayuda a regular el tránsito intestinal. La característica común de todos los frutos secos es que en su composición natural tienen menos de un 50% de agua.

Los frutos secos son fuente de proteínas, vitaminas, minerales y oligoelementos.
Los frutos secos son fuente de proteínas, vitaminas, minerales y oligoelementos.

Frutos secos de cáscara dura

  • Almendras. Son ricas en proteínas, además de una de las pocas fuentes de proteínas vegetales que contiene arginina, aminoácido esencial para los niños. Aportan ácido oleico, que disminuye el colesterol y por tanto ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares. Por su alto contenido en fibra y bajo en azúcares, son ideales para personas con diabetes. También son ricas en minerales (calcio, magnesio, potasio, cobre, fósforo y zinc).
  • Anacardos. Son ricos en proteínas, fibra y ácidos grasos insaturados y contienen vitaminas B-1 y B-2, vitamina E, omega 3, omega 6, calcio, ácido fólico y magnesio. Son energéticos, fortalecen la memoria y disminuyen el nerviosismo. Reducen el colesterol y los triglicéridos, son beneficiosos para el corazón, fortalecen el sistema inmunológico, favorecen el tránsito intestinal, previenen el cáncer de colon, evitan el envejecimiento y ayudan a controlar la obesidad.
  • Avellanas. Contienen ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico) y vitamina E. Ayudan a reducir el colesterol y disminuyen el riesgo de enfermedades cardiacas. Son energéticas y una buena fuente de calcio para luchar contra la descalcificación y la osteoporosis.
  • Nueces. Destacan por sus aceites vegetales poliinsaturados y son una buena fuente de vitamina E, vitamina C, vitamina B, omega-3, omega-6, zinc y calcio. Rebajan el colesterol y ayudan a prevenir hasta un 50% las enfermedades cardiovasculares. Mantienen el buen estado de la piel, el cabello y los huesos. Se recomiendan para prevenir la osteoporosis.
  • Pistachos. Destacan por su alto contenido en ácido fólico (vitamina B-9) y su nivel proteico. Es el fruto seco con más vitamina A. Son ricos en potasio, calcio, hierro y fósforo. Reducen el colesterol y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Por su contenido en fibra y tomados con moderación, son ideales para regular el tránsito intestinal.
  • Piñones. Aportan energía y nutrientes. Son ricos en ácidos grasos y minerales (calcio, potasio, fósforo, magnesio, hierro y ácido fólico). Son aconsejables en las etapas de crecimiento como complemento a los lácteos. También están indicados para combatir el colesterol y las enfermedades cardiovasculares, así como para estados carenciales, cansancio y anemias.

Frutos secos provenientes de frutas desecadas

  • Uvas pasas. Ricas en hidratos de carbono simples y azúcares, así como en minerales (potasio, calcio y hierro). Son una fuente excelente de provitamina A (beta-caroteno), esencial para la visión, buen estado de la piel, del cabello, de los huesos, de las mucosas y del buen funcionamiento del sistema inmunológico, además de tener propiedades antioxidantes.
  • Higos secos. Son nutritivos y ricos en hidratos de carbono, ácidos orgánicos y sales como potasio, calcio y vitaminas A, B-1, B-2, B-3 y C. Mejoran el tránsito intestinal.
  • Orejones. Representan un concentrado de vitaminas, minerales y nutrientes. Un puñado de orejones puede ser una alternativa a la ingesta de pastillas de vitamina A. Contienen hierro, muy beneficioso para la prevención de la anemia. Su riqueza en potasio ayuda a los problemas de hipertensión y circulatorios, facilitando la expulsión de líquidos. Están considerados como una medicina natural para el sistema nervioso, gracias a la vitamina B-3, que combate el nerviosismo, la ansiedad, la depresión y el insomnio.