Aceite de onagra: una perla para la salud0

El aceite de onagra proviene de la onagra (Oenothera biennis), también conocida como prímula del atardecer (Evening primrose). Se trata de una planta originaria de América del Norte, que fue introducida en Europa a finales del siglo XVII como planta ornamental. Hoy la podemos encontrar en taludes cerca de los ríos de zonas templadas. El aceite de onagra tiene múltiples beneficios, que van desde minimizar trastornos hormonales, hasta combatir problemas dermatológicos, pasando por equilibrar el sistema nervioso y estimular el sistema inmunitario, por citar algunas propiedades.

Aceite de onagra
Planta de onagra

El aceite de onagra se obtiene de la presión en frío de las semillas de la planta. Sus nutrientes más preciados son los ácidos grasos poliinsaturados, destacando el ácido linoleico y el ácido gamma-linolénico, ambos de la familia omega 6. Estos ácidos grasos esenciales son importantes precursores de diversos mediadores celulares indispensables para el correcto funcionamiento y estabilidad de las membranas de las células, el desarrollo del sistema nervioso y hormonal, y la regulación de los procesos de coagulación.

Los ácidos grasos esenciales tienen esta denominación porque son imprescindibles para mantener un buen estado de salud, aunque nuestro organismo no sea capaz de fabricarlos. Esto implica que debemos garantizarlos a través de la alimentación. El ácido linoleico se encuentra en aceites vegetales como el de girasol, así como en lácteos, grasas animales, semillas y frutos secos. El ácido gama-linolénico también forma parte de la leche materna y del aceite de borraja. Otra manera de obtener estos ácidos grasos esenciales es mediante la ingesta de aceite de onagra, que se comercializa en perlas.

Propiedades del aceite de onagra

  • Dermatología. Ayuda a combatir el eccema, el acné y la caspa. Mantiene la elasticidad de la piel y su aspecto sano. También es beneficioso para la fragilidad de las uñas y contra la caída del cabello.
  • Sistema reproductor. La onagra se ha ganado el sobrenombre de “planta de la mujer” por sus beneficios para aliviar los síntomas del síndrome premenstrual (dolor de mama, estado de ánimo, irritabilidad, dolor de cabeza y retención de líquidos) y de la menopausia (retención de líquidos, sofocos, sequedad de las mucosas, etc.). Además evita las reglas irregulares y dolorosas. Pero lo cierto es que también tiene propiedades para los problemas hormonales del hombre, como la escasez de semen, la mejor irrigación del pene en casos de dificultades para la erección y otros trastornos de la pre-andropausia (cambios de actitud y de estado de ánimo). También mejora los trastornos prostáticos.
  • Sistema nervioso. Reduce la hiperactividad. Regula la liberación y la acción de neurotransmisores. Combate el estrés y previene la depresión.
  • Sistema sanguíneo y cardiovascular. Reduce los niveles de colesterol malo (LDL), reduciendo el avance de la arteriosclerosis. El aceite de onagra es recomendable para personas con elevado riesgo cardiovascular, ya que reduce la hipertensión arterial por su acción vasodilatadora y evita la formación de trombos y coágulos.
  • Sistema inmunitario. Regula y estimula las funciones de los linfocitos T.
  • Acción antiinflamatoria. El aceite de onagra es eficaz en casos de artrosis reumatoide, fibrosis quística, procesos alérgicos y asma.
  • La onagra es útil como apoyo en el tratamiento de la diabetes, puesto que mantiene estables los niveles de insulina.

¿Conocías todas estas propiedades? ¿Te ha parecido útil este artículo? Si es así, te animamos a que te subscribas al blog para recibir más artículos divulgativos de interés.

Melisa: calma los nervios de manera natural0

El estrés, el trabajo o algunas situaciones personales pueden causar ansiedad, depresión, tensión nerviosa, dolores de estómago o malestares digestivos… ¿Quieres descubrir una manera natural de tratarlos? En este artículo te presentamos las propiedades de la melisa, una planta medicinal relajante y tonificante del sistema nervioso.

Melisa ("Melissa officinalis")
Hojas de Melisa

La melisa (Melissa officinalis), también conocida como toronjil, es originaria de la cuenca del Mediterráneo. Es una hierba perenne de la familia de las lamiáceas y crece de forma silvestre.

Propiedades medicinales de la melisa:

  • Relajante: como planta medicinal tiene propiedades sedantes, relajantes y es buena para el insomnio. Además de calmar la sobreexcitación, esta planta medicinal es muy buena para aliviar los dolores de cabeza.
    En las palpitaciones o taquicardias de origen nervioso la melisa tiene la propiedad de relajar el músculo cardíaco y restablecer el ritmo normal del corazón. También se le atribuyen propiedades antiespasmódicas; se emplea en la reanimación de desmayados y como tranquilizante o calmante natural.
  • Antidepresiva: se han encontrado propiedades antidepresivas, ansiolíticas y antioxidantes en los compuestos de la melisa.
  • Antivírica: es eficaz contra las paperas, la varicela, y en la cicatrización de afecciones como herpes labial.
  • Mejora la digestión: como infusión también se usa para curar el dolor de estómago y está indicada para mejorar la digestión.
  • Aromática: sus partes herbáceas se utilizan en aromaterapia ya que poseen un intenso aroma a limón cuando se machacan, debido a su contenido en terpenos, citronella, citronelol, citral y geraniol.
  • Se utiliza como repelente de mosquitos, sin afectar a niños ni bebés. El toronjil es utilizado en algunos dentífricos, debido a sus propiedades antisépticas, antibacterianas y aromáticas.

La melisa es una planta medicinal muy fácil de cultivar, lo cual es una gran ventaja. Se puede cultivar en maceta, de manera que la tengamos siempre a mano. Se la debe proteger del frío en invierno.

Es una planta de mata densa, frondosa, erecta y perenne, que puede llegar a crecer un metro de altura. Tiene flores blancas, ricas en néctar, que atraen a las abejas y sus hojas son muy grandes y ovaladas. La recolección de sus partes aéreas debe realizarse antes de que florezca, en verano, porque al florecer se pierden principios activos.

Cómo tomar melisa:

  • Infusión: sólo tienes que colocar un puñadito de hojas verdes frescas o secas en una taza, agregarle agua hirviendo y dejar reposar 15 minutos.
    Recomendamos tomar una dosis de 20 a 50 gramos por litro, 3 ó 4 veces diarias para problemas de tensión nerviosa, depresión o agotamiento nervioso. La misma dosis sirve para afecciones de estómago, indigestión o náuseas.
    La infusión caliente de las hojas de melisa o toronjil está indicada también para resfriados y gripes. También se puede utilizar una infusión diluida para los niños con varicela.
  • Loción: agrega 1 ml (20 gotas) de aceite esencial de melisa a 100 ml de aceite de jojoba y obtendrás una loción para aplicarse sobre la piel como repelente de insectos.
  • Aceite para masaje: para obtenerlo añade 5-6 gotas de aceite esencial a 15 ml de aceite de coco y aplícalo masajeando, para la depresión, tensión, asma o bronquitis; o con suaves toques sobre las llagas en cuanto aparezcan.
  • Crema: el aceite esencial diluido en crema o ungüento se puede aplicar sobre llagas, calenturas, heridas que no cicatrizan o picaduras de insecto.
  • Condimento: además de ser una planta medicinal, podemos usar melisa para cocinar, como condimento, gracias a su olor a limón. Sus  hojas se usan tanto frescas como secas, para aromatizar ensaladas, salsas, sopas, carnes y postres.

Alimentos para fortalecer el sistema nervioso2

Cada vez son más frecuentes los casos de ansiedad, nerviosismo, insomnio, depresión y otras afectaciones del sistema nervioso. El equilibrio emocional es fundamental para conseguir y mantener un buen estado de salud. Una alimentación rica en vitaminas, minerales y ácidos grasos insaturados favorece un buen desarrollo del cerebro y de sus funciones. Reforzar el sistema nervioso nos permitirá afrontar los inconvenientes del día a día con más claridad y nos será más fácil encontrar una solución. Pero hablemos de los alimentos para fortalecer el sistema nervioso con más detalle y teniendo en cuenta las diferentes causas.

Nerviosismo

El nerviosismo es un estado de excitación en el que el sistema nervioso responde de forma exagerada a estímulos considerados normales. El tabaco, el alcohol, el café, las bebidas estimulantes y las drogas desequilibran el sistema nervioso y causan nerviosismo. En cambio, tomar un buen desayuno y comer a horas regulares ayuda a mantener los niveles adecuados de glucosa en sangre y evitará estados de irritabilidad. Estos cuatro alimentos también reducen el nerviosismo:

  • Avena: es una fuente de vitamina B1 y además contiene avenina, un alcaloide de suave acción sedante.
  • Germen de trigo: es rico en vitaminas del grupo B, necesarias para el equilibrio del sistema nervioso.
  • Lechuga: aporta vitaminas del grupo B y presenta una suave acción sedante.
  • Polen: es un alimento que fortalece el sistema nervioso.

Otros hábitos saludables para reducir el nerviosismo son dormir suficientemente y hacer deporte.

Fatiga intelectual

Las personas que estudian o tienen un trabajo intelectual intenso requieren ciertos nutrientes, que encontrarán en los cereales integrales y en los frutos secos oleaginosos.

  • Almendra: es un excelente alimento para el cerebro. Su proporción de minerales es la más adecuada para lograr el funcionamiento estable del sistema nervioso.
  • Nueces: mejoran el rendimiento intelectual. Son ricas en ácidos grasos esenciales que intervienen en el metabolismo de las neuronas. También son ricas en lecitina, fósforo y vitamina B.

Insomnio

Las cenas copiosas, aun siendo a base de alimentos sanos, pueden alterar el sueño. La hora de cenar debería establecerse un mínimo de dos horas antes de acostarse. A última hora sólo deberían tomarse tisanas sedantes. La miel ejerce un suave efecto sedante. Se puede tomar por la noche junto con infusiones de plantas relajantes como la pasiflora, la tila, la amapola o el lúpulo.

Una alimentación rica en hidratos de carbono favorece la síntesis del triptófano, un aminoácido que en el cerebro se transforma en serotonina, un neurotransmisor de acción sedante.

Estrés

El estrés se produce cuando los sucesos de la vida superan nuestra capacidad de afrontarlos. Sus repercusiones pueden afectar a todos los órganos y funciones del cuerpo. Sus efectos se concentran en el corazón, que se ve forzado a trabajar de manera más rápida; y en el sistema nervioso, que reduce su efectividad en otras funciones orgánicas, provocando por ejemplo una bajada de las defensas.

Hay alimentos que mejoran la adaptación al estrés, mientras que otros lo empeoran. Interesa aumentar la aportación de proteínas, hidratos de carbono, minerales como calcio, magnesio, potasio, vitaminas B y C y grasas insaturadas. Por el contrario, conviene evitar el alcohol, las bebidas estimulantes, el azúcar blanco y los alimentos refinados.

Receta equilibrante: sopa de avena

Ingredientes para 4 raciones:

  • 100 gramos de copos de avena.
  • 50 gramos de avellanas peladas.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 ¼ litros de caldo de verduras (sin sal).
  • Sal (opcional).

Preparación:

  • Pelamos y picamos los ajos. También trituramos las avellanas.
  • Ponemos en una olla el caldo de verduras y la sal. Cuando rompa a hervir, le añadimos los copos de avena, las avellanas y los ajos.
  • Tiene que hervir durante 15 minutos.
  • La sopa de avena debe servirse bien caliente.
La avena es uno de los alimentos para fortalecer el sistema nervioso.
Sopa de avena. Este cereal es uno de los alimentos para fortalecer el sistema nervioso.

La sopa de avena tiene múltiples beneficios. La avena es uno de los alimentos para fortalecer el sistema nervioso, dada su acción sedante. Esta receta también es ideal para el sistema cardiovascular: no contiene colesterol, es baja en sodio (si no añadimos sal) y en grasa, y proporciona una buena cantidad de fibra. La sopa de avena también es beneficiosa para el aparato digestivo, por la acción suavizante de la avena, tanto sobre el estómago como sobre el intestino.

Manzanilla: mucho más que una planta medicinal digestiva0

Hay muchos tipos de manzanilla, todas importantes y todas con propiedades peculiares. Pero sobre todo, las manzanillas que trataremos en este artículo están muy arraigadas a nuestra cultura, incluso algunas de ellas forman parte de la historia de algunos pueblos.

Manzanilla dulce (Matricaria chamomilla)

Las flores de manzanilla son una de las joyas de nuestra flora, originaria de Europa. Se cultiva en Hungría, Egipto y los países que conforman la antigua Yugoslavia. Nuestra camamilla de l’Urgell, cultivada en la bella comarca leridana, era una de las más preciadas del mundo. La macro producción agrícola hizo que prácticamente se perdiera esta especie de manzanilla, pero por suerte en la actualidad se está recuperando el cultivo.

Manzanilla dulce.
Manzanilla dulce.

Su peculiar aroma y sus discos florales, con numerosas flores de color amarillo intenso, pero con un fondo azulado debido a la presencia de su aceite esencial, hacen de la manzanilla dulce una de las plantas más queridas de nuestra tierra.

Rica en aceite esencial, cumarinas, glucósidos y flavonoides, la manzanilla dulce nos aporta un efecto estimulante de las secreciones digestivas así como una acción antiespasmódica y carminativa, ligeramente relajante y buena acción antiinflamatoria debido a su alto contenido de camazuleno. Por vía externa, este tipo de manzanilla ejerce una acción emoliente, calmante y antiséptica y se usa en forma de colirios o lavados oculares en casos de conjuntivitis catarral. Es clásica la utilización del agua de manzanilla dulce para aclarar los cabellos rubios.

Manzanilla de Mahón (Santolina chamaecyparissus)

También conocida como abrótano hembra, camamilla de la Mola, esparnellac o botja de Sant Joan, la manzanilla de Mahón es muy popular en la Catalunya central y muy especialmente en las Baleares, donde se le tiene una veneración especial. La gran complicidad de su aceite esencial la hacen especialmente indicada como vermífuga (expulsa las lombrices intestinales) así como estomacal y espasmolítico. En uso externo son reconocidas sus propiedades antialérgicas. Se usa con éxito en forma de compresas en casos de eccemas de origen alérgico. Los mahoneses consideran que la manzanilla criada en los alrededores del castillo de la Mola es de superior calidad a la de la península.

Manzanilla de Mahón.
Manzanilla de Mahón.

Matricaria (Chrysanthemum parthenium)

La matricaria crece de forma silvestre en las montañas de Soria y del Moncayo. Sus flores son parecidas a las de la manzanilla común, algo más pequeñas, pero que desprenden un olor muy fuerte, incluso ligeramente alcanforado. En su composición encontramos principios amargos, aceite esencial e hidrocarburos terpénicos.

Matricaria.
Matricaria.

A las propiedades digestivas de la manzanilla debemos resaltar su acción beneficiosa sobre el sistema nervioso. Está especialmente indicada en casos de migraña. También hay que resaltar su buena reputación como desintoxicante hepático y, en ginecología, se recomienda por su buena acción emenagoga (estimulan el flujo sanguíneo en el área de la pelvis y el útero y, en algunos casos, fomentan la menstruación). Para el que escribe este artículo, esta manzanilla es la mejor del mundo. Basta con oler las flores secas para darnos cuenta que estamos ante una planta muy especial. Debemos cuidarla, ya que puede estar en peligro de extinción.

L. Teixé

Aceite esencial de lavanda: un mundo de sensaciones6

El aceite esencial de lavanda tiene un papel primordial en la aromaterapia moderna, por su eficacia, inocuidad, tolerancia y amplio espectro de aplicación. Y es que la lavanda es una de las plantas más particulares de nuestra flora. La lavanda es originaria de los países  mediterráneos, crece en terrenos áridos en forma de matas. Florece en verano, formando inflorescencias terminales de color azul-grisáceo. Las flores de lavanda son muy perfumadas y su aroma varía según la especie.

El aceite esencial de lavanda es el componente más importante de las flores de esta planta medicinal. Se obtiene por destilación con arrastre de vapor, es de color amarillo-verdoso y en su composición encontramos alcoholes y carburos terpénicos, cineol, gran cantidad de taninos y ácidos fenólicos.

Tradicionalmente, el aceite esencial de lavanda se ha utilizado por vía externa en casos de calambres y contracturas musculares, acné, eccemas, quemaduras y sobre todo en alteraciones del sistema nervioso. A continuación exponemos algunos ejemplos.

Aplicaciones prácticas del aceite esencial de lavanda

  • Dos gotas de aceite esencial de lavanda en el cuello del pijama o en la almohada favorecerán un sueño rápido y reparador.
  • Después de una jornada estresante, añade a un paño húmedo cinco gotas de aceite esencial de lavanda y aplícatelo en la nuca. Notarás enseguida una sensación de alivio y relax.
  • Simplemente oliéndolo a distancia, te relajarás y desaparecerán las crisis de ansiedad.
  • Añadiendo unas gotas de aceite esencial de lavanda en la bañera, gozarás de un baño relajante y recuperador.
  • Ambientando una estancia o un lugar de trabajo con este aceite esencial, crearás un clima más tranquilo y relajado.
  • Añadiendo unas gotas de aceite esencial de lavanda en un popurrí de flores colocado en la mesita de noche, respirarás mejor por la nariz, evitando quizás los molestos ronquidos.
  • Aplicando unas gotas en un aceite base sobre la piel, harás que el afeitado con cuchilla o la depilación sean mucho más suaves.
  • Empleando el aceite esencial de lavanda en aceite de rosa mosqueta sobre una quemadura, evitarás infecciones y conseguirás una mejor regeneración del tejido afectado.
Campos de lavanda en la Provenza.
Campos de lavanda en la Provenza.

Algunas precauciones

Se desaconseja el uso del aceite esencial de lavanda por vía interna en embarazadas, madres lactantes y niños menores de seis años. En personas que padecen epilepsia, párkinson u otras enfermedades neurológicas, sólo debe utilizarse bajo el estricto control de un aromaterapeuta. En personas con antecedentes alérgicos, se aconseja efectuar siempre una prueba de tolerancia: hay que aplicar una gota de aceite esencial de lavanda en una zona sensible y bien vascularizada y luego esperar 15 minutos. Si no aparece reacción, tendrás la certeza de que no eres alérgico a este aceite esencial.

Trini Teixé, Doctora en Biología

Foto: www.escapadaseuropa.com