Marrubio: una planta para el sistema respiratorio y digestivo0

El marrubio (Marrubium vulgare), que también es conocido como malva del sapo o malvarubia, es originario del continente eurasiático y norte de África. Sin embargo, ha acabado aclimatándose en muchas regiones templadas del mundo, especialmente en América del Norte. Las principales virtudes del marrubio son para el sistema respiratorio y digestivo, aunque como veremos tiene muchas más.

Marrubio

Esta planta herbácea perenne, arbustiva, cuya raíz es fibrosa, que crece en terrenos secos y arenosos, ya era conocida en la Antigüedad por sus propiedades balsámicas. Incluso había médicos que recomendaban el marrubio para aquellos que habían bebido veneno o habían sido mordidos por serpientes.

Del marrubio se utilizan las hojas, que desprenden un ligero olor almizclado, y la parte terminal del tallo, recogidas justo antes de la floración. Las flores, que aparecen de junio a septiembre, son pequeñas y de color blanco.

Su sabor áspero y amargo viene dado por las sustancias amargas (la marrubina en un 0,3-1% y la premarrubina) que contiene. Asimismo, el marrubio también está compuesto de ácidos fenoles (ácido cafeico, ursólico y clorogénico). También contiene indicios de aceite esencial (0,06%), antocianos, mucílagos, pectina (3%), beta sitosterol, betocina, colina, flavonoides, saponósidos (0,18%), sales de potasio (3%), de calcio y hierro (0,2%) y taninos (3%).

Propiedades medicinales del marrubio:

  • Sistema respiratorio: el marrubio es un tónico estimulante, expectorante, balsámico, fluidificante bronquial. Se usa en la preparación de tisanas pectorales.
  • Sistema digestivo: se utiliza como tónico estomacal y estimulante de la función hepática y de la secreción biliar.
  • Sistema nervioso: en dosis elevadas, posee propiedades febrífugas, tónicas y estimulantes.
  • Sistema cardiovascular: en combinación con el espino albar, el marrubio se utiliza en el tratamiento de taquicardias y extrasístoles. La infusión caliente provoca sudoración. Las dosis muy elevadas podrían afectar el ritmo cardíaco.

Preparación:

En infusión prepararemos una cucharada sopera rasa de la planta por vaso de agua, lo haremos hervir 2 minutos, reposar 10min y lo tomaremos preferentemente antes de las comidas.

Según cada caso tomaremos una o varias tazas al día:

  • Como preventivo de afecciones respiratorias tomaremos un vaso al día desde septiembre hasta marzo.
  • En caso de afección pulmonar en curso, tomaremos 1 litro al día (4 vasos) durante almenos 15 días.
  • Para problemas digestivos una taza antes de las principales comidas.
  • El marrubio se suele utilizar mezclado con otra plantas para obtener una magnífica tisana pectoral. Mezclamos marrubio, malvavisco, yemas de pino, líquen, guayaco, malva y enula campana. Para prepararlo tomar una cucharada sopera rasa por vaso de agua, hervir de 5 a 10 minutos y tomar dos vasos al día como preventivo de afecciones del tracto respiratorio.

A dosis adecuadas el marrubio no presenta toxicidad.

Eucalipto: un aliado para el sistema respiratorio0

El eucalipto es un árbol de la familia de las mirtáceas originario de Australia. Su aceite esencial –extraído de las hojas, ramas adultas y frutos– hace del eucalipto una de las plantas más valoradas para tratar enfermedades del sistema respiratorio, puesto que permite respirar mejor, alivia la tos seca y favorece la eliminación de mucosidad.

El aceite esencial de eucalipto está compuesto en sus tres cuartas partes por eucaliptol. También contiene taninos, ácido elágico y ácido gálico, así como un 2,5% de eucaliptina, una sustancia con efectos bacteriostáticos (inhibe el crecimiento de bacterias). El aroma a madera, alcanforado y limpio del aceite esencial de eucalipto es penetrante, balsámico y antiséptico.

El eucalipto y sus propiedades para tratar problemas respiratorios

El eucalipto es una de las plantas más apreciadas para tratar patologías del aparato respiratorio debido a los beneficios que aporta su aceite esencial:

  • Reduce las inflamaciones y permite respirar mejor.
  • Estimula la secreción de saliva y alivia la tos seca.
  • Ayuda a eliminar la mucosidad.
  • Destaca por sus propiedades expectorantes, antiinflamatorias y antibacterianas, que le vienen dadas por el eucaliptol.
  • Tiene propiedades antisépticas (reduce la capacidad de infección de los microorganismos) y balsámicas, que aportan bienestar.

Cómo utilizar el aceite esencial de eucalipto

  • Unas gotas de aceite esencial de eucalipto en un bol con agua caliente nos reportará un ambiente limpio y libre de gérmenes infecciosos.
  • En casos de sinusitis o rinitis, los vahos con agua de eucalipto o aceite esencial de eucalipto diluido ayudan a descongestionar y respirar mejor. Si añadimos al eucalipto unas flores de malva y raíz de malvavisco, el efecto positivo mejorará debido a la acción emoliente de estas plantas.
  • Una fricción en el pecho o espalda con aceite esencial diluido tiene un efecto balsámico y expectorante que estimula las células secretoras de la mucosa bronquial.

El aceite esencial de eucalipto debe utilizarse siempre diluido, a dosis entre el 3% y el 5%. En personas con problemas de alergias, hay que realizar primero una prueba de sensibilidad antes de usar este aceite esencial. Combina muy bien, potenciando sus propiedades, con aceites de lavanda, romero, enebro, cedro, benjuí y pino.

Eucalipto y problemas respiratorios (tos, mucosidad)
El eucalipto también es un poderoso desinfectante ambiental.

Otros usos externos del aceite esencial de eucalipto

  • Las fricciones realizadas con aceite esencial de eucalipto diluido ayudan a mitigar el dolor de articulaciones afectadas por reumatismo, artrosis, dolores musculares o distensiones.
  • Es efectivo como desinfectante en casos de herpes o picaduras de insectos.
  • Es un poderoso desinfectante ambiental.

El eucalipto: de Australia al resto del mundo

Si bien decíamos al principio que el eucalipto es originario de Australia, lo cierto es que, debido a su rápido crecimiento, se ha aclimatado a toda la cuenca mediterránea, América del sur y amplias zonas de Asia, hasta llegar a competir ecológicamente con numerosas especies autóctonas. Existen más de 130 especies de eucalipto. Las más conocidas en nuestra flora son el Eucaliptus globulus, el Eucaliptus citriodora y el Eucaliptus radiata.

Foto: www.fotoszonasur.com.ar