Pásate al tinte natural: fortalece tu cabello y olvídate de alergias e irritación0

¿Sabías que los tintes químicos debilitan el cabello y hacen que pierda brillo y suavidad? Si apuestas por el tinte natural evitarás alergias e irritación, además de nutrir y fortalecer el cabello, y proporcionarle un aspecto sedoso y luminoso. En este artículo descubrirás cómo utilizar tintes naturales para tu pelo, ¡lo puedes hacer tú misma en casa!

Podemos mezclar distintas especies vegetales obteniendo una gran variedad de tonalidades de tintes naturales. A continuación te explicamos qué planta utilizar para cada tono de cabello.

Tinte natural Manantial de Salud
Tinte natural

CABELLOS RUBIOS:

  • Manzanilla: Se utiliza para mantener el rubio natural, especialmente en niñas, ya que el cabello se va oscureciendo al ir creciendo. Sólo tienes que añadir dos cucharadas de las flores de manzanilla en medio litro de agua, hervir 20 minutos, dejar reposar 10 minutos, colar y añadir unas gotas de limón. Lo aplicaremos y dejaremos actuar durante 20 minutos.
  • Ruibarbo: Ideal para obtener tonos dorados e intensificar el brillo de los rubios. También se puede mezclar con manzanilla, cáscara de nuez y un poco de henna para obtener tonos desde el rubio al tono albaricoque. Se mezcla el polvo en agua caliente y se deja actuar de 30 a 90 minutos en función del efecto deseado.

CABELLOS CAOBA Y ROJIZOS:

  • Henna: Es el tinte natural por excelencia y la base de muchas mezclas. Procede de las hojas de Lawsonia inermis, y tiene una coloración marrón o rojiza. Aporta numerosos beneficios para el cabello, cubre las canas, puede usarse con frecuencia y durante el embarazo.

    Para preparar la henna, primero liberaremos el pigmento con un medio ácido, haciendo una mezcla con unas gotas de limón, vinagre o amla en agua caliente durante una hora. Pasado este tiempo ya tenemos la mascarilla lista para aplicar generosamente sobre el cabello.

    Si quieres dar unos reflejos al cabello sin necesidad de cubrir las canas, puedes prescindir del tiempo de reposo en el medio ácido. Antes de mezclar la henna con otros vegetales para obtener otras tonalidades, ten en cuenta que éstos pueden ser incompatibles con el medio ácido. Es importante que los utensilios que uses para preparar y aplicar la henna no sean metálicos. Y recuerda proteger la zona de la frente, las orejas y la nuca con un gel hidratante para evitar su teñido.

  • Rubia tinctorum: Esta raíz se suele combinar con otras plantas. Con henna acentúa los reflejos del rojo a un color cereza, y con cúrcuma o ruibarbo se crean tonos albaricoque. Para preparar el tinte hay que mezclar el polvo en agua caliente hasta obtener una crema suave y homogénea. Dejar reposar unos 30 minutos, después aplicar sobre el cabello limpio y ligeramente húmedo.
  • Alcamae (Alkanna tinctoria): Conocida como raíz del traidor, es un colorante rojizo con matices violáceos. Puede combinarse con henna para intensificar los reflejos.
  • Flor de Hibisco (Hibiscus sabdariffa): Además de darle una coloración ligeramente violeta al cabello, se utiliza para fortalecerlo y darle brillo, también para controlar su caída. Mézclalo con henna para obtener tonos cereza, caoba o castaño.

CABELLOS CASTAÑOS Y MORENOS:

  • Cáscara de Nuez: La cáscara de nogal es un excelente tinte para cubrir las canas. Para preparar el tinte hervimos un puñado de cáscaras en medio litro de agua durante diez minutos, aplicamos, dejamos actuar durante 20 minutos y aclaramos con abundante agua tibia.
  • Té negro y Salvia: Las hojas del té se usan para teñir las canas y conseguir un tono uniforme con el resto del cabello. Mezclaremos a partes iguales té negro y salvia, lo dejamos hervir unos 20 minutos, colaremos y dejaremos actuar 30 minutos. Si añadimos un poco de aguardiente obtendremos una loción para aplicar diariamente mediante una fricción para ayudar a cubrir las canas.
  • Indigo y Henna: El Índigo contiene un pigmento azulado, además de aportar textura y brillo al cabello. Si lo aplicamos sobre un cabello negro intensificará el color. Podemos mezclarlo con henna en diferentes proporciones para obtener distintas tonalidades de castaño, de más rojizo a casi negro.

Es importante hacer el proceso por separado, ya que el índigo es incompatible con el medio ácido (limón, vinagre, amla…). Primero prepararemos la mezcla de henna con agua caliente en un medio ácido, la dejaremos reposar un mínimo de 1 hora. Después mezclaremos el índigo con agua caliente, para posteriormente juntar ambas pastas si nos interesa una tonalidad castaña.

Para teñir el cabello de negro realizaremos la coloración en dos partes: primero teñiremos el pelo solamente con henna, dejamos actuar entre 3 y 4 horas, lavaremos el cabello y lo secaremos, obteniendo así un cabello de color naranja. Acto seguido prepararemos el índigo con agua caliente, lo aplicaremos durante 1 hora y lavaremos el cabello.

CABELLOS GRISES:

  • Saúco (Sambucus nigra): Los frutos maduros del saúco son ideales para un cabello uniformemente blanco y brillante. Sólo tienes que hervir un puñado de bayas en medio litro de agua durante 30 minutos, colar y enjuagar el cabello con este líquido, dejando actuar 15 minutos.

¡Esperamos que te animes a utilizar tintes vegetales y compartir tu experiencia con nosotros!

Tintes naturales: ¡Renueva tu vestuario!0

¿Has pensado en renovar tu vestuario de forma económica y fácil? ¿Sabías que algunas plantas se pueden usar como tintes naturales para teñir tus prendas más queridas? En este artículo te vamos a presentar las plantas más empleadas como colorantes naturales. Después del interés que despertó el post sobre nueces de lavado como detergente natural, queremos seguir ofreciéndote alternativas para tratar tu ropa sin productos químicos ni tóxicos. A partir de hoy, conocerás los tintes naturales más usados y podrás dar un nuevo look a tus mejores prendas.

Para poder teñir la ropa, necesitamos los tintes naturales y un mordiente. La palabra mordiente viene del latín morder. Antaño se creía que algunas sustancias mordían la fibra para hacerla recibir mejor los colorantes naturales. Los mordientes son sales minerales o metálicas, solubles en agua que, cuando se añaden al baño de tintura, enlazan, intensifican o cambian el color del baño de tintura y hacen que la tonalidad sea más fuerte a la luz, al lavado y al roce.Una vez hayamos realizado el proceso de mordentado podremos proceder a la coloración. Quizá los mordientes naturales más utilizados son el Alumbre de potasio y el Cremostartaro.

La cúrcuma es uno de los tintes naturales más empleados.
La cúrcuma es uno de los tintes naturales más empleados.

Tintes naturales más utilizados

  • Cúrcuma (Amommum curcuma): La parte que se utiliza para teñir es el tubérculo que, seco y reducido a polvo, proporciona unos colores amarillentos de gran belleza. Con la ropa previamente mordida se disuelve la cúrcuma (la cantidad será el 50% del peso de la prenda en seco) en agua caliente y se deja hervir unos 10 minutos. Se sumerge la prenda y se deja hervir durante 30 minutos, dejándola enfriar en el tinte.
  • Índigo (Indigofera tinctoria): El índigo da una gama que va desde el azul intenso hasta el celeste pálido, pero el resultado final sólo se observa cuando la ropa ha sido secada al aire. Disolvemos 15 gramos de índigo por 100gramos de tejido en abundante agua caliente y sumergimos la prenda mordida. Podemos dejarla tan solo unos minutos y luego secarla al aire libre. Si deseamos un azul más intenso, volveremos a sumergir la prenda en el colorante natural. Cuando la ropa esté casi seca, veremos si es necesario repetir el proceso (tantas veces como sea necesario).
  • Palo Campeche (Haematoxylum campechianum): Da un color violeta muy bonito. Se usa un 50% del peso de la prenda en seco y se macera en agua toda la noche. Al día siguiente,la ropa previamente mordida se cuece durante 30 minutos con abundante agua, removiendo de vez en cuando. Después hay que dejar que se enfríe y enjuagar el tejido.
  • Rubia (Rubia tinctorium): Su rizoma se recolecta a los 2 ó 3 años y se seca. Al molerlo da un polvo de color azufre que colorea de un rojizo intenso. Se cubren de agua las raíces y se dejan macerar toda la noche. Al día siguiente se añade más agua, se calienta y se sumerge el tejido previamente mordido. Hay que calentar el agua hasta los 80 grados y mantener a esta temperatura durante 120minutos. Después hay que dejar que se entibie.

Si quieres ampliar la gama de tintes naturales…

Hay muchos otros colorantes naturales que puedes usar como la Espirulina (verde), el Alcamae (rojo), el Abedul (amarillo), la Amapola (rojo), los Arándanos (azul), el Café (amarillos-marrones), la Caléndula (amarillo), el Castaño (marrón y castaño rojizo), la Cola de caballo (verde), la Manzanilla (amarillo), el Té negro (beige y marrones), etc.

Con un poco de imaginación y creatividad cada cual podrá encontrar sus propios tintes naturales. Si el resultado es de tu agrado, anota todo lo experimentado para poder repetirlo en otra ocasión. ¡Teñir la ropa con colorantes naturales puede ser una actividad divertida para toda la familia durante las vacaciones! Eso sí, no olvidéis usar guantes durante todo el proceso.