Plantas para aumentar las defensas0

Con los cambios estacionales, nuestras defensas se ponen a prueba. Todos queremos tener un sistema inmunológico fuerte. Por este motivo te presentamos una serie de plantas para aumentar las defensas y afrontar el frío con éxito.

Equinacea (Echinacea purpurea)

Es la especie más conocida en fitoterapia como estimulante inmunitario. Esta planta herbácea, con raíces negras y sabor picante, tiene propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes. La equinacea se recomienda en casos de enfermedades infecciosas de repetición, causadas por una disminución de las defensas orgánicas.

Plantas para aumentar las defensas Equinacea (Echinacea purpurea).
Equinacea (Echinacea purpurea).

Astrágalo o Huang Qi (Astragalus membranosus)

Es una planta medicinal perenne nativa de Mongolia y China que tonifica el sistema inmunitario, protege el cuerpo de factores patógenos externos, equilibra los fluidos del cuerpo, dilata los vasos sanguíneos y actúa como tónico cardiaco. El astrágalo también acelera la recuperación en personas que hayan recibido sesiones de quimioterapia.

Plantas para aumentar las defensas Astrágalo o Huang Qi (Astragalus membranosus).
Astrágalo o Huang Qi (Astragalus membranosus).

Escaramujo (Rosa canina)

Los frutos de esta planta, originaria de Centroeuropa, noroeste de África y Asia occidental, son muy ricos en vitamina C, además de ácido malíco, cítrico, carotenos y vitaminas B-1, B-2 y K. El escaramujo se utiliza en la convalecencia de episodios febriles, embarazo, lactancia, anemia y en niños faltos de apetito (no tiene ningún tipo de toxicidad). La forma más aconsejada de utilización es en la de macerado. Se toman 8-10 frutos tiernos, se machacan o cortan ligeramente y se dejan en maceración en un vaso de agua durante la noche. A la mañana siguiente, se cuela y se toma en ayunas. También se puede tomar como infusión, pero entonces pierde una parte importante de sus vitaminas.

Plantas para aumentar las defensas Escaramujo (Rosa canina).
Escaramujo (Rosa canina).

Uña de gato (Uncaria tomentosa)

Es un potente remedio natural que fortalece el sistema inmunitario ante enfermedades degenerativas. Se trata de una parra que crece en Perú, aunque su hábitat se extiende por toda la selva amazónica. Se usa la corteza interna y la raíz para hacer un té medicinal que actúa como antitumoral. La uña de gato también es muy utilizada en el tratamiento de neumonías y alergias. Su acción antiinflamatoria es efectiva en el tratamiento de artrosis y artritis. Aunque su toxicidad es baja, no se aconseja en embarazadas y lactantes por la presencia de alcaloides.

Plantas para aumentar las defensas: Uña de gato (Uncaria tomentosa).
Uña de gato (Uncaria tomentosa).

Schizandra (Schizandra chinensis)

Es una planta tónica originaria de los bosques de China y Corea, además de algunas zonas boscosas de América del Norte. Se la considera un buen inmunoestimulante por su acción adaptógena. En oriente, los usos de la Schizandra son múltiples, sobre todo promoviendo la regeneración hepática. otros estudios señalan que de una u otra forma mejora la capacidad física. En medicina china se usa habitualmente para tratar inflamación intestinal, insomnio, tos, diarrea crónica, hepatitis, neurastenia y estados de ansiedad. Esta fruta es un buen tónico en situaciones de fatiga general.

Plantas para aumentar las defensas: Schizandra (Schizandra chinensis).
Schizandra (Schizandra chinensis).

Plantas para el dolor4

Existen numerosos trastornos caracterizados por el dolor: neuralgia, gota, reuma… El progresivo envejecimiento de la población hace que cada vez sean más habituales dolencias como la artritis y la artrosis. En este artículo os presentamos 3 plantas para el dolor.

Harpagofito

El harpagofito (Harpagophytum procumbens), planta originaria de Kalahari, en el suroeste de África, es muy valorado por las propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Es un excelente antirreumático. Su efecto global como analgésico y antiinflamatorio no se debe a un principio activo concreto sino a la acción conjunta de todos ellos (es mucho más efectiva la planta entera que alguno de sus principios aislados). Es importante destacar que, entre las plantas para el dolor, la raíz del harpagofito es mucho más eficaz en procesos crónicos que en crisis agudas de dolor. No se aconseja su empleo durante el embarazo.

Harpagofito
Entre las plantas para el dolor, el harpagofito destaca por su poder antiinflamatorio y analgésico.

Sauce

El sauce (Salix alba) es un árbol que puede encontrarse en todo el hemisferio norte, en terrenos húmedos cercanos a ríos. Las hojas del sauce y sobre todo su corteza son ricas en glicósidos fenólicos, entre ellos la salicina, con propiedades parecidas a la aspirina. La corteza del sauce se emplea como tonificante, para hacer bajar la fiebre y por sus propiedades antirreumáticas. Entre las plantas para el dolor, está especialmente indicada en procesos reumáticos de tipo inflamatorio, gota (niveles altos de ácido úrico) y neuralgias.

Sauce
El sauce, entre las plantas para el dolor, está especialmente indicada en casos de reuma y gota.

Uña de gato

La uña de gato (Uncaria tomentosa) es un arbusto trepador originario de Perú y se encuentra en amplias zonas del centro y del sur del continente americano. En la corteza de la uña de gato se han aislado hasta seis tipos de alcaloides, entre los que destacan la pteropodina y la rynchofilina. Destaca por su propiedad antitumoral, actuando como inhibidor de enfermedades degenerativas, especialmente las que afectan al sistema inmunitario. Si hablamos de plantas para el dolor, la uña de gato se ha utilizado tradicionalmente para el tratamiento de las neumonías y las alergias. Es también un buen antiinflamatorio.

Uña de gato
Si hablamos de plantas para el dolor, la uña de gato se emplea para neumonías y alergias.