Alivia los síntomas de la menopausia con remedios naturales1

Las plantas con fitoestrógenos, ideales para compensar el desajuste hormonal

La menopausia es el momento de la vida de una mujer en que deja de tener la menstruación. Es importante saber que la regla no desaparece bruscamente, sino que, durante un período de tiempo, las mujeres tienen fallos de unos cuantos meses y, posteriormente, vuelven a tener la menstruación. Hablamos de menopausia cuando la mujer no ha tenido la regla en los últimos 12 meses.

¿A qué edad se produce la menopausia?

La edad de la menopausia es muy variable, pero suele ocurrir alrededor de los 50 años. Hablamos de menopausia precoz si la última regla se produce antes de los 40-45 años, y de menopausia tardía si todavía existen menstruaciones después de los 55 años.

¿Cómo afecta la menopausia a las mujeres?

La alteración hormonal más importante es el descenso de los estrógenos y la progesterona. Los efectos más comunes que esto comporta son:

  • Cambio en las menstruaciones: más o menos duraderas, más o menos profusas, con más o menos tiempo entre los períodos
  • Calores y sudoración nocturna
  • Dificultad para dormir
  • Sequedad vaginal
  • Cambios de humor
  • Dificultad para concentrarse
  • Menos cabello y más vello facial

Fitoestrógenos, la alternativa natural a los productos sintéticos

 ¿Sabías que estos cambios se pueden aliviar de forma natural? Existe una serie de plantas que contienen fitoestrógenos naturales. Son de gran ayuda en este período de la vida de la mujer, para compensar el descenso de los estrógenos sin tener que recurrir a productos sintéticos.

  • Trébol Rojo: es considerado como una de las fuentes más ricas de isoflavonas, unos compuestos químicos solubles en agua que actúan como los estrógenos. Resultan muy útiles para reducir sofocos, sudores nocturnos, insomnio y el estrés emocional y psicológico. Además ayudan a frenar el proceso de pérdida de masa ósea.
  • Wild Yam: coniene diosgenia, un compuesto que equilibra las hormonas Tradicionalmente se ha utilizado para mitigar los calambres menstruales. Por su acción antiespasmódica, puede usarse para cualquier tipo de espasmo muscular, dolor de ovarios y útero. Esta planta es un excelente remedio natural debido a su efecto relajante, antiinflamatorio y analgésico. Además, amplía los vasos sanguíneos y aumenta la libido.
  • Cimicífuga: la cimicífuga o cohosh negro (Cimicifuga racemosa) es una planta medicinal originaria de norteamérica. Su raíz alivia los sofocos, la depresión, el dolor de cabeza y la atrofia vaginal. A diferencia de los estrógenos sintéticos es capaz de adherirse a los receptores de éstos sin activarlos. Es una planta muy bien tolerada y segura.
Menopausia - Cimicífuga
Cimicífuga
  • Savia y Lúpulo: tienen una acción estrogénica y suavizan la transición de la producción de estrógenos de los ovarios a las glándulas suprarrenales. Por su riqueza en fitoestrógenos son muy indicadas para aliviar y reducir las sofocaciones. Además, el lúpulo aporta serenidad y reduce los estados de ansiedad, insomnio y decaimiento anímico.
menopausia - Salvia
Salvia

 

menopausia - Lúpulo
Lúpulo

Prueba FITO-COMPLEX Menopausia

Manantial de Salud ha reunido estos elementos en un nuevo producto: Fito-Complex Menopausia. Este complemento alimenticio ha sido creado especialmente para minimizar los síntomas de la menopausia. Gracias a la combinación de sus ingredientes alivia sofocos, ansiedad, insomnio, decaimiento, disfunción sexual y osteoporosis.

Su composición a base de Trébol Rojo, Wild Yam, Cimicífuga, Salvia y Lúpulo convertirá Fito-Complex Menopausia en tu mejor aliado para este período vital. Además, contiene Vitamina E y Selenio que previenen el envejecimiento prematuro, y Magnesio, vitaminas D3 y K2 que contribuyen al mantenimiento de los huesos.

Vitamina D, fuente de salud0

La vitamina D es un micronutriente esencial que el organismo no puede sintetizar y por tanto debe obtenerse a través de la exposición solar o mediante la alimentación. Se calcula que entre el 40 y el 75% de la población mundial tiene deficiencias de vitamina D. Las causas que explican esta deficiencia son diversas: el miedo al cáncer de piel hace que muchas personas apenas se expongan al sol o que abusen de los protectores solares; cada vez pasamos más tiempo en el interior de los edificios (trabajando en una oficina, estando en casa, etc.); y también hay enfermedades que dificultan la absorción de la vitamina D (hepatopatías, enfermedad de Chron, colitis ulcerosa y enfermedad celíaca, por citar algunas).

Obtención de vitamina D por la exposición solar

La exposición de la piel a la luz solar es la manera más eficaz de garantizar que la persona obtiene la cantidad suficiente de vitamina D, pues la molécula dura el doble de tiempo en el organismo que si se obtiene a través de la alimentación. La luz UVB, al entrar en contacto con las capas de la piel, degrada la molécula 7-dehidrocolesterol que se encuentra en las células de la piel y la convierte en pre-vitamina D3. Después se trasforma en D3 (colecalciferol), que es la forma de vitamina D presente en la mayoría de complementos alimenticios. La forma activa y necesaria para un buen funcionamiento del organismo es la 1,25-dihidroxivitamina D, que se transformará en los riñones cuando el cuerpo lo requiera.

El mejor momento para la exposición solar y la obtención de mayor cantidad de vitamina D es al mediodía, entre las 11 y las 15 horas, en los meses de primavera y verano. Es cuando hay más rayos UVB (hay que recordar que los rayos UVA no aportan beneficios ni vitamina D al organismo). Es recomendable salir al exterior al mediodía bajo el sol, primero sin ponerse el protector solar, para aplicarlo después, cuando la persona ya ha estado expuesta al sol durante un tiempo.

Vitamina D y exposición solar
La vitamina D se obtiene, sobre todo, por la exposición solar.

La vitamina D en la alimentación

Son alimentos ricos en vitamina D los champiñones desecados al sol (es la única fuente vegetal), los huevos, el pescado azul (arenques, salmón y sardinas) y los alimentos enriquecidos. Además, hay dos tipos de complementos alimenticios de vitamina D: la D2 (ergocalciferol) y la D3 (colecalciferol), ésta última considerada la más eficaz.

Acción preventiva

Una buena aportación de vitamina D nos puede prevenir de:

  • Resfriados y gripe, puesto que la vitamina D refuerza el sistema inmunológico.
  • Riesgo de sufrir esclerosis múltiple.
  • Obesidad.
  • Estados de ánimo bajos y depresiones.
  • Artritis, dolores e inflamaciones.
  • Debilidad muscular, fibromialgia y síndrome de fatiga crónica.
  • Hipertensión y trastornos cardiovasculares.
  • Diabetes.
  • Infertilidad, tanto en el hombre como en la mujer.
  • Problemas durante el embarazo y durante los primeros años de vida del hijo, dado que la vitamina D disminuye el riesgo de preclampsia.
  • Problemas cutáneos (psoriasis y acné).
  • Y osteoporosis, ya que la vitamina D facilita la absorción del calcio y del magnesio y mejora la salud ósea.

Foto: http://www.muchabelleza.com