Manzanilla: mucho más que una planta medicinal digestiva0

Hay muchos tipos de manzanilla, todas importantes y todas con propiedades peculiares. Pero sobre todo, las manzanillas que trataremos en este artículo están muy arraigadas a nuestra cultura, incluso algunas de ellas forman parte de la historia de algunos pueblos.

Manzanilla dulce (Matricaria chamomilla)

Las flores de manzanilla son una de las joyas de nuestra flora, originaria de Europa. Se cultiva en Hungría, Egipto y los países que conforman la antigua Yugoslavia. Nuestra camamilla de l’Urgell, cultivada en la bella comarca leridana, era una de las más preciadas del mundo. La macro producción agrícola hizo que prácticamente se perdiera esta especie de manzanilla, pero por suerte en la actualidad se está recuperando el cultivo.

Manzanilla dulce.
Manzanilla dulce.

Su peculiar aroma y sus discos florales, con numerosas flores de color amarillo intenso, pero con un fondo azulado debido a la presencia de su aceite esencial, hacen de la manzanilla dulce una de las plantas más queridas de nuestra tierra.

Rica en aceite esencial, cumarinas, glucósidos y flavonoides, la manzanilla dulce nos aporta un efecto estimulante de las secreciones digestivas así como una acción antiespasmódica y carminativa, ligeramente relajante y buena acción antiinflamatoria debido a su alto contenido de camazuleno. Por vía externa, este tipo de manzanilla ejerce una acción emoliente, calmante y antiséptica y se usa en forma de colirios o lavados oculares en casos de conjuntivitis catarral. Es clásica la utilización del agua de manzanilla dulce para aclarar los cabellos rubios.

Manzanilla de Mahón (Santolina chamaecyparissus)

También conocida como abrótano hembra, camamilla de la Mola, esparnellac o botja de Sant Joan, la manzanilla de Mahón es muy popular en la Catalunya central y muy especialmente en las Baleares, donde se le tiene una veneración especial. La gran complicidad de su aceite esencial la hacen especialmente indicada como vermífuga (expulsa las lombrices intestinales) así como estomacal y espasmolítico. En uso externo son reconocidas sus propiedades antialérgicas. Se usa con éxito en forma de compresas en casos de eccemas de origen alérgico. Los mahoneses consideran que la manzanilla criada en los alrededores del castillo de la Mola es de superior calidad a la de la península.

Manzanilla de Mahón.
Manzanilla de Mahón.

Matricaria (Chrysanthemum parthenium)

La matricaria crece de forma silvestre en las montañas de Soria y del Moncayo. Sus flores son parecidas a las de la manzanilla común, algo más pequeñas, pero que desprenden un olor muy fuerte, incluso ligeramente alcanforado. En su composición encontramos principios amargos, aceite esencial e hidrocarburos terpénicos.

Matricaria.
Matricaria.

A las propiedades digestivas de la manzanilla debemos resaltar su acción beneficiosa sobre el sistema nervioso. Está especialmente indicada en casos de migraña. También hay que resaltar su buena reputación como desintoxicante hepático y, en ginecología, se recomienda por su buena acción emenagoga (estimulan el flujo sanguíneo en el área de la pelvis y el útero y, en algunos casos, fomentan la menstruación). Para el que escribe este artículo, esta manzanilla es la mejor del mundo. Basta con oler las flores secas para darnos cuenta que estamos ante una planta muy especial. Debemos cuidarla, ya que puede estar en peligro de extinción.

L. Teixé

Dejar un comentario