Plantas medicinales para la hipertensión0

¿Sabías que en España un 35% de los adultos padece hipertensión? Este porcentaje se eleva hasta el 40% cuando hablamos de la población de mediana edad y se acerca al 60% en las personas mayores de 70 años. De hecho, la hipertensión arterial es considerada como uno de los principales problemas de la salud pública en los países desarrollados.

Definimos presión arterial como la medición de la fuerza ejercida sobre las paredes arteriales a medida que el corazón bombea sangre por todo el cuerpo. Los valores normales oscilan según la edad, constitución y sexo, pero en líneas generales se sitúan alrededor de 12/8 mm Hg. Cuando aumentamos estas cifras y sobrepasamos los 14/9 mm Hg de manera continuada, ya estamos ante un paciente que sufre hipertensión en primera fase. La hipertensión puede deberse a múltiples motivos, entre los cuales destacamos una dieta inadecuada, la obesidad, el estrés o el sedentarismo.

Existen diferentes remedios naturales para disminuir la hipertensión, pero en este artículo nos vamos a centrar en cuatro plantas medicinales para la hipertensión.

Calaguala (Polypodium leucotomos)

La calaguala es una planta epífita, es decir, crece básicamente en cortezas y ramas de otros vegetales o en rocas. Es nativa de Centroamérica y se extiende desde Méjico hasta Sudamérica. El nombre calaguala deriva de la lengua quechua. Los indígenas ya utilizaban esta planta antes del descubrimiento, especialmente el pueblo peruano. Recientes estudios demuestran su capacidad como depurativo y relajante. Son las propiedades relajantes de la calaguala la que la hacen indicada para casos de hipertensión, sobre todo cuando hay que regular la tensión mínima. La calaguala tiene baja o nula toxicidad, pero se aconseja tomarla de forma discontinua precisamente por su efecto hipotensor. No es recomendable en caso de tomar medicación anticoagulante por el riesgo de aumentar el sangrado.

Calaguala (Polypodium leucotomos). Plantas medicinales para la hipertensión.
Calaguala (Polypodium leucotomos).

Milenrama (Achillea millefolium)

El nombre Achillea tiene su origen en la leyenda que cuenta que Aquiles utilizaba la milenrama para curar las heridas de sus soldados. Encontramos esta planta de la familia de las compuestas en los prados, pastos y lugares húmedos de toda Europa. Entre las propiedades de la milenrama, cabe destacar su acción como tónico estomático y espasmolítico. También es ligeramente antihemorrágica y, debido a la presencia de colina y su leve acción diurética, es un buen hipotensor.

Milenrama (Achillea millefolium). Plantas medicinales para la hipertensión.
Milenrama (Achillea millefolium).

Sanguinaria (Paronychia kapela)

Es una planta de la familia de las cariofiláceas y se cría en la mitad meridional de la Península. A la sanguinaria se le reconoce popularmente una buena acción diurética, depurativa e hipotensora. También se le atribuyen propiedades antirreumáticas, anticatarrales y cicatrizantes. No se le conocen contraindicaciones y se puede tomar de dos a cuatro vasos al día. En uso tópico, la sanguinaria es muy valorada para curar quemaduras, heridas y contusiones. Hay otra planta, la nevadilla (Paronychia argentea) también conocida en algunos lugares como sanguinaria. Sus propiedades son muy similares a las de la especie descrita.

Sanguinaria (Paronychia kapela). Plantas medicinales para la hipertensión.
Sanguinaria (Paronychia kapela).

Espino blanco (Crataegus oxycantha)

Este arbusto de la familia de las rosáceas, también conocido como majuelo, es muy popular en nuestra fitoterapia. El espino blanco es un hipotensor moderado (reduce la tensión arterial) y mejora la circulación sanguínea, ya que ayuda al corazón a bombear la sangre con más fuerza. La acción del espino blanco es lenta pero se prolonga en el tiempo. Es decir, no baja la tensión arterial con la primera dosis, sino que ésta se irá reduciendo de manera constante y gradual. El espino blanco también ejerce un efecto sedante sobre el sistema nervioso simpático.

Dejar un comentario