Plantas digestivas. ¡Di adiós a esas molestias!1

La digestión es uno de los momentos más importantes para nuestro cuerpo, y a menudo se ve afectada por el ritmo de vida que llevamos o los alimentos que tomamos. Así, nuestro sistema digestivo sufre trastornos leves pero molestos, que podemos aliviar con plantas digestivas. A continuación revelamos las plantas digestivas más efectivas para problemas como las digestiones lentas o pesadas, flatulencias y la acidez o ardor de estómago, así como los gases en bebés y niños.

Remedio natural para las digestiones pesadas o lentas

Para aliviar las digestiones pesadas o lentas, recomendamos tomar infusiones de hojas de boldo (Peumus boldus). El boldo es una planta digestiva originaria de Chile, rica en principios amargos, lo que la hace excelente para favorecer la producción de jugo gástrico. Después de las comidas más importantes, podemos infusionar siete hojas de boldo en un vaso de agua, lo dejamos reposar y lo colamos antes de tomar.

Plantas digestivas para evitar flatulencias

Los alimentos como ensaladas, legumbres y ciertas verduras suelen ser propensos a generar flatulencias. Para evitarlo debemos insistir mucho en masticar bien y no hacer interrupciones mientras estamos comiendo. Además, podemos utilizar especias para cocinar como el orégano, la albahaca y el comino en polvo no sólo mejora el sabor de los platos sino que también facilitan la digestión.

Para las personas que sufren de flatulencias, son ideales las tisanas a base de cuatro semillas carminativas como el coriandro (Coriandrum sativum), el comino (Cominum cinimum), el hinojo (Foeniculum vulgare) y el anís verde (Pimpinella anisum). También se puede añadir semillas de anís estrellado (Ilicum verum). De esta mezcla de plantas digestivas tomaremos, a partes iguales, una cucharadita de postre en 250 ml. de agua, lo hervimos conjuntamente durante tres minutos y, una vez reposado, colamos el agua y tomamos la tisana después de cada comida. De esta manera aliviaremos rápidamente las molestias derivadas de las flatulencias.

Anís verde, una de las plantas digestivas indicada tanto para adultos como para niños.
Anís verde, una de las plantas digestivas indicada tanto para adultos como para niños.

Manantial de Salud dispone de una Tisana Carminativa muy recomendable en casos de flatulencias. Se trata de una combinación de semillas de hinojo, anís verde, anís estrellado, alcaravea y coriandro, ideal para ayudar a realizar el proceso digestivo, evitando la sensación de gases, hinchazón y malestar.

Plantas digestivas para la acidez o ardor de estómago

Los problemas de acidez se agudizan en primavera y otoño y también debido al cambio de alimentación. Cuando bajan las temperaturas, las comidas suelen ser más copiosas y contienen alimentos más pesados de digerir. Se recomienda masticar bien, comer más frecuentemente y en menos cantidad.

Para los que sufren de acidez o ardor de estómago, a menudo provocado por un reflujo de jugo gástrico o una hernia de Hiato, lo mejor es tomar extracto puro de regaliz. Esta planta contiene glizirricina. Ésta reduce la producción de jugo gástrico (con lo que la sensación de ardor desaparece) y aumenta la producción de mucosa gástrica, para que el estómago recupere su tonicidad digestiva y se reduzcan las molestias. Sin embargo, desaconsejamos el uso de extracto de regaliz a las personas con problemas de hipertensión.

Si debido a la acidez aparece una irritación de las mucosas, se puede tomar jugo de aloe vera. Manantial de Salud dispone de un Jugo de Aloe ecológico sin filtrar cuyo único conservante es el extracto de semillas de pomelo. Recomendamos tomar una cucharada sopera 20 minutos antes de cada comida para tratar irritaciones del aparato digestivo, y 20 minutos después para tratar irritaciones del esófago producidos por el reflujo gástrico. 

Remedios naturales para los gases en recién nacidos

Es muy común que, durante los primeros meses de vida, los recién nacidos presenten gases difíciles de eliminar. El anís verde está indicado para paliar los dolores abdominales y facilitar la expulsión de aire. La infusión se prepara con una taza de agua hirviendo y una cucharadita del fruto de anís, se deja reposar cinco minutos, se cuela y se da a pequeños sorbos después de la toma de la leche. Si la madre amamanta al bebé, las virtudes del anís pasarán a la leche, aliviando al pequeño. Además, el anís verde mezclado con galega (Galega officinalis), hinojo (Foeniculum vulgare) y comino (Cuminium cyminum) sirve para estimular la secreción láctea. Es importante no confundir el anís verde con el anís estrellado. Esta última está contraindicada para niños pequeños y en ningún caso debe darse a un bebé.

Cuidar la próstata con remedios naturales y plantas medicinales2

La próstata es el órgano glandular del aparato genitourinario masculino. Localizado delante del recto y a la salida de la vejiga urinaria, este órgano tiene una forma similar a una castaña. La próstata contiene células que producen parte del líquido seminal y nutre los espermatozoides. Las hormonas masculinas estimulan el desarrollo prostático desde el desarrollo del feto hasta la edad adulta.

Principales enfermedades de la próstata

  • La prostatitis es la afección urológica más común en varones a medida que van envejeciendo. Es la inflamación de la próstata, con síntomas similares a los de infección de orina.
  • La hipertrofia benigna de próstata o Hiperplasia Prostática Benigna (HPB) es el crecimiento del tamaño de la próstata y puede originar sintomatología diversa como ganas de orinar con más frecuencia, escozor, menor fuerza en el chorro, aumento del número de micciones, ardor al orinar, goteo final e incluso fiebre.
  • El cáncer de próstata es más frecuente en hombres de edad avanzada, la agresividad del cual decrece por la caída de los niveles hormonales. Esta ralentización se utiliza como estrategia de tratamiento, bloqueando la acción de la testosterona con fármacos adecuados.

Remedios naturales para la próstata

  • Una dieta sana y equilibrada es la base de la salud. Algunos alimentos como el tomate (rico en licopenos), la soja (fuente de isoflavonas), la cebolla, la col, el brócoli, las pipas de calabaza, los brotes de alfalfa, el limón, el té verde, el pimentón rojo (contiene capsaicina) y el zumo de granada están especialmente indicados para mantener el buen funcionamiento de la próstata y estabilizar la tasa de PSA.
  • Ejercicio moderado.
  • Respetar las horas de sueño.
  • El zinc es el mejor mineral para el cuidado de la próstata. Es eficaz en la hiperplasia benigna de próstata porque reduce el tamaño y disminuye la sintomatología. Podemos encontrar este elemento en complementos alimenticios. Son alimentos ricos en zinc los espárragos, las borrajas, el apio, los higos, las patatas, los cacahuetes, las berenjenas, los rábanos, etc.
  • El resveratrol (presente en la uva y sus derivados) es un antioxidante muy eficaz para combatir enfermedades del corazón, además de ser un gran aliado de la próstata.
Epilobio, una de las principales plantas para el cuidado de la próstata.
Epilobio, una de las principales plantas para el cuidado de la próstata.

Plantas medicinales para la próstata

  • Epilobio (Epilobiun parviflorum).Por su riqueza en taninos elágicos oenotina A y B, presenta una acción desinflamante de la próstata al inhibir los enzimas responsables involucrados en la hiperplasia benigna de próstata. También la presencia, en sus hojas, de flavonoides derivados del miriceto tienen una acción antiinflamatoria. El epilobio se encuentra en el mercado en multitud de formas. Sin embargo, se consume sobre todo como infusión, una vez troceada la planta seca. Para prepararla, necesitamos dos cucharadas soperas para medio litro de agua. Se deja reposar y se toma a lo largo del día.
  • Ciruelo africano (Pygeum africanum): la corteza de este árbol posee un complejo lípido-esterólico que actúa como antiinflamatorio prostático.
  • Buchú (Barosma betulina): Sus hojas se utilizan para el tratamiento de las afecciones inflamatorias e infecciosas del tracto urinario (prostatitis, cistitis, uretritis, pielonefritis).
  • Hipérico (Hypericum perforatum): Su marcada actividad antiinflamatoria resulta interesante para reducir la inflamación prostática.
  • Calabaza (Cucurbita pepo): El consumo de sus semillas (por el contenido en cucurbitina) también han demostrado una disminución de los síntomas prostáticos al disminuir la inflamación de la glándula.
  • Palmera de Florida (Sabal serrulata): sus frutos tienen una acción descongestionante, antiinflamatoria y antiedematosa sobre la próstata así como un efecto regenerador del epitelio prostático. Además tiene un efecto antiandrógenico (inhibe los efectos de las hormonas sexuales masculinas).