Antojos y carencias nutricionales0

Seguramente todos hemos sentido en algún momento la necesidad imperiosa de comer algún alimento muy concreto y en la mayoría de los casos esos “antojos” son por alimentos procesados, chocolate, pasteles, pizza, patatas fritas, etc. El cuerpo es sabio y generalmente esta apetencia desmesurada es el reflejo de una deficiencia nutricional, nos avisa que carecemos de alguna sustancia esencial para el organismo.

Para suplir esta falta es importante el aporte a través de alimentos saludables y no dejarnos llevar por la tentación de productos que contienen esa sustancia pero muy ricos también en ingredientes nocivos para la salud, grasas saturadas, sal, azúcares, aditivos, etc. Los antojos pueden presentarse a lo largo de nuestra vida, a mujeres, principalmente antes de la menstruación, hombres, niños, adolescentes y ancianos, todos somos susceptibles a la falta de algún nutriente: proteínas, hidratos de carbono, grasas,   vitaminas o minerales. En muchas ocasiones están asociados a una situación de estrés o a una falta de hidratación, por lo que se aconseja que ante cualquier antojo bebamos un vaso de agua porque podríamos estar dando a nuestro cuerpo exactamente lo que necesita y conseguir que ese capricho desaparezca.

Con esta práctica tabla indicamos qué dicen tus antojos y como saciarlos de forma saludable.

 

Chocolate

Generalmente la tentación por el chocolate está relacionada a una deficiencia de magnesio. Se calcula que el 80% de la población carece de este mineral, esencial para más de 300 reacciones bioquímicas de nuestro cuerpo, entre las que se incluyen reacciones relacionadas con la relajación. Los síntomas de su deficiencia se asocian a ansiedad, irritabilidad e insomnio, por lo que no es de extrañar que después de tomar una barrita de chocolate nos encontremos más relajados. Pero hay fuentes más saludables que una tableta de chocolate procesado. Encontramos magnesio en los frutos secos, las semillas, legumbres y vegetales de hoja verde. El chocolate sin azúcar, con un mínimo del 70% en cacao, es también una fuente de antioxidantes y la toma de una pequeña porción está dentro de una dieta saludable, sin duda, una buena noticia para los amantes del chocolate.

Alimentos dulces

La apetencia por pasteles, tartas, golosinas y alimentos dulces en general puede reflejar la deficiencia de varios nutrientes: cromo (oligoelemento que ayuda a regular los niveles de azúcar), carbono (uno de los componentes de los azúcares), fósforo (contribuye en la producción de energía), azufre (facilita la eliminación de toxinas) y triptófano (un regulador de la serotonina y asociado al bienestar). Si el antojo por el dulce es continuo es necesario redirigir nuestra dieta y potenciar los alimentos ricos en minerales, principalmente frutas, verduras, frutos secos y semillas.

Pan y pasta

Nuestro cuerpo nos pide azúcares refinados, lo que se traduce en una escasez de nitrógeno. El nitrógeno es un componente de las proteínas, por lo que una carencia de éste puede provocar una desnutrición por deficiencia de proteínas. Podemos suplirlo aumentando la dosis de frutos secos, fruta, verduras y semillas.

Alimentos salados

La sal es necesaria para mantener el equilibrio de los líquidos y regular el pH del organismo. La sal que el cuerpo requiere es obtenida de los alimentos que tomamos, por lo que no es necesario tomar más, un exceso puede provocar hipertensión.

Las dietas bajas en sodio o algunas enfermedades como trastornos suprarrenales, pueden provocar ansiedad por alimentos salados. También podemos tener la necesidad de comer salados después de practicar ejercicio intenso o en un ambiente muy caluroso, esto es debido a la pérdida de agua y electrolitos que deberemos reponer con bebidas isotónicas como el agua de coco.

Pero si la ansiedad por alimentos salados es ocasional y no estamos ante ninguna de las situaciones anteriores, podemos sufrir una carencia de fibra, electrolitos y vitaminas del grupo B y es recomendable el aumento de frutas y verduras.

Alimentos fritos y lácteos

Posiblemente nos encontramos ante una deficiencia de calcio y de grasas. Nuestra dieta debe incluir alimentos ricos en grasas saludables (mono y poli-insaturadas), que encontramos en frutos secos (nueces), semillas (chía, lino) y pescados (salmón, atún, caballa)

El calcio es otra de las posibles causas de la apetencia por alimentos fritos. Es interesante el aporte a partir de hortalizas de hoja verde, sésamo, legumbres y tofu.

Carne

Nuestro cuerpo se encuentra débil o requiere un desarrollo de la masa muscular. Necesita que aumentemos el consumo de proteína y el aporte de hierro. Escogeremos carnes bajas en grasa y ricas en proteína, como la carne de ave o de pescado.

Se recomienda el consumo de frutos secos (pistachos, pipas de girasol, nueces y almendras), legumbres y vegetales de hoja verde.

 

PLANTAS ADAPTÓGENAS0

Las plantas adaptógenas se consideran aquellas que ayudan a equilibrar las respuestas energéticas del cuerpo para resistir situaciones de estrés. Actúan, recuperando el equilibrio homeostático, reduciendo los niveles elevados de cortisol y devolviendo el control y la calma que podamos perder mientras vivimos los cuadros de estrés crónico. Se consideran “bidireccionales” porque actúan en diferentes direcciones según sea la necesidad para lograr un equilibrio interno.

GINSENG

Podemos diferenciar 3 tipos principales de Ginseng según su origen. El ginseng Coreano (el más conocido), el Siberiano y el Americano. Todos ellos actúan elevando el nivel de tolerancia del organismo frente situaciones adversas.

El ginseng coreano, de tallo redondo y raíz gruesa, es rico en ginsenósidos con capacidad tónica y estimulante del organismo. Reduce la secreción de cortisol en situaciones de estrés, mejora la concentración y las actividades cognitivas, disminuye la fatiga y promueve la sensación de bienestar general.  Suele recomendarse a personas que están estudiando o sometidas a situaciones de estrés permanente. Resulta igualmente eficaz para combatir el agotamiento físico y la sensación de debilidad general tras largas jornadas de trabajo o periodos prolongados de convalecencia, y es de gran utilidad para deportistas.

Además es un considerado un gran tónico rejuvenecedor, retrasando el proceso de envejecimiento debido a los antioxidantes que posee.

Tiene una acción estimulante de la energía sexual, especialmente en casos en que una libido baja se asocia al estrés o a una sensación de debilidad.

Por su contenido en fitoestrógenos es una planta adecuada para combatir algunos de los síntomas asociados a la menopausia como fatiga, ansiedad y sofocos.

Ginseng
Ginseng

MACA (Lepidium peruvianum)

Esta planta anual, de tallo reducido y raíz gruesa es originaria de los Andes centrales Peruanos, se cultiva en zonas ubicadas en alturas a partir de 3.700- 4.000 metros.

A pesar de que no existen grandes estudios etnomédicos acerca de las propiedades y formas de utilización, es público y notorio su empleo popular desde hace miles de años así como las propiedades que se le atribuyen. Es considerada un energizante natural que mejora el rendimiento físico y  el estado general del organismo.

Es considera como un alimento aliado con la fecundidad, incrementa el volumen seminal en el hombre, aumenta la líbido y trabaja la armonía del cuerpo de hombres y mujeres.

Maca
Maca

ASHWAGANDHA (Withania somnífera)

Este arbusto de hermosas flores de color blanco amarillento originario de a India es una de las plantas más estudiadas, valoradas y utilizadas por la medicina ayurvédica.

En sus raíces encontramos una amplia variedad de alcaloides así como lactonas esteroideas responsables de las principales propiedades medicinales de esta planta.

La raíz de ashwagandha es un buen antioxidante, tónico del hígado, antiinflamatorio, muy activa en situaciones de estrés, déficit de atención, pérdida de memoria así como un buen potenciador del sistema inmunitario.

Diversa investigaciones han demostrado el efecto ansiolítico y antidepresivo  de esta raíz, se han descrito también efectos neuroprotectores y antiadictivos.

Ashwagandha
Ashwagandha

RHODIOLA (Rhodiola rosea)

Esta planta, de la familia de las Crasuláceas, se encuentra normalmente en zonas muy frías, popularmente es conocida como “raíz del Ártico”. La historia de esta raíz se remonta a miles de años y a distintas civilizaciones. Lo más destacado de esta raíz es su poder adaptógeno, aumenta la vitalidad y ayuda al cuerpo a adaptarse al estrés físico, químico y ambiental. Mejora la lucidez mental, la capacidad de concentración y ayuda a superar los síntomas de agotamiento, depresión y ansiedad. Aumenta el rendimiento atlético y disminuye el tiempo de recuperación tras el ejercicio.

Rhodiola
Rhodiola

Aceites macerados de plantas: Propiedades y aplicaciones0

La primavera es la estación en la que florecen un gran número de plantas y será el momento adecuado para recolectarlas y poder elaborar distintas preparaciones, como son los Aceites Macerados.

Los aceites macerados se caracterizan por aunar las propiedades de los componentes con los que se elaboran. Por un lado se aprovecha la acción emoliente (suavizante) del aceite básico (uno de los más empleados suele ser el de almendras dulces, oliva o sésamo) y por otro, las propiedades específicas de cada una de las plantas medicinales seleccionadas.

La preparación de los macerados es muy sencilla. Escogemos la planta que queremos macerar. Debe estar seca, en caso que sea fresca la secamos en un lugar oscuro y ventilado, colgada boca abajo. Seleccionamos la parte que nos interese (flores, hojas, corteza…) y la colocamos en un tarro de cristal. La cantidad aproximada son 100g de planta seca por cada litro de macerado. La cubrimos totalmente con el aceite, asegurándonos que no queda ninguna parte fuera porque podría crear moho. Cerramos el tarro herméticamente y lo dejamos en un lugar fresco durante cuarenta días, removiendo cada día la botella de forma suave,  evitando la exposición directa del sol y de fuentes de calor. Pasado este tiempo lo filtramos con una tela fina en frascos ámbar debidamente identificados con el nombre del preparado y la fecha de elaboración. Ya lo tenemos listo para utilizar.

Aceite de Caléndula

La Caléndula officinalis o maravilla pertenece a la familia de las Compuestas y es típica de la región Mediterránea. Florece casi todo el año y son los capítulos florales, de un vivo color anaranjado, los que se utilizan con fines terapéuticos. Contiene principalmente flavonoides, saponósidos y alcoholes triterpénicos, carotenoides, polisacáridos, ácidos fenólicos, cumarinas y aceite esencial. Se le atribuye una notable actividad antiinflamatoria, antiséptica, antiespasmódica, emenagoga, colerética y cicatrizante.

El aceite macerado de flores de caléndula es excelente para pieles secas, delicadas y sensibles. Muy empleada en niños y ancianos por sus propiedades dermoprotectoras. Acelera notablemente la curación de heridas, quemaduras, picaduras de insectos, dermatitis, irritación, eccemas y vulvovaginitis.

ACEITE CALENDULA

Aceite de Gordolobo

El Gordolobo o Verbasco (Verbascum thapsus) es una planta de origen europeo que se caracteriza por hojas pilosas, largo tallo floral con pequeñas y vistosas flores amarillas. Las flores contienen mucílagos, iridoides, saponósidos y flavonoides. Presentan actividad antiespasmódica, antiinflamatoria, analgésica y antiviral. Se utilizan vía interna para tratar afecciones de las vías respiratorias. Vía externa, el oleomacerado de las flores de gordolobo se emplea sobre quemaduras, sabañones y hemorroides. Tradicionalmente se aplica sobre el cabello  para mantener el color rubio dorado, además de hidratarlo y darle brillo.

Puede aplicarse sobre el oído externo (no en el interior) en caso de tinnitus o acúfenos.

ACEITE GORDOLOBO

Aceite de Ruda

La ruda (Ruta graveolens) es un arbusto de un metro de altura, perenne, con hojas ovaladas verde-grisáceas con numerosos puntos translúcidos. No se recomienda su uso interno porque puede resultar tóxica. En América del Sur se considera una planta protectora que aleja las fuerzas negativas  y proporciona suerte y éxito. Es frecuente encontrarla en jardines de las casas y de las iglesias.

El oleomacerado de las flores de ruda presenta una acción venotónica, vasoprotectora y rubefaciente. Indicado en dolores osteoarticulares, en contusiones sin herida y en unturas externas sobre el oído cuando hay problemas de falta de riego sanguíneo que se manifiesta en forma de acúfenos (ruidos) o ligera sordera.

ACEITE RUDA

Aceite de Hipérico

El Hipérico (Hypericum perforatum), Corazoncillo o Hierba de San Juan es una planta endémica de Europa, aunque la podemos encontrar distribuida en otras zonas del mundo. Tradicionalmente se ha utilizado como cicatrizante y antibacteriano, en la actualidad su principal interés se debe a su efecto antidepresivo.

El aceite de hipérico se considera un excelente cicatrizante. Por sus propiedades antisépticas ayuda a reducir el riesgo de infección en heridas. Se emplea para tratar pequeños cortes, quemaduras o picaduras de insectos. Reduce la inflamación y activa la circulación de la sangre, lo que lo hace útil en caso de hemorroides. También conocido como “oli de cop” alivia el dolor y la inflamación en contusiones y golpes. Por sus características antioxidantes se emplea en todo tipo de tratamientos regeneradores. Favorece la salud de la piel en casos de acné, eccemas y psoriasis. Mitiga los hematomas, flebitis e hinchazón. Tiene efecto antiviral en uso tópico para herpes labial. Calma los dolores de cabeza, jaqueca o migraña.

ACEITE HIPERICO

Aceite de Árnica.

La Árnica (Arnica montana) es una planta originaria de Europa que crece silvestre en la alta montaña. Está en peligro de extinción y su recolección esta prohibida en muchos países. Debe obtenerse de campos de cultivo o plantaciones particulares. Las flores son de un color amarillo anaranjado y se le atribuyen propiedades analgésicas, rubefacientes, antiinflamatorias, antibacterianas, antifúngicas y cicatrizantes.

Desde la antigüedad se ha utilizado por los pueblos de las montañas para aliviar el dolor producido por  golpes o caídas. Es un remedio que no debería faltar en nuestro botiquín de primeros auxilios. Siempre por vía tópica, está indicada para el tratamiento de hematomas, esguinces e inflamación. Alivia dolores musculares y articulares, contusiones, torceduras y golpes.

ACEITE ARNICA

Aceite de Alcamae

El Alcamae (Alkanna tinctoria), raíz del Traidor o Palomilla de Tintes, pertenece a la familia de las Boragináceas, presenta pequeñas flores violáceas. Su raíz ya era empleada en la época medieval de los druidas para curar heridas, pero fue prohibida porque teñía el agua del color de la sangre. El oleomacerado tiene un efecto hidratante y promueve la renovación celular. Tiene propiedades astringentes y emolientes. Indicado para problemas de la piel, cicatrización de las heridas, psoriasis y para el tratamiento de quemaduras. Ayuda a atenuar estrías. Dada su cloración y al ser un producto suave y no irritante, se ha utilizado en la elaboración de productos de maquillaje natural como coloretes, sombras, labiales, henna, laca de uñas y delineadores.

ACEITE ALCAMAE

Aceite de Manzanilla

Las flores de Manzanilla son bien conocidas por sus propiedades antiinflamatorias, antiespasmódicas y analgésicas. En forma de infusión se emplean para tratar trastornos digestivos, gases, náuseas, cólicos e indigestión. En forma de compresas pueden aplicarse para tratar algunos casos de conjuntivitis e inflamaciones de la piel. Aporta relajación y calma, se incorpora en muchos preparados herbales para ayudar a conciliar el sueño.

El oleomacerado de flores de Matricaria chamomilla presenta una acción relajante y antiinflamatoria. Especialmente indicada en cólicos infantiles y dolores abdominales, aplicados en forma de suaves masaje circulares en sentido horario.

ACEITE MANZANILLA

Aceite de Oreja de oso y gordolobo

A las propiedades del gordolobo que ya hemos comentado, se suman las propiedades de la Oreja de oso. De nombre botánico Ramonda myconi, la oreja de oso es una planta propia del Pirineo catalán y aragonés. Por sus propiedades antitusivas, expectorantes y balsámicas se emplea para tratar resfriados y estados gripales. Se le atribuye una actividad antiinflamatoria y calmante, vía externa se emplea para aliviar afecciones que cursan con inflamación.

El aceite macerado con hojas y flores de Oreja de oso y Gordolobo presenta una acción calmante, astringente y antiinflamatoria. Está especialmente indicado para paliar las molestias de hemorroides y sabañones.

ACEITE GORDOLOBO Y OREJA OSO

Aceite de Perilla

La Perilla o Shiso (Perilla frutescens) es una planta que se cultiva popularmente en países asiáticos. Las hojas son ricas en ácido rosmarínico con actividad antiinflamatoria y antialérgica. Popularmente se emplea para tratar afecciones de las vías respiratorias, intoxicación al marisco y brotes alérgicos estacionales o puntuales. En los restaurantes japoneses disponen de la planta para evitar alergias al pescado crudo.

El oleomacerado de las hojas presenta una acción antiinflamatoria y antialérgica muy eficaz para tratar reacciones alérgicas de la piel, escozor y urticarias.