La lecitina de soja: un complemento para absorber las grasas y reducir el colesterol0

La lecitina de soja es un producto natural obtenido del germen de la soja. Se emplea como complemento gracias a sus propiedades nutricionales. Uno de los principales beneficios de la lecitina de soja es que contribuye a la disolución de las grasas en agua. Si tenemos en cuenta que los líquidos del organismo, el plasma y las secreciones digestivas son medios acuosos, nos daremos cuenta de la importancia de la lecitina. También reduce el colesterol y, con ello, el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

 

De hecho, la lecitina ya se encuentra ampliamente distribuida en nuestro cuerpo. Es un fosfolípido imprescindible que forma parte de las membranas celulares. El organismo produce la lecitina en el hígado, pero su producción se ve limitada si falta alguno de los componentes básicos, como el fósforo o algunas vitaminas. Es recomendable entonces que la dieta se complemente con lecitina de soja.

La lecitina de soja contribuye a mejorar el aprendizaje y la memorización.

La lecitina es necesaria en el organismo porque:

  • Participa en la digestión de las grasas de la dieta.
  • Facilita la absorción de las vitaminas liposolubles A, D, E y K.
  • La lecitina, en la sangre, ayuda a mantener los lípidos en general y el colesterol en particular, evitando que se deposite en las paredes de los vasos sanguíneos. Así se reduce el riesgo de padecer arteriosclerosis y sus complicaciones.
  • Favorece la síntesis hepática de lipoproteínas de alta densidad (más conocidas como colesterol bueno), que transportan el colesterol que ha quedado depositado en las paredes vasculares y lo devuelven al hígado para ser reciclado. Una dieta complementada con lecitina de soja reduce el colesterol total en sangre y disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • La lecitina es una fuente importante de fosfatidilcolina, que aporta colina y fósforo, ambos implicados en la función cerebral y en la mejora del aprendizaje y la memorización.
  • La colina es también indispensable para el normal funcionamiento del hígado. La lecitina es un excelente protector de la célula hepática.

Cantidad recomendada de lecitina de soja

Al no tratarse de un nutriente esencial, no existen necesidades cuantificadas. La dosis mínima, según los expertos, sería unos 2 gramos diarios de lecitina de soja, cantidad suficiente para que la lecitina ejerza sus efectos en los diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo. No obstante, las necesidades de lecitina varían en función del estado de salud, la edad, el esfuerzo intelectual o el grado de actividad física. Así, en determinados casos, sería aconsejable incrementar la ingesta de lecitina de soja hasta 10 ó 12 gramos diarios, o asociar a la lecitina otras sustancias específicas, como por ejemplo el germen de trigo.

Hogar sano y ecológico0

Hay estudios que hablan de que en una casa se pueden concentrar hasta 900 compuestos tóxicos, mucho más concentrados en el aire de nuestro hogar que en la calle. Tal ambiente puede causar problemas de salud como ojos irritados, dificultades respiratorias, alergias, hipersensibilidad o cefaleas.

Lograr un hogar sano y ecológico no es fácil si usamos insecticidas, combustibles o según qué tipo de productos de limpieza. Las sustancias nocivas también pueden venir de los materiales de construcción, los muebles, los microorganismos, etc.

Es un placer estar en un hogar sano y ecológico.

Nueve medidas para apostar por un hogar sano y ecológico

  • La primera medida para sanear el ambiente es la ventilación. Se deben abrir las ventanas entre 10 y 20 minutos al día, preferiblemente por la mañana y a las horas con menos tráfico.
  • La humedad debe situarse entre el 35 y el 45%. Un ambiente húmedo facilita la proliferación de hongos. Un ambiente seco, sobre todo por el uso de la calefacción, reseca la piel, los ojos y las mucosas.
  • Los productos de limpieza suelen liberar gases tóxicos como los compuestos orgánicos volátiles. Pueden ser la causa de hipersensibilidad, alergia e irritación ocular y afectar al hígado, a los riñones, al sistema nervioso, al sistema hormonal. Incluso hay productos de limpieza que son considerados cancerígenos.
  • Empleando productos ecológicos contribuimos a un hogar sano y ecológico y cuidamos al planeta. Cuando quieras puedes revisar los productos conflictivos que tienes en casa y sustituirlos por opciones más respetuosas con el medio ambiente.
  • Piensa que también podemos crear nuestros propios limpiadores y detergentes con productos que tenemos en casa: vinagre, limón, bicarbonato de sodio, alcohol, agua oxigenada, jabón natural vegetal, glicerina, aceites esenciales naturales, etc.
  • El uso de cosméticos y productos de higiene convencionales que contienen derivados del petróleo también pueden contribuir a contaminar el ambiente. Siempre es mejor optar por los buenos productos ecológicos existentes en el mercado.
  • Si tenemos previsto pintar el piso, informémonos de las pinturas ecológicas.
  • Y si queremos cambiar los muebles o la decoración, apostemos por materiales y elementos naturales.
  • Las lámparas de cristal de sal compensan el equilibrio entre iones positivos y negativos. Cuando hay un exceso de iones positivos (generados por electrodomésticos, humo de tabaco, calefacción, aparatos de aire acondicionado, teléfonos móviles…) puede generar fatiga, irritabilidad, falta de concentración, insomnio, cefaleas y estados depresivos.

Cinco recetas para una limpieza ecológica

  • Eco-limpiador. Hay que mezclar 180 ml de alcohol etílico, 800 ml de vinagre blanco, 15 ml de aceite esencial (pino, árbol de té, lavanda, limón o menta). Se utiliza disolviendo un tapón de la mezcla por cada cubo de agua.
  • Limpiador de inodoros. Debemos espolvorear el inodoro con bicarbonato y vinagre, y dejar actuar durante 30 minutos. Después hay que fregar y pasar agua caliente. Se puede mejorar la desinfección con unas gotas de aceite esencial de árbol de té o de pino.
  • Abrillantador de muebles. Hay que mezclar el zumo de un limón con el doble de cantidad de aceite. Se abrillantan los muebles pasando un paño seco.
  • Limpia cristales. La mezcla consiste en añadir un chorrito de limón y otro de vinagre a un litro de agua.
  • Limpiador de plata. Podemos mezclar agua y bicarbonato de sodio. La pasta resultante se puede aplicar a los objetos y joyas de plata y frotar con un algodón.

¿Y tú, tomas alguna medida para evitar los tóxicos en casa? Si es así, deja tu comentario al final del post. ¡Tus ideas pueden ayudar a muchas otras personas!

Uso terapéutico de las plantas0

Cuando consideramos el papel de los vegetales en la alimentación humana, solemos tener en cuenta solo los nutrientes, pero no menos importantes son las sustancias naturales que la planta elabora promotoras de la salud, sin ellas, probablemente, la especie humana no existiría.

Los compuestos más importantes a nivel medicinal son los conocidos como principios activos. Estos se definen como sustancias con actividad biológica que tienen la capacidad de interactuar con nuestro organismo, alterando o modificando su funcionamiento. La investigación científica ha permitido descubrir una gran variedad de principios activos que han sido la base de la mayoría de los fármacos. Sin embargo, la principal diferencia entre los fármacos y las plantas medicinales es precisamente la sinergia que se establece entre la multitud de sustancias que componen una planta medicinal, muchas de ellas aún desconocidas. Estos componentes tienen la capacidad de regular y potenciar la acción de las sustancias activas o reducir posibles riesgos.

Los principios activos son moléculas derivadas del metabolismo secundario, las plantas las sintetizan como mecanismo de defensa, adaptación, etc.

Se clasifican según su estructura química en:

Heterósidos

Antraquinónicos, Cardiotónicos, Cianogénicos, Cumarínicos, Fenólicos, Flavónicos, Ranunculósidos, Saponósidos, Sulfurados

Polifenoles

Ácidos fenólicos, Cumarinas, Flavonoides, Lignanos, Taninos, Quinonas.

Terpenoides

Aceites esenciales, Iridoides, Lactonas, Diterpenos, Saponinas

Alcaloides

Mucílagos y gomas

Características de los principios activos más importantes:

Heterósidos

Los heterósidos o glucósidos están formados por una parte de azúcar y otra de no azúcar (o aglicón o genina). Se clasifican según las características estructurales de la parte aglicón. Su nombre termina en –ósido, aunque algunos mantienen su nombre tradicional acabado en –ina (ej. Digitoxina). Constituyen los principios activos de muchas plantas y su actividad farmacológica se debe fundamentalmente a la parte no glucídica. Los más importantes son los fenólicos, y dentro de este grupo los salicílicos (presentes en el sauce, abedul, ulmaria, etc. Son antiinflamatorios, provocan sudor, bajan la fiebre y tienen acción antirreumática y diurética), hidroquinónicos (principalmente antisépticos de las vías urinarias y genitales, los encontramos en la gayuba y el arándano), antraquinónicos (se emplean como laxantes, los encontramos en la Cáscara Sagrada y el Sen), cardiotónicos (por su acción tonificante sobre el corazón. Debido a su estrecho margen terapéutico su uso debe realizarse bajo prescripción médica), saponósidos, etc. Los compuestos azufrados destacan principalmente por su efecto desintoxicante y protector del sistema osteoarticular.

Polifenoles

Estructuralmente son sustancias con un núcleo bencénico que soporta un grupo hidroxilo. Se suelen unir a azúcares para formar heterósidos, pero también se pueden encontrar libres.

Ácidos fenólicos

Presentan propiedades antioxidantes, analgésicas, coleréticas. Encontramos el eugenol (antiséptico y anestésico local empleado en odontología).

Flavonoides

Agrupa una familia muy diversa de compuestos, aunque todos los productos finales se caracterizan por ser polifenólicos y solubles en agua. Para los vegetales ejercen papeles cruciales, además de ser responsables de la coloración de flores, frutos y hojas, intervienen en la polinización atrayendo a los insectos, protegiéndoles de la radiación UV y ejercer una eficaz actividad antioxidante. Se clasifican en: chalconas, flavonas, flavonoles, flavanoles, antocianidinas, taninos condensados, xantonas y auronas. Las flavonas están presentes en la prímula, el espino blanco o la manzanilla. Las antocianinas son las responsables del color rojo, azul o violeta de algunos alimentos y plantas como el arándano, malva, zarzamora, etc.

De manera general, los flavonoides actúan:

-Sobre el sistema circulatorio. Disminuyen la presión sanguínea, son cardiotónicos, mejorar la circulación en general, evitan la formación de trombos y ayudan a reparar los capilares rotos

-Depurativos. Son diuréticos y estimulan las funciones del hígado y el riñón.

-Antioxidantes. Reducen el efecto negativo de los radicales libres.

-Regulan los niveles de colesterol y triglicéridos.

Cumarinas

Compuestos aromáticos que ofrecen posibilidades medicinales muy interesantes: Anticoagulantes (ej. dicumarol), antiedematosas, antiinflamatorias, analgésicas, antitumorales, etc.

Lignanos

Constituye un grupo ampliamente distribuido en el reino vegetal y con una elevada diversidad de estructuras. Entre las principales funciones destacan el papel antioxidante, antifúngico y antibacteriano. Los encontramos en las semillas de lino, calabaza, sésamo, soja, brócoli y frijoles, entre otros.

Taninos

Son sustancias complejas que no es posible clasificar dentro de una estructura química única. Interactúan con las proteínas de colágeno presentes en la piel haciéndola más resistente al calor y al ataque de microorganismos, protegiendo las mucosas. Tienen un componente astringente y un sabor amargo y aunque algunos de ellos pueden ser muy beneficiosos, otros pueden llegar a resultar tóxicos y antinutritivos, es decir, en altas cantidades reducen la asimilación de algunos nutrientes. Los encontramos en el té verde, arándanos, hojas de gayuba, etc. Entre las principales funciones que ejercen sobre el cuerpo destacan: Trastornos digestivos (ayudan a controlar la diarrea, cólicos y flatulencias), inflamaciones (ayudan a cicatrizar heridas, mejorar hemorroides y enfermedades de la piel), vasoconstrictor y antioxidante.

Terpenoides

Comprenden los aceites esenciales, los iridoides, lactonas sesquiterpénicas y saponinas.

Aceites esenciales

Son sustancias volátiles muy concentradas. La variedad y los efectos son tan amplios que resulta difícil establecer generalidades para todos ellos. Dependiendo de las propiedades de la planta, cada aceite esencial tiene capacidad para actuar en distintos sistemas del organismo.

Iridoides

Encontramos los valepotriatos de raíz de valeriana, harpagósidos del harpagofito, oleuropeósido de la hoja de olivo y genciopicrósido de la raíz de genciana.

Lactonas sesquiterpénicas

Son responsables del sabor amargo de muchas drogas como el cardo santo, el ajenjo o el diente de león. Tienen actividad antibacteriana y antifúngica.

Saponinas

Son glucósidos con propiedades parecidas a las del jabón (tienen poder espumante en soluciones acuosas y son tensioactivos naturales). Actúan ejerciendo una acción irritante sobre las mucosas gástricas e intestinales y mejoran el estado de los bronquios. Las hay triterpénicas (las encontramos en la semilla de castaño de indias, regaliz, centella asiáticay el ginseng) y esteroideas (presentes en el rusco, ágave y dioscoreas)

Alcaloides

El grupo con mayor interés farmacológico. Están ampliamente presentes en el reino vegetal. Conforman un grupo muy heterogéneo en cuanto la composición y acción en el organismo. Destacan por su notable efecto biológico en el cuerpo y la mente y normalmente se los asocia con drogas psicotrópicas (morfina, colchicina, atropina…). La humanidad los ha utilizado desde la antigüedad con fines religiosos y la industria farmacéutica los utiliza con frecuencia por su alta actividad farmacológica. Encontramos la cafeína, teína, atropina, quinina, etc.

Mucílagos y gomas

Se estructuran en largas cadenas de hidratos de carbono que se caracterizan por formar soluciones gelatinosas con el agua. Actúan sobre todo como protectores de las mucosas reduciendo la irritación. Se utilizan frecuentemente en dolencias del sistema respiratorio (tos, bronquitis, catarros e irritaciones de garganta), alteraciones de la piel (calman la irritación). Son laxantes mecánicos, por su capacidad de retener agua se hinchan y presionan las paredes intestinales, aumentando el peristaltismo. Son protectores de la mucosa gástrica y la protegen frente diarreas, sobre todo en las debidas a toxinas bacterianas. Los encontramos en las semillas de lino y de chía, malvavisco, aloe, etc.

Ayurveda, la Ciencia de la vida0

La palabra ayurveda proviene del sánscrito y significa “ciencia de la vida”. Probablemente es el sistema curativo más antiguo del mundo, data de aproximadamente 5000 años y ha sido nombrada como “La Madre de Todas las Curaciones”.  Está relacionada con la visión yóguica profunda de la vida y la conciencia.

Es difícil, incluso imposible resumir una ciencia de miles de años, pero intentaremos introducir sus conceptos más básicos.

La práctica ayurveda combina la ciencia y la filosofía para comprender los componentes físicos, mentales, emocionales y espirituales necesarios para conservar la salud entendida de una forma global (holística). Según esta filosofía los cinco elementos básicos Tierra, Agua, Fuego, Aire y Éter se manifiestan en el cuerpo humano en lo que denominamos Tridosha conformado por los tres humores o doshas Vata, Pitta y Kapha. El aire del cuerpo, Vata, se manifiesta a partir del Éter y de los elementos aéreos y está asociado con la liviandad y el movimiento. Pitta se manifiesta tanto del fuego como del agua y está asociado con los procesos metabólicos de transformación, como por ejemplo, la digestión de alimentos para producir energía. Kapha consta de los elementos tierra y agua y está asociado con la estructura y la estabilidad. Si bien en cada persona residen todos los tipos de energía, por lo general uno es dominante.

Un balance perfecto Vata-Pitta-Kapha es esencial para las condiciones fisiológicas normales y cualquier desequilibrio resulta en enfermedad. La constitución de cada persona es determinada en el momento de la fertilización y viene dada por las permutaciones y combinaciones del Tridosha corpóreo o humores biológicos manifestado en sus padres.

LA DOSHA VATA

Es el producto de la combinación de los elementos aire y éter, determinando así la actividad del sistema nervioso. Etimológicamente significa “lo que hace mover las cosas”. Gobierna nuestro balance mental y sensorial, así como nuestra orientación. Promueve la adaptabilidad mental y la comprensión. Las personas con predominio Vata, son rápidas, inquietas, activas. Habitualmente corresponde a personas delgadas de cabellos lacios o poco enrulados. Tienen tendencia a la ansiedad, al nerviosismo, con problemas de piel y de digestión, especialmente intestinales.

LA DOSHA PITTA

Es una mezcla de fuego y de agua. Significa “aquello que cocina”. El Pitta gobierna el proceso de transformación tanto en el cuerpo como en la mente al digerir y asimilar en todos los niveles desde comida hasta las ideas. Predomina en el sistema digestivo particularmente en el intestino delgado y en el hígado, donde opera el fuego digestivo. A nivel mental Pitta gobierna la razón, la inteligencia y la comprensión, es decir, la capacidad iluminadora de la mente, la cual puede percibir, juzgar y discriminar gracias al Pitta. La ira es la principal alteración emocional del Pitta, el cual es ardiente, nos calienta y nos ayuda a defendernos de ataques externos. Los Pitta son inteligentes, perceptivos, enérgicos, apasionados y emotivos. Sin embargo, debido a sus claras ideas tienden a ser obstinados, perfeccionistas. Poseen una fuerte voluntad y pueden ser impulsivos. Generalmente son robustos, musculosos y están más relacionados con enfermedades cardíacas, úlceras, etc.

LA DOSHA KAPHA

Es una combinación de agua y tierra. Significa literalmente aquello que “se adhiere o se pega”. Kapha gobierna los sentimientos, las emociones y la capacidad de la mente para aferrarse a la forma. Gobierna la estructura osteomuscular y grasa de nuestro organismo, suelen tener tendencia a la obesidad o el sobrepeso. Su predominio determina un carácter sereno, afectuoso y realista. Un exceso de Kapha puede generar fatiga y lentitud mental. Sus enfermedades son las metabólicas y endocrinológicas, asma, etc.

TÉS AYURVÉDICOS DEL MANANTIAL

Conocer nuestra constitución física y mental nos permite saber lo que nos es favorable para recuperar el equilibrio interno y mantener nuestra salud y vitalidad. Las infusiones ayurvedas forman parte del estilo de vida, ayudando al cuerpo en su proceso de depuración y recuperando la vitalidad. Mayoritariamente compuestas de especias, semillas y raíces que favorecen la depuración del organismo, aportan vitalidad, mejoran la digestión, aceleran el metabolismo y contribuyen a reforzar el sistema inmunitario.

Aunque cada uno de nosotros somos únicos y necesitaríamos un estudio personalizado, la tradición ayurveda, en su búsqueda de encontrar la armonía entre el individuo y la naturaleza que le rodea, recomienda el consumo de infusiones según la época del año.

Té Pitta, verano

Infusión de cardamomo, regaliz, pétalos de rosa, canela, jengibre. Aporta frescor y armonía. Alivia la tensión emocional.

Te Vata, otoño y primera parte del invierno

Infusión de regaliz, cardamomo, canela, anís, jengibre. Aporta calidez y templanza.

Té Kapha, segunda parte del invierno y primavera

Infusión de cardamomo, cúrcuma, jengibre, clavos, pimienta. Aporta calor y energía en momentos de fatiga y desgana.