Higiene nasal y remedios naturales0

Una buena higiene nasal practicada con regularidad aporta muchos beneficios para la salud. Por citar algunos, refuerza la función defensiva de las mucosas, mejora el drenaje lagrimal, previene resfriados y reduce la respuesta alérgica por desensibilización de las mucosas. Una buena higiene nasal también alivia la otitis (especialmente en niños) y estimula el funcionamiento de las glándulas adenoides y las amígdalas.

Por otra parte, la higiene nasal mejora las funciones auditivas, olfativas y gustativas, produce un bienestar general, despeja la cabeza y, por consiguiente, aumenta la capacidad mental.

Funciones de la mucosa nasal

La nariz, junto con la boca, es la puerta de entrada más importante del organismo. A través de ella penetra el aire que después de atravesar varios conductos llega a los alveolos pulmonares y, desde allí, se obtiene la energía necesaria para que nuestro cuerpo realice todas sus funciones vitales. La mucosa nasal, membrana que tapiza las fosas y conductos nasales, tiene tres funciones principales:

  • Filtrar y limpiar el aire.
  • Acondicionarlo para que llegue a los pulmones con la humedad y temperatura adecuadas.
  • Actuar como organismo sensorial para la captación de olores.

Cuando la mucosa nasal está limpia y fisiológicamente activa, existe menos riesgo de enfermar, ya que está preparada para defendernos en caso de infecciones respiratorias. Para ello cuenta con tres dispositivos:

  • La mucosa fabrica el moco que recubre los conductos respiratorios con una fina capa. El moco captura impurezas y es capaz de destruir numerosos gérmenes que hay en el aire.
  • El movimiento de los Cilios (estructuras microscópicas en forma de pelo), que arrastra el moco hacia la faringe para ser neutralizado después en el aparato digestivo.
  • Una red linfática interna fabrica los macrófagos, células especializadas en destruir los microbios que puede contener el aire respirado.
Una buena opción para la higiene nasal es respirar vahos.
Una buena opción para la higiene nasal es respirar vahos.

Tratamientos naturales para una buena higiene nasal

  • Calor húmedo. Se trata de respirar vahos. En un litro de agua, hay que añadir tres cucharadas soperas de una mezcla de plantas antisépticas, balsámicas y descongestivas: la Tisana Vahos, baños nasales y gargarismos, compuesta por eucaliptus, yemas de pino, romero, espliego, gordolobo y manzanilla de Mahón. Recogemos el vaho aspirándolo y buscando su impacto sobre la zona nasal. Una vez realizada la inhalación, hay que colar un poco de agua en una taza, añadiendo una pizca de sal. Cuando el agua de la taza está templada, es el momento de hacerse un baño nasal durante 1 o 2 minutos, ya sea directamente o con la ayuda de una lota. En caso de que haya mucosidad en el cuello o aparezca carraspera, habrá que colar una pequeña cantidad del agua sobrante de los vahos, añadirle un poco de zumo de limón y hacer gargarismos.
  • Aceite nasal descongestivo. Se elabora con una mezcla de plantas muy similar a la que hemos utilizado para hacer los vahos. En un pequeño cazo de cerámica, hay que incorporar 50 gramos de la mezcla, cubriéndola con aceite de oliva de primera presión. Es necesario hervir la mezcla al baño maría durante 15 minutos y después dejarla reposar 12 horas. Luego habrá que colarla y guardarla en un frasco de vidrio opaco bien cerrado y resguardado de la luz. Con la ayuda de algodón o con una varilla, se pueden aplicar toques de este aceite en las fosas nasales 2 o 3 veces al día. Es un aceite que puede utilizar toda la familia (tanto bebés como personas mayores). El aceite nasal descongestivo lubrifica e hidrata los conductos nasales, facilitando la respiración, y nos protege de agentes externos (ácaros, polen, humedad, etc.).
  • Agua de mar. Con el agua de mar aceleramos los procesos curativos, drenando y descongestionando las vías respiratorias. Se puede aplicar de muchas maneras, desde la más clásica a través de una lota, hasta fórmulas más avanzadas como son la ducha, el aerosol o la pulverización.

Astrágalo, el potenciador del sistema inmunitario0

El Astrágalo también conocida como Huang Qi que significa “Lider Amarillo”, es una de las plantas más documentadas y utilizadas en la medicina tradicional China, originaria de Mongolia, pertenece a la familia de las Fabaceaes y en sus raíces  se encuentran  flavonoides, saponinas, aminoácidos y polisacáridos que le confiere muchas de las propiedades medicinales que se le atribuyen a esta planta. Es una de las 50 planta fundamentales en la farmacopea de la Medicina Tradicional China.

El Huang qi es una de las plantas tónicas más famosas de la medicina Oriental, considerada para algunos como un tónico superior al Ginseng.  Es particularmente benéfica como energizante para las personas físicamente activas. Es un maravilloso tónico para el sistema inmunitario, se dice que proporciona energía a la parte externa del cuerpo y tonifica la energía que fluye por debajo de la piel protegiendo al cuerpo de factores patógenos externos, también equilibra los fluidos del cuerpo y evita la retención de los mismos, estimula la circulación, dilata los vasos sanguíneos, baja la tensión y actúa como tónico cardíaco, lo que aumenta la resistencia de los corazones fatigados.

Hay muchos Oncólogos del mundo occidental que ya conocen las grandes propiedades de esta raíz como potenciador del sistema inmunitario, acelerando la recuperación de las personas que han sido tratadas con quimioterapia, potencia el funcionamiento y aumenta la producción de leucocitos, favoreciendo la médula ósea y la corteza suprarrenal y aumentando la resistencia a las infecciones.

Se emplea en el tratamiento tanto de infecciones víricas como aquellas producidas por bacterias, hongos y parásitos. El astrágalo es eficaz frente a infecciones respiratorias. Acelera la recuperación en procesos gripales, resfriados y catarros, además de aliviar otros trastornos respiratorios como el asma bronquial. También se recomienda contra la otitis.

La raíz de astrágalo reduce la actividad de las células supresoras T que inhiben la inmunidad y que tienden a reproducirse en un gran número de pacientes de SIDA y en personas de edad avanzada, por esta razón se considera que retrasa los procesos de envejecimiento y que tenga propiedades rejuvenecedoras.

Combina muy bien con hongos como el Maitake, Shiitake y Reiki, es un gran adaptógeno, es diurético, detiene las sudoraciones excesivas, elimina los edemas, favorece la eliminación de toxinas, desintoxica y es un gran protector cardiovascular.

Se le atribuyen propiedades estimulantes y se emplea para combatir la debilidad general, la fatiga y el cansancio y aumentar la vitalidad. Protege de factores patógenos externos y tiene un gran efecto antioxidante. El Astrágalo es fundamentalmente un tónico que estimula el metabolismo y el funcionamiento de órganos como los pulmones, las glándulas suprarrenales o el tracto intestinal.

El Astrágalo es una planta segura, exenta de toxicidad a dosis habituales, no obstante, puede incrementar el riesgo de hemorragia, con lo cual no debe usarse antes de una intervención quirúrgica. Personas que reciban tratamiento con inmunosupresores, anticoagulantes o insulinodependientes deben consultar antes con su médico. Tampoco es aconsejada su utilización en niños, embarazadas y madres lactantes por falta de estudios que garanticen su inocuidad.

Podemos encontrarla en distintas presentaciones. Las más habituales son en forma de raíz cortada para infusión, en polvo y en cápsulas.

Entrevista a Trini Ferran y Lorenzo Teixé, propietarios de las tiendas Manantial de Salud.0

La medicina basada en plantas naturales ha sido utilizada desde hace miles de años por todas las culturas del mundo. En 1953, los abuelos de Trini ya fundaron en Barcelona su primer herbolario y, desde entonces, en Manantial de Salud (la marca comercial de Herbocat) ha prevalecido el estudio y la divulgación de la medicina natural.

¿Qué plantas tendríamos que tener en nuestro botiquín alternativo?

Sin duda, el tomillo que es muy beneficiosa gracias a su acción tónica y antiséptica. Tomarse un vaso de agua con tomillo cada día tendría que ser una obligación.

¿Las plantas entienden de tendencias?, ¿Son diferentes las plantas que se usan hoy en día a las de la antigüedad?

En general no siguen modas ni tendencias. La Antigua Grecia o Roma ya utilizaban plantas con propiedades medicinales como el jengibre o el malvavisco, que todavía usamos hoy en día. Otras plantas, como por ejemplo la raíz de la cúrcuma, se lleva utilizando desde hace centenares de años como planta alimentaria y, actualmente, los científicos han certificado sus propiedades antiinflamatorias. Podríamos nombrar muchas plantas que ya usaban Hipócrates o Galeno.

¿Cuál es el secreto para hacer una buena mezcla de plantas medicinales?

Conocer las plantas, los principios activos que aportan, sus propiedades y, sobre todo, su forma de uso. Por ejemplo, el tomillo infusionado es un gran antiséptico, pero si lo hervimos dos minutos sus propiedades disminuirán, puesto que se evapora el timol, que es su aceite esencial con actividad terapéutica.

Uno de los aspectos que más impulsa la medicina natural es la prevención. ¿Por qué es tan importante?

Cierto. Las plantas requieren tiempo. Con ellas es más fácil prevenir un resfriado que curarlo de una forma rápida.

¿Cuál es el remedio indispensable?

Para patologías que afectan el aparato respiratorio, la flor de malva o las yemas de pino. Para la gastroenteritis, el comino, el hinojo o las hojas de melisa.

Manantial de Salud

El secreto de este negocio familiar, que abrió sus puertas hace más de 65 años, es la pasión de cada uno de sus miembros y la gran experiencia en plantas medicinales que se traduce en el mejor asesoramiento personalizado a sus clientes. La familia al frente de estas tiendas asegura que, aparte de una dieta sana y buenos hábitos, la mejor manera para sentirnos sanos es, sin lugar a dudas, sentirse realizado a escala profesional y personal; es decir, ser feliz.


Entrevista en El Periódico de Catalunya, 7-4-2020 (www.elperiodico.com)

Los germinados y sus propiedades nutritivas y terapéuticas0

Los germinados se consumen como un alimento vivo y es por ello que poseen múltiples propiedades nutritivas y terapéuticas. Estas miniaturas nutritivas son ricas en vitaminas, minerales, enzimas digestivas y antioxidantes. Los germinados facilitan el proceso digestivo, son depurativos y regeneran la flora intestinal. Son reconstituyentes, remineralizantes, fortalecen las defensas y estimulan el metabolismo.

Podemos germinar gran cantidad de semillas que enriquecerán nuestros platos. Deberemos conocer el tiempo de remojo y crecimiento de cada uno de ellos, así como los nutrientes y beneficios que nos aportarán.

10 germinados para enriquecer tus platos

  • Alfalfa. Es un de los más completos. Es rico en vitaminas A, B1, B2, B6, B12, C, D, E, K y sales minerales. Es remineralizante y combate la fatiga y la debilidad.
  • Berro. Rico en sales minerales (calcio, potasio, yodo, hierro y fósforo) y vitaminas (A, B1,B2, B3, C y D). Es depurativo y digestivo.
  • Fenogreco. Tiene un elevado contenido proteico y es rico en sales minerales (calcio, hierro, magnesio, sodio, fósforo y zinc) y vitaminas (A, B3 y C). Refuerza el organismo y ayuda a levantar el ánimo decaído. Es digestivo y reduce la inflamación.
  • Hinojo. Rico en hierro y vitaminas (C, B1 y B2). Es digestivo y diurético.
  • Mostaza. Sus germinados son ricos en minerales (sobre todo, azufre), vitaminas (A, B1, B2, B3, B6, B12 y C) y clorofila. Son depurativos, desintoxicantes, diuréticos y refuerzan el sistema inmunitario.
  • Rábano. Contiene minerales y vitaminas (B1, B2 y C). Es diurético y estimulante gástrico. Facilita la secreción de saliva y de los jugos gástricos.
  • Soja amarilla. Es rica en proteínas de alto valor biológico, enzimas, vitaminas (A, B1, B2, B3, B6, B12, C y E), lecitina y sales minerales (calcio, magnesio, potasio, hierro, zinc, fósforo, cobre y sodio).
  • Amapola. Es un calmante suave. Disminuye la tos y ayuda a expectorar mucosidades. Apreciada por su agradable sabor.
  • Zanahoria. Rica en caroteno , vit. B1 y minerales (calcio, fósforo y potasio). Es diurética y depurativa. Mejora la salud de piel, dientes y encías y el sentido de la vista.
  • Otros germinados muy recomendables son el guisante, el lino, la espelta o la avena.

Los germinados son ricos en vitaminas, minerales, encimas digestivas y antioxidantes.

Cómo preparar germinados en casa

El proceso de germinación es muy sencillo y rápido. Con solo tres pasos –remojo de las semillas, enjuague y cosecha–, conseguirás enriquecer tus platos. El tiempo de cosecha de los germinados variará de los 2 a los 12 días, dependiendo de la semilla utilizada. Si te decides a hacer germinados en casa, ten en cuenta estos consejos:

  • Mantén la humedad durante todo el proceso.
  • Asegúrate de la correcta circulación de agua y aire.
  • Aleja los germinados de la luz directa del sol.
  • Utiliza semillas de calidad (preferiblemente de cultivo ecológico) y agua mineral.
  • Los germinados se pueden guardar en la nevera, dentro de bolsas de plástico selladas, entre 7 y 10 días.

Receta: Sándwich con germinados

Ingredientes:

  • 2 rebanadas de pan integral.
  • 1 tomate maduro.
  • Paté de aceitunas negras.
  • 1 loncha de queso tierno de cabra (a elección el tipo de queso)
  • Alfalfa germinada.
  • Aceite de oliva virgen
  • Tamari (salsa de soja).

Preparación:

Unta las rebanadas de pan integral con el tomate maduro. Sobre una de las rebanadas, esparce de manera uniforme el paté de aceitunas negras. Añádele la loncha de queso de cabra y una capa de alfalfa germinada. Esparce por encima un chorrito de aceite y tamari. Por último, cubre el sándwich con la otra rebanada, ¡y ya está listo!

Receta: Mijo con germinados (para 4 personas)

Ingredientes:

  • 1 taza de mijo.
  • ½ taza de cebollas cortadas.
  • ½ taza de lentejas germinadas.
  • ½ taza de alfalfa germinada.
  • 2 cucharas soperas de aceite.
  • 2 tazas de agua.

Preparación:

En una cazuela, sofríe las cebollas con aceite a fuego lento. Cuando estén tiernas, añade el mijo lavado y escurrido. Deberán dorarse a la vez durante unos minutos. Después, añade el agua caliente y deja cocer a fuego lento hasta que el mijo haya absorbido toda el agua. Antes de servir el plato, añade los germinados y alíñalo con un poco de salsa de soja o gomasio al gusto. Esta misma receta se puede hacer cambiando el mijo por quinoa o cuscús integral.