Diabetes: qué es y cómo controlarla de forma natural2

La diabetes es una enfermedad crónica ocasionada por la dificultad del organismo para procesar el azúcar que proviene de los alimentos. Como consecuencia de ello, la concentración de glucosa aumenta a nivel sanguíneo (aumento de glucemia) y es la detección de esta hiperglucemia la que sirve de diagnóstico. La insulina, una hormona secretada por el páncreas, es la encargada de pasar la glucosa de la sangre al interior de las células de nuestro organismo, donde se metabolizará generando básicamente energía. Se diferencian tres tipos de diabetes.

 

Tipos de diabetes

  • Diabetes tipo 1: se da en aquellos casos en que el páncreas no produce insulina o no produce la suficiente. Este tipo de diabetes suele diagnosticarse en la infancia, aunque hay pacientes que reciben el diagnóstico cuando tienen más de 20 años y aparece de forma brusca y con sintomatología clásica (polidipsia, poliuria, adelgazamiento…). Son insulinodependientes (tienen que inyectarse insulina a diario). No se sabe la causa de esta enfermedad, aunque la genética, los virus y los problemas inmunitarios pueden favorecer su aparición.
  • Diabetes tipo 2: es la más habitual y generalmente se presenta en la edad adulta (aunque cada vez hay pacientes más jóvenes). Normalmente no se manifiesta sintomatología en su inicio y su comienzo es lento y gradual. Aparece cuando las células del cuerpo no responden a la insulina. Las causas de la diabetes tipo 2 tienen que ver con la obesidad y el sedentarismo, a pesar de que existe una predisposición genética clara y una asociación con el síndrome metabólico que incluye altos niveles de colesterol y problemas cardiovasculares. Normalmente se compensa con la dieta y el ejercicio, aunque según el caso pueden ser necesarios fármacos que movilicen la insulina o bien que desciendan la glucosa sanguínea (hipoglucemiantes orales). No son insulinodependientes.
  • Diabetes gestacional: se produce sólo durante el embarazo y suele desaparecer después. Sin embargo, es importante controlarla para la buena salud del feto.

 

Cómo se diagnostica la diabetes

Algunos de los síntomas de la diabetes son: visión borrosa, sed excesiva, fatiga, micción frecuente, hambre en exceso y pérdida de peso. No obstante, debido a que la diabetes tipo 2 se desarrolla lentamente, algunos pacientes con niveles altos de glucemia no presentan síntomas.

En un análisis de orina se puede buscar glucosa y cetonas producto de la descomposición de las grasas, pero esta prueba por si sola no diagnostica la diabetes. En necesario alguno de estos exámenes de sangre:

  • Glucemia en ayunas: se diagnostica diabetes si se obtiene un resultado mayor de 126 mg/dl en dos analíticas.
  • Hemoglobina A1c: es una prueba empleada para ayudar a los pacientes tratados con fármacos a vigilar sus niveles de glucosa en sangre. En 2010, la American Diabetes Association recomendó este análisis para diagnosticar la
  • Prueba de tolerancia a la glucosa oral: se diagnostica diabetes si el nivel de glucosa es superior a 200 mg/dl después de 2 horas de ingerir una cantidad controlada de glucosa.

 

Tratamiento de la diabetes

La mayoría de personas con diabetes pueden llevar una vida normal equilibrando su dieta, practicando ejercicio y, si es necesario, utilizando medicación. Los objetivos a largo plazo son reducir los síntomas y prevenir complicaciones (ceguera, insuficiencia renal, cardiopatías y problemas circulatorios periféricos). El paciente tendrá que controlar parámetros tales como la presión arterial, el colesterol y los niveles de glucemia. Cabe decir que hay plantas medicinales que pueden ser una ayuda complementaria para mejorar la regulación de la diabetes.

 

Plantas para regular los niveles de azúcar

  • Canela (Cinnamomum zeylanicum). Puede ser una aliada para los pacientes de diabetes tipo 2. Parece ser que uno de los componentes de la canela (el polímero metil-hidroxi-chalcona o MHCP) puede mejorar la forma en que las células responden a la insulina. Aparentemente el MHCP imita parte de la actividad de la insulina y mejora su eficacia. Además también ayuda a regular los niveles de colesterol y triglicéridos, siendo una herramienta para tratar el síndrome metabólico. Se recomienda tomar ½ cucharadita de postre al día.
Plantas para regular los niveles de azúcar (diabetes): estevia, canela y copalchi.
Plantas para regular los niveles de azúcar: estevia, canela y copalchi.
  • Vainas de judías (Phaseolus vulgaris). Tradicionalmente se ha utilizado la infusión de vainas de judías para mejorar el aprovechamiento de la glucosa en personas con diabetes tipo 2. Sus componentes amargos ejercen una acción que mejora el aprovechamiento de la insulina para controlar la glucosa. Se deben tomar tres infusiones al día antes de las comidas. Para preparar la infusión necesitamos una cucharada sopera rasa de vainas de judías Se infusionan en un vaso de 200 ml. de agua. Se deja reposar 5 minutos y se cuela antes de tomar.
  • Copalchi (Coutarea latiflora D.C.). Se comercializa la corteza del tallo, rica en un heterósido amargo llamado coutareósido, responsable de la acción reguladora del azúcar. Debido a su sabor amargo, lo mejor es tomarla macerada en frío. Se recomienda dejar macerar durante toda la noche una cucharada de postre de copalchi en un vaso de 200 ml. A la mañana siguiente, se cuela y se toma en ayunas. Se pueden tomar hasta tres vasos al día si es necesario.
  • Estevia (Stevia rebaudina Bertoni). Las hojas de estevia mejoran la respuesta a la insulina y son un buen apoyo para controlar los niveles de azúcar. Además, su sabor extremadamente dulce, es utilizado por la industria alimentaria para la elaboración de distintos formatos edulcorantes (líquidos, comprimidos, sobres, etc.) pobres en calorías y aptos para diabéticos.

Beneficios de la dieta Oriental0

La población asiática es una de las más saludables y longevas del mundo. Estos países presentan menor incidencia de enfermedades del corazón, osteoporosis, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer, entre ellos el de mama y de próstata. Gran parte del éxito de estas cifras radica en el tipo de alimentación, rica en verduras, arroz, soja, pescado, frutas y té y pobre en carne y leche.

Los alimentos y la forma de cocinarlos aseguran un aporte diario de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

Entre los 5 alimentos más relevantes podemos mencionar:

Soja y sus derivados, aporte de fitoestrógenos

La soja es una fuente de proteína de alto valor biológico que puede suplir las carencias a personas vegetarianas o con un bajo consumo de carne. El contenido en fitoestrógenos, concretamente las isoflavonas, mejoran los síntomas de la menopausia y la salud ósea, disminuyendo el riesgo de osteoporosis. Es una fuente de lecitina, que ejerce una acción reguladora del colesterol en sangre y beneficios sobre la memoria, protegiendo las células nerviosas y mejorando el rendimiento intelectual en niños, adolescentes y ancianos. Numerosos estudios relacionan el consumo de soja con una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Los fosfolípidos, ácidos grasos poliinsaturados y la vitamina E contribuyen a mantener nuestras células en buen estado. Incluyamos en nuestra dieta soja en sus múltiples variedades, edamame, tofu, tempeh, miso y tamari, entre los más conocidos. Una tradición japonesa: la sopa o caldo caliente con miso (un fermentado de la soja) nos aportará energía, en invierno nos previene del frío, y mejorará la digestibilidad de los alimentos, por su contenido en enzimas.

Algas, valioso alimento

Ya hemos hablado en varias ocasiones de la riqueza de las algas. Hoy en día se conocen 24000 especies de algas, de las cuales solo una pequeña parte empleamos con fines culinarios o medicinales. Todo un mundo por descubrir. Se caracterizan por su elevada concentración de minerales, entre ellos el yodo, que puede ayudar a prevenir el bocio y ayudar a disolver grasas. Tienen un efecto alcalinizante y desintoxicante de la sangre, que junto a la presencia de calcio favorecen la salud ósea. La presencia de vitaminas y oligoelementos refuerzan el sistema inmunitario. Podemos incluirlas en sopas, caldos, salteados de verduras, legumbres, etc.

Licuados vegetales, buenas alternativas a la leche de vaca

La leche de vaca es una buena fuente de calcio, pero cada vez son más las personas que no la toleran por mala digestión o por el deterioro que ocasiona a la mucosa intestinal. La lactosa, un azúcar presente en la leche de vaca, es el causante de esta intolerancia. Existen otras opciones para el desayuno o merienda que no contienen lactosa y destacan por su buena digestibilidad y alta tolerancia, son las conocidas como “leche vegetales”. Encontramos la leche de soja, de avena, de arroz, de kamut, de almendras, de avellanas. Cada una de ellas con numerosos beneficios para la salud.

Pescado, fuente de omega-3

El consumo de pescado es importante por su contenido en omega 3. El aporte de este tipo de grasa poliinsaturada es esencial para una buena salud cardiovascular, al regular los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Forma parte del cerebro y sistema nervioso central, por lo que su consumo favorece el aprendizaje y capacidad intelectual y ayuda a regular trastornos como la ansiedad, estrés, hipertactividad, insomnio, etc. Presentan una actividad antiinflamatoria beneficiosa en casos de dolor menstrual, dermatitis, psoriasis y artritis, entre otras.

Té, aporte de antioxidantes

El té verde es una fuente de antioxidantes, concretamente de un polifenol llamado Epigalocatequina 3 -galato (EGCG). El consumo diario de té verde ha sido asociado con un mejor sistema inmune, así como en la prevención de cáncer, particularmente el de próstata y mama. En Asia la ceremonia del té es un ritual milenario donde se concentra toda su tradición y cultura.

Aminoácidos esenciales0

Los aminoácidos son compuestos orgánicos formados por un grupo amino y un grupo carboxilo y que en nuestro organismo se unen  entre ellos formando proteínas. Son la base de todo proceso vital ya que son absolutamente necesarios en todos los procesos metabólicos.

Diferenciamos dos tipos de aminoácidos, los esenciales y los no esenciales. En el primer grupo se engloban todos aquellos aminoácidos que nuestro organismo no es capaz de sintetizar y deben ser aportados de forma externa mediante la alimentación. La carencia en la ingesta de estos compuestos limita el desarrollo del organismo, ya que no es posible reponer las células de los tejidos que mueren o crear tejidos nuevos, en el caso del crecimiento. También su déficit está relacionado con la aparición de distintas patologías (artrosis, osteoporosis, fragilidad capilar, envejecimiento prematuro, hipercolesterolemia o diabetes, entre otras).

Distinguimos 9 aminoácidos esenciales, cada uno de ellos con un rol vital en nuestro organismo: Leucina, Isoleucina, Valina, Lisina, Metionina, Fenilalanina, Treonina, Triptófano, Histidina (en niños).

Leer más →

Plantas del Mundo0

La flora o conjunto de especies vegetales que encontramos distribuidas a lo largo de todo el planeta depende de factores ambientales como el clima. Algunas de las plantas que crecen en una zona de forma autóctona tradicionalmente son empleadas por la población con fines medicinales. La gran mayoría de ellas no disponen de estudios científicos que certifiquen la eficacia de las mismas, pero es la experiencia  del uso popular el que durante generaciones avala sus propiedades. Exponemos algunos de los usos que tradicionalmente se les han dado a plantas que encontramos fuera de nuestro entorno.

COPALCHI (Coutarea latiflora)

Este arbusto de hojas pecioladas y ovales, flores amarillentas y frutos en forma de cápsula es originario de América, especialmente Colombia y México.

Su corteza contiene un heterósido amargo  con efecto hipoglucemiante. En 1922, un médico de la Universidad Nacional de Colombia, el Dr. Francisco Obregón, publicó una tesis de grado titulada “estudio fisiopatológico de la diabetes azucarada y su tratamiento”  en la que narra su experiencia con 10 pacientes diabéticos, a los que trató con cocimientos de corteza de Copalchi con unos resultados más que satisfactorios. Obregón concluye su estudio afirmando “el tratamiento dietético sigue siendo el más eficaz en la diabetes… el  Copalchi es digno de atento estudio, porque de su acción antiglicosúrica se deduce que es un buen medicamento, y que probablemente  obra excitando la secreción pancreática para la utilización de los hidratos de carbono por el organismo o favoreciendo directamente el metabolismo de dichos hidratos”. Finaliza diciendo “el Copalchi es probablemente un secretagogo de los islotes de Langerhans”

A parte de sus propiedades hipoglucemiantes, en Sudamérica lo consideran  un potente antimalárico y un buen antipirético. También  es valorada su eficacia como diurético, febrífugo y tónico amargo.

La toxicidad del copalchi a dosis moderadas es muy baja, no obstante se aconseja tomarlo en periodos intermitentes. Personas con problemas hepáticos abstenerse. No aconsejado en embarazadas, madres lactantes y niños por falta de evidencias científicas.

GIMNEMA (Gymnema sylvestre)

Planta muy común en la India, se extiende por otras regiones tropicales y sub-tropicales de Asia. Es una planta trepadora, leñosa, con flores pequeñas agrupadas en cimas de color amarillo.

En sus hojas encontramos  un alcaloide, la gymnamina, ácido gymnémico,  flavonoides, ácidos orgánicos, minerales y substancias nitrogenadas.

A mediados del siglo XIX los Hindús ya utilizaban las infusiones de la hoja de esta planta para anular o suprimir la sensación de dulce. Además de la rara propiedad de anular el sabor dulce del azúcar y otros edulcorantes, impide la absorción de los azucares en el proceso digestivo, ya que el ácido gymnémico puede bloquear los receptores de la glucosa. Se ha ensayado con éxito en el tratamiento de la diabetes tipo II, reduciendo las elevaciones anormales de glucosa plasmática por inhibición de su absorción en el intestino delgado. Parece que además, estimula las enzimas que intervienen en la utilización de la glucosa.

Es ligeramente diurética a la vez que un buen activador de la circulación central y periférica. Las infusiones de Gymnema  provocan una reducción de alimentos hipocalóricos dulces, por lo que se recomiendan como terapia en casos de bulimia con adicción a los alimentos dulces o como complemente  en las dietas de adelgazamiento

La gymnema es una planta muy segura, incluso mujeres embarazadas con diabetes la pueden tomar con éxito, pero en este caso siempre bajo control médico.

VIBURNO AMERICANO (Viburnum prunifolium)

Este árbol de hasta 8 metros de altura, de aspecto tortuoso, hojas dentadas que en otoño adquieren un color rojizo y flores blancas reunidas en cimas es originaria de América del Norte.

En su composición encontramos flavonoides, cumarinas, triterpenos, ácidos orgánicos y taninos que le confieren un efecto vasoconstrictor-hemostático a nivel pélvico, venotónico, ligeramente espasmolítico y diurético.

Es un gran tónico del aparato reproductor que estimula los músculos excesivamente relajados y, al mismo tiempo, actúa como sedante para los dolores espasmódicos del útero. Potencia la irrigación de la zona pélvica.

Se ha demostrado que varios de los componentes de la planta, especialmente la escopoletina, tienen efectos relajantes sobre el útero. Es específico para los cólicos uterinos, dolores lumbares y pélvicos, falsos dolores de parto y dolores postparto. Durante la menstruación, el Viburno alivia la dismenorrea, también se recomienda para los calambres uterinos y los calambres nocturnos de los músculos de las piernas.

El Viburno americano tiene buena reputación como fortalecedor del sistema reproductor y un efecto beneficioso general sobre el sistema nervioso muy especialmente en casos de ansiedad.

Es una planta muy indicada para la mujer y muy utilizada por los profesionales de Norteamérica. Su uso en nuestro entorno es limitado, seguramente por falta de información.

Está contraindicada en casos de hipertensión y arritmias. Por su riqueza en salicilatos deben evitarlo los que tomen fármacos hemostáticos y anticoagulantes.

SÁNDALO (Santalum album)

Esta especie botánica es originaria de las zonas semiáridas del subcontinente Indio, aunque se ha adaptado en otros lugares del mundo, especialmente Norteamérica y Australia. Es un árbol semiparásito, de hoja perenne, delgadas y opuestas, el color marrón claro o casi negro de la corteza está en función de su edad, como más viejo, puede vivir 100 años, más oscuro es el color de su corteza. El fruto aparece a partir de los tres años.

Su madera es conocida por sus tallas y porque de ella se extrae un aceite esencial  muy volátil, realmente extraordinario. La corteza de Sándalo más valorada es la originaria de la India, donde ese árbol es considerado patrimonio nacional, solo se permite su tala cuando el árbol ha cumplido los 30 años de vida. Debe tenerse en cuenta que el tronco demora 25 años en obtener 6 cm. de espesor. Tanto la corteza en sahumerios como su aceite son utilizados como aromatizantes para alcanzar la armonía espiritual.

El aceite esencial de la madera de Sándalo Hindú  es un aceite denso, de color oro, con aromas sutiles al principio, que se intensifica en una fragancia de maderas exóticas según se va evaporando. Mejora la respiración y favorece la meditación y la creatividad.

Si quieres que alguien recuerde aquella cena de forma muy especial, ambienta la situación con un aroma de sándalo.

Antioxidantes:  Fuente de Juventud0

Necesitamos oxígeno para poder generar energía que nos permitirá llevar a cabo nuestras funciones vitales. Pero este proceso es un arma de doble filo. Los seres vivos que utilizamos el oxígeno para generar energía a su vez liberamos radicales libres, moléculas de las cuales debemos protegernos mediante una serie de mecanismos de defensa, los antioxidantes.

Los organismos vivos están dotados de sistemas antioxidantes encargados de  reducir la formación de radicales libres, moléculas inestables que interaccionan con otras moléculas de nuestro organismo, causándoles daños y desequilibrios a la vez que facilitan el desarrollo de enfermedades degenerativas y el envejecimiento prematuro. Cuando los mecanismos reductores internos no son suficientes para mantener la estabilidad de las reacciones en el organismo es cuando podemos llegar a la situación de estrés oxidativo y a la aparición de algunas patologías que principalmente afectan al sistema cardiovascular, nervioso e inmunológico. En nuestro mundo industrializado, la contaminación, productos químicos, virus, bacterias, mala alimentación, tabaco, rayos UVA, etc. son elementos que pueden potenciar la aparición de radicales libres. Una forma de minimizarlo y combatirlo es realizar ejercicio regularmente, seguir una dieta sana y elegir alimentos ricos en antioxidantes. … Leer más →

CUIDADOS DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA0


Durante la gestación somos partidarios de seguir una dieta sana y equilibrada y tomar la menor cantidad de suplementos posible. Ante la falta de información de seguridad de muchos activos (no se realizan ensayos toxicidad durante el embarazo) no se recomienda su ingesta por precaución. De todos modos existen una serie de consejos o remedios tradicionales probados durante generaciones que pueden sernos de utilidad ante leves molestias que puedan aparecer en esta hermosa etapa de plenitud.

Leer más →

VITAMINAS LIPOSOLUBLES0

Las vitaminas son un grupo de nutrientes que proceden de los alimentos y el cuerpo las necesita para cumplir sus funciones, crecer y desarrollarse. El organismo no puede sintetizarlas por sí mismo, así que debemos asegurarnos de consumirlas a diario, para que no se produzcan enfermedades por su carencia. Elige una dieta variada que aporte todos los colores de la naturaleza.  Abundancia de frutas y verduras, algas, germinados y semillas. ¡Tomar el sol cada día también te aporta vitaminas!

Nuestro cuerpo descompone los alimentos y absorbe y almacena las vitaminas de dos formas diferentes:

  • Las vitaminas que están en la parte grasa de los alimentos, las almacenará en los tejidos grasos corporales. A ésta clase de vitaminas solubles en grasa las llamamos liposolubles: vitaminas A, D, E y K.
  • Las vitaminas que se encuentran en la parte acuosa de los alimentos, solo podremos almacenarlas algunas horas y tendremos que reponerlas a diario: vitaminas B y C.

En este artículo vamos a centrarnos en las vitaminas liposolubles. Para absorberlas de forma adecuada necesitamos que nuestro cuerpo sea eficaz descomponiendo las grasas, que tenga suficientes enzimas lipolíticas y que el hígado y la vesícula biliar funcionen adecuadamente para suministrar bilis suficiente para disolver las grasas y almacenar así las vitaminas liposolubles. Los desórdenes gastrointestinales y hepáticos, las infecciones o cualquier afección del conducto biliar, pueden limitar la capacidad del cuerpo para retener y hacer uso de estas vitaminas.

VITAMINA A

La encontramos en dos formas: Retinol, se encuentra concentrada en alimentos de origen animal y es la forma principal en que el cuerpo humano la puede usar y almacenar: huevos, leche, hígado (aceite de hígado de bacalao). Provitamina A (carotenos): procede del reino vegetal y se convertirá en activa al transformarse en Retinol durante su absorción intestinal: frutas y verduras verdes y anaranjadas como la zanahoria, el nabo, la calabaza, orejones, albaricoques, alfalfa germinada, acelga, espinaca.

Parece ser que la asimilación de beta-carotenos y conversión en vitamina A es más efectiva y además aporta más cantidad de agentes antioxidantes.

Es esencial en el desarrollo embrionario, interviene en la diferenciación normal de las células, es indispensable para el buen mantenimiento de cartílagos, pelo, uñas, dientes y huesos, aumenta la inmunidad, protegiéndonos de las infecciones, aumenta la fertilidad masculina y femenina, favorece la salud visual, interviene en el metabolismo del hierro, es un agente antioxidante en la prevención de enfermedades degenerativas.

La cantidad diaria de ingesta recomendada de vitamina A es de 800µg. Una carencia de su aporte puede provocar caída del cabello, sequedad de piel y mucosas, debilidad de las uñas, problemas de visión, inflamación de las membranas, acné, hiperplasia ósea, retraso en el crecimiento e infecciones repetitivas.

VITAMINA D

La vitamina D o calciferol es la única vitamina que podemos obtener de la luz solar, pero también se encuentra en alimentos que la contienen de forma natural (provitamina D3) como los aceites de hígado de algunos pescados (halibut, bacalao, salmón). Hay otras formas de aportar vitamina D (D2 y D1) mediante productos sintéticos como el ergosterol (Provitamina D2) que proviene de ciertas levaduras y hongos expuestos a la radiación ultravioleta.

La síntesis de vitamina D depende del grado de exposición al sol y de la intensidad de pigmentación de la piel. La piel oscura o de color deja pasar menos los rayos ultravioleta y sintetiza menos vitamina D. Tomar el sol 30 minutos al día es suficiente para que un adulto obtenga la vitamina D necesaria.

La provitamina D se metaboliza en el hígado y se activa en los riñones, mediante la acción de la hormona paratiroidea y varias enzimas que la convierten en una sustancia biológicamente más activa, que mejora la absorción en el intestino del calcio procedente de los alimentos, y actúa para liberarlo sobre los huesos.

La vitamina D está implicada en un amplio número de procesos endocrinos y metabólicos, siendo el uno de los más importantes el mantenimiento de la homeostasia del calcio y del fósforo y en la diferenciación celular. Es necesaria para el crecimiento y desarrollo corporal, para la mineralización de huesos y dientes durante el crecimiento y para el mantenimiento de la salud ósea en los adultos.

La cantidad diaria de ingesta recomendada de vitamina D3 es de 5µg o 200U.I. (1µg de vit. D3 equivale a 40 U.I), incrementándose las necesidades en niños, madres gestantes o lactantes y personas de edad avanzada. Una deficiencia de vitamina D puede desencadenar raquitismo y osteomalacia (reducción de la densidad ósea y aumento del riesgo de fracturas)

VITAMINA E

La vitamina E es un potente antioxidante que ayuda a neutralizar los radicales libres dotando al cuerpo de vitalidad y ejerciendo una acción rejuvenecedora celular. Aunque la vitamina E parezca una sola sustancia, es en realidad el nombre de ocho compuestos relacionados presentes en los alimentos, entre ellos, el alfa-tocoferol.

La mejor fuente de vitamina E es el aceite de Germen de trigo, pero además se encuentra en todos los aceites vegetales prensados en frío (oliva, sésamo, girasol), semillas crudas (girasol y lino) y germinados, frutos secos (almendras y avellanas), hortalizas de hoja verde (espinaca y brócoli) y, en menor cantidad, en la mantequilla, los huevos y algunas frutas o verduras.

Entre sus funciones en el organismo destaca su poder antioxidante celular y de las grasas. Protege las células de las agresiones externas como la contaminación, pesticidas, humo del tabaco y el estrés. Aumenta la inmunidad y previene las infecciones.
Su efecto vasodilatador mejora la circulación de la sangre, protege al corazón, aumenta el colesterol HDL (bueno) y evita la formación de coágulos. Aumenta la fertilidad, facilita el embarazo y el parto.

La cantidad de ingesta recomendada diaria varía según la edad, en un adulto se requiere un aporte de 15mg o 22.4UI. La vitamina E se almacena en varios tejidos y tarda mucho en agotar las reservas, con lo que una  carencia no es muy frecuente, pero puede presentarse en personas con síndromes de mala absorción de grasas. Los síntomas de esta deficiencia incluyen ataxia, debilidad muscular, alteraciones oculares, anemia, falta de vitalidad, apatía, irritabilidad y disminución de la energía física y capacidad de concentración; piernas pesadas, pies hinchados, varices, facilidad de aparición de hematomas y celulitis, colesterol o triglicéridos elevados y piel seca. La toma de antioxidantes como la vitamina E pueden ser fundamentales para protegernos frente a condiciones relacionadas con el estrés oxidativo como la artritis, el cáncer, las cataratas, la diabetes, la enfermedad vascular o el Alzheimer.

 

VITAMINA K

Vitamina que participa en la coagulación de la sangre (antihemorrágica) y en la salud ósea.

Diferenciamos dos formas, la K1, se encuentra naturalmente presente en muchos alimentos (hortalizas de hojas verdes, espinacas, col, brócoli, lechuga), aceites vegetales, algunas frutas (arándanos azules, higos), carne, queso, huevos y granos de soja. La K2, en la flora bacteriana intestinal. La vitamina K2 se absorbe casi totalmente, pero de la vitamina K1 solo absorbemos un 10%.

La vitamina K promueve la salud ósea, ya que participa conjuntamente con la vitamina D para mantener los correctos niveles de calcio, fortaleciendo los huesos. Es necesaria para la correcta coagulación de la sangre.

La cantidad diaria de ingesta depende de la edad y el sexo. Un adulto sano requiere un aporte diario de 75µg. La deficiencia de vitamina K es poco frecuente pero puede provocar hematomas (moretones) y problemas de sangrado debido a que la coagulación de la sangre es más lenta,  aumentar la fragilidad ósea y el riesgo de osteoporosis. Algunos estudios relacionan niveles bajos de K a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

 

CONTROL DEL ÁCIDO ÚRICO0

El ácido úrico es uno de los  productos de desecho del organismo que, en condiciones normales, se elimina a través de la orina. Cuando se produce una cantidad mayor de la que pueden filtrar y eliminar los riñones, se acumula formando cristales de ácido úrico, que suelen depositarse en las articulaciones y el tejido que las rodea, provocando inflamación y dolor intenso. En algunas ocasiones, estos cristales se acumulan en los riñones pudiendo provocar litiasis renal.

Un paciente presentará hiperuricemia si la concentración de ácido úrico en sangre está por encima de los 7 milígramos por decilitro. No necesariamente viene acompañada de gota o de litiasis renal, en cuyo caso se tratará de una hiperuricemia asintomática, pero sí que nos estará avisando de un exceso que puede llevar a la manifestación final de un ataque agudo.

 

La gota es una de las enfermedades más antiguas en los registros históricos médicos. Suele producirse a partir de los 35 años y se caracteriza por dolor artrítico intenso y localizado, de inicio súbito en el dedo gordo del pie y que puede continuar arriba hacia la pierna. Sé manifiesta también con el enrojecimiento de la piel de zona inflamada. La medicina alopática trata el ataque agudo de gota con antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y colchicina. Para mantener controlados los niveles de ácido úrico se recetan medicamentos hipouricemiantes como el conocido Alopurinol. … Leer más →

Candidiasis: qué es y cómo tratarla0

Antes de definir qué es la candidiasis, diremos que las levaduras (los hongos) están presentes en todas las personas desde poco después de nacer. Se encuentran principalmente en la piel, en el sistema digestivo y en el sistema urogenital. Existen unas 150 especies de cándidas, pero la más habitual en nuestro organismo es la Candida albicans, que forma parte de la flora habitual de nuestras mucosas y está en equilibrio con otras levaduras. La candidiasis es una infección causada por el crecimiento de la Candida albicans. La multiplicación de esta levadura puede dañar la pared intestinal, provocando un exceso de permeabilidad y permitiendo que este hongo pase a la sangre y dañe cualquier parte del organismo. Los sistemas orgánicos más sensibles a la proliferación de esta levadura son el digestivo, el endocrino, el urogenital, el nervioso y el inmunitario. Son muy habituales la candidiasis vaginal y oral (esta última conocida también como muguet).

Leer más →

PREVENIR ANTES QUE CURAR2

Prevenir antes que curar, esta gran frase clásica aplicada en términos de salud, nos afirma de la importancia de fomentar estilos de vida saludables en la prevención de la enfermedad.

En la rama de la Medicina preventiva, se enfoca en el mantenimiento de la salud mediante la detección de dolencias en su etapa inicial, ofreciendo mejores alternativas de tratamiento y mayores posibilidades de sanar. Es importante acudir a la consulta médica para valorar nuestro estado de salud, rompiendo de esta maneracon la tradición de acudir al médico solo ante una dolencia o sintomatología.

La falta de tiempo para el cuidado personal, la inactividad física, la alimentación desequilibrada, el estrés, los hábitos tóxicos como el tabaco o el exceso de alcohol, afectan negativamente la salud, favoreciendo el desarrollo de la enfermedad. Es preciso replantear nuestro estilo de vida para poder disfrutarla de una forma saludable.

Leer más →