Deficiencias nutricionales y sus síntomas0

La carencia nutricional aparece cuando la alimentación de una persona no aporta uno o más nutrientes en cantidades suficientes. Esta deficiencia puede provocar síntomas leves en un principio pero si persisten en el tiempo pueden ocasionar problemas graves de salud. Principalmente hablamos de carencias de vitaminas, proteínas y minerales y, según el nutriente que se trate, las consecuencias serán más o menos acusadas. Una dieta sana y variada normalmente es suficiente para corregir las deficiencias alimentarias.

Algunos de los factores que pueden desencadenar una falta de nutrientes son deficiencias en la calidad, almacenamiento y cocción de los alimentos, consumo de sustancias tóxicas, medicamentos, síndrome de malabsorción, dietas estrictas, aumento de las necesidades diarias (embarazo, lactancia, ejercicio intenso, etc.)

Las vitaminas actúan como cofactores en todas las reacciones bioquímicas del organismo.

La vitamina D, ayuda en la absorción del calcio y el fósforo, imprescindible para el buen funcionamiento de los huesos. La vitamina A mantiene la integridad de la piel y las mucosas, es imprescindible para la salud ocular y protege contra las infecciones. La vitamina K actúa en los mecanismos de coagulación de la sangre. La vitamina E es un potente antioxidante que previene el envejecimiento celular y tiene efectos extraordinarios sobre el sistema reproductor, mejorando la fertilidad femenina y masculina, y a restaurar la potencia masculina. Las vitaminas del complejo B actúan como coenzimas en numerosas reacciones enzimáticas, son claves para el buen funcionamiento del sistema nervioso, son necesarias para el buen desarrollo fetal, son imprescindibles para la formación de células, participan en la regeneración y cicatrización de tejidos, etc. Se necesitan en pequeñas cantidades pero su carencia puede ocasionar desequilibrios importantes ya que son indispensables para que múltiples funciones del organismo se puedan llevar a cabo correctamente. El grupo B está formado por vit. B1 o tiamina, vit. B2 o riboflavina, bit. B3 o niacina, vit. B5 o ácido pantoténico, vit. B6 o piridoxina, vit. B8 o biotina, vit.B9 o ácido fólico, vit. B12 o cobalamina.

La carencia de minerales también puede provocar deficiencias orgánicas importantes.

La deficiencia de hierro es una de las más comunes. El hierro interviene en muchas reacciones enzimáticas y es un componente de la hemoglobina, encargada de oxigenar todos los tejidos. El calcio es un componente fundamental de huesos y dientes, también participa en la coagulación de la sangre y las funciones musculares, y es vital para la transmisión nerviosa. El magnesio participa en la contracción y relajación muscular, activa gran variedad de enzimas y ayuda a mantener el sistema articular en buen estado. El potasio regula el pH y la osmolaridad celular, interviene en el metabolismo de proteínas, lípidos y carbohidratos, ayuda a mantener el ritmo cardíaco adecuado y una presión arterial normal. Es esencial para la transmisión de todos los impulsos nerviosos. El zinc es necesario para un correcto crecimiento, regula el desarrollo sexual, la producción de insulina, refuerza las defensas y mantiene la piel, las uñas y el cabello en buen estado. En la tabla informativa mostramos algunas de las deficiencias más comunes y los síntomas que pueden ocasionar, así como algunos de los alimentos interesantes a incluir en la dieta para satisfacer nuestros necesidades. Ante una sintomatología siempre deberá ser el médico quién haga el diagnóstico y establezca una pauta de actuación.

Antojos y carencias nutricionales0

Seguramente todos hemos sentido en algún momento la necesidad imperiosa de comer algún alimento muy concreto y en la mayoría de los casos esos “antojos” son por alimentos procesados, chocolate, pasteles, pizza, patatas fritas, etc. El cuerpo es sabio y generalmente esta apetencia desmesurada es el reflejo de una deficiencia nutricional, nos avisa que carecemos de alguna sustancia esencial para el organismo.

Para suplir esta falta es importante el aporte a través de alimentos saludables y no dejarnos llevar por la tentación de productos que contienen esa sustancia pero muy ricos también en ingredientes nocivos para la salud, grasas saturadas, sal, azúcares, aditivos, etc. Los antojos pueden presentarse a lo largo de nuestra vida, a mujeres, principalmente antes de la menstruación, hombres, niños, adolescentes y ancianos, todos somos susceptibles a la falta de algún nutriente: proteínas, hidratos de carbono, grasas,   vitaminas o minerales. En muchas ocasiones están asociados a una situación de estrés o a una falta de hidratación, por lo que se aconseja que ante cualquier antojo bebamos un vaso de agua porque podríamos estar dando a nuestro cuerpo exactamente lo que necesita y conseguir que ese capricho desaparezca.

Con esta práctica tabla indicamos qué dicen tus antojos y como saciarlos de forma saludable.

 

Chocolate

Generalmente la tentación por el chocolate está relacionada a una deficiencia de magnesio. Se calcula que el 80% de la población carece de este mineral, esencial para más de 300 reacciones bioquímicas de nuestro cuerpo, entre las que se incluyen reacciones relacionadas con la relajación. Los síntomas de su deficiencia se asocian a ansiedad, irritabilidad e insomnio, por lo que no es de extrañar que después de tomar una barrita de chocolate nos encontremos más relajados. Pero hay fuentes más saludables que una tableta de chocolate procesado. Encontramos magnesio en los frutos secos, las semillas, legumbres y vegetales de hoja verde. El chocolate sin azúcar, con un mínimo del 70% en cacao, es también una fuente de antioxidantes y la toma de una pequeña porción está dentro de una dieta saludable, sin duda, una buena noticia para los amantes del chocolate.

Alimentos dulces

La apetencia por pasteles, tartas, golosinas y alimentos dulces en general puede reflejar la deficiencia de varios nutrientes: cromo (oligoelemento que ayuda a regular los niveles de azúcar), carbono (uno de los componentes de los azúcares), fósforo (contribuye en la producción de energía), azufre (facilita la eliminación de toxinas) y triptófano (un regulador de la serotonina y asociado al bienestar). Si el antojo por el dulce es continuo es necesario redirigir nuestra dieta y potenciar los alimentos ricos en minerales, principalmente frutas, verduras, frutos secos y semillas.

Pan y pasta

Nuestro cuerpo nos pide azúcares refinados, lo que se traduce en una escasez de nitrógeno. El nitrógeno es un componente de las proteínas, por lo que una carencia de éste puede provocar una desnutrición por deficiencia de proteínas. Podemos suplirlo aumentando la dosis de frutos secos, fruta, verduras y semillas.

Alimentos salados

La sal es necesaria para mantener el equilibrio de los líquidos y regular el pH del organismo. La sal que el cuerpo requiere es obtenida de los alimentos que tomamos, por lo que no es necesario tomar más, un exceso puede provocar hipertensión.

Las dietas bajas en sodio o algunas enfermedades como trastornos suprarrenales, pueden provocar ansiedad por alimentos salados. También podemos tener la necesidad de comer salados después de practicar ejercicio intenso o en un ambiente muy caluroso, esto es debido a la pérdida de agua y electrolitos que deberemos reponer con bebidas isotónicas como el agua de coco.

Pero si la ansiedad por alimentos salados es ocasional y no estamos ante ninguna de las situaciones anteriores, podemos sufrir una carencia de fibra, electrolitos y vitaminas del grupo B y es recomendable el aumento de frutas y verduras.

Alimentos fritos y lácteos

Posiblemente nos encontramos ante una deficiencia de calcio y de grasas. Nuestra dieta debe incluir alimentos ricos en grasas saludables (mono y poli-insaturadas), que encontramos en frutos secos (nueces), semillas (chía, lino) y pescados (salmón, atún, caballa)

El calcio es otra de las posibles causas de la apetencia por alimentos fritos. Es interesante el aporte a partir de hortalizas de hoja verde, sésamo, legumbres y tofu.

Carne

Nuestro cuerpo se encuentra débil o requiere un desarrollo de la masa muscular. Necesita que aumentemos el consumo de proteína y el aporte de hierro. Escogeremos carnes bajas en grasa y ricas en proteína, como la carne de ave o de pescado.

Se recomienda el consumo de frutos secos (pistachos, pipas de girasol, nueces y almendras), legumbres y vegetales de hoja verde.

 

Plantas del Mundo0

La flora o conjunto de especies vegetales que encontramos distribuidas a lo largo de todo el planeta depende de factores ambientales como el clima. Algunas de las plantas que crecen en una zona de forma autóctona tradicionalmente son empleadas por la población con fines medicinales. La gran mayoría de ellas no disponen de estudios científicos que certifiquen la eficacia de las mismas, pero es la experiencia  del uso popular el que durante generaciones avala sus propiedades. Exponemos algunos de los usos que tradicionalmente se les han dado a plantas que encontramos fuera de nuestro entorno.

COPALCHI (Coutarea latiflora)

Este arbusto de hojas pecioladas y ovales, flores amarillentas y frutos en forma de cápsula es originario de América, especialmente Colombia y México.

Su corteza contiene un heterósido amargo  con efecto hipoglucemiante. En 1922, un médico de la Universidad Nacional de Colombia, el Dr. Francisco Obregón, publicó una tesis de grado titulada “estudio fisiopatológico de la diabetes azucarada y su tratamiento”  en la que narra su experiencia con 10 pacientes diabéticos, a los que trató con cocimientos de corteza de Copalchi con unos resultados más que satisfactorios. Obregón concluye su estudio afirmando “el tratamiento dietético sigue siendo el más eficaz en la diabetes… el  Copalchi es digno de atento estudio, porque de su acción antiglicosúrica se deduce que es un buen medicamento, y que probablemente  obra excitando la secreción pancreática para la utilización de los hidratos de carbono por el organismo o favoreciendo directamente el metabolismo de dichos hidratos”. Finaliza diciendo “el Copalchi es probablemente un secretagogo de los islotes de Langerhans”

A parte de sus propiedades hipoglucemiantes, en Sudamérica lo consideran  un potente antimalárico y un buen antipirético. También  es valorada su eficacia como diurético, febrífugo y tónico amargo.

La toxicidad del copalchi a dosis moderadas es muy baja, no obstante se aconseja tomarlo en periodos intermitentes. Personas con problemas hepáticos abstenerse. No aconsejado en embarazadas, madres lactantes y niños por falta de evidencias científicas.

GIMNEMA (Gymnema sylvestre)

Planta muy común en la India, se extiende por otras regiones tropicales y sub-tropicales de Asia. Es una planta trepadora, leñosa, con flores pequeñas agrupadas en cimas de color amarillo.

En sus hojas encontramos  un alcaloide, la gymnamina, ácido gymnémico,  flavonoides, ácidos orgánicos, minerales y substancias nitrogenadas.

A mediados del siglo XIX los Hindús ya utilizaban las infusiones de la hoja de esta planta para anular o suprimir la sensación de dulce. Además de la rara propiedad de anular el sabor dulce del azúcar y otros edulcorantes, impide la absorción de los azucares en el proceso digestivo, ya que el ácido gymnémico puede bloquear los receptores de la glucosa. Se ha ensayado con éxito en el tratamiento de la diabetes tipo II, reduciendo las elevaciones anormales de glucosa plasmática por inhibición de su absorción en el intestino delgado. Parece que además, estimula las enzimas que intervienen en la utilización de la glucosa.

Es ligeramente diurética a la vez que un buen activador de la circulación central y periférica. Las infusiones de Gymnema  provocan una reducción de alimentos hipocalóricos dulces, por lo que se recomiendan como terapia en casos de bulimia con adicción a los alimentos dulces o como complemente  en las dietas de adelgazamiento

La gymnema es una planta muy segura, incluso mujeres embarazadas con diabetes la pueden tomar con éxito, pero en este caso siempre bajo control médico.

VIBURNO AMERICANO (Viburnum prunifolium)

Este árbol de hasta 8 metros de altura, de aspecto tortuoso, hojas dentadas que en otoño adquieren un color rojizo y flores blancas reunidas en cimas es originaria de América del Norte.

En su composición encontramos flavonoides, cumarinas, triterpenos, ácidos orgánicos y taninos que le confieren un efecto vasoconstrictor-hemostático a nivel pélvico, venotónico, ligeramente espasmolítico y diurético.

Es un gran tónico del aparato reproductor que estimula los músculos excesivamente relajados y, al mismo tiempo, actúa como sedante para los dolores espasmódicos del útero. Potencia la irrigación de la zona pélvica.

Se ha demostrado que varios de los componentes de la planta, especialmente la escopoletina, tienen efectos relajantes sobre el útero. Es específico para los cólicos uterinos, dolores lumbares y pélvicos, falsos dolores de parto y dolores postparto. Durante la menstruación, el Viburno alivia la dismenorrea, también se recomienda para los calambres uterinos y los calambres nocturnos de los músculos de las piernas.

El Viburno americano tiene buena reputación como fortalecedor del sistema reproductor y un efecto beneficioso general sobre el sistema nervioso muy especialmente en casos de ansiedad.

Es una planta muy indicada para la mujer y muy utilizada por los profesionales de Norteamérica. Su uso en nuestro entorno es limitado, seguramente por falta de información.

Está contraindicada en casos de hipertensión y arritmias. Por su riqueza en salicilatos deben evitarlo los que tomen fármacos hemostáticos y anticoagulantes.

SÁNDALO (Santalum album)

Esta especie botánica es originaria de las zonas semiáridas del subcontinente Indio, aunque se ha adaptado en otros lugares del mundo, especialmente Norteamérica y Australia. Es un árbol semiparásito, de hoja perenne, delgadas y opuestas, el color marrón claro o casi negro de la corteza está en función de su edad, como más viejo, puede vivir 100 años, más oscuro es el color de su corteza. El fruto aparece a partir de los tres años.

Su madera es conocida por sus tallas y porque de ella se extrae un aceite esencial  muy volátil, realmente extraordinario. La corteza de Sándalo más valorada es la originaria de la India, donde ese árbol es considerado patrimonio nacional, solo se permite su tala cuando el árbol ha cumplido los 30 años de vida. Debe tenerse en cuenta que el tronco demora 25 años en obtener 6 cm. de espesor. Tanto la corteza en sahumerios como su aceite son utilizados como aromatizantes para alcanzar la armonía espiritual.

El aceite esencial de la madera de Sándalo Hindú  es un aceite denso, de color oro, con aromas sutiles al principio, que se intensifica en una fragancia de maderas exóticas según se va evaporando. Mejora la respiración y favorece la meditación y la creatividad.

Si quieres que alguien recuerde aquella cena de forma muy especial, ambienta la situación con un aroma de sándalo.

Platos de colores, nutritivos y saludables0

El color es la primera sensación que percibimos de los alimentos y podemos considerarlo como un indicador del valor nutricional de éstos ya que ofrecen algunos detalles sobre los beneficios que aportan. Los responsables de las distintas tonalidades de los vegetales son los pigmentos. Los expertos en cromoterapia otorgan al color de frutas y verduras propiedades energéticas y emocionales.

Leer más →

ALIMENTOS PARA EL APARATO RESPIRATORIO0

La alimentación influye en el buen estado del aparato respiratorio. La mucosidad presente en algunas enfermedades respiratorias y la dificultad para respirar provocada por la inflamación de la mucosa de las vías aéreas, nos obliga revisar nuestra dieta.

Es necesario introducir alimentos con propiedades expectorantes y antiinflamatorias y reducir aquellos que provoquen más mucosidad.

 

Muchos de los problemas respiratorios se agravan con la exposición continua a aire contaminado y el tabaquismo. El exceso de radicales libres  causan envejecimiento y muerte celular, inflamación del tejido pulmonar y aumenta el riesgo de infección respiratoria.  Es necesario incrementar la ingesta de alimentos antioxidantes para contrarrestar el efecto negativo de los radicales libres.

Entre los alimentos antioxidantes que debemos potenciar encontramos las frutas y verduras ricas en beta-caroteno o provitamina A, como zanahoria, calabaza, mango, melocotón, albaricoque y espinacas.

Los alimentos ricos en vitaminas C y E tienen capacidad antioxidante y refuerzan el sistema inmunitario.  Algunos ejemplos de alimentos con vitamina C son los cítricos (naranja, mandarina, limón, pomelo), kiwis, tomates y pimientos.

La vitamina E la encontramos en frutos secos, aceites vegetales como el aceite de oliva y  en el germen de trigo.

Los alimentos mucolíticos ablandan la mucosidad y favorecen su expulsión, como la cebolla o el rábano.

Los dátiles y los higos tienen propiedades emolientes, suavizan y desinflaman las mucosas respiratorias.

El ajo y el propóleo presentan un efecto antibiótico y antiséptico y combaten los gérmenes causantes de afecciones como la bronquitis.

La miel ejerce una acción sedante, antitusígena y suavizante de las vías respiratorias.

Los alimentos ricos en compuestos azufrados como el ajo, la cebolla y los puerros, tienen la propiedad de disolver la mucosidad, reduciendo la congestión nasal.

Los ácidos grasos omega 3 tienen un efecto antiinflamatorio de las mucosas de las vías respiratorias. El consumo de alimentos ricos en omega 3 mejora aquellos trastornos que cursan con inflamación de las mucosas, como la bronquitis y la EPOC.

Naturalmente debemos incrementar la ingesta de agua para fluidificar las secreciones y facilitar su eliminación.

 

Por el contrario, algunos alimentos o ingredientes interfieren en nuestra función respiratoria y deberemos evitar su consumo:

Sal:

El sodio retiene agua en los tejidos, lo cual no resulta conveniente cuando existe un proceso infeccioso o inflamatorio.

Bebidas alcohólicas:

el alcohol deprime las defensas y retrasa o hace más difícil la curación de la bronquitis.

Grasa saturada:

Su exceso debilita el sistema inmunológico y retrasa la curación.

Lácteos:

Aumentan la producción de mucosidad, lo que puede desencadenar o agravar la tos.

Aditivos:

Pueden provocar alergias alimentarias y crisis asmáticas. Algunos ejemplos son el glutamato monosódico (un potenciador del sabor), los sulfitos (un conservante de frutas desecadas y del vino), el nitrito y nitrato sódico (utilizado en las carnes curadas y embutidos) y los colorantes artificiales.

 

VITAMINAS LIPOSOLUBLES0

Las vitaminas son un grupo de nutrientes que proceden de los alimentos y el cuerpo las necesita para cumplir sus funciones, crecer y desarrollarse. El organismo no puede sintetizarlas por sí mismo, así que debemos asegurarnos de consumirlas a diario, para que no se produzcan enfermedades por su carencia. Elige una dieta variada que aporte todos los colores de la naturaleza.  Abundancia de frutas y verduras, algas, germinados y semillas. ¡Tomar el sol cada día también te aporta vitaminas!

Nuestro cuerpo descompone los alimentos y absorbe y almacena las vitaminas de dos formas diferentes:

  • Las vitaminas que están en la parte grasa de los alimentos, las almacenará en los tejidos grasos corporales. A ésta clase de vitaminas solubles en grasa las llamamos liposolubles: vitaminas A, D, E y K.
  • Las vitaminas que se encuentran en la parte acuosa de los alimentos, solo podremos almacenarlas algunas horas y tendremos que reponerlas a diario: vitaminas B y C.

En este artículo vamos a centrarnos en las vitaminas liposolubles. Para absorberlas de forma adecuada necesitamos que nuestro cuerpo sea eficaz descomponiendo las grasas, que tenga suficientes enzimas lipolíticas y que el hígado y la vesícula biliar funcionen adecuadamente para suministrar bilis suficiente para disolver las grasas y almacenar así las vitaminas liposolubles. Los desórdenes gastrointestinales y hepáticos, las infecciones o cualquier afección del conducto biliar, pueden limitar la capacidad del cuerpo para retener y hacer uso de estas vitaminas.

VITAMINA A

La encontramos en dos formas: Retinol, se encuentra concentrada en alimentos de origen animal y es la forma principal en que el cuerpo humano la puede usar y almacenar: huevos, leche, hígado (aceite de hígado de bacalao). Provitamina A (carotenos): procede del reino vegetal y se convertirá en activa al transformarse en Retinol durante su absorción intestinal: frutas y verduras verdes y anaranjadas como la zanahoria, el nabo, la calabaza, orejones, albaricoques, alfalfa germinada, acelga, espinaca.

Parece ser que la asimilación de beta-carotenos y conversión en vitamina A es más efectiva y además aporta más cantidad de agentes antioxidantes.

Es esencial en el desarrollo embrionario, interviene en la diferenciación normal de las células, es indispensable para el buen mantenimiento de cartílagos, pelo, uñas, dientes y huesos, aumenta la inmunidad, protegiéndonos de las infecciones, aumenta la fertilidad masculina y femenina, favorece la salud visual, interviene en el metabolismo del hierro, es un agente antioxidante en la prevención de enfermedades degenerativas.

La cantidad diaria de ingesta recomendada de vitamina A es de 800µg. Una carencia de su aporte puede provocar caída del cabello, sequedad de piel y mucosas, debilidad de las uñas, problemas de visión, inflamación de las membranas, acné, hiperplasia ósea, retraso en el crecimiento e infecciones repetitivas.

VITAMINA D

La vitamina D o calciferol es la única vitamina que podemos obtener de la luz solar, pero también se encuentra en alimentos que la contienen de forma natural (provitamina D3) como los aceites de hígado de algunos pescados (halibut, bacalao, salmón). Hay otras formas de aportar vitamina D (D2 y D1) mediante productos sintéticos como el ergosterol (Provitamina D2) que proviene de ciertas levaduras y hongos expuestos a la radiación ultravioleta.

La síntesis de vitamina D depende del grado de exposición al sol y de la intensidad de pigmentación de la piel. La piel oscura o de color deja pasar menos los rayos ultravioleta y sintetiza menos vitamina D. Tomar el sol 30 minutos al día es suficiente para que un adulto obtenga la vitamina D necesaria.

La provitamina D se metaboliza en el hígado y se activa en los riñones, mediante la acción de la hormona paratiroidea y varias enzimas que la convierten en una sustancia biológicamente más activa, que mejora la absorción en el intestino del calcio procedente de los alimentos, y actúa para liberarlo sobre los huesos.

La vitamina D está implicada en un amplio número de procesos endocrinos y metabólicos, siendo el uno de los más importantes el mantenimiento de la homeostasia del calcio y del fósforo y en la diferenciación celular. Es necesaria para el crecimiento y desarrollo corporal, para la mineralización de huesos y dientes durante el crecimiento y para el mantenimiento de la salud ósea en los adultos.

La cantidad diaria de ingesta recomendada de vitamina D3 es de 5µg o 200U.I. (1µg de vit. D3 equivale a 40 U.I), incrementándose las necesidades en niños, madres gestantes o lactantes y personas de edad avanzada. Una deficiencia de vitamina D puede desencadenar raquitismo y osteomalacia (reducción de la densidad ósea y aumento del riesgo de fracturas)

VITAMINA E

La vitamina E es un potente antioxidante que ayuda a neutralizar los radicales libres dotando al cuerpo de vitalidad y ejerciendo una acción rejuvenecedora celular. Aunque la vitamina E parezca una sola sustancia, es en realidad el nombre de ocho compuestos relacionados presentes en los alimentos, entre ellos, el alfa-tocoferol.

La mejor fuente de vitamina E es el aceite de Germen de trigo, pero además se encuentra en todos los aceites vegetales prensados en frío (oliva, sésamo, girasol), semillas crudas (girasol y lino) y germinados, frutos secos (almendras y avellanas), hortalizas de hoja verde (espinaca y brócoli) y, en menor cantidad, en la mantequilla, los huevos y algunas frutas o verduras.

Entre sus funciones en el organismo destaca su poder antioxidante celular y de las grasas. Protege las células de las agresiones externas como la contaminación, pesticidas, humo del tabaco y el estrés. Aumenta la inmunidad y previene las infecciones.
Su efecto vasodilatador mejora la circulación de la sangre, protege al corazón, aumenta el colesterol HDL (bueno) y evita la formación de coágulos. Aumenta la fertilidad, facilita el embarazo y el parto.

La cantidad de ingesta recomendada diaria varía según la edad, en un adulto se requiere un aporte de 15mg o 22.4UI. La vitamina E se almacena en varios tejidos y tarda mucho en agotar las reservas, con lo que una  carencia no es muy frecuente, pero puede presentarse en personas con síndromes de mala absorción de grasas. Los síntomas de esta deficiencia incluyen ataxia, debilidad muscular, alteraciones oculares, anemia, falta de vitalidad, apatía, irritabilidad y disminución de la energía física y capacidad de concentración; piernas pesadas, pies hinchados, varices, facilidad de aparición de hematomas y celulitis, colesterol o triglicéridos elevados y piel seca. La toma de antioxidantes como la vitamina E pueden ser fundamentales para protegernos frente a condiciones relacionadas con el estrés oxidativo como la artritis, el cáncer, las cataratas, la diabetes, la enfermedad vascular o el Alzheimer.

 

VITAMINA K

Vitamina que participa en la coagulación de la sangre (antihemorrágica) y en la salud ósea.

Diferenciamos dos formas, la K1, se encuentra naturalmente presente en muchos alimentos (hortalizas de hojas verdes, espinacas, col, brócoli, lechuga), aceites vegetales, algunas frutas (arándanos azules, higos), carne, queso, huevos y granos de soja. La K2, en la flora bacteriana intestinal. La vitamina K2 se absorbe casi totalmente, pero de la vitamina K1 solo absorbemos un 10%.

La vitamina K promueve la salud ósea, ya que participa conjuntamente con la vitamina D para mantener los correctos niveles de calcio, fortaleciendo los huesos. Es necesaria para la correcta coagulación de la sangre.

La cantidad diaria de ingesta depende de la edad y el sexo. Un adulto sano requiere un aporte diario de 75µg. La deficiencia de vitamina K es poco frecuente pero puede provocar hematomas (moretones) y problemas de sangrado debido a que la coagulación de la sangre es más lenta,  aumentar la fragilidad ósea y el riesgo de osteoporosis. Algunos estudios relacionan niveles bajos de K a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

 

La Miel, un edulcorante nutritivo y con valor terapéutico0

La miel procede del néctar de las flores y de otras sustancias azucaradas de la superficie de los vegetales que recolectan las abejas. Los egipcios, los griegos y otras muchas civilizaciones han venerado las abejas por proporcionarles la miel, el primer y más natural edulcorante.

 

Características nutricionales de la miel

Los diferentes tipos de miel vienen determinados por factores como el tipo de abejas productoras, la especie vegetal de la que recolectan el néctar, la época del año y el clima. Estos factores harán que cada miel tenga su peculiaridad, con matices a nivel nutricional, de consistencia, sabor, aroma, color… Por ejemplo, sabemos que las mieles más oscuras son más ricas en componentes minerales.

Composición común de todas las mieles

  • Agua: alrededor de un 20%.
  • Glúcidos simples: destacan la fructosa (hasta un 40%), la glucosa (33%) y, en porcentajes minoritarios, maltosa y sacarosa.
  • Proteínas: en cantidades que oscilan entre el 1 y el 2%. Destaca el contenido en aminoácidos: prolina, ácido glutámico, alanina, glicina y leucina.

Componentes de proporciones variables según el tipo de miel

  • Otros glúcidos (en bajas proporciones): erlosa, rafinosa, melecitosa, taninos y dextrinas.
  • Sales minerales y oligoelementos: azufre, fósforo, sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro, cobre y manganeso.
  • Ácidos orgánicos: málico, cítrico, láctico, fosfórico, etc.
  • Polen: es lo que permite reconocer el origen floral de cada tipo de miel.
  • Enzimas: diastasas, invertasas y amilasas. Es importante saber que se destruyen, si se calienta la miel.
  • Sustancias antibióticas: ácido fórmico, inhibina y germicidina.

Valor terapéutico de la miel

  • Alto poder nutritivo en nutrientes esenciales y valor energético.
  • Posee propiedades antisépticas: evita el desarrollo de infecciones.
  • Es útil en afecciones respiratorias: tos, bronquitis, faringitis y sinusitis.
  • Facilita la digestión, alivia trastornos gástricos y mejora la asimilación de otros alimentos.
  • Es ligeramente laxante.
  • Tiene una acción positiva sobre la flora intestinal, especialmente en lactantes.
  • Desfatigante muscular. Aumenta la resistencia y facilita la recuperación. La miel es muy indicada para deportistas. También es útil en casos de astenia, fatiga y agotamiento.
  • Equilibra situaciones de agotamiento nervioso y favorece el rendimiento intelectual.
  • Tiene acción antioxidante. Además de nutrir e hidratar la piel, tiene usos cosméticos, por la luminosidad que proporciona a la piel, por atenuar las arrugas y por eliminar las espinillas.
  • Es útil en casos de insuficiencia hepática.
  • Tiene propiedad cicatrizante. Es útil en heridas bucales y cutáneas. Alivia el dolor y el escozor en la piel.

Tipos de miel

  • Miel de acacia: ligeramente laxante y sedante.
  • Miel de azahar: es antiespasmódico (útil en casos de contracturas, calambres y convulsiones). Es sedante, muy adecuada en casos de insomnio originados por problemas digestivos.
  • Miel de brezo: es diurética, reconstituyente y produce un efecto tónico sobre el corazón. Es útil en casos de anemia, reumatismo, clorosis, inapetencia y desmineralizaciones.
  • Miel de castaño: estimula la circulación sanguínea.
  • Miel de encina: tiene propiedades remineralizantes y astringentes (acción cicatrizante, antiinflamatoria y antihemorrágica). Es útil para combatir la diarrea crónica.
  • Miel con própolis: actúa como cicatrizante y antiséptico (útil en infecciones).
  • Miel de espliego: tiene propiedades tónicas y antiespasmódicas (útil en casos de contracturas, calambres y convulsiones). Alivia la tos y la faringitis. Es hipotensora. Útil para el nerviosismo y el estrés.
  • Miel de eucalipto: se utiliza en el tratamiento de infecciones respiratorias y desinfecta el tracto urinario.
  • Miel de mil flores: tiene diversas especies sin que destaque ninguna en concreto. Es digestiva.
  • Miel de romero: se recomienda en trastornos hepáticos, amenorrea y úlceras gástricas e intestinales.
  • Miel de romero + Jalea real: aúna las propiedades de la miel de romero, reforzado por el aspecto nutricional y vitalizante de la jalea real.
  • Miel de tilo: es antiespasmódica, sedante y relajante. Alivia los dolores de cabeza y calma el tracto digestivo.
  • Miel de tomillo: es eficaz en resfriados y bronquitis. Es digestiva, tónica (da vigor), antiséptica (impide el desarrollo de infecciones) y emenagoga (estimula el flujo sanguíneo de la pelvis y el útero y, en algunos casos, la menstruación).

Plantas utilizadas en la enfermedad inflamatoria intestinal1

La enfermedad inflamatoria intestinal se define como un trastorno inflamatorio crónico de causa desconocida que afecta al aparato gastrointestinal, y que engloba principalmente dos patologías: la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Ambas se caracterizan por la aparición de una inflamación repetitiva del intestino delgado y/o grueso, lo que puede producir diferentes manifestaciones clínicas, tal como el dolor abdominal, la diarrea o la emisión de sangre con las heces. En ocasiones resulta muy difícil diferenciar ambas entidades, conociéndose como colitis indeterminada a un cuadro de solapamiento entre las anteriores.Leer más →

ALIMENTOS INTELIGENTES2

El cerebro requiere básicamente de dos sustancias para su funcionamiento, oxígeno y glucosa. Sin embargo, necesita de otros nutrientes para poder desarrollar todas sus funciones mentales. Destaca el papel de las vitaminas de grupo B y algunos minerales, que intervienen directamente en la actividad neuronal. Por el contrario, algunos hábitos como el consumo excesivo de azúcar y ciertos aditivos pueden perjudicar el rendimiento de tan preciado órgano.

Leer más →

Probióticos y prebióticos, reequilibra la flora intestinal0

Los probióticos son preparados o productos que contienen microorganismos vivos, que equilibran la microflora del tracto digestivo, provocando efectos beneficiosos para la salud. El consumo de probióticos puede reequilibrar la flora intestinal deteriorada por factores como el tipo de dieta, determinada medicación, infecciones, envejecimiento o estrés.

 

Entre los beneficios de los probióticos, cabe destacar:

  • Desempeñan un importante papel en el proceso digestivo. Los probióticos reducen las tasas de colesterol y mejoran la intolerancia a la lactosa. También tienen efectos beneficios en el metabolismo mineral, puesto que disminuyen el contenido de ácido fítico (presente en la mayoría de legumbres, cereales integrales y semillas) que dificulta la absorción de hierro, zinc y otros minerales. Los probióticos reducen las tasas de colesterol. Además, descomponen gran parte de los hidratos de carbono de las leguminosas, evitando la fermentación en el intestino grueso y por tanto la formación de gases.
  • Regulan el tránsito intestinal.
  • Intervienen en la síntesis de la vitamina K y B12.
  • Protegen el tracto digestivo. Los probióticos constituyen una barrera natural contra las infecciones, ya que producen sustancias que inhiben el desarrollo de bacterias patógenas. Reducen las infecciones por Helicobacter pylori, causante de úlceras. Alivian las infecciones vaginales, como la candidiasis Los probióticos también mejoran la evolución del herpes simple.
  • Estimulan la inmunidad de las células intestinales. 
  • Reducen los síntomas alérgicos.

Leer más →