Las Artemisas0

El género Artemisia está formado por un grupo muy amplio de plantas herbáceas o arbustivas de la família de las compuestas (Asteraceae). Generalmente son pequeñas y aromáticas.

Algunas de ellas, con propiedades medicinales y que podemos encontrar en herboristerías son:

 

ARTEMISA COMÚN (Artemisia vulgaris)

Esta planta, de raíces leñosas y hojas de color verde oscuro, y que puede alcanzar el metro de altura, tiene numerosas cabezas florales que se abren en panículas racimosas. Florece de julio a septiembre y es rica en aceite esencial que contiene cineol, alcanfor y tuyona, además de flavonoides.

La artemisa tiene propiedades tónicas y aperitivas, pero la propiedad más conocida es su capacidad de provocar y regular la menstruación en caso de reglas que se retrasan, poco abundantes o dolorosas. Es eficaz tanto tomada en infusión como haciendo fricciones con las hojas tiernas machacadas sobre el bajo vientre. A través de la historia también se le han atribuido propiedades mágicas. En la Medicina Tradicional China se utiliza pulverizada, tostada y recompuesta en forma de moxa y se aplica según la técnica de moxibustión.

ARTEMISA COMÚN (Artemisia vulgaris)

 

ESTRAGÓN (Artemisia dracunculus)

Aunque es originario de Siberia, el Estragón se cultiva en todo el mundo. De tallo erecto, hojas lineales en forma de lanza de color verde claro, sus flores blanquecinas en verano. Es muy rica en nutrientes, destaca el contenido en aceite esencial, que le da un aroma característico y muy valorado. Sus hojas, frescas y secas, tienen un aroma dulce parecido al anís y un sabor agridulce peculiar.

Se utiliza para condimentar ensaladas, sopas, guisos o salsas. La cocina francesa lo emplea para aromatizar aceites y vinagres.

ESTRAGÓN (Artemisia dracunculus)

AJENJO DULCE (Artemisia annua)

Planta herbácea anual nativa de Asia y extendida por todo el mundo. De porte erecto y tallo poco ramificado, crece en zonas muy ricas en materia orgánica, sus hojas desprenden una esencia ligeramente alcanforada. Las hojas inferiores son alternas y las superiores son pinatipartidas. Las flores de color amarillo, se agrupan en pequeños capítulos. La Medicina Tradicional China la utiliza popularmente para reducir la fiebre, reforzar el sistema inmunitario y como agente antimicrobiano. Científicos e investigadores se han centrado en el estudio de uno de sus componentes, la artemisinina, para desarrollar medicamentos para tratar la malaria y el cáncer. No se recomienda en mujeres embarazadas, en estado de lactancia ni en niños.

AJENJO DULCE (Artemisia annua)

AJENJO AMARGO (Artemisia absinthium)

El Donzell es nativo de Latinoamérica y regiones templadas de Europa y Asia. Las hojas son de color verde grisáceo recubiertas de una pilosidad muy fina plateada. Las flores son amarillas y aparecen a principios de verano. En sus hojas se encuentra aceite esencial rico en tuyona y un principio amargo, la absintina, que le aporta propiedades como vermífuga, antihelmíntica, aperitiva y tónica estomacal. Tradicionalmente se utiliza para normalizar el ciclo menstrual en periodos irregulares. Se utiliza en la preparación de bebidas alcohólicas. Debe tomarse con moderación.

AJENJO AMARGO (Artemisia absinthium)

Semillas nutritivas0

Con el ritmo de vida actual, nuestra alimentación no siempre es todo lo completa y variada que debería. En esta situación las semillas se convierten en un buen suplemento para nuestra dieta. Aparte de aportarnos proteínas y minerales, son una buena fuente de ácidos grasos esenciales, como el omega-3. Podemos consumirlas al natural, preferiblemente trituradas, mezcladas con la comida, en forma de puré, o los aceites que se extraen de ellas. Deberíamos consumir entre una y dos raciones al día.

SEMILLAS DE SÉSAMO (Sesamum indicum)

También conocida como semilla de la alegría o ajonjolí, la semilla de sésamo constituye un alimento altamente nutritivo, completo y equilibrado debido a la cantidad y calidad de los nutrientes que contiene. Su proteína es rica en metionina, triptófano, histidina y colina. Es rico en calcio, fósforo, magnesio, cobre, manganeso y hierro (sobre todo el sésamo negro).

Tiene una perfecta relación calcio/fósforo, por lo que es un buen calcificante óseo. También es rico en vitaminas importantes para el sistema nervioso y otras funciones vitales, en particular B1, B3, B6 y ácido fólico. Su aceite es rico en ácidos grasos poliinsaturados (85%) y lecitina, lo que resulta muy útil para reducir y controlar los niveles de colesterol.

Podemos tomarlas directamente, crudas o tostadas, enteras o en polvo; mezcladas con yogur, zumo, o espolvoreadas sobre la comida. Otras opciones serían el puré (tahín), el gomasio (semilla en polvo con sal), el aceite, la bebida vegetal de sésamo o el germinado de la semilla.

SEMILLAS DE CHÍA (Salvia hispanica)

Las semillas de chía representan la fuente vegetal con más alta concentración de omega-3. Poseen un 33% de aceite, del cual el ácido linolénico (omega-3) representa el 64%. Pero también aporta omega-6 y la proporción entre ambos es ideal para el organismo: 1:3 (omega-3/omega-6). Además es una buena fuente de minerales como el calcio, el magnesio, el boro, el potasio y el fósforo.

También es rica en fibra, tanto soluble como insoluble, lo que nos ayuda a mantenernos saciados y regular el tránsito intestinal. Y contiene vitaminas del grupo B y una gran cantidad de antioxidantes. Remojar las semillas en un vaso con agua (zumos, yogur o leche) durante 15 minutos o más antes de consumirlas. También podemos espolvorearlas sobre la comida (ensaladas, sopas,…).

SEMILLAS DE LINAZA (Linum usitatissimum)

La semilla de lino es rica en ácido alfa-linolénico (familia del omega-3). Es rica en lignanos, de alto poder antioxidante, y también en mucílagos, que al disolverse en agua forman un gel de efecto beneficioso para el tracto intestinal. También contiene vitaminas B1, C y E, y varios minerales como yodo, hierro, zinc, magnesio, calcio, potasio, manganeso, silicio, cobre, níquel, fósforo y cromo, entre otros.

Una forma muy habitual de tomar estas semillas es dejándolas en remojo con agua toda la noche y, por la mañana, tomar el agua con las semillas. Este es un procedimiento ideal si solo pretendemos regular nuestro tránsito intestinal. El cuerpo es incapaz de romper la piel de las semillas por sí mismo, por eso es recomendable masticarlas o triturarlas antes de consumirlas para aprovechar al máximo todas sus cualidades. De esta forma, podremos añadirlas a yogures, zumos, batidos, sopas, cremas de verduras,…

SEMILLAS DE CÁÑAMO (Cannabis sativa)

También conocidas como cañamones, se obtienen por descascarillado en frío del fruto del cáñamo. Destacan por su alto contenido proteico, su buen perfil lipídico y su alto contenido en fibra. También son fuente importante de ácidos grasos esenciales como los omega-3, 6 y 9, presentes en las proporciones ideales para mantener la salud de nuestro organismo. Por último, son una fuente muy importante de vitaminas (E, B1, B2, B9) y minerales (fósforo, potasio, magnesio, zinc, manganeso y hierro). Podemos tomarlas directamente (enteras si están peladas, trituradas si no lo están), mezcladas en un yogur, en un zumo o batido, espolvoreadas sobre la ensalada o la sopa. También podemos consumir el aceite de cáñamo, obtenido por presión en frío de las semillas.

SEMILLAS DE CALABAZA (Cucurbita pepo)

También llamadas pipas de calabaza, son ricas en magnesio, importante para el sistema cardiovascular y nervioso. Contienen gran cantidad de zinc, algo poco habitual en alimentos vegetales, lo que las hace especialmente interesantes en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata. Estas semillas también contienen triptófano, que nos ayuda a relajar el sistema nervioso y favorecer el sueño.

Uno de sus principios activos, la cucurbitina, presenta un potente efecto
antihelmíntico. Paraliza a los parásitos intestinales haciendo que se
desprendan de la pared intestinal y facilitando su eliminación por las heces.

Son ideales para tratar infecciones por oxiuros en niños. En este caso se
recomienda que el enfermo coma un puñado, del tamaño de su mano, de pipas al día. También contienen omega-3, calcio, vitamina A y, en menor proporción, vitaminas C, E, K y D.

Habitualmente se consumen crudas y secas, aunque también pueden tomarse tostadas (preferiblemente sin sal), directamente o mezcladas con yogur, en un batido o añadidas a una crema de verduras o a la ensalada.

También podemos tomar el puré de las semillas o el aceite de pipas de calabaza.

SEMILLAS DE GIRASOL (Helianthus annuus)

Las semillas o pipas de girasol son muy ricas en fibra, proteínas y minerales. Nos aportan magnesio, calcio, fósforo, zinc, selenio y, en menor medida, potasio y hierro. También contienen vitaminas E, B1, B3 (biotina), B6 y B9 (ácido fólico). Son ricas en fitoesteroles, un esterol de origen vegetal que, entre otras funciones, bloquea la absorción de colesterol a nivel intestinal.

Sus proteínas son de alto valor biológico, se trata de las proteínas vegetales más ricas en alanina, histidina, cisteína y glutamina, además son ricas en aminoácidos esenciales como la fenilalanina y la metionina, y tres aminoácidos de cadena ramificada, importantes para los deportistas, como son la isoleucina, la leucina y la valina.

Del mismo modo que las semillas de calabaza, las semillas de girasol también contienen triptófano y ácidos grasos poliinsaturados (como el omega-3).

Se pueden consumir crudas o tostadas, preferiblemente sin sal para que sean más saludables, directamente o incorporadas en la ensalada, en panes o barritas energéticas de semillas. También podemos consumir el aceite de girasol, bien aliñando la ensalada o utilizándolo para cocinar.

SEMILLAS DE QUINOA (Chenopodium quinoa)

La semilla de quinoa es considerada un pseudocereal, ya que nutricionalmente tiene propiedades semejantes a las de los cereales aunque botánicamente no lo es. Es tradicional en todos los países de la región andina, desde Colombia hasta el norte de Argentina y el sur de Chile.

Una de las principales características nutricionales es su gran valor proteico, contiene todos los aminoácidos esenciales, por lo que es muy recomendable en dietas vegetarianas y, en una alimentación equilibrada, para evitar el consumo excesivo de proteína de origen animal. Rica en fibra, ayuda a regular el tránsito intestinal, a desarrollar la flora bacteriana beneficiosa y a regular los niveles de colesterol. Su contenido en vitaminas y minerales hace que sea un alimento muy interesante para los sistemas músculo-esquelético, nervioso e inmunitario.

Al ser de fácil digestibilidad y por su alto contenido en nutrientes, la quinoa es muy recomendable a todas las edades. No contiene gluten, es apta para celíacos.

Higiene nasal y remedios naturales0

Una buena higiene nasal practicada con regularidad aporta muchos beneficios para la salud. Por citar algunos, refuerza la función defensiva de las mucosas, mejora el drenaje lagrimal, previene resfriados y reduce la respuesta alérgica por desensibilización de las mucosas. Una buena higiene nasal también alivia la otitis (especialmente en niños) y estimula el funcionamiento de las glándulas adenoides y las amígdalas.

Por otra parte, la higiene nasal mejora las funciones auditivas, olfativas y gustativas, produce un bienestar general, despeja la cabeza y, por consiguiente, aumenta la capacidad mental.

Funciones de la mucosa nasal

La nariz, junto con la boca, es la puerta de entrada más importante del organismo. A través de ella penetra el aire que después de atravesar varios conductos llega a los alveolos pulmonares y, desde allí, se obtiene la energía necesaria para que nuestro cuerpo realice todas sus funciones vitales. La mucosa nasal, membrana que tapiza las fosas y conductos nasales, tiene tres funciones principales:

  • Filtrar y limpiar el aire.
  • Acondicionarlo para que llegue a los pulmones con la humedad y temperatura adecuadas.
  • Actuar como organismo sensorial para la captación de olores.

Cuando la mucosa nasal está limpia y fisiológicamente activa, existe menos riesgo de enfermar, ya que está preparada para defendernos en caso de infecciones respiratorias. Para ello cuenta con tres dispositivos:

  • La mucosa fabrica el moco que recubre los conductos respiratorios con una fina capa. El moco captura impurezas y es capaz de destruir numerosos gérmenes que hay en el aire.
  • El movimiento de los Cilios (estructuras microscópicas en forma de pelo), que arrastra el moco hacia la faringe para ser neutralizado después en el aparato digestivo.
  • Una red linfática interna fabrica los macrófagos, células especializadas en destruir los microbios que puede contener el aire respirado.
Una buena opción para la higiene nasal es respirar vahos.
Una buena opción para la higiene nasal es respirar vahos.

Tratamientos naturales para una buena higiene nasal

  • Calor húmedo. Se trata de respirar vahos. En un litro de agua, hay que añadir tres cucharadas soperas de una mezcla de plantas antisépticas, balsámicas y descongestivas: la Tisana Vahos, baños nasales y gargarismos, compuesta por eucaliptus, yemas de pino, romero, espliego, gordolobo y manzanilla de Mahón. Recogemos el vaho aspirándolo y buscando su impacto sobre la zona nasal. Una vez realizada la inhalación, hay que colar un poco de agua en una taza, añadiendo una pizca de sal. Cuando el agua de la taza está templada, es el momento de hacerse un baño nasal durante 1 o 2 minutos, ya sea directamente o con la ayuda de una lota. En caso de que haya mucosidad en el cuello o aparezca carraspera, habrá que colar una pequeña cantidad del agua sobrante de los vahos, añadirle un poco de zumo de limón y hacer gargarismos.
  • Aceite nasal descongestivo. Se elabora con una mezcla de plantas muy similar a la que hemos utilizado para hacer los vahos. En un pequeño cazo de cerámica, hay que incorporar 50 gramos de la mezcla, cubriéndola con aceite de oliva de primera presión. Es necesario hervir la mezcla al baño maría durante 15 minutos y después dejarla reposar 12 horas. Luego habrá que colarla y guardarla en un frasco de vidrio opaco bien cerrado y resguardado de la luz. Con la ayuda de algodón o con una varilla, se pueden aplicar toques de este aceite en las fosas nasales 2 o 3 veces al día. Es un aceite que puede utilizar toda la familia (tanto bebés como personas mayores). El aceite nasal descongestivo lubrifica e hidrata los conductos nasales, facilitando la respiración, y nos protege de agentes externos (ácaros, polen, humedad, etc.).
  • Agua de mar. Con el agua de mar aceleramos los procesos curativos, drenando y descongestionando las vías respiratorias. Se puede aplicar de muchas maneras, desde la más clásica a través de una lota, hasta fórmulas más avanzadas como son la ducha, el aerosol o la pulverización.

Entrevista a Trini Ferran y Lorenzo Teixé, propietarios de las tiendas Manantial de Salud.0

La medicina basada en plantas naturales ha sido utilizada desde hace miles de años por todas las culturas del mundo. En 1953, los abuelos de Trini ya fundaron en Barcelona su primer herbolario y, desde entonces, en Manantial de Salud (la marca comercial de Herbocat) ha prevalecido el estudio y la divulgación de la medicina natural.

¿Qué plantas tendríamos que tener en nuestro botiquín alternativo?

Sin duda, el tomillo que es muy beneficiosa gracias a su acción tónica y antiséptica. Tomarse un vaso de agua con tomillo cada día tendría que ser una obligación.

¿Las plantas entienden de tendencias?, ¿Son diferentes las plantas que se usan hoy en día a las de la antigüedad?

En general no siguen modas ni tendencias. La Antigua Grecia o Roma ya utilizaban plantas con propiedades medicinales como el jengibre o el malvavisco, que todavía usamos hoy en día. Otras plantas, como por ejemplo la raíz de la cúrcuma, se lleva utilizando desde hace centenares de años como planta alimentaria y, actualmente, los científicos han certificado sus propiedades antiinflamatorias. Podríamos nombrar muchas plantas que ya usaban Hipócrates o Galeno.

¿Cuál es el secreto para hacer una buena mezcla de plantas medicinales?

Conocer las plantas, los principios activos que aportan, sus propiedades y, sobre todo, su forma de uso. Por ejemplo, el tomillo infusionado es un gran antiséptico, pero si lo hervimos dos minutos sus propiedades disminuirán, puesto que se evapora el timol, que es su aceite esencial con actividad terapéutica.

Uno de los aspectos que más impulsa la medicina natural es la prevención. ¿Por qué es tan importante?

Cierto. Las plantas requieren tiempo. Con ellas es más fácil prevenir un resfriado que curarlo de una forma rápida.

¿Cuál es el remedio indispensable?

Para patologías que afectan el aparato respiratorio, la flor de malva o las yemas de pino. Para la gastroenteritis, el comino, el hinojo o las hojas de melisa.

Manantial de Salud

El secreto de este negocio familiar, que abrió sus puertas hace más de 65 años, es la pasión de cada uno de sus miembros y la gran experiencia en plantas medicinales que se traduce en el mejor asesoramiento personalizado a sus clientes. La familia al frente de estas tiendas asegura que, aparte de una dieta sana y buenos hábitos, la mejor manera para sentirnos sanos es, sin lugar a dudas, sentirse realizado a escala profesional y personal; es decir, ser feliz.


Entrevista en El Periódico de Catalunya, 7-4-2020 (www.elperiodico.com)

La lecitina de soja: un complemento para absorber las grasas y reducir el colesterol0

La lecitina de soja es un producto natural obtenido del germen de la soja. Se emplea como complemento gracias a sus propiedades nutricionales. Uno de los principales beneficios de la lecitina de soja es que contribuye a la disolución de las grasas en agua. Si tenemos en cuenta que los líquidos del organismo, el plasma y las secreciones digestivas son medios acuosos, nos daremos cuenta de la importancia de la lecitina. También reduce el colesterol y, con ello, el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

 

De hecho, la lecitina ya se encuentra ampliamente distribuida en nuestro cuerpo. Es un fosfolípido imprescindible que forma parte de las membranas celulares. El organismo produce la lecitina en el hígado, pero su producción se ve limitada si falta alguno de los componentes básicos, como el fósforo o algunas vitaminas. Es recomendable entonces que la dieta se complemente con lecitina de soja.

La lecitina de soja contribuye a mejorar el aprendizaje y la memorización.

La lecitina es necesaria en el organismo porque:

  • Participa en la digestión de las grasas de la dieta.
  • Facilita la absorción de las vitaminas liposolubles A, D, E y K.
  • La lecitina, en la sangre, ayuda a mantener los lípidos en general y el colesterol en particular, evitando que se deposite en las paredes de los vasos sanguíneos. Así se reduce el riesgo de padecer arteriosclerosis y sus complicaciones.
  • Favorece la síntesis hepática de lipoproteínas de alta densidad (más conocidas como colesterol bueno), que transportan el colesterol que ha quedado depositado en las paredes vasculares y lo devuelven al hígado para ser reciclado. Una dieta complementada con lecitina de soja reduce el colesterol total en sangre y disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • La lecitina es una fuente importante de fosfatidilcolina, que aporta colina y fósforo, ambos implicados en la función cerebral y en la mejora del aprendizaje y la memorización.
  • La colina es también indispensable para el normal funcionamiento del hígado. La lecitina es un excelente protector de la célula hepática.

Cantidad recomendada de lecitina de soja

Al no tratarse de un nutriente esencial, no existen necesidades cuantificadas. La dosis mínima, según los expertos, sería unos 2 gramos diarios de lecitina de soja, cantidad suficiente para que la lecitina ejerza sus efectos en los diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo. No obstante, las necesidades de lecitina varían en función del estado de salud, la edad, el esfuerzo intelectual o el grado de actividad física. Así, en determinados casos, sería aconsejable incrementar la ingesta de lecitina de soja hasta 10 ó 12 gramos diarios, o asociar a la lecitina otras sustancias específicas, como por ejemplo el germen de trigo.

Uso terapéutico de las plantas0

Cuando consideramos el papel de los vegetales en la alimentación humana, solemos tener en cuenta solo los nutrientes, pero no menos importantes son las sustancias naturales que la planta elabora promotoras de la salud, sin ellas, probablemente, la especie humana no existiría.

Los compuestos más importantes a nivel medicinal son los conocidos como principios activos. Estos se definen como sustancias con actividad biológica que tienen la capacidad de interactuar con nuestro organismo, alterando o modificando su funcionamiento. La investigación científica ha permitido descubrir una gran variedad de principios activos que han sido la base de la mayoría de los fármacos. Sin embargo, la principal diferencia entre los fármacos y las plantas medicinales es precisamente la sinergia que se establece entre la multitud de sustancias que componen una planta medicinal, muchas de ellas aún desconocidas. Estos componentes tienen la capacidad de regular y potenciar la acción de las sustancias activas o reducir posibles riesgos.

Los principios activos son moléculas derivadas del metabolismo secundario, las plantas las sintetizan como mecanismo de defensa, adaptación, etc.

Se clasifican según su estructura química en:

Heterósidos

Antraquinónicos, Cardiotónicos, Cianogénicos, Cumarínicos, Fenólicos, Flavónicos, Ranunculósidos, Saponósidos, Sulfurados

Polifenoles

Ácidos fenólicos, Cumarinas, Flavonoides, Lignanos, Taninos, Quinonas.

Terpenoides

Aceites esenciales, Iridoides, Lactonas, Diterpenos, Saponinas

Alcaloides

Mucílagos y gomas

Características de los principios activos más importantes:

Heterósidos

Los heterósidos o glucósidos están formados por una parte de azúcar y otra de no azúcar (o aglicón o genina). Se clasifican según las características estructurales de la parte aglicón. Su nombre termina en –ósido, aunque algunos mantienen su nombre tradicional acabado en –ina (ej. Digitoxina). Constituyen los principios activos de muchas plantas y su actividad farmacológica se debe fundamentalmente a la parte no glucídica. Los más importantes son los fenólicos, y dentro de este grupo los salicílicos (presentes en el sauce, abedul, ulmaria, etc. Son antiinflamatorios, provocan sudor, bajan la fiebre y tienen acción antirreumática y diurética), hidroquinónicos (principalmente antisépticos de las vías urinarias y genitales, los encontramos en la gayuba y el arándano), antraquinónicos (se emplean como laxantes, los encontramos en la Cáscara Sagrada y el Sen), cardiotónicos (por su acción tonificante sobre el corazón. Debido a su estrecho margen terapéutico su uso debe realizarse bajo prescripción médica), saponósidos, etc. Los compuestos azufrados destacan principalmente por su efecto desintoxicante y protector del sistema osteoarticular.

Polifenoles

Estructuralmente son sustancias con un núcleo bencénico que soporta un grupo hidroxilo. Se suelen unir a azúcares para formar heterósidos, pero también se pueden encontrar libres.

Ácidos fenólicos

Presentan propiedades antioxidantes, analgésicas, coleréticas. Encontramos el eugenol (antiséptico y anestésico local empleado en odontología).

Flavonoides

Agrupa una familia muy diversa de compuestos, aunque todos los productos finales se caracterizan por ser polifenólicos y solubles en agua. Para los vegetales ejercen papeles cruciales, además de ser responsables de la coloración de flores, frutos y hojas, intervienen en la polinización atrayendo a los insectos, protegiéndoles de la radiación UV y ejercer una eficaz actividad antioxidante. Se clasifican en: chalconas, flavonas, flavonoles, flavanoles, antocianidinas, taninos condensados, xantonas y auronas. Las flavonas están presentes en la prímula, el espino blanco o la manzanilla. Las antocianinas son las responsables del color rojo, azul o violeta de algunos alimentos y plantas como el arándano, malva, zarzamora, etc.

De manera general, los flavonoides actúan:

-Sobre el sistema circulatorio. Disminuyen la presión sanguínea, son cardiotónicos, mejorar la circulación en general, evitan la formación de trombos y ayudan a reparar los capilares rotos

-Depurativos. Son diuréticos y estimulan las funciones del hígado y el riñón.

-Antioxidantes. Reducen el efecto negativo de los radicales libres.

-Regulan los niveles de colesterol y triglicéridos.

Cumarinas

Compuestos aromáticos que ofrecen posibilidades medicinales muy interesantes: Anticoagulantes (ej. dicumarol), antiedematosas, antiinflamatorias, analgésicas, antitumorales, etc.

Lignanos

Constituye un grupo ampliamente distribuido en el reino vegetal y con una elevada diversidad de estructuras. Entre las principales funciones destacan el papel antioxidante, antifúngico y antibacteriano. Los encontramos en las semillas de lino, calabaza, sésamo, soja, brócoli y frijoles, entre otros.

Taninos

Son sustancias complejas que no es posible clasificar dentro de una estructura química única. Interactúan con las proteínas de colágeno presentes en la piel haciéndola más resistente al calor y al ataque de microorganismos, protegiendo las mucosas. Tienen un componente astringente y un sabor amargo y aunque algunos de ellos pueden ser muy beneficiosos, otros pueden llegar a resultar tóxicos y antinutritivos, es decir, en altas cantidades reducen la asimilación de algunos nutrientes. Los encontramos en el té verde, arándanos, hojas de gayuba, etc. Entre las principales funciones que ejercen sobre el cuerpo destacan: Trastornos digestivos (ayudan a controlar la diarrea, cólicos y flatulencias), inflamaciones (ayudan a cicatrizar heridas, mejorar hemorroides y enfermedades de la piel), vasoconstrictor y antioxidante.

Terpenoides

Comprenden los aceites esenciales, los iridoides, lactonas sesquiterpénicas y saponinas.

Aceites esenciales

Son sustancias volátiles muy concentradas. La variedad y los efectos son tan amplios que resulta difícil establecer generalidades para todos ellos. Dependiendo de las propiedades de la planta, cada aceite esencial tiene capacidad para actuar en distintos sistemas del organismo.

Iridoides

Encontramos los valepotriatos de raíz de valeriana, harpagósidos del harpagofito, oleuropeósido de la hoja de olivo y genciopicrósido de la raíz de genciana.

Lactonas sesquiterpénicas

Son responsables del sabor amargo de muchas drogas como el cardo santo, el ajenjo o el diente de león. Tienen actividad antibacteriana y antifúngica.

Saponinas

Son glucósidos con propiedades parecidas a las del jabón (tienen poder espumante en soluciones acuosas y son tensioactivos naturales). Actúan ejerciendo una acción irritante sobre las mucosas gástricas e intestinales y mejoran el estado de los bronquios. Las hay triterpénicas (las encontramos en la semilla de castaño de indias, regaliz, centella asiáticay el ginseng) y esteroideas (presentes en el rusco, ágave y dioscoreas)

Alcaloides

El grupo con mayor interés farmacológico. Están ampliamente presentes en el reino vegetal. Conforman un grupo muy heterogéneo en cuanto la composición y acción en el organismo. Destacan por su notable efecto biológico en el cuerpo y la mente y normalmente se los asocia con drogas psicotrópicas (morfina, colchicina, atropina…). La humanidad los ha utilizado desde la antigüedad con fines religiosos y la industria farmacéutica los utiliza con frecuencia por su alta actividad farmacológica. Encontramos la cafeína, teína, atropina, quinina, etc.

Mucílagos y gomas

Se estructuran en largas cadenas de hidratos de carbono que se caracterizan por formar soluciones gelatinosas con el agua. Actúan sobre todo como protectores de las mucosas reduciendo la irritación. Se utilizan frecuentemente en dolencias del sistema respiratorio (tos, bronquitis, catarros e irritaciones de garganta), alteraciones de la piel (calman la irritación). Son laxantes mecánicos, por su capacidad de retener agua se hinchan y presionan las paredes intestinales, aumentando el peristaltismo. Son protectores de la mucosa gástrica y la protegen frente diarreas, sobre todo en las debidas a toxinas bacterianas. Los encontramos en las semillas de lino y de chía, malvavisco, aloe, etc.

PLANTAS ADAPTÓGENAS0

Las plantas adaptógenas se consideran aquellas que ayudan a equilibrar las respuestas energéticas del cuerpo para resistir situaciones de estrés. Actúan, recuperando el equilibrio homeostático, reduciendo los niveles elevados de cortisol y devolviendo el control y la calma que podamos perder mientras vivimos los cuadros de estrés crónico. Se consideran “bidireccionales” porque actúan en diferentes direcciones según sea la necesidad para lograr un equilibrio interno.

GINSENG

Podemos diferenciar 3 tipos principales de Ginseng según su origen. El ginseng Coreano (el más conocido), el Siberiano y el Americano. Todos ellos actúan elevando el nivel de tolerancia del organismo frente situaciones adversas.

El ginseng coreano, de tallo redondo y raíz gruesa, es rico en ginsenósidos con capacidad tónica y estimulante del organismo. Reduce la secreción de cortisol en situaciones de estrés, mejora la concentración y las actividades cognitivas, disminuye la fatiga y promueve la sensación de bienestar general.  Suele recomendarse a personas que están estudiando o sometidas a situaciones de estrés permanente. Resulta igualmente eficaz para combatir el agotamiento físico y la sensación de debilidad general tras largas jornadas de trabajo o periodos prolongados de convalecencia, y es de gran utilidad para deportistas.

Además es un considerado un gran tónico rejuvenecedor, retrasando el proceso de envejecimiento debido a los antioxidantes que posee.

Tiene una acción estimulante de la energía sexual, especialmente en casos en que una libido baja se asocia al estrés o a una sensación de debilidad.

Por su contenido en fitoestrógenos es una planta adecuada para combatir algunos de los síntomas asociados a la menopausia como fatiga, ansiedad y sofocos.

Ginseng
Ginseng

MACA (Lepidium peruvianum)

Esta planta anual, de tallo reducido y raíz gruesa es originaria de los Andes centrales Peruanos, se cultiva en zonas ubicadas en alturas a partir de 3.700- 4.000 metros.

A pesar de que no existen grandes estudios etnomédicos acerca de las propiedades y formas de utilización, es público y notorio su empleo popular desde hace miles de años así como las propiedades que se le atribuyen. Es considerada un energizante natural que mejora el rendimiento físico y  el estado general del organismo.

Es considera como un alimento aliado con la fecundidad, incrementa el volumen seminal en el hombre, aumenta la líbido y trabaja la armonía del cuerpo de hombres y mujeres.

Maca
Maca

ASHWAGANDHA (Withania somnífera)

Este arbusto de hermosas flores de color blanco amarillento originario de a India es una de las plantas más estudiadas, valoradas y utilizadas por la medicina ayurvédica.

En sus raíces encontramos una amplia variedad de alcaloides así como lactonas esteroideas responsables de las principales propiedades medicinales de esta planta.

La raíz de ashwagandha es un buen antioxidante, tónico del hígado, antiinflamatorio, muy activa en situaciones de estrés, déficit de atención, pérdida de memoria así como un buen potenciador del sistema inmunitario.

Diversa investigaciones han demostrado el efecto ansiolítico y antidepresivo  de esta raíz, se han descrito también efectos neuroprotectores y antiadictivos.

Ashwagandha
Ashwagandha

RHODIOLA (Rhodiola rosea)

Esta planta, de la familia de las Crasuláceas, se encuentra normalmente en zonas muy frías, popularmente es conocida como “raíz del Ártico”. La historia de esta raíz se remonta a miles de años y a distintas civilizaciones. Lo más destacado de esta raíz es su poder adaptógeno, aumenta la vitalidad y ayuda al cuerpo a adaptarse al estrés físico, químico y ambiental. Mejora la lucidez mental, la capacidad de concentración y ayuda a superar los síntomas de agotamiento, depresión y ansiedad. Aumenta el rendimiento atlético y disminuye el tiempo de recuperación tras el ejercicio.

Rhodiola
Rhodiola

Qué es el Helicobacter pylori y cómo podemos actuar de forma natural1

La Helicobacter Pylori es una bacteria que vive en el estómago y en el duodeno de los humanos y otros animales desde el principio de la humanidad como demuestran estudios genéticos. Posee la capacidad de establecerse en uno de los medios más hostiles de nuestro cuerpo ya que es capaz de resistir en un medio extremadamente  ácido, con un Ph inferior a 4, como es el estómago. Sin embargo la Helicobacter  produce unas sustancias que le permiten neutralizar el ácido y además tiene la capacidad de penetrar la mucosa gástrica, donde esta acidez es menos agresiva.

 

Los síntomas de la infección son dolor o hinchazón en la parte superior del abdomen, saciedad rápida con muy poco alimento, náuseas, vómitos, ardor o acidez.

El reino vegetal nos ofrece una amplia gama de plantas con  acción antibacteriana, antiséptica, alcalinizante, hemostática, regeneradora de la mucosa gástrica especialmente indicadas para erradicar y paliar las molestias producidas por esta bacteria.

JENGIBRE

Sus propiedades medicinales se conocen desde la antigüedad, es un excelente digestivo que ayuda a reducir la acidez estomacal y además su poder bactericida ayuda a erradicar la bacteria. Sus propiedades  digestivas lo hacen un excelente aliado contra la gastritis, se recomienda tomar un vaso después de las comidas.

CÚRCUMA

Esta especie de origen asiático nos aporta muchos beneficios a nivel digestivo. Estimula la producción de jugos gástricos y protege la mucosa estomacal inhibiendo la acción de Helicobacter P.

MIEL DE MANUKA

De este arbusto de la familia de las Mirtáceas que crece  en las tierras vírgenes de Nueva Zelanda las abejas elaboran una miel de extraordinarias propiedades antisépticas y antibacterianas. “Donde no llegan los antibióticos, llega la miel de Manuka”  dice un viejo proverbio que usan los neozelandeses.  Esta miel contiene metilglioxal, un  potente antibacteriano solo presente en estos arbustos. Las propiedades de esta miel están estudiadas y muy documentadas, su poder bactericida puede ser usado contra un amplio espectro bacteriano, pero es especialmente activo contra el Helicobacter pylori. Dos cucharadas al día de esta maravillosa miel antes o entre comidas durante un mes son suficientes en muchos casos para erradicarla.

ACEITE DE ORÉGANO

Este aceite, obtenido por destilación de las hojas de orégano (Origanum vulgare)  tiene propiedades bactericidas más potentes que muchos antibióticos. Diversos estudios científicos publicados certifican estas propiedades que se le atribuyen desde hace miles de años. También hay que resaltar su acción antifúngica y su alto poder como antioxidante.

MASTIC

La resina del Lentisco, el mastic, es  utilizado desde hace muchos años como tratamiento específico del Helicobacter en muchos hospitales de Estados Unidos. La acción antibacteriana de esta resina  la hace ideal para el tratamiento de las gastritis producidas por esta bacteria.

FLOR DE MALVA, LLANTÉN, ANÍS VERDE Y REGALIZ

La infusión de esta mezcla de plantas  tomada después de las comidas es una garantía para la salud digestiva. A la acción emoliente y protectora de la mucosa intestinal de la malva se le unen las propiedades antiinflamatorias del llantén y la acción digestiva y anti flatulenta del anís, si a todo ello añadimos las propiedades del regaliz como antiácido tendremos la infusión perfecta para aliviar las molestias producidas por esta infección bacteriana.

Consejos dietéticos para las comidas de Navidad0

En las comidas de Navidad no tenemos por qué privarnos de placeres como comer un poco de turrón. Solamente debemos ser moderados con la cantidad de comida que ingerimos, puesto que es el comer grandes cantidades lo que nos puede dañar. Conviene evitar, por otro lado, la mezcla de muchos alimentos distintos, dado que eso nos provocará una digestión más lenta y es fácil que produzca putrefacciones y fermentaciones que acaben generando gases, inflamación de vientre e intestinos, e incluso mal aliento. También te animamos a seguir las siguientes recomendaciones.

Consejos dietéticos a tener en cuenta en las comidas Navidad

  • Incluir verduras en los menús. Las tradicionales comidas de Navidad suelen ser ricas en proteínas, azúcares y grasas. Para compensarlo y para acompañar los platos, deberemos incluir más verduras: ensaladas, canapés, verduras rellenas o croquetas vegetales, cocas, pinchitos o empanadas, cremas de verduras servidas con pan tostado, consomés vegetales y patés vegetales (remolacha, zanahoria, berenjena, humus…).
  • Tomar postres más ligeros. Sin privarnos de los turrones y los polvorones, en las comidas de Navidad recomendamos intercalar postres ligeros y que se puedan confeccionar sin azúcar añadido: macedonia de frutas, peras al jengibre, gelatina de frutas…
  • Sustituir las proteínas animales. Los más atrevidos pueden cambiarlas por platos de origen vegetal equivalentes: canelones o rustidos de seitán, albóndigas de tofu… También podemos incluir algas en las empanadas, caldos, cremas y ensaladas. Las algas Arame, Hiziki y Wakame ayudan a disolver depósitos de grasa, a digerir, a alcalinizar la sangre y a remineralizar el organismo.
  • Preparar cenas ligeras. Así nos reequilibraremos después de las pesadas comidas de Navidad. Cenar en exceso sobrecarga y agota el metabolismo, ya que por naturaleza la energía del organismo ya va enfocada hacia el reposo. Ejemplos de cenas ligeras pueden ser: una manzana y un yogurt natural sin azúcar, compota de manzana, crema de verduras, sopa de cebolla con copos de avena o un caldo vegetal.
  • Tomar verduras depurativas. Hay verduras que también nos ayudarán a reequilibrarnos: nabo, rabanitos, verdura verde (berros, brócoli, perejil, col verde, apio, puerro…).

Recomendaciones para digerir mejor

  • Masticar bien los alimentos. No sólo nos ayuda en la digestión, sino que también hace que comamos menos y que disminuya la ansiedad.
  • Digerir mejor las proteínas animales. Enzimas como la papaína (proviene de la papaya) y la bromelaína (está en la piña) ayudan a mejorar la digestión de proteínas animales. Podemos incluir estas frutas en los menús y en las ensaladas, o tomar algún complejo a base de estas enzimas, si tenemos una digestión lenta.
  • Tomar plantas medicinales. Para después de las comidas de Navidad, podemos preparar tisanas a base de plantas carminativas y digestivas como Anís, Hierba Luisa, Melisa, Poleo… Las plantas hepáticas amargas (Boldo, Alcachofera, Cardo mariano…) ayudan al hígado en sus funciones y a mantenerlo limpio, además de contribuir a la digestión de grasas. También podemos tomar Aloe Vera para proteger nuestro epitelio gástrico de la acidez y además obtener un efecto depurativo. Y en caso de estreñimiento, se recomendamos tomar un regulador intestinal a base de semillas de lino o zaragatona.
  • Mantener la grasa a raya con Neopuntia, un bloqueador de la grasa ingerida en una comida. Es una mezcla de fibras dietéticas extraídas de las hojas carnosas del cactus Opuntia ficus indica. Actúa como un secuestrador de grasas, disminuyendo la biodisponibilidad de la grasa ingerida en la dieta y eliminándola de manera natural. Tiene la capacidad de absorber hasta un 30% de las grasas presentes en una comida. Para optimizar los resultados debemos tomarlo 1 hora después de una comida rica en grasas
  • No abusar del café, de la sal, del alcohol ni de refrescos con gas.

Y si tenemos invitados…

  • Plantear el menú con antelación. Así tendremos en cuenta todos los detalles en las comidas de Navidad: si hay personas mayores o niños, si comen de todo o son vegetarianos…
  • Apostar por menú sencillos. No es momento de hacer experimentos y acabar con un ataque de nervios en el último momento. A veces las cosas más sencillas, presentadas de modo diferente, son las que más éxito tienen. En las comidas de Navidad, podemos jugar con creatividad en la mezcla de colores, texturas y sabores, y hacer de esa comida algo totalmente especial.
  • Cocinar con amor. El estado de ánimo también influye en los resultados.

Dieta para después de las Navidades

Tras las comidas de Navidad, durante 2 ó 3 días deberemos hacer una dieta muy ligera a base de:

  • Arroz integral con verduras (preparadas al vapor, hervidas, escaldadas o al horno).
  • Compotas de manzana sin azúcar.
  • Caldos vegetales a base de cebolla, apio, col blanca, nabo, perejil, hojas de lechuga, un poco de calabaza o zanahoria e incluso un trocito de alga Kombu. Este caldo lo podemos tomar como: base para otras sopas; consomé de primer plato, añadiéndole un poco de miso (pasta fermentada de soja); o tomarlo en ayunas, media hora antes de desayunar, con un poco de zumo de limón para ayudar a depurar.
  • Cremas de verduras sin añadirle cremas de leche ni quesos (sólo un poco de aceite de oliva crudo al final de la cocción).
  • Licuados de verduras como el de zanahoria, apio y col.
  • Al cabo de 2 días, podemos incluir ensaladas crudas y entre horas alguna fruta cruda de temporada (preferiblemente de una sola clase) y, si toleramos los lácteos, tomaremos algún yogurt natural sin azúcar.
  • Si tomamos proteína animal, al cabo de 2 ó 3 días, podemos empezar a incluir un poco de pescado blanco en la dieta (cocido al vapor, al horno o a la plancha).
  • Evitaremos los fritos, sofritos y comidas precocinadas.
  • También nos puede ayudar el complemento dietético Herbo Dep, elaborado con plantas que favorecen la depuración del organismo.

Flores de otoño0

Brezo (Calluna vulgaris)

Este subarbusto de hojas pequeñas y lineales originario de toda Europa, norte de África y América, crece en terrenos silíceos generalmente ácidos.

Sus flores de color rosa-malva forman racimos terminales, con flores reducidas y en forma de cascabel. Florece en otoño y se recolecta en plena floración.

Las flores de brezo son ricas en arbutina, también encontramos en su composición abundantes ácidos fenólicos, flavonoides y antocianidinas.

Dioscóridoes y el Dr. Laguna ya hablaban en sus libros de propiedades medicinales de esta flor, es una planta de uso común en la herboristería de nuestro entorno.

Las flores de brezo sin astringentes, antidiarreicas y muy especialmente antisépticas del sistema urinario. Por su riqueza en arbutina se recomienda en casos de afecciones de las vías urinarias, gota, edemas y sobrepeso acompañado de retención de líquidos. La flora de brezo es extremadamente mielífera, produce miel de color herrumbroso que cristaliza fácilmente. La miel de brezo es diurética, energizante, muy rica en hierro y produce un efecto tónico sobre el corazón. Muy útil en anemias, clorosis, inapetencia y desmineralizaciones. No es aconsejable la infusión de brezo en embarazadas y e niños menores de 12 años.

Romero (Rosmarinus officinalis)

Este pequeño arbusto originario de la cuenca mediterránea es una de las joyas de nuestra flora medicinal.

Sus flores son pequeñas, se agrupan en racimos terminales, poseen una corola bilabiada, de color azul pálido o ligeramente blanco y moteado interior de color violeta. Toda la planta desprende una intensa fragancia. Aunque podemos encontrar romero florido todo el año dependiendo de la altura, sus épocas de floración son en otoño y a finales de invierno. Sus hojas y flores son ricas en aceite esencial, glucósidos, principios amargos y derivados triterpénicos como el ácido ursólico. El romero es un tónico general de la circulación sanguínea y del sistema nervioso. Es colerético y colagogo debido a la presencia de ácido rosmarínico. Su aceite esencial presenta propiedades antisépticas y cicatrizantes y es muy utilizado externamente como tónico muscular y en procesos inflamatorios. Durante el siglo XVII fue famoso el alcoholato de romero que se denominaba “agua de la reina de Hungría”. En los años 60 el Dr. Ferrandiz popularizó el “alcohol, vitaminado”, un alcoholato de romero y árnica que sigue hoy en plena vigencia y muy recomendables en casos de artrosis, lumbalgias, contracturas, para recuperar el tono muscular después del esfuerzo y prepararlo antes del mismo.

Pasear por un romeral de las provincias de Huesca o Lérida es una experiencia reconfortante y respirar el aroma que desprenden estas flores es la mejor terapia para recuperar el tono físico y emocional.

No utilizar el aceite esencial de romero por vía interna sin el consejo de un experto aromaterapeuta.