Plantas utilizadas para combatir los acúfenos o tinnitus.0

Los tinnitus o acúfenos son la sensación de oír un ruido en los oídos que no está  provocado por ningún  agente exterior. Los ruidos pueden asemejarse a un pitido, zumbido, murmullo o timbre, y puede ser continuo o intermitente,  agudo, bajo, más o menos fuerte y percibirse en un solo oído o en ambos a la vez.

Para diagnosticar un tinnitus, el paciente debe acudir a un médico especialista en ORL,  para comprobar si existe algún bloqueo del canal auditivo (es el caso del exceso de cerumen) o si se trata de otro problema subyacente. En este caso se deberán hacer otras pruebas diagnósticas como una audiometría y exploraciones del oído interno.

Hay pacientes cuyo tinnitus es severo y puede provocar insomnio, ansiedad o depresión. En este caso puede ser de utilidad la psicoterapia, así como la aplicación de generadores portátiles de sonido para enmascarar el ruido.

La tradición popular ha utilizado algunas de las plantas descritas para tratar o paliar esta dolencia.

GINKGO (Ginkgo biloba)

Las hojas del Ginkgo biloba contienen flavonas (quercetol, kenferol, rutósido, apigenina, etc. ), lactonas terpénicas (ginkgólidos, bilobalide) y fitosteroles. Parece ser que los flavonoides ejercen una acción vasodilatadora sobre las arterias y los capilares al mismo tiempo que impiden que las plaquetas sedimenten dentro de los vasos sanguíneos (antiagregante plaquetario). Es una de las plantas más empleadas en trastornos asociados a los déficits de circulación sanguínea a nivel cerebral y periférico. El Ginkgo biloba puede ayudar en casos de zumbidos asociados a la falta de circulación sanguínea en el oído interno. Suele ser uno de las plantas utilizadas en primera instancia y en muchas personas se ha observado un resultado satisfactorio reduciendo la aparición de ruidos. Promueve la oxigenación de las células por lo que se ha asociado a la prevención de enfermedades asociadas al envejecimiento. Como neuroprotector se prescribe para mejorar la capacidad de concentración y memoria. El componente bilobalide actúa como un agente protector de las neuronas frente a la demencia senil.

GINKGO (Ginkgo biloba)

CIMICIFUGA  (Cimicifuga racemosa)

La raíz de cimicifuga, también conocida como Cohosh negro, fue empelada por primera vez por los Indios Americanos quienes la introdujeron a los colonos europeos. Se ha usado popularmente para mitigar trastornos de la mujer como los síntomas asociados a la menopausia, el síndrome premenstrual, la menstruación dolorosa, el acné y para iniciar el parto en mujeres embarazadas.  Es además un gran remedio contra el dolor.  La acción antiespasmódica y analgésica alivia los calambres y las tensiones musculares y ayuda a paliar los dolores de cabeza. Tiene un efecto sedante natural y debido a que el tinnitus en ocasiones es provocado o agravado por el estrés, la capacidad de la cimicifuga para equilibrar los nervios es útil en el tratamiento del tinnitus. La Medicina China incluye la cimicifuga en numerosas formulaciones para reducir lo acúfenos.

CIMICIFUGA  (Cimicifuga racemosa)

MANZANILLA DEL MONCAYO (Chrysanthemum  parthenium)

Crece de forma silvestre en las montañas de Soria y del Moncayo. Sus flores son parecidas a las de la manzanilla común, ligeramente más pequeñas, pero que desprenden un olor muy fuerte, incluso ligeramente alcanforado. En su composición encontramos principios amargos, aceite esencial e hidrocarburos terpénicos.

A las propiedades digestivas de las manzanillas debemos resaltar  su acción beneficiosa sobre el sistema nervioso, está especialmente indicada en casos de migrañas y tinnitus. También hay que resaltar  su buena reputación como desintoxicante hepática y en ginecología se recomienda por su buena acción emenagoga.

MANZANILLA DEL MONCAYO (Chrysanthemum  parthenium)

JENGIBRE (Zingiber officinale)

Es una de las plantas más utilizadas en la medicina tradicional China. Empleada en preparados contra el resfriado y la gripe, antiinflamatorios y calmantes del dolor, tónicos y energizantes. Favorece la digestión y cuida la flora intestinal. Combate los mareos y el vértigo. Mejora la circulación sanguínea por lo que se ha utilizado como ayuda en el tratamiento de los acúfenos y migrañas. Se recomienda tomar entre 2 y 3 tazas al día.

JENGIBRE (Zingiber officinale)

Dejar un comentario