Antioxidantes:  Fuente de Juventud0

Necesitamos oxígeno para poder generar energía que nos permitirá llevar a cabo nuestras funciones vitales. Pero este proceso es un arma de doble filo. Los seres vivos que utilizamos el oxígeno para generar energía a su vez liberamos radicales libres, moléculas de las cuales debemos protegernos mediante una serie de mecanismos de defensa, los antioxidantes.

Los organismos vivos están dotados de sistemas antioxidantes encargados de  reducir la formación de radicales libres, moléculas inestables que interaccionan con otras moléculas de nuestro organismo, causándoles daños y desequilibrios a la vez que facilitan el desarrollo de enfermedades degenerativas y el envejecimiento prematuro. Cuando los mecanismos reductores internos no son suficientes para mantener la estabilidad de las reacciones en el organismo es cuando podemos llegar a la situación de estrés oxidativo y a la aparición de algunas patologías que principalmente afectan al sistema cardiovascular, nervioso e inmunológico. En nuestro mundo industrializado, la contaminación, productos químicos, virus, bacterias, mala alimentación, tabaco, rayos UVA, etc. son elementos que pueden potenciar la aparición de radicales libres. Una forma de minimizarlo y combatirlo es realizar ejercicio regularmente, seguir una dieta sana y elegir alimentos ricos en antioxidantes.

ARÁNDANOS

Los frutos del arándano (Vaccinium myrtillus) tiene múltiples propiedades beneficiosas para la salud. Se destaca por su alto contenido en antioxidantes en especial el flavonoide antocianina, responsable de la pigmentación de la baya. También tiene ácidos fenólicos, gran contenido en fibra, vitaminas A, E y selenio, es libre en grasas y sodio y bajo en calorías. Las antocianinas poseen la propiedad de  proteger las paredes de los vasos sanguíneos y fortalecer la matriz de colágeno mejorando el aspecto de la piel. Es un poderoso revitalizador de la memoria. Está demostrada su acción para proteger el ojo y regenerar daños provocados en la retina como la inflamación retinal, la degeneración macular, la retinitis pigmentaria, el glaucoma y las cataratas. Protege nuestro organismo de varios factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes, como la acumulación de grasa abdominal y los altos niveles de colesterol y azúcar en sangre.

AÇAI

Es una fruta procedente de Brasil similar a los arándanos que contiene grandes cantidades de antioxidantes, tan beneficiosos para nuestro organismo. Es destacable su contenido en hidratos de carbono y proteínas, muy recomendado en dietas deportivas. Entre sus componentes encontramos el ácido oleico, un compuesto cardiosaludable que ayuda a mantener un sistema circulatorio limpio y en plena forma. Destaca su riqueza en vitamina C, perfecta para reforzar nuestro sistema inmunológico. Tiene un alto contenido en fibra, sales minerales (principalmente de hierro y calcio) y vitaminas A, B, E, aminoácidos y fitoesteroles. A estas cualidades tenemos que sumar el sabor especial que nos brinda por sus matices entre ácido y dulce que lo convierte en un alimento único.

GOJI

La bayas de goji son pequeños frutos de color rojo intenso con un sabor entre arándano y cereza que crece en los valles de las montañas tibetanas de Himalaya. Su extraordinaria densidad de nutrientes es la responsable de la multitud de beneficios para la salud que se le atribuyen.  Contiene gran cantidad de polisacárido, responsable de activar el sistema inmunológico, esteroles y ácidos grasos esenciales omega 3 y 6, aminoácidos, flavonoides como luteína y zeaxantina  (muy importantes para el cuidado de la vista), carotenoides (pigmentos precursores de la vitamina A), betasitoesterol (ayuda a reducir los niveles de colesterol y se emplea para tratar casos de impotencia sexual y de hiperplasia benigna de próstata), vitaminas B, C y E, además de minerales, sobre todo zinc, hierro, calcio, fósforo y magnesio. Contiene betaína, sustancia que produce un efecto positivo sobre el hígado, fisalina, compuesto que potencia el sistema inmune y ciperona, un sesquiterpeno conocido por sus propiedades beneficiosas para el corazón, la presión sanguínea y los problemas menstruales y empleado en los tratamientos de cáncer de cerviz o cuello uterino.

Dejar un comentario