CONTROL DEL ÁCIDO ÚRICO0

El ácido úrico es uno de los  productos de desecho del organismo que, en condiciones normales, se elimina a través de la orina. Cuando se produce una cantidad mayor de la que pueden filtrar y eliminar los riñones, se acumula formando cristales de ácido úrico, que suelen depositarse en las articulaciones y el tejido que las rodea, provocando inflamación y dolor intenso. En algunas ocasiones, estos cristales se acumulan en los riñones pudiendo provocar litiasis renal.

Un paciente presentará hiperuricemia si la concentración de ácido úrico en sangre está por encima de los 7 milígramos por decilitro. No necesariamente viene acompañada de gota o de litiasis renal, en cuyo caso se tratará de una hiperuricemia asintomática, pero sí que nos estará avisando de un exceso que puede llevar a la manifestación final de un ataque agudo.

 

La gota es una de las enfermedades más antiguas en los registros históricos médicos. Suele producirse a partir de los 35 años y se caracteriza por dolor artrítico intenso y localizado, de inicio súbito en el dedo gordo del pie y que puede continuar arriba hacia la pierna. Sé manifiesta también con el enrojecimiento de la piel de zona inflamada. La medicina alopática trata el ataque agudo de gota con antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y colchicina. Para mantener controlados los niveles de ácido úrico se recetan medicamentos hipouricemiantes como el conocido Alopurinol.

Investigaciones recientes has demostrado que los mismos cambios en la alimentación que se recomiendan en casos como el colesterol elevado, la hipertensión o la diabetes, son válidos para disminuir el ácido úrico y por lo tanto, evitar el desarrollo de un ataque de gota. Se aconseja adoptar una dieta equilibrada que limite la ingesta de alimentos ricos en purinas, como pueden ser las carnes rojas, vísceras, embutidos, patés, conservas, legumbres (garbanzos y habas sobretodo), quesos curados, levadura de cerveza, alcohol…etc. Se recomienda aumentar frutas y verduras, cereales integrales, fermentados lácteos, leches vegetales, quesos frescos, huevos  y aumentar la ingesta de agua a 1,5/2 litros al día.

Además de la alimentación, el uso adecuado de las plantas medicinales de acción depurativa y diurética nos ayudara a controlar la enfermedad. Las más utilizadas en medicina natural son:

LESPEDEZA

(Lespedeza capitata). Pequeño arbusto originario de EEUU de hojas compuestas y consistencia sedosa. Entre sus componentes principales encontramos taninos, flavonoides y un pigmento heterósido denominado lespecapitósido. Las infusiones de hojas de lespedeza estimulan los riñones y disminuye las tasas de uremia, debido esencialmente a la acción de los compuestos flavónicos.  Su efecto reside en disminuir la resistencia vascular a nivel renal aumentando el filtrado de los glomérulos, esto aumenta la excreción de urea y cloruros. Es una planta muy bien tolerada y a dosis habituales de nula toxicidad.

LESPEDEZA

ABEDUL

(Betula alba).  Este árbol, que puede llegar hasta los 30 m. de altura  es originario de Asia septentrional y central. En su corteza y hojas encontramos aceite esencial así como saponinas, ácido nicotínico y ciertas agliconas como la miricetina y la betulina. Entre sus múltiples propiedades medicinales destacamos su acción diurética, no provocando irritación en el parénquima renal, por lo que es muy apropiada en tratamientos de apoyo para la eliminación del ácido úrico. Hay que resaltar también sus propiedades antisépticas y cicatrizantes. La savia de abedul es un excelente depurativo.

ABEDUL

ESTIGMAS DE MAIZ

(Zea mays) Los estilos o estigmas de maíz  son unos filamentos de apariencia sedosa de color verde brillante cuando son verdes y de color marrón al secarse. En estos estigmas encontramos  ácido oléico y linoleico,  aceite esencial  así como fitosteroles.

Los estilos de maíz son unos excelentes diuréticos y sedantes del sistema urinario. Se aconsejan  en el tratamiento de fondo de cálculos, arenillas, cistitis y gota ya que al parecer aumentan la eliminación de ácido úrico.  No se le conocen efectos tóxicos o secundarios.

ESTIGMAS DE MAIZ

PARIETARIA

(Parietaria officinalis) Del latín paries (pared) se la conoce también como hierba de los muros (en catalán morella roquera), es una planta viva, de tallos rugosos, llenos de flores verdes muy vellosas. Esas flores velludas son la causa de las conocidas alergias a la parietaria. La encontramos en zonas húmedas y soleadas de toda nuestra geografía.

Sus hojas son ricas en glucósidos flavonicos,  nitrato potásico, oxalato cálcico, mucílagos y compuestos azufrados. Se le reconoce una ligera acción diurética y un buen efecto depurativo. Las hojas por vía externa se usan como compresas en casos de reuma o gota. Es una planta carente de toxicidad.

PARIETARIA

ULMARIA

(Filipendula ulmaria) Esta reina de los prados crece en lugares húmedos  y riberas de corrientes de agua de la mayor parte de Europa. En sus talos, hojas e inflorescencias encontramos abundantes glucósidos y derivados flavónicos así como pequeñas cantidades (0,2%) de aceite esencial. Debido a sus compuestos salicilados se la considera un buen antiinflamatorio. Se utiliza en tratamientos de gota y dolores reumáticos. También se la considera un buen diurético y diaforético, es discretamente astringente, muy útil en casos de diarrea, especialmente en niños.

ULMARIA

 

Dejar un comentario