Esencias de otoño0

El otoño es una estación de cambio y es común que muchas personas padezcan un estado de decaimiento y tristeza, conocido ya como  depresión o astenia otoñal. Esta situación suele estar relacionada principalmente al cambio horario y a la disminución de luz solar. La aromaterapia es una herramienta útil que puede facilitar esta adaptación al cambio. Es una manera de buscar el equilibrio entre cuerpo y mente para volver a recuperar el estado óptimo de salud. Es el momento de respirar esencias que mejoren nuestro estado emocional, aromas con actividad antiséptica que liberen el hogar de virus y microorganismos típicos de las estaciones frías, olores que refuercen nuestro sistema inmunitario.

El otoño huele a madera, a tierra mojada, es un aroma intenso y penetrante, es una estación inspiradora, donde la melancolía y la nostalgia se hacen presentes. Inspirar sus esencias nos hacen vivirlo con intensidad. El cedro además de su acción antiséptica pulmonar nos aporta calma; el pachuli alivia la confusión  mental  energizando nuestra mente; la fragancia de la madera de sándalo aumenta la sensación de paz preparándonos para la meditación;  el aroma de la raíz de vetiver  favorece la conciencia, nos hará disfrutar del otoño; la esencia de salvia nos sacará del agotamiento y la apatía.

Entre los aromas que mejoran nuestro estado de ánimo podemos destacar el aceite esencial de  limón, neroli, naranja, bergamota o petitgrain. Los utilizaremos diluidos mezclándolos en un aceite base y lo aplicaremos en forma de masaje en las sienes, el cuello y el pecho.

Sándalo

Entre las esencias que favorecen la concentración y el estado de alerta encontramos la menta, el romero, la pimienta negra, el limón y la nuez moscada. Podemos aplicar un par de gotas en cada sien, empapar un algodón con unas gotas y dejarlo cerca de la zona de estudio, o bien utilizar un difusor de esencias.

Si buscamos aromas con actividad descongestiva y expectorante podemos optar por el benjuí, eucalipto, incienso, menta, niauli, pino y salvia esclarea. Los utilizaremos diluidos en un aceite base para realizar un masaje sobre el pecho o bien añadiremos algunas gotas en agua caliente para hacer inhalaciones.

Los aceites esenciales con mayor acción antimicrobiana son el árbol de té, ravintsara, orégano, bergamota y lavanda. Los utilizaremos mediante un difusor ambiental o mezclando unas gotas en el agua de limpieza del hogar.

Nuez moscada

Si queremos sentirnos enérgicos y aumentar nuestra vitalidad seleccionaremos el cardamomo, romero, enebro y jengibre.

Es una época donde la incidencia en la caída del cabello aumenta. Las mascarillas con aceites esenciales nutren y estimulan el crecimiento y la salud del cuero cabelludo. Podemos utilizar esencias de romero, tomillo o cedro en una base de aceite de coco o jojoba.

Aceites esenciales

Dejar un comentario