Plantas con propiedades antibióticas0

Todas las plantas ricas en aceites esenciales de alta potencia tienen marcadas propiedades antibacterianas y antivíricas, las más reconocidas en nuestra flora son las siguientes:

TOMILLO/ TIMÓ (Thymus vulgaris)

El Tomillo es una planta muy común en nuestra cultura, además de sus probadas propiedades medicinales es utilizada también como excelente planta culinaria. En sus hojas y flores encontramos un aceite esencial, el timol, un principio activo que le aporta a esta menuda planta una potente acción antimicrobiana frente a diversos gérmenes, virus y bacterias. El tomillo favorece la digestión, evita los espasmos, la formación de gases y retenciones pútridas en el intestino. También está probada su acción sobre el aparato respiratorio, aumenta la actividad de los cilios bronquiales estimulando la secreción bronquial. Alivia el dolor de garganta en caso de anginas.

TOMILLO/ TIMÓ (Thymus vulgaris)
TOMILLO/ TIMÓ (Thymus vulgaris)

ORÉGANO/ORENGA (Origanum vulgare)

El Orégano, una planta muy común en nuestra despensa como planta aromática y culinaria. En su composición encontramos un aceite esencial con una potente acción antibiótica. Elimina, aunque sea en muy pequeñas cantidades, gran variedad de patógenos como bacterias, hongos, parásitos y virus. Popularmente se le atribuyen pro- piedades como: aperitivo, digestivo, carminativo, colerético, espasmolítico, expectorante, antiséptico de las vías respiratorias, tónico general y diurético. A nivel externo se considera analgésico, cicatrizante, anti- séptico y antifúngico.

ORÉGANO/ORENGA (Origanum vulgare)

MILENRAMA/ MIL FULLES (Achillea millefolium)

Es una de las plantas más utilizadas en medicina natural por sus amplias y seguras propiedades medicinales. En la composición de sus hojas y flores encontramos aceite esencial (con un contenido variable en azúlenos, α- y β-pineno, 1,8-cineol, camazuleno), además de flavonoides, ácidos fenoles, taninos y poliacetilenos. Vía interna se recomienda en trastornos dispépticos, pérdida de apetito, espasmos abdominales leves, regulador de la menstruación, hipo- tensor y trastornos circulatorios como hemorroides, varices y flebitis. Por sus propiedades bactericidas y su capacidad de evitar espasmos a nivel respiratorio es útil en caso de bronquitis, gripe, resfriados, asma, etc. Estimula la sudoración por lo que es adecuado en caso de fiebre. Popularmente se le atribuye la capacidad de eliminar lombrices intestinales. Resultan muy interesantes sus propiedades antisépticas, hemostáticas y regeneradoras a nivel tópico, capaz de favorecer la cicatrización de llagas y heridas difíciles aplicada en forma de compresas.

MILENRAMA/ MIL FULLES (Achillea millefolium)
MILENRAMA/ MIL FULLES (Achillea millefolium)

GAYUBA/BOIXEROLA (Arctostaphylos uva-ursi)

Los grandes botánicos clásicos, griegos y romanos ya conocían las propiedades de este arbusto rastrero, de hojas de color ver- de intenso ricas en arbutina, que le da a esta planta grandes propiedades antibacterianas y antisépticas especialmente de las vías urinarias.

Además de su acción específica para tratar la cistitis, la gayuba es también utilizada en el tratamiento de la hipertrofia benigna de próstata, así como para prevenir la formación de cálculos renales. Por su acción astringente y bactericida la gayuba también se puede utilizar en uso tópico en casos de ulceraciones dérmicas, bucales, dermatitis o vulvovaginitis. Las arbutinas son mucho más activas si actúan en medio alcalino por lo que es aconsejable tomar las infusiones de gayuba junto a plantas también de acción alcalina como por ejemplo la cola de caballo. La gayuba está contraindicada durante el embarazo y la lactancia, así como menores de 12 años.

GAYUBA/BOIXEROLA (Arctostaphylos uva-ursi)
GAYUBA/BOIXEROLA (Arctostaphylos uva-ursi)

EQUINÁCEA (Echinacea purpurea E. angustifolia)

Esta planta, originaria de Estados Unidos y Norte de México es una de las más estudia- das, documentadas y utilizadas en medicina natural. En las raíces viejas (más de 3 años) de esta bonita planta encontramos ácido cafeico, ácido chicórico y especialmente equinacina, principios activos que aumentan la cantidad de glóbulos blancos a la vez que potencian la producción de interferón, una proteína que el propio organismo produce para neutralizar los virus. Los beneficios de la equinácea son muchos y ampliamente documentados, es un buen antiséptico, anti- inflamatorio, potente desintoxicante, anti- alérgico, aumenta la resistencia de la piel a los ataques de hongos, pero su acción más importante es, sin lugar a duda, su capacidad para potenciar, estimular y fortalecer nuestro sistema inmune.

Plantas para aumentar las defensas Equinacea (Echinacea purpurea).
EQUINÁCEA (Echinacea purpurea E. angustifolia)

Dejar un comentario