Antioxidantes:  Fuente de Juventud0

Necesitamos oxígeno para poder generar energía que nos permitirá llevar a cabo nuestras funciones vitales. Pero este proceso es un arma de doble filo. Los seres vivos que utilizamos el oxígeno para generar energía a su vez liberamos radicales libres, moléculas de las cuales debemos protegernos mediante una serie de mecanismos de defensa, los antioxidantes.

Los organismos vivos están dotados de sistemas antioxidantes encargados de  reducir la formación de radicales libres, moléculas inestables que interaccionan con otras moléculas de nuestro organismo, causándoles daños y desequilibrios a la vez que facilitan el desarrollo de enfermedades degenerativas y el envejecimiento prematuro. Cuando los mecanismos reductores internos no son suficientes para mantener la estabilidad de las reacciones en el organismo es cuando podemos llegar a la situación de estrés oxidativo y a la aparición de algunas patologías que principalmente afectan al sistema cardiovascular, nervioso e inmunológico. En nuestro mundo industrializado, la contaminación, productos químicos, virus, bacterias, mala alimentación, tabaco, rayos UVA, etc. son elementos que pueden potenciar la aparición de radicales libres. Una forma de minimizarlo y combatirlo es realizar ejercicio regularmente, seguir una dieta sana y elegir alimentos ricos en antioxidantes. … Leer más →

Acai: un superalimento antioxidante y energizante2

El acai es considerado un superalimento por su poder antioxidante y antiaging, por contribuir a la salud cardiovascular y por aportar energía al instante. Es, de hecho, el fruto de una especie de palmera (Euterpe oleracea) nativa de América del Sur y ampliamente extendida en las selvas amazónicas. Crece en terrenos pantanosos y el árbol puede alcanzar hasta los 20 metros de altura. Sus frutos, los acai, aparecen en los periodos más secos, de septiembre a diciembre. Son de un color verde y, al madurar, se vuelven de un color púrpura parecido a la uva negra o a los arándanos. Estos frutos son pequeños, pesan entre 1 y 2 gramos, y en su interior se encuentra la pulpa, de gran valor nutritivo. Muchos pueblos de Brasil tienen la tradición gastronómica del acai (açai, en portugués) desde hace siglos. Su consumo data de la época precolombina.

El intenso color violáceo del acai es debido al alto contenido en pigmentos de estas frutas y que nuestro organismo aprovecha como antioxidantes. También contiene vitaminas (especialmente vitamina C), fitoesteroles y ácidos grasos omega-9. El calcio que se encuentra en la pulpa está en una proporción similar a la que encontramos en la leche. Su alto contenido en potasio y bajo en sodio lo convierten en un diurético natural.

El acai es rico en taninos, sustancia que le da un sabor astringente. Así estos frutos se protegen de ciertos pájaros depredadores que no los pueden digerir. En cambio, el organismo humano es capaz de emplear estos taninos como compuestos antioxidantes. Aunque no hay estudios que lo avalen, popularmente se atribuye a este fruto propiedades estimulantes y antiinflamatorias.

El acai en la dieta deportiva

La cultura del consumo del acai es conocida sobre todo en el mundo del deporte y es un superalimento imprescindible en la dieta de muchos deportistas por diferentes motivos:

  • Aporta mucha energía: contiene más grasa que el aguacate.
  • Contiene azúcares para proporcionar energía al instante.
  • Posee omega-9, un destacado ácido graso para la salud cardiovascular.
  • Aporta proteínas de alto valor biológico.
  • Tiene un alto contenido en potasio y oligoelementos.
  • El poder saciante del zumo, sus propiedades cardiovasculares y su poder antioxidante hacen de esta fruta un complemento ideal en las dietas para perder peso.

La pulpa de acai contiene tanta fibra como azúcar, lo que contribuye a una lenta absorción de los mismos, aportando saciedad. Su contenido en flavonoides (especialmente antocianas) es superior al de cualquier otra fruta. Además es rico en zinc, mineral antioxidante poco común en otras frutas.

El acai se puede tomar directamente como fruta, en forma de zumo y en forma de helado. En Brasil es típico el helado de acai con guaraná (otra fruta energizante amazónica). Aquí podemos tomar una cucharada de postre de pulpa en el desayuno. Así dotamos al organismo de material antioxidante y de ácidos grasos beneficiosos para la salud y, además, ¡empezamos el día con energía!