Renovación orgánica0

La Salud se define como el estado de completo bienestar físico, mental y social (Organización Mundial de la Salud). La rotura de este equilibrio puede desencadenar una enfermedad. Un primer paso para conseguir esta armonía y restablecer el buen funcionamiento de los órganos es mediante la depuración.

 

La actividad celular genera residuos que nuestro organismo es capaz de eliminar por distintas vías de forma natural. Sin embargo, la constante exposición a sustancias tóxicas externas e internas hacen recomendable depurar el organismo una o dos veces al año, dependiendo del estado de la persona.

Determinados síntomas y patologías nos advierten de la necesidad de realizar un proceso de limpieza interna: fatiga general, caída del cabello, decaimiento, insomnio, irritación cutánea y eccemas, entre otros.

La alimentación es un factor clave en el proceso depurativo, que se basa en dos objetivos: disminuir el nivel de tóxicos que ingerimos y, a la vez, estimular la eliminación de toxinas.

En primer lugar debemos evitar el consumo de sustancias nocivas como café, alcohol, tabaco, aditivos alimentarios y productos refinados, como algunos ejemplos. Seguir una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable nos ayudarán a conseguir el estado de bienestar. Por otro lado, podemos ayudar a los órganos de eliminación de desechos a desempeñar su función mediante productos que actúen, principalmente, a nivel de hígado y riñón.

La salud de un individuo viene determinada, en gran parte, por su capacidad de eliminar residuos perjudiciales.

En las plantas encontramos grandes aliadas para llevar a cabo una buena desintoxicación. Por destacar algunos ejemplos más populares podemos citar:

  • Plantas que favorecen la función hepática: angélica, centaura, alcachofera, genciana, diente de león, boldo y cardo mariano. Plantas con acción hepatoprotectora que tonifican y fortalecen el hígado y estimulan el flujo de la bilis.
  • Plantas que favorecen la función renal. Plantas con acción diurética, antiséptica y antilítica pueden ser de gran ayuda para este órgano homeostático. Cola de caballo, gayuba, milenrama, abedul, grama, arenaria y vara de oro.

Uno de los alimentos más depurativos que se conocen es el alga chlorella, capaz de eliminar metales pesados, pesticidas, herbicidas, radiaciones, toxinas, etc. Una buena manera de tomarla es mezclada con zumos de frutas y verduras con propiedades diuréticas y detoxificantes, lo que conocemos hoy como zumos detox. Además nos aportan muchos otros beneficios: son ricos en vitaminas y minerales, por lo que equilibran nuestra alimentación; son antioxidantes, favorecen la salud celular; son saciantes, grandes aliados en las dietas de control de peso. Deliciosos y nutritivos licuados que rápidamente nos harán sentir mejor por dentro y por fuera.

Podemos hacer nuestras propias invenciones, añadiendo frutas de temporada para aprovechar al máximo sus nutrientes.

Zumo Detox:

  • 3 manzanas

  • Un puñado de espinacas

  • Una ramita de apio

  • 1 pepino

  • El zumo de un limón

  • Una cucharadita de jengibre rallado

  • Una cucharadita de chlorella

Preparación: Lavamos y licuamos todos los ingredientes con un poco de agua al gusto y listo para tomar.

Cocina vegetariana: Recetas con Seitán0

Podemos definir el seitán como una auténtica carne vegetal, no tan sólo por su alto contenido en proteínas (24,7%) sino también por su color, sabor fuerte, textura y consistencia, que posibilitan su uso en la cocina de idéntico modo al que se tratan las carnes. Todo ello facilita el cambio a una dieta vegetariana, tanto proteícamente como gastronómicamente, puesto que permite ampliar la variedad de platos.

El seitán, producto originario del Extremo Oriente, es el gluten de trigo (donde se hallan la práctica totalidad de las proteínas) hervido durante hora y media con salsa de soja y algas de Kombu, lo que supone un enriquecimiento en sales minerales y un aporte de lisina, aminoácido esencial del que son algo deficitarios los cereales. Si comparamos el seitán con la carne de buey o de cerdo, por ejemplo, veremos que el seitán aporta más proteínas, menos grasas y por lo tanto muchas menos calorías.

El seitán es un alimento altamente reconstituyente y de gran digestibilidad, apto para personas débiles, niños y ancianos, e incluso para diabéticos, dada su práctica ausencia de hidratos de carbono. Esperamos que te animes a cocinar alguna de estas 6 recetas:

Seitán a la naranja

Ingredientes: Seitán, aceite de oliva, cebollas, zanahorias, champiñones, guisantes verdes e ingredientes para el aliño: miso, naranja, laurel y sal marina.

Preparación: Salteamos la cebolla con la sal y el aceite durante 5 minutos y después añadimos el seitán y las zanahorias (todo cortado a rodajas finas), los champiñones, el zumo de naranja y la piel rallada de ésta. Lo tapamos  y cocinamos a fuego lento durante 30 minutos. Acto seguido diluimos una cucharada de miso con un poco del jugo del cocido y cocinamos a fuego lento durante unos 3 minutos más. Finalmente agregamos los guisante verdes cocidos y el plato ya estará preparado para servir caliente.

Es fácil tener un rico plato de seitán, incluso solo pasándolo por la plancha.

Pastel de patata y seitán

Ingredientes: Seitán, patata, salsa de tomate, acelgas, cebolla y ajos.

Preparación: Pelamos las patatas, las hervimos con agua y sal y hacemos puré. Hervimos las acelgas con agua y sal, las escurrimos y cortamos pequeñas. Con el aceite caliente, doramos la cebolla, los ajos y el tomate a fuego medio. Después añadimos el seitán muy picado y las acelgas, y cocinamos todo junto 5 minutos más. En una bandeja, ponemos una base de puré de patata, una capa de seitán y otra con puré de patata. Finalmente se le añade queso rallado y gratinamos el pastel.

Libritos de seitán

Ingredientes: Seitán, tofu ahumado y pan rallado, harina blanca, agua y sal para el rebozado.

Preparación: Cortamos muy finos el seitán y el tofu ahumado, para después montar los libritos. Preparamos la masa del rebozado con harina blanca, un poco de agua y sal. Hay que removerla hasta que quede espesa. Pasamos los libritos montados por esta masa para después rebozarlos con pan rallado. Por último hay que freírlos y, al sacarlos, los ponemos encima de un papel absorbente. Los libritos se sirven con perejil.

Seitán con setas a la cerveza

Ingredientes para 4 personas: 500 gramos de seitán, 6 cebollitas francesas, 300 gramos de setas frescas, 50 gramos de tofu, 1 vaso de cerveza, 1 cucharada de harina, 1 cucharada de aceite, pimienta, tomillo, perejil y sal.

Preparación: Cortamos el seitán en tiras no muy finas y lo sazonamos con un poco de pimienta. Las cebollitas deben cortarse en aros finos para luego rehogarlas con el aceite a fuego suave hasta que se ablanden. Cuando lleven unos minutos en el fuego, añadimos el seitán para que se sofrían juntos. Después añadimos la harina y removemos rápidamente para que no se hagan grumos. Agregamos la cerveza, el tomillo y la mitad del perejil picado. Se deja cocer medio tapado a fuego lento. Cortamos las setas y troceamos el tofu en taquitos. Se añaden estos ingredientes a la cazuela y se deja hasta que reduzca la salsa y se espese. Un poco antes de retirar del fuego, añadimos el resto de perejil, salpimentamos y ya está listo para servir.

Seitán con champiñones

Ingredientes: Seitán, cebolla, ajos, tomates, champiñones y perejil.

Preparación: Salteamos la cebolla cortada a cuadritos y los ajos. Después añadimos los champiñones cortados a láminas y los tomates pelados y troceados. Paralelamente, hay que freír el seitán y, una vez frito, mezclarlo con el salteado.

Otra rica opción, es prepararlo como si fueran albóndigas de carne con salsa.

Canelones de seitán

Ingredientes: Seitán, cebollas, ajos, laurel, coliflor, champiñones, zanahoria, salsa de soja, perejil y piñones.

Preparación del relleno: Trituramos el seitán. Salteamos las cebollas cortadas a cuadritos, el ajo y el laurel durante 10 minutos a fuego medio. Añadimos y salteamos los champiñones en láminas y la zanahoria rallada, durante 10 minutos. Luego, añadimos al seitán picado, mezclamos bien e incorporamos la salsa de soja, el perejil cortado crudo y los piñones.

Para hacer los canelones: Ponemos mucha agua a hervir, unas gotas de aceite y sal. Cocemos unos 6 u 8 canelones durante 10 ó 15 minutos, al sacarlos los ponemos en agua fría en un barreño. Después los  estiramos encima de un trapo limpio y húmedo. Seguidamente repartimos el relleno y enrollamos los canelones. Finalmente untamos la bandeja con aceite y colocamos el canelón con la junta hacia abajo.

Para hacer la bechamel: Salteamos la cebolla con laurel y sal. Luego añadimos la coliflor, el agua y la sal, y cocinamos durante 20 minutos. Después lo pasamos por la batidora y mezclamos con miso blanco y leche de arroz. Finalmente, esparcimos la bechamel por encima de los canelones, se añade almendra en polvo y se gratinan.

Alimentos para las defensas0

La llegada del frío pone a prueba nuestras defensas y la alimentación, para bien o para mal, influye directamente en nuestro sistema inmunológico.

Si seguimos una dieta con exceso de harinas, grasas y azúcares es probable que nuestra inmunidad esté más debilitada y seamos más susceptibles a la entrada de virus y bacterias. Seguir una dieta equilibrada y saludable, incluyendo frutas y verduras de temporada, ayudan al cuerpo a obtener las vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para ayudarnos a reforzar nuestro organismo.

 

Existen alimentos especialmente recomendables en caso de infección, debido a que:

• Favorecen la función del sistema inmunitario. Algunos nutrientes que fortalecen nuestra defensas son: las proteínas, las vitaminas (A, C y E) y los oligoelementos (hierro, selenio, cinc y cobre)

• Contienen sustancias antibióticas, que luchan contra los agentes infecciosos.
• Favorecen la depuración del organismo, incrementando la eliminación de sustancias tóxicas.

Qué debemos comer en caso de fiebre?…

 Un incremento de la temperatura corporal generalmente indica la lucha contra una infección. Debemos optar por alimentos de fácil digestión, nutritivos, con abundante líquido para reponer el agua que se pierde y evitar la deshidratación, rica en vitaminas A, C y E que favorezcan las defensas antiinfecciosas, y sales minerales de acción alcalinizante. Las frutas y hortalizas cumplen con todos éstos requisitos y deben ser la base de la dieta en caso de fiebre. Incrementaremos el consumo de agua, jugos de fruta, jugos de cítricos ricos en vitamina C (naranja, mandarina, limón), caldos depurativos y remineralizantes.

En caso de inmunodepresión o bajada de defensas…

Aumentaremos la ingesta de antioxidantes (fruta y hortalizas), que neutralizan los radicales libres que se generan como consecuencia de la infección. Debemos incrementar las proteínas y el hierro, preferentemente de origen vegetal (proteína de cáñamo, de guisante, alga spirulina y chlorella), cítricos (mandarina, naranja, limón) y acerola, que nos aportan vitamina C y flavonoides que aumentan la capacidad defensiva de los glóbulos blancos. Los aceites de semillas (germen de trigo, lino, sésamo) contienen ácido linoleico necesario para la formación de los anticuerpos y vitamina E. El ajo, cuenta con importantes propiedades antibacterianas y antivirales a la vez que estimula las defensas y la cebolla principalmente ayuda a combatir las enfermedades respiratorias y estimula el sistema inmune. Para restablecer la flora intestinal y reforzar su función defensora podemos incorporar lácteos fermentados como el yogur o el kéfir. Otros suplementos que nos pueden ayudar son la jalea real y el polen, ricos en nutrientes que tonifican y refuerzan de forma general todo el organismo y el propóleo, una sustancia antibiótica e inmunoestimulante producida por las abejas.

En caso de gripe…

Podemos incorporar en nuestra dieta alimentos ricos en oligoelementos como el selenio, necesario para activar las enzimas que sintetizan los anticuerpos, como las nueces de Brasil, la levadura de cerveza, el germen de trigo y la melaza. Los alimentos que contienen cinc pueden acortar los resfriados y la gripe, destacan el germen de trigo, los frutos secos, el sésamo y la avena.

Si padecemos faringitis…

Nos interesan alimentos ricos en vitamina A, necesaria para la estabilidad de las mucosa que recubre la faringe o garganta. Las zanahorias, el mango y los albaricoques son buenas fuentes de beta-caroteno o provitamina A, que se transforma en vitamina A en el organismo. La miel con jugo de limón ayuda a suavizar y desinfectar la mucosa inflamada.

 

Platos de colores, nutritivos y saludables0

El color es la primera sensación que percibimos de los alimentos y podemos considerarlo como un indicador del valor nutricional de éstos ya que ofrecen algunos detalles sobre los beneficios que aportan. Los responsables de las distintas tonalidades de los vegetales son los pigmentos. Los expertos en cromoterapia otorgan al color de frutas y verduras propiedades energéticas y emocionales.

Leer más →

ALIMENTOS PARA EL APARATO RESPIRATORIO0

La alimentación influye en el buen estado del aparato respiratorio. La mucosidad presente en algunas enfermedades respiratorias y la dificultad para respirar provocada por la inflamación de la mucosa de las vías aéreas, nos obliga revisar nuestra dieta.

Es necesario introducir alimentos con propiedades expectorantes y antiinflamatorias y reducir aquellos que provoquen más mucosidad.

 

Muchos de los problemas respiratorios se agravan con la exposición continua a aire contaminado y el tabaquismo. El exceso de radicales libres  causan envejecimiento y muerte celular, inflamación del tejido pulmonar y aumenta el riesgo de infección respiratoria.  Es necesario incrementar la ingesta de alimentos antioxidantes para contrarrestar el efecto negativo de los radicales libres.

Entre los alimentos antioxidantes que debemos potenciar encontramos las frutas y verduras ricas en beta-caroteno o provitamina A, como zanahoria, calabaza, mango, melocotón, albaricoque y espinacas.

Los alimentos ricos en vitaminas C y E tienen capacidad antioxidante y refuerzan el sistema inmunitario.  Algunos ejemplos de alimentos con vitamina C son los cítricos (naranja, mandarina, limón, pomelo), kiwis, tomates y pimientos.

La vitamina E la encontramos en frutos secos, aceites vegetales como el aceite de oliva y  en el germen de trigo.

Los alimentos mucolíticos ablandan la mucosidad y favorecen su expulsión, como la cebolla o el rábano.

Los dátiles y los higos tienen propiedades emolientes, suavizan y desinflaman las mucosas respiratorias.

El ajo y el propóleo presentan un efecto antibiótico y antiséptico y combaten los gérmenes causantes de afecciones como la bronquitis.

La miel ejerce una acción sedante, antitusígena y suavizante de las vías respiratorias.

Los alimentos ricos en compuestos azufrados como el ajo, la cebolla y los puerros, tienen la propiedad de disolver la mucosidad, reduciendo la congestión nasal.

Los ácidos grasos omega 3 tienen un efecto antiinflamatorio de las mucosas de las vías respiratorias. El consumo de alimentos ricos en omega 3 mejora aquellos trastornos que cursan con inflamación de las mucosas, como la bronquitis y la EPOC.

Naturalmente debemos incrementar la ingesta de agua para fluidificar las secreciones y facilitar su eliminación.

 

Por el contrario, algunos alimentos o ingredientes interfieren en nuestra función respiratoria y deberemos evitar su consumo:

Sal:

El sodio retiene agua en los tejidos, lo cual no resulta conveniente cuando existe un proceso infeccioso o inflamatorio.

Bebidas alcohólicas:

el alcohol deprime las defensas y retrasa o hace más difícil la curación de la bronquitis.

Grasa saturada:

Su exceso debilita el sistema inmunológico y retrasa la curación.

Lácteos:

Aumentan la producción de mucosidad, lo que puede desencadenar o agravar la tos.

Aditivos:

Pueden provocar alergias alimentarias y crisis asmáticas. Algunos ejemplos son el glutamato monosódico (un potenciador del sabor), los sulfitos (un conservante de frutas desecadas y del vino), el nitrito y nitrato sódico (utilizado en las carnes curadas y embutidos) y los colorantes artificiales.

 

ALIMENTOS DE OTOÑO0

Con los cambios de estación también cambia nuestra alimentación y costumbres. Debemos prepararnos para el frío con una alimentación equilibrada y preventiva que nos aporte los nutrientes necesarios para que nuestro organismo pueda realizar correctamente sus funciones y evitar los riesgos que conlleva sus carencias. Es la época de reforzar nuestro sistema inmunitario y de generar calor interno para prevenir las gripes y los resfriados. La llegada del otoño es el momento ideal para desintoxicar el intestino grueso y repoblar su flora bacteriana.

El otoño es una de las estaciones más prolíficas en lo que alimentos de temporada se refiere. En nuestro país, y de manera más general en toda la cuenca mediterránea, la época comprendida entre septiembre y mediados de diciembre es el momento idóneo para disfrutar de frutas y verduras como la granada, el membrillo, las uvas, los higos, la calabaza o las alcachofas entre otros. Es tiempo de  setas y hongos, de frutos secos como las castañas, las avellanas y las nueces.

 

Aumenta el desgaste físico y mental y se requiere una alimentación adecuada para afrontar el cambio con la energía necesaria. Deberemos asegurar un aporte de vitaminas, minerales y proteínas de elevada calidad, con el fin de prevenir enfermedades propias del frío. … Leer más →

REFUERZA TU ORGANISMO2

La llegada del otoño y con él el descenso de las temperaturas, pueden propiciar un aumento en el número de resfriados, tos, gripe y malestar general. Es importante reforzar nuestro organismo para estar preparados frente el ataque de agentes externos y salir indemnes y victoriosos de una posible batalla microbiana.

Se ha demostrado que la salud depende del estilo de vida de cada persona. Seguir unas pautas básicas pueden reforzarnos y aumentar nuestra vitalidad.

  • Seguir una dieta sana. Disminuir el consumo de proteínas y grasas de origen animal y los azúcares refinados. Comer fruta y verdura fresca a diario, a poder ser de procedencia biológica.
  • Evitar el contacto con sustancias tóxicas que podrían saturar nuestras defensas
  • Mantener una buena higiene e integridad de las barreras protectoras de nuestro cuerpo para evitar la entrada de cuerpos extraños. Cuidar la cavidad buco-nasal, hidratar la piel y desinfectar cualquier herida.
  • No abusar del uso de antibióticos. Utilizarlos sólo bajo prescripción médica ya que su uso indiscriminado favorece la aparición de resistencia bacteriana y los inutiliza. En caso de resfriados o catarros leves existen numerosos remedios naturales de gran eficacia.
  • Practicar ejercicio regularmente y controlar las emociones. Un buen estado de ánimo ayuda a superar adversidades.

Leer más →

Entrevista a Rosa Solanas, dietista de Manantial de Salud0

Hablamos con Rosa Solanas, dietista y nutricionista especializada, que desde hace años pasa consulta en Manantial de Salud. Su profesionalidad y trato cercano ha ayudado a muchas personas a reorientar sus hábitos alimenticios y a conseguir el propósito fijado. Las pautas personalizadas y los resultados obtenidos facilitan  el seguimiento de la dieta y ayudan a reintroducir alimentos saludables en nuestro día a día.

Desde muy joven, Rosa ha estado interesada en todo lo que intenta unificar y dar paz al ser humano como unidad perfecta y valiosa. Desde esta perspectiva, la mayoría de sus estudios han estado encaminados hacia ese objetivo, empezando por la naturopatía, la terapia floral, curas de enfermería, el coaching, la dietética  enfocada a una alimentación ecológica y naturista, y por último la Nutrición en formación.

Rosa, ¿Cuánto hace que te dedicas al asesoramiento dietético?

Mis inicios en el estudio de la alimentación y dietética empiezan en el año 2008 y desde el año 2012 me dedico a ello.

Cuanto hace que estás en Manantial de Salud

Empecé en Manantial de Salud en el año 2012, anteriormente había prestado mis servicios en un centro médico de Mollet del Vallés, ejerciendo diferentes disciplinas, todas ellas relacionadas con la salud y acordes a mis conocimientos.

Parece que nuestra obsesión son las dietas de adelgazamiento, ¿hay una dieta milagrosa que funcione para todo el mundo?

Efectivamente estamos demasiado pendientes de la apariencia física y de nuestra imagen, por suerte, esta tendencia simplista, se ha revertido y cada vez son más las personas sensibilizadas que tienen una visión más amplia y su objetivo es mantener la calidad de vida durante el mayor tiempo posible. Esto implica comer equilibradamente, hidratarnos convenientemente, tener una vida activa y una buena higiene mental, en definitiva unos buenos hábitos.

En cuanto al tema de las dietas milagro, aquellas que prometen una rápida pérdida de peso sin apenas esfuerzo, está probado que NO funcionan. Actúan como un espejismo que se desvanece en poco tiempo. Lo más preocupante es que pueden conducir a situaciones carenciales de vitaminas y minerales producidas por la restricción calórica severa, favorecer el efecto rebote, agravar problemas metabólicos preexistentes, y algunos otros de tipo psicológico bastante serios.

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición – Estrategia NAOS- , así como Colegios profesionales y otros organismos, se han pronunciado en diversas ocasiones sobre las dietas milagro, desaconsejándolas por la falta de evidencia científica y por los problemas que pueden ocasionar.

Se puede adelgazar deprisa? Funcionan las operaciones bikini?

La famosa operación bikini tiene por objetivo perder rápidamente el peso que se ha ganado antes de la llegada del verano, al igual que las dietas milagro, llevan asociado el efecto rebote que nos va a dejar con más peso del que teníamos, y con posibles carencias nutricionales.

Al adelgazar deprisa lo primero que se pierde es agua y músculo, por lo que aún cuando la báscula nos indique una bajada de peso, no nos interesa porque no va a ser estable ni duradera.

 Además de dietas de adelgazamiento, también trabajas en otro tipo de dietas? Cuales?

Hay pacientes de todo tipo que vienen a consultar. Mayoritariamente acuden por trastornos intestinales, intolerancias alimentarias, personas que quieren dar el paso hacia una alimentación vegetariana, consultas relativas a la alimentación familiar con el fin de llevar una dieta saludable, etc. También se atienden consultas asociadas a patologías, en este caso se necesita el trabajo y seguimiento por parte de un equipo interdisciplinar.

¿La dieta también puede influir en problemas de estreñimiento?

Es indiscutible que en función de nuestra alimentación y de nuestros hábitos de vida, así será nuestro tránsito intestinal. Para evitar el estreñimiento debemos ingerir una cantidad de fibra determinada, beber abundante agua y realizar ejercicio físico.  Se pueden prevenir patologías como las hemorroides, la diverticulitis, y otras de mayor gravedad evitando el estreñimiento.

A veces para combatir el estreñimiento se recurre a diferentes tipos de laxantes, que pueden irritar el intestino, por lo que es conveniente no utilizarlos habitualmente. Se puede mejorar el tránsito intestinal con una alimentación adecuada que incluya diferentes tipos de fibras y mucílagos. Paralelamente, puede ayudar la reflexología, la acupuntura, los masajes especializados, etc.

Un resultado satisfactorio en un paciente que sigue una dieta, ¿Cambia su vida?, ¿Mejora su autoestima?

Empezar el proceso dietético no es tarea fácil. Cuando un paciente empieza una dieta, ya sea de adelgazamiento o terapéutica, deberá hacer un esfuerzo por seguir una nueva pauta, eliminar algunos alimentos e incluir o experimentar con otros que hasta el momento no estaban presentes en su día a día. Un cambio alimentario requiere paciencia, dedicación, y tomárselo sin prisa pero sin pausa. Los cambios se van consolidando en la medida que las cosas se ponen en práctica. No se puede pretender obtener resultados sin cambiar nuestros hábitos tanto alimentarios como de vida.  

Los pacientes que con su esfuerzo consiguen implementar el cambio alimentario y mantenerlo, se sienten orgullosos de haberlo conseguido, puesto que el mérito lo tienen ellos,  los profesionales les ayudamos en el camino, pero el recorrido y la andadura es intransferible y personal, por supuesto que su autoestima se ve gratamente reconfortada. Debemos tener muy presente que la alimentación está muy relacionada con aspectos psicológicos.

El hecho de que un paciente haya podido conseguir su objetivo y se sienta feliz afecta a todos los ámbitos de la vida, ya que cuando nos sentimos bien, esa felicidad se irradia a todas las áreas. Se produce un empoderamiento personal que conduce a la autogestión, objetivo final del aprendizaje y de la dieta.

Por último, Rosa, que tipo de dieta aconsejarías como la más recomendable?

La dieta mediterránea es una de las dietas con más estudios científicos que demuestran que es una de las más saludables, equilibradas y con muchos beneficios para la salud. Está avalada por la Organización Mundial de la Salud y se ha incluido como Patrimonio Inmaterial por la UNESCO.  

Muchas gracias Rosa.

Rosa Solanas, Servicio de dietista. Visitas concertadas Tel. 93.310.40.54

¿Qué es el exceso de Histamina?0

La Histamina es una sustancia vital, responsable de trasladar información a las células para  que nuestro organismo funcione correctamente. Actúa como neurotransmisor del sistema nervioso central, interviene en la digestión, incrementa la permeabilidad de los vasos sanguíneos y es un importante mediador inflamatorio.

La encontramos presente en muchos alimentos como queso, huevos, alguna fruta y verduras, algunos frutos secos y principalmente en los alimentos precocinados y en conserva.

El organismo regula los niveles de histamina mediante la enzima Diamino Oxidasa (DAO), que se encarga de metabolizarla en el intestino y eliminarla. Si esta enzima no funciona de forma adecuada puede producirse una acumulación de histamina o histaminosis. No se trata de una alergia, aunque a veces se confunden. En este caso no está involucrada la Inmunoglobulina E y un test de alergia alimentaria nos podría salir negativo.

Cuando el organismo es alérgico a un alimento o medicamente, lo reconoce como extraño y libera histamina y otras sustancias en el torrente sanguíneo, desencadenando una reacción alérgica.

En el caso de un exceso de histamina la sintomatología no se manifiesta tras al consumo de un alimento en concreto, sino que se trata de una reacción acumulativa provocada por el consumo de varios alimentos con altos niveles de histamina y a un déficit de la actividad de la enzima DAO, encargado de metabolizarla.

Considerada para algunos autores una nueva patología, está aumentando su incidencia en la población y su origen puede ser diverso. El principal motivo parece ser una predisposición genética, aunque también puede estar provocado por enfermedades inflamatorias del intestino, el síndrome del colon irritable, la enfermedad celíaca y el sobrecrecimiento bacteriano intestinal.

Las patologías y sintomatologías que suelen beneficiarse de una dieta baja en histamina son: migraña, cefalea tensional, dolores musculares y articulares, fibromialgia, cansancio, vértigos, acúfenos, trastornos del sueño, trastornos de la memoria y de la atención, trastornos de la temperatura (predominio de sensación de frío, aunque puede haber febrícula), labilidad emocional, alteraciones de la visión, bruxismo, palpitaciones, alteraciones dermatológicas (piel seca, atópica, eczema, sarpullido, psoriasis), síntomas gastrointestinales (hinchazón abdominal, diarreas, estreñimiento, etc.), síntomas alérgicos (rinitis, sinusitis, estornudos), presión arterial baja, retención de líquidos, sobrepeso con dificultad para adelgazar, etc.

Una test analítico nos permite identificar la actividad de la enzima DAO y será el médico quién podrá hacer un diagnóstico y establecer un tratamiento.

Ante un incremento de los niveles de histamina en un primer paso debemos recuperar la flora intestinal y evitar los alimentos que contienen más histamina y los que sospechemos que aumentan los síntomas, durante al menos 4 semanas. Al cabo de este tiempo, vamos reintroduciendo los alimentos y reconociendo cuáles son los causantes de los brotes. Algunos autores proponen evitar los alimentos con concentraciones superiores a 20mg/Kg, otros son mucho más estrictos y sólo permiten el consumo de alimentos con una concentración de histamina inferior a 1mg/Kg. Por otro lado, además de tener en cuenta los alimentos ricos en histamina, se deberían tener en cuenta otros factores que provocan su acumulación, como la cantidad de otras aminas, la capacidad para liberar histamina endógena o factores bloqueantes de la enzima DAO como las bebidas alcohólicas.

Para conocer qué dieta debemos seguir es recomendable seguir las indicaciones de un nutricionista que nos confeccionará una pauta y realizará un control.

En términos generales se pueden seguir los siguientes consejos dietéticos de la tabla.

HAZ CLIC PARA AMPLIAR

Propósitos de Año Nuevo: cuidarme más0

¿Cuántas veces nos hemos propuesto cuidarnos más al empezar un nuevo año? Es una de las reflexiones más habituales que realizamos tras hacer balance del año que ha terminado pero… ¿cuántas veces también queda en sólo un propósito?

La alimentación saludable es esencial para cuidarte más

En muchas ocasiones, quizás nos parezca más fácil cuidar de nuestros seres queridos que de nosotros mismos. Existe la tendencia a pensar que es un “deber” cuidar de nuestros familiares o amigos. No obstante, deberíamos tomar conciencia de que es imprescindible cuidarnos para tener una buena salud.

Una alimentación sana y equilibrada, practicar algún deporte para hacer ejercicio, evitar o reducir al máximo agentes tóxicos como el tabaco, el café o el alcohol es primordial pero además tendríamos que cuidar nuestro estado de ánimo.

Salir a pasear por el bosque o por la playa, sonreír, valorar los pequeños placeres que nos brinda cada nuevo día, apreciar aquellos momentos en que nos sentimos bien, disfrutar de momentos de calidad con nuestros familiares y amigos, meditar, hacer yoga… Son opciones perfectas para reducir el estrés y equilibrar nuestra psique.

¡Aunque no sólo es primordial cuidarme más sino también cuidarme mejor!

Suplementos naturales que nos pueden ayudar

  • Antioxidantes: el estrés y agentes externos como la contaminación o el sol en exceso son la causa de que se produzcan radicales libres en nuestro organismo.
    Tomar antioxidantes durante la primavera y el otoño nos puede ayudar a evitar una oxidación excesiva y a aumentar nuestras defensas.
  • Probióticos: se está demostrando cada vez más la importancia de tener una flora intestinal sana y fuerte para gozar de buena salud. La toma de probióticos, ya sea en cápsulas, en polvo o en alimentos fermentados está altamente recomendada para lograr dicho propósito.
  • Alimentos de alto valor nutritivo: siempre aportarán mayor número de nutrientes los alimentos integrales, no refinados y ecológicos. Si los cocinas tú, además podrás controlar el exceso de grasas y sal o el tipo de cocción.
  • Cocción: primar las técnicas culinarias más respetuosas con el alimento. Los alimentos cocinados al vapor, a la plancha, al horno, o simplemente hervidos son más saludables que fritos o en salsa.

Y a nivel más emocional, es conveniente hacer balance al final del día y “dar tijeretazo” a aquello que nos ha provocado dolor, desilusión o preocupación así como recordar los buenos momentos y recrearnos con los recuerdos placenteros para comenzar un nuevo día con energía.

¡Ahora sólo queda mimarnos un poquito más el resto del año!