Sabias que…0

El polvo de Amla, una manera natural de cuidar y fortalecer tu cabello

El Amla o amalaki es un árbol originario de la India y Nepal, donde es muy valorado en la medicina ayurvédica tradicional principalmente por sus efectos rejuvenecedores y para promover la longevidad y el bienestar general. Resulta especialmente beneficioso para el cuidado del cabello. Aplicado en forma de mascarilla fortalece la raíz y estimula el crecimiento del pelo aportando suavidad y brillo a las fibras capilares. Retrasa la aparición de canas oscureciendo ligeramente el cabello. Para preparar una mascarilla capilar mezclar el polvo de Amla con aceite hasta conseguir una pasta fina y aplicarla sobre el cabello dejándola actuar al menos durante una hora, a continuación lavar con agua tibia. Repetir el tratamiento un día a la semana es suficiente para que en poco tiempo el cabello luzca rejuvenecido, más sedoso, brillante y fuerte.

Amla (Phyllanthus emblica L.)
Amla (Phyllanthus emblica L.)

Ashwagandha el  “Ginseng Indio”

Difícil de pronunciar, de momento, porque a medida que vamos descubriendo las grandes virtudes de esta planta, más fácil se nos hace acercarnos a esta maravilla de la naturaleza. La Ashwagandha, muy estudiada y valorada por la medicina ayurvédica desde hace más de 3000 años, originaria de Pakistán, India y Sri Lanka, para quienes esta planta es comparable al ginseng por sus excelentes beneficios. La raíz de Ashwagandha (withania somnífera) es considerada un adaptógeno. Los adaptógenos son sustancias que aumentan la resistencia del cuerpo humano para adaptarse a cualquier situación estresante (sobrepeso, debilidad física, cansancio, estrés emocional, rendimiento deportivo, etc.). Dan la impresión de ser sustancias “inteligentes” que logran regular la química interna del cuerpo en la dirección que sea necesaria para lograr un mejor nivel de adaptación y un equilibrio físico, mental y emocional. Mejora la energía física, la capacidad atlética y la resistencia mental. Estimula las funciones cognitivas y neuroprotectoras, es vigorizante y potencia la fertilidad masculina.

Ashwagandha
Ashwagandha

El Baobab, contiene 10 veces más Vitamina C que las naranjas

El Baobab es el majestuoso árbol que encontramos en las extensas sabanas de África, también en  Madagascar y Australia, vive desde hace más de mil años y alcanza hasta 25 metros de circunferencia de tronco. Conocido como “árbol farmacia” en África, la fruta de baobab se ha utilizado medicinalmente durante siglos para tratar todo, desde fiebres, malaria y problemas gastrointestinales a deficiencia de vitamina C. Solo 25g. de pulpa cubren nuestras necesidades diarias de Vitamina C , 10 veces más que 1 ración de naranjas. La Vitamina C  es un potente antioxidante del organismo, retrasa el envejecimiento celular, potencia el sistema inmunológico y ayuda al cuerpo a formar colágeno y elastina, dos proteínas estructurales que le dan a la piel firmeza y elasticidad. Una dieta rica en vitamina C puede mejorar la capacidad de quemar grasas del organismo durante el entrenamiento, así como ayudar a las personas con sobrepeso ya que mejora la respuesta glucémica.

Fruto del Baobab

Amla: ¡Rejuvenece tu piel y tu cabello!2

El amla (Phyllanthus emblica L.) es un arbusto originario de la India y el Nepal, del cual se aprovechan sus frutos. La medicina ayurveda ha valorado tradicionalmente esta planta medicinal por sus efectos rejuvenecedores, para promover la longevidad y el bienestar general. Al amla también se le conoce por los nombres de amalaki y grosellero de la India (en español).

Los beneficios del fruto del amla vienen dados por su alto contenido en vitamina C. Esta fruta también es rica en emblicanin, uno de los antioxidantes más efectivos y potentes. Además contiene bioflavonoides y fenoles (ácidos gálico y egálico) que, en su conjunto, mitigan la proliferación de radicales libres y, en consecuencia, la oxidación de las células y el envejecimiento.

Amla (Phyllanthus emblica L.)
Amla (Phyllanthus emblica L.)

Según la medicina ayurveda, la ingesta del fruto del amla mejora la absorción de nutrientes, equilibra los ácidos del estómago, reduce los niveles de colesterol, revitaliza y rejuvenece la piel y actúa como un potente antiinflamatorio natural. También es aconsejable en la higiene bucodental: fortalece dientes y encías débiles, y es especialmente efectivo en las encías sangrantes o inflamadas.

Amla en cosmética para el cabello

De la desecación del fruto del amla se obtiene un polvo fino con el que se prepara una mascarilla capilar cada vez más utilizada en las peluquerías que apuestan por tratamientos naturales. Esta mascarilla fortalece la raíz del cabello y estimula su crecimiento. Por su alto contenido en vitamina C, repara el cabello agrietado o seco. Así pues, el amla nutre el cabello, lo reconstruye y lo rejuvenece. También potencia ligeramente el color del cabello, retrasando la aparición de canas.

La mascarilla capilar se prepara mezclando el polvo de amla con aceite hasta conseguir una pasta fina. Ésta se aplica sobre el cabello, dejándola actuar durante una hora. Por último, se lava con agua tibia. Este tratamiento se puede repetir una vez por semana para conseguir un cabello más joven, fuerte, sedoso, natural y brillante.

Amla para el cuidado de la piel

Para el cuidado de la piel, se puede preparar una mascarilla facial similar, pero que quede algo más densa. Se aplica con suavidad, dando un masaje circular con la yema de los dedos. Se deja actuar 15 minutos y luego se lava con abundante agua tibia. Esta mascarilla ayuda a eliminar toxinas. Por su acción fortalecedora del colágeno, es ideal para evitar la aparición de arrugas y manchas propias de la edad. Dado el alto contenido en taninos, flavonoides y vitamina C, la mascarilla facial de amla regenera, revitaliza y rejuvenece la piel.