ANTIOXIDANTES: PROTECCIÓN CELULAR0

Necesitamos oxígeno para poder generar energía que nos permitirá llevar a cabo nuestras funciones vitales. Pero este proceso es un arma de doble filo. Los seres vivos que utilizamos el oxígeno para generar energía a su vez liberamos radicales libres, moléculas de las cuales debemos protegernos mediante una serie de mecanismos de defensa, los antioxidantes.

Los organismos vivos están dotados de sistemas antioxidantes encargados de  reducir la formación de radicales libres, moléculas inestables que interaccionan con otras moléculas de nuestro organismo, causándoles daños y desequilibrios a la vez que facilitan el desarrollo de enfermedades degenerativas y el envejecimiento prematuro. Cuando los mecanismos reductores internos no son suficientes para mantener la estabilidad de las reacciones en el organismo es cuando podemos llegar a la situación de estrés oxidativo y a la aparición de algunas patologías que principalmente afectan al sistema cardiovascular, nervioso e inmunológico. En nuestro mundo industrializado, la contaminación, productos químicos, virus, bacterias, mala alimentación, tabaco, rayos UVA, etc. son elementos que pueden potenciar la aparición de radicales libres. Una forma de minimizarlo y combatirlo es realizar ejercicio regularmente, seguir una dieta sana y elegir alimentos ricos en antioxidantes.

Conocemos multitud de moléculas antioxidantes, que podemos obtenerlas a partir de la fuente natural, generalmente frutas y verduras, o a partir de extractos de éstas. Entre los alimentos o productos conocidos como “antiaging” podemos destacar:

ARÁNDANO

Los frutos del arándano tienen múltiples propiedades beneficiosas para la salud. Destaca por su alto contenido en antioxidantes en especial el flavonoide antocianina, responsable de la pigmentación de la baya. También tiene ácidos fenólicos, gran contenido en fibra, vitaminas A, E y selenio, es libre en grasas y sodio y bajo en calorías. Las antocianinas poseen la propiedad de  proteger las paredes de los vasos sanguíneos y fortalecer la matriz de colágeno mejorando el aspecto de la piel. Es un poderoso revitalizador de la memoria. Está demostrada su acción para proteger el ojo y regenerar daños provocados en la retina como la inflamación retinal, la degeneración macular, la retinitis pigmentaria, el glaucoma y las cataratas. Protege nuestro organismo de varios factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes, como la acumulación de grasa abdominal y los altos niveles de colesterol y azúcar en sangre. Refuerza el sistema inmunitario y un gran poder antibacteriano, combate infecciones urinarias, oculares y bucales. Numerosos estudios avalan la eficacia en el tratamiento de algunos tipos de cáncer (colon, mama y leucemia).

AÇAI

Es una fruta procedente de América del Sur similar a los arándanos que contiene grandes cantidades de antioxidantes (antocianinas). Destaca  su contenido en hidratos de carbono y proteínas, muy recomendado en dietas deportivas. Entre sus componentes encontramos el ácido oleico, un compuesto cardiosaludable que ayuda a mantener un sistema circulatorio limpio y en plena forma. Destaca su riqueza en vitamina C, perfecta para reforzar nuestro sistema inmunológico, mejorar el aspecto de la piel y proporcionar energía. Tiene un alto contenido en fibra, sales minerales (principalmente de hierro y calcio) y vitaminas A, B, E, aminoácidos y fitoesteroles. A estas cualidades tenemos que sumar el sabor especial que nos brinda por sus matices entre ácido y dulce que lo convierte en un alimento único.

GOJI

La bayas de goji son pequeños frutos de color rojo intenso con un sabor entre arándano y cereza que crece en los valles de las montañas tibetanas de Himalaya. Su extraordinaria densidad de nutrientes es la responsable de la multitud de beneficios para la salud que se le atribuyen.  Contiene gran cantidad de polisacárido, responsable de activar el sistema inmunológico, esteroles y ácidos grasos esenciales omega 3 y 6, aminoácidos, flavonoides como luteína y zeaxantina  (muy importantes para el cuidado de la vista), carotenoides (pigmentos precursores de la vitamina A), betasitoesterol (ayuda a reducir los niveles de colesterol y se emplea para tratar casos de impotencia sexual y de hiperplasia benigna de próstata), vitaminas B, C y E, además de minerales, sobre todo zinc, hierro, calcio, fósforo y magnesio. Contiene betaína, sustancia que produce un efecto positivo sobre el hígado, fisalina, compuesto que potencia el sistema inmune y ciperona, un sesquiterpeno conocido por sus propiedades beneficiosas para el corazón, la presión sanguínea y los problemas menstruales y empleado en los tratamientos de cáncer de cervix o cuello uterino.

GRANADA

Las creencias populares ya admiraban los enormes beneficios de la Granada que ahora se van certificando mediante estudios científicos. Es rica en vitaminas C, B5, A y E, ácido fólico, calcio, hierro, potasio, fibra, fenoles y sustancias biológicamente activas como el polifenol punicalagina. Tomar cada mañana un vaso de zumo de granada puede aportarnos grandes beneficios. Está considerada como uno de los mayores antioxidantes,  contiene punicalangina, un agente neuroprotector.  Presenta un efecto cardioprotector, además  es depurativa, favorece la eliminación de líquidos y toxinas, alivia los sofocos y otros síntomas en la menopausia. Aporta vitamina C, refuerza las defensas naturales del organismo, mejora el aspecto de la piel y aumenta la vitalidad. Afrodisíaco, símbolo de fertilidad por muchas culturas. Incrementa la resistencia y la rápida recuperación en deportistas. Su efecto saciante la convierten en un aliado contra el sobrepeso, reduce la ansiedad y el estrés.

BRÓCOLI

El brócoli es una de las hortalizas más nutritivas y beneficiosas para nuestro organismo.  Es rico en carotenoides, concretamente luteína y zeaxantina, que actúan como protectores oculares y reducen el riesgo de trastornos cardiovasculares. Entre sus fitonutrientes encontramos indol, sulforafano y fenilisocianatos y antioxidantes (betacaroteno, vitamina C, selenio, superóxido dismutasa y zinc), que presentan un efecto protector al desarrollo de cáncer. Se le atribuyen propiedades beneficiosas para los pulmones y riñones (hiperuricemia, cálculos renales, hipertensión y retención de líquidos). Fuente de ácido fólico, especialmente recomendado en embarazo, niños, mujeres que toman anticonceptivos orales y anemia.

POLYGONUM CUSPIDATUM

Este arbusto gigante originario de Asia, es conocido por sus propiedades medicinales desde hace miles de años. Popularmente se utilizan las raíces para tratar procesos inflamatorios de las vías respiratorias, cardiopatías y alergias. Su interés ha crecido porque es una de las fuentes más importantes en  resveratrol, una molécula con propiedades antioxidantes, anti agregante plaquetario, antihistamínico y antiinflamatorio bronquial. Según algunas investigaciones se ha observado que limita la proliferación de células cancerosas en algunos tipos de tumores. Según los estudios, parece actuar sobre el gen SIRT I y la expresión de sirtulinas, enzimas responsables de la regulación de la vida celular.

Platos de colores, nutritivos y saludables0

El color es la primera sensación que percibimos de los alimentos y podemos considerarlo como un indicador del valor nutricional de éstos ya que ofrecen algunos detalles sobre los beneficios que aportan. Los responsables de las distintas tonalidades de los vegetales son los pigmentos. Los expertos en cromoterapia otorgan al color de frutas y verduras propiedades energéticas y emocionales.

Leer más →

Antioxidantes:  Fuente de Juventud0

Necesitamos oxígeno para poder generar energía que nos permitirá llevar a cabo nuestras funciones vitales. Pero este proceso es un arma de doble filo. Los seres vivos que utilizamos el oxígeno para generar energía a su vez liberamos radicales libres, moléculas de las cuales debemos protegernos mediante una serie de mecanismos de defensa, los antioxidantes.

Los organismos vivos están dotados de sistemas antioxidantes encargados de  reducir la formación de radicales libres, moléculas inestables que interaccionan con otras moléculas de nuestro organismo, causándoles daños y desequilibrios a la vez que facilitan el desarrollo de enfermedades degenerativas y el envejecimiento prematuro. Cuando los mecanismos reductores internos no son suficientes para mantener la estabilidad de las reacciones en el organismo es cuando podemos llegar a la situación de estrés oxidativo y a la aparición de algunas patologías que principalmente afectan al sistema cardiovascular, nervioso e inmunológico. En nuestro mundo industrializado, la contaminación, productos químicos, virus, bacterias, mala alimentación, tabaco, rayos UVA, etc. son elementos que pueden potenciar la aparición de radicales libres. Una forma de minimizarlo y combatirlo es realizar ejercicio regularmente, seguir una dieta sana y elegir alimentos ricos en antioxidantes. … Leer más →

ALIMENTOS INTELIGENTES2

El cerebro requiere básicamente de dos sustancias para su funcionamiento, oxígeno y glucosa. Sin embargo, necesita de otros nutrientes para poder desarrollar todas sus funciones mentales. Destaca el papel de las vitaminas de grupo B y algunos minerales, que intervienen directamente en la actividad neuronal. Por el contrario, algunos hábitos como el consumo excesivo de azúcar y ciertos aditivos pueden perjudicar el rendimiento de tan preciado órgano.

Leer más →

NUTRICOSMÉTICA, belleza desde el interior0

Seguir una dieta variada y equilibrada es fundamental para nuestra salud, y también para la belleza. Somos lo que comemos, ya lo decía Hipócrates, pero no siempre es posible seguir una dieta que aporte todos los nutrientes esenciales para mantener el equilibrio interno, y es en este punto  donde entra la nutracéutica y la nutricosmética. La nutriosmética complementará y mejorará la calidad de nuestra piel mediante la ingesta de sustancias que aportarán los nutrientes necesarios para reducir los signos de la edad, fortalecer el cabello y las uñas y proteger las células, entre otros. Es toda aquella cosmética que nutre desde el interior. La nutricosmética, junto con la twincosmética, el uso conjunto de cosméticos externos e internos para potenciar el efecto, es una tendencia muy practicada en Estados Unidos y que hace unos años se ha introducido en Europa. El interés es tan grande que las principales industrias farmacéuticas han lanzado un sinfín de cócteles de vitaminas, minerales y antioxidantes que aseguran una larga juventud. En este artículo sólo nos centraremos en las principales moléculas activas y más empleadas, dejando de lado los productos que podemos encontrar en el mercado.

¿Cuándo podemos notar los efectos? La piel está formada por varias capas, las células vivas están en su capa más profunda y el nutriente actúa sobre esas células. Las células “renovadas” tardarán un mínimo de un mes en aflorar a la superficie y ser visibles. A partir de los tres meses ya se evidencian resultados. Para asegurar eficacia y seguridad es importante individualizar al máximo, ya que las necesidades de cada persona son muy diferentes: varían en función de la edad, el sexo, el tipo de alimentación, hábitos, medicación. Incluso las necesidades de cada individuo no son siempre las mismas y pueden variar según el lugar donde viven o la estación del año. Por ejemplo, en invierno puede ser necesaria la suplementación con vitamina D y en verano potenciar el consumo de betacarotenos.

Entre las principales sustancias utilizadas para mejorar y nutrir la piel encontramos:

Antioxidantes

Son sustancias que ayudan a nuestro organismo a destruir o neutralizar radicales libres nocivos que se producen de manera natural y, si se les permite proceder sin control, pueden dañar los tejidos y órganos.

Los antioxidantes más reconocidos son las vitaminas A, E y C. Los polifenoles, concretamente el resveratrol, extraído de la pepita de la uva, es considerado un potentísimo antioxidante.

Los betacarotenos son precursores seguros de la vitamina A, la cual es indispensable para el buen mantenimiento de mucosas y piel. Favorecen que la piel crezca sana, natural, no pigmentada y la protege de la agresión solar, quedando mucho más preservada a la aparición de cáncer de piel. Se recomienda su ingesta unos meses antes del verano por su acción protectora de la piel y prolongando el bronceado. Reducen la producción de sebo y la acumulación de queratina en el folículo, por lo que son adecuados en el tratamiento del acné.

La vitamina C es necesaria para la producción de colágeno, reparar tejidos y mejorar la elasticidad de la piel. Una falta de vitamina C da lugar a una piel seca, áspera y fácil aparición de moratones. Reduce la pigmentación de melanina asociada a la edad. Está especialmente indicada a los fumadores, hábito que incrementa la tasa de oxidación. La acerola (Malpighia emarginata), también llamada cereza de las indias, es un fruto de color rojo amarillento con un alto contenido de vitamina C (30 veces más que la naranja), además de contener vitaminas del grupo B, vit. A, flavonoides y minerales esenciales.

La Vitamina E, considerada una gran aliada para la belleza del cutis. Retrasa la aparición de arrugar y ayuda a mantener una piel radiante y joven, protegiéndola de las agresiones externas de la piel. Una fuente natural que aporta una gran cantidad de vitamina E es el Germen de trigo, rico además en zinc y vitaminas del grupo B.

Colágeno

Proteína estructural de la piel. Proporciona elasticidad y firmeza. Con la edad disminuye su producción y un aporte externo puede ser una herramienta para mejorar el aspecto del cutis, además de mejorar nuestras articulaciones y tejidos. Para asegurar los mejores resultados es importante escoger aquellos más biodisponibles para el organismo.

La coenzima Q10 mejora la actividad celular, lo que mejorara la capacidad de reparación y producción de colágeno.

Ácido hialurónico.

El ácido hialurónico es un mucopolisacárido presente de forma natural en nuestro organismo y que se encuentra principalmente en los ojos, la sinovia articular y el tejido conjuntivo (como cartílagos, huesos, vasos sanguíneos  y dermis de la piel).   Su función es básicamente estructural, pudiendo compararse al cemento que mantiene unidos los ladrillos de una pared.

Muy utilizado en cosmética, es un elemento esencial en la dermis. Su presencia atrae el agua y contribuye a la hidratación de la piel, a la que aporta suavidad y firmeza,  proporcionándole un aspecto juvenil y con menos arrugas.

Ácidos grasos esenciales

Indispensables para la salud del organismo en general y de la piel, cabello y uñas en particular. Los ácidos grasos son emolientes, humectantes naturales que revitalizan la piel seca.

Las propiedades antiinflamatorias de los omega 3 resultan beneficiosas en casos de eccemas, dermatitis, piel atópica y psoriasis. Además contribuye a mejorar nuestro estado de ánimo y reducir el estrés, factores que también influyen en el estado de la piel.

Silicio

Un aporte correcto en silicio, mejora el aspecto y consistencia de las uñas, piel y pelo. Asimismo, reduce la aparición de arrugas y ayuda a mejorar la elasticidad de la piel. La mejora de los parámetros de la piel se debería a la regeneración de las fibras de colágeno dañadas o a la síntesis de nuevas fibras.

 Zinc

Es un mineral básico para mantener los tejidos de la piel y uñas en las mejores condiciones. Prácticamente todos los trastornos y afecciones de la piel mejoran notablemente cuando los niveles de zinc son los apropiados, sobre todo en casos de acné, considerado por muchos dermatólogos como una carencia  de zinc y ácidos grasos esenciales. Algunos de los síntomas asociados a la deficiencia de zinc son uñas frágiles y quebradizas con puntos blancos y debilidad del cabello, entre otros.

Ensalada, fuente de vitaminas0

Ensalada, fuente de vitaminas

 

Las ensaladas pueden ser un plato altamente nutritivo y completo,  con una gran variedad de ingredientes y sabores: hojas verdes, fruta, frutos secos, hortalizas, germinados, lácteos, pasta, hasta carnes y pescados.  Es un plato fácil y rápido de preparar y admite diseños de lo más atractivos. Vamos a analizar los beneficios que nos aportan los principales componentes.

Ensalada

 

Hortalizas y verduras

En este grupo encontramos una gran variedades de lechugas, con sabores y texturas características y, aunque el valor nutricional puede variar ligeramente, de forma general podemos resumir que son bajas en calorías, ricas en agua, fibra, minerales y vitaminas. Están indicadas en dietas depurativas, de control de peso, estreñimiento, reguladoras de los niveles de colesterol y azúcar, debilidad muscular y para mejorar el estado de la piel. La zanahoria es otro de los ingredientes que solemos encontrar, un aporte de beta-carotenos y antioxidantes, beneficiosas para la piel y la vista. La cebolla, rica en vitamina C, antioxidantes y sustancias antimicrobianas. Es diurética y beneficiosa para el aparato digestivo, combate procesos infecciosos y favorece la salud cardiovascular. El tomate, fuente de licopeno, antioxidante aliado del corazón. Aporta vitaminas, minerales y fibra. Es diurético, facilita la digestión y se piensa que su consumo está asociado a la prevención de algunos tipos de cáncer.

 

Frutos secos

Aportan energía inmediata, para aquellos con un desgaste físico o mental importante, proteína vegetal completa, especialmente recomendada para vegetarianos y convalecientes, ácidos grasos mono y poliinsaturados, beneficiosos para el sistema cardiovascular, ricos en minerales, oligoelementos y elementos fitoquímicos (sustancias antioxidantes, fitoesteroles, isoflavonas, etc.)

 

Germinados

Alimentos vivos, rico en vitaminas, minerales, enzimas digestivas y antioxidantes, facilitan y estimulan el proceso digestivo.  Son depurativos y contribuyen en la síntesis de nuevas sustancias como la vitamina C y la clorofila. Además, cada variedad de germinado aporta nutrientes específicos y beneficios adicionales para el organismo.

 

Frutas

Se aconseja consumir frutas de temporada que se encuentran en su máximo esplendor para poder disfrutar de todas sus propiedades. Las frutas deshidratadas son nutritivas y beneficiosas para el organismo con la ventaja que podemos disponer de ellas durante todo el año. La cantidad de hidratos de carbono y por tanto de calorías en este caso se ve incrementada durante el proceso de secado y deberemos tenerlo en cuenta si seguimos una dieta baja en azúcares.

 

Aliño

La salsa de la vida, ayuda a potenciar el sabor de los ingredientes y da un toque especial al plato. Escoger aceites vegetales de primera presión en frío. Evitar utilizar sales refinadas y sustituirlas por sal del Himalaya, con una gran concentración de minerales. Los zumos naturales de frutas, darán acidez a los platos, potasio, antioxidantes y vitamina C. La Miel, aporta dulzor además de multitud de nutrientes. El vinagre de manzana, especialmente para dietas de control de peso. Especias, aportan sabor, aroma y favorecen el proceso digestivo.

 

Ensalada invernal: rica y nutritiva

Ingredientes:

  • Hojas verdes (escarola, lechuga, brotes tiernos, etc.)
  • ½ granada
  • 75g de almendras crudas fileteadas
  • 1 aguacate
  • 2 cucharadas de cebollino picado
  • Para la salsa:
  • 3 cucharaditas de vinagre de manzana
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva de primera presión en frío
  • Salsa de soja o tamari
ingredientes ensalada

Preparacion:

  • Lavar bien las hojas, trocearlas y disponerlas en el fondo de la ensaladera
  • Pelar el aguacate, cortar a dados y repartir sobre las hojas
  • Desgranar media granada y repartirlos por la ensalada.
  • Elaborar la salsa: mezclar el aceite, el vinagre y un poco de salsa de soja y batir con las varillas
  • Rociar la ensalada con la salsa
  • Por último tostar ligeramente en una sartén las almendras laminadas crudas y esparcirlas por encima de la ensalada junto con el cebollino picado.

Buen provecho!

Propósitos de Año Nuevo: cuidarme más0

¿Cuántas veces nos hemos propuesto cuidarnos más al empezar un nuevo año? Es una de las reflexiones más habituales que realizamos tras hacer balance del año que ha terminado pero… ¿cuántas veces también queda en sólo un propósito?

La alimentación saludable es esencial para cuidarte más

En muchas ocasiones, quizás nos parezca más fácil cuidar de nuestros seres queridos que de nosotros mismos. Existe la tendencia a pensar que es un “deber” cuidar de nuestros familiares o amigos. No obstante, deberíamos tomar conciencia de que es imprescindible cuidarnos para tener una buena salud.

Una alimentación sana y equilibrada, practicar algún deporte para hacer ejercicio, evitar o reducir al máximo agentes tóxicos como el tabaco, el café o el alcohol es primordial pero además tendríamos que cuidar nuestro estado de ánimo.

Salir a pasear por el bosque o por la playa, sonreír, valorar los pequeños placeres que nos brinda cada nuevo día, apreciar aquellos momentos en que nos sentimos bien, disfrutar de momentos de calidad con nuestros familiares y amigos, meditar, hacer yoga… Son opciones perfectas para reducir el estrés y equilibrar nuestra psique.

¡Aunque no sólo es primordial cuidarme más sino también cuidarme mejor!

Suplementos naturales que nos pueden ayudar

  • Antioxidantes: el estrés y agentes externos como la contaminación o el sol en exceso son la causa de que se produzcan radicales libres en nuestro organismo.
    Tomar antioxidantes durante la primavera y el otoño nos puede ayudar a evitar una oxidación excesiva y a aumentar nuestras defensas.
  • Probióticos: se está demostrando cada vez más la importancia de tener una flora intestinal sana y fuerte para gozar de buena salud. La toma de probióticos, ya sea en cápsulas, en polvo o en alimentos fermentados está altamente recomendada para lograr dicho propósito.
  • Alimentos de alto valor nutritivo: siempre aportarán mayor número de nutrientes los alimentos integrales, no refinados y ecológicos. Si los cocinas tú, además podrás controlar el exceso de grasas y sal o el tipo de cocción.
  • Cocción: primar las técnicas culinarias más respetuosas con el alimento. Los alimentos cocinados al vapor, a la plancha, al horno, o simplemente hervidos son más saludables que fritos o en salsa.

Y a nivel más emocional, es conveniente hacer balance al final del día y “dar tijeretazo” a aquello que nos ha provocado dolor, desilusión o preocupación así como recordar los buenos momentos y recrearnos con los recuerdos placenteros para comenzar un nuevo día con energía.

¡Ahora sólo queda mimarnos un poquito más el resto del año!

¡Toma 20 almendras al día y verás qué cambios!3

La almendra es un alimento imprescindible en una dieta sana y equilibrada, por su riqueza en calcio, proteína y vitamina E. Además de ser una excelente fuente de energía, ayuda a regular el colesterol y crea sensación de saciedad. Se ha demostrado que en las comunidades donde se consumen dosis altas de almendras, hay menos enfermedades cardiovasculares. ¿Quieres conocer más curiosidades y beneficios de este alimento? ¡No te pierdas este artículo!

La almendra (Prunus amygdalus) es la parte comestible del fruto del almendro. Es originaria de las zonas templadas y desérticas del oeste de Asia, desde donde se fue extendiendo hacia las regiones cálidas y secas de la cuenca mediterránea.

¿Sabías que en hebreo, luz y almendra se designan con la misma palabra? Y es que el almendro, con su temprana floración invernal, anuncia el renacimiento de la luz en la naturaleza.

Almendras
Almendras

Existen dos tipos: las almendras dulces (Amygdalus communis), que se consumen como fruto seco y comprenden dos variedades (de cáscara blanda y de cáscara dura); y las amargas (Amygdalus amara), que tienen una cáscara dura más pequeña. No se usan como alimento ya que, además de su sabor amargo, contienen amigdalina, un compuesto que puede convertirse en ácido cianhídrico, una sustancia venenosa.

¿Por qué deberías comer más almendras?

  • Son una importante fuente de energía, con 575 kcal por cada 100 gr.
  • Son más ricas en proteínas que la carne. Contienen 19 gr. de proteína por cada 100 gr., mientras que la ternera aporta 16 gr. Por ello, en las dietas vegetarianas, las almendras y los frutos secos en general tienen una gran importancia. Además, la almendra es una de las pocas fuentes de proteínas vegetales que contiene arginina, un aminoácido esencial muy beneficioso para los niños.
  • Grasas saludables: contienen un 52% de grasas, de las cuales un 90% son insaturadas. De ellas, ⅔ partes corresponden al ácido oleico, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol total y colesterol “malo” o LDL, mientras que aumenta el colesterol “bueno” o HDL. También son ricas en ácido linoléico (omega-6), ácido graso esencial para el organismo.
  • Por su alto contenido en vitamina E, las almendras tienen propiedades antioxidantes. Una ración de 300 gr. (unas 25 unidades) aporta el 50% de la cantidad diaria recomendada de vitamina E, así como vitaminas del grupo B.
  • La almendra es el fruto seco con mayor contenido en fibra: 15 gr. por cada 100 gr. A pesar de su aspecto seco, contiene mucha  fibra soluble, ideal para estimular los movimientos intestinales.
  • Son una fuente importante de minerales, con el calcio necesario para la formación de huesos y dientes, además de magnesio, potasio, cobre, fósforo y zinc.
  • El contenido en hierro es otra de sus virtudes: 50 gr. de almendras aportan una dosis de hierro similar a 50 gr. de espinacas.

Ideales para reducir el colesterol, proteger el corazón y para personas diabéticas

  • Son especialmente beneficiosas para personas con índices elevados de colesterol y triglicéridos, afecciones óseas, nerviosas o del corazón. Protegen el sistema cardiovascular gracias a su perfil lipídico.
  • Se recomienda incluirlas en las dietas de personas diabéticas, por su bajo contenido en azúcares y alto contenido en fibra. Además, son alcalinizantes y desintoxicantes.
  • La leche de almendras es ideal para las personas intolerantes a la leche de vaca o a la lactosa, para los celíacos y, en general, para aquellos que buscan un sustituto de los lácteos. Destaca su alto contenido en calcio ya que aporta casi el doble de calcio que la leche de vaca. También da muy buen resultado durante los períodos postoperatorios, porque las personas convalecientes necesitan alimentos que les nutran pero que sean de fácil digestión.
  • La dosis recomendable de almendras es de 25 gr. al día (20 unidades). Se aconseja comer con moderación a personas obesas, de estómago delicado, con disfunciones hepáticas o propensas a dispepsias.

Ideas para tomar más almendras en tu día a día

Ahora que ya conoces sus múltiples propiedades, es hora de incluirlas en tu dieta y así aprovecharte de sus beneficios. Es uno de los frutos secos más apreciados en la cocina y en la dieta mediterránea porque, al tratarse de un ingrediente muy versátil, se adapta tanto a platos salados como dulces, haciéndolos más nutritivos, sanos y completos.

Las almendras se pueden tomar crudas, tostadas, secas, fritas… pero se recomienda comerlas crudas o secas, ya que al tostarlas se hacen más digestibles, pero pierden algunas proteínas y vitaminas. Asimismo, es necesaria cierta moderación a la hora de tomarlas fritas, pues a pesar de que son muy sabrosas, ¡las calorías se disparan!

También se pueden consumir enteras a cualquier hora del día. Como complemento del desayuno, a media mañana con un yogur o una fruta, como aperitivo, para merendar en sustitución de la bollería… o para aderezar ensaladas, pasta o verduras.

Prueba a triturarlas y añadirlas a sopas y cremas de verduras o para dar un toque de sabor a tus salsas, ¡te sorprenderán!

Además, la leche de almendras es perfecta para acompañar los cereales del desayuno o elaborar postres.

Y el aceite de almendra se usa sobre todo como cosmético. Se obtiene por presión en frío de las almendras trituradas y es excelente como base de mezclas con otros aceites por su buena relación calidad-precio. Está especialmente indicado para pieles delicadas.

Ashwagandha: un adaptógeno para rendir más0

La ashwagandha (Withania somnifera), también conocida como ginseng indio, ha sido una de las plantas más estudiadas, valoradas y utilizadas por la Medicina Ayurvédica desde hace más de 3.000 años. Se emplea como antioxidante, afrodisíaco, adaptógeno, tónico del hígado y antiinflamatorio. También combate algunos de los síntomas asociados al estrés.

La ashwagandha es originaria de Pakistán, India y Sri Lanka. Se trata de un arbusto de la familia de las solanáceas que puede alcanzar 1,5 metros de altura. Sus flores son de color blanco amarillento y sus frutos son anaranjados. Pero es en sus raíces donde concentra todas sus propiedades medicinales, gracias a la gran cantidad de alcaloides y withanolidos que allí encontramos.

Ashwagandha
Ashwagandha

Propiedades de la ashwagandha 

  • Mejora la memoria y el déficit de atención, capacidades afectadas a causa del estrés.
  • Refuerza el sistema inmunitario.
  • Ayuda al fortalecimiento de las estructuras nerviosas y posee efectos neuroprotectores. Para estimular las funciones cognitivas y neuroprotectoras se puede asociar la raíz de ashwagandha con la del ginkgo biloba o la cúrcuma.
  • Es un adaptógeno: mejora la energía física, la capacidad atlética y la resistencia mental.
  • Diferentes investigaciones han demostrado el efecto ansiolítico y antidepresivo de esta raíz.
  • Es un antioxidante. Se utiliza en patologías asociadas al envejecimiento prematuro como Alzheimer o Parkinson.
  • Es analgésica y antiinflamatoria. Tiene un efecto condroprotector sobre el cartílago dañado, al parecer por un mecanismo de inhibición de la colagenasa tipo II.
  • Aumenta la potencia, el deseo sexual y la fertilidad masculina.
  • Ayuda a normalizar el azúcar en sangre, mejorando la sensibilidad de la insulina.
  • Actúa como activador de la circulación sanguínea.
  • Es un vigorizante y tónico en caso de convalecencia y debilidad.
  • Diversas universidades de América y Japón están estudiando la ashwagandha por sus posibles efectos antitumorales.

Modo de empleo

Se aconseja tomar 1 cucharadita (3 gr.) de la raíz en polvo al día, preferentemente por la mañana durante 1 mes e intercalar periodos de descanso (mínimo 2 semanas).

En cuanto a las contraindicaciones, no se debe administrar durante el embarazo, lactancia ni a menores de 16 años. Tampoco en caso de úlcera péptica, antes de una operación (por una posible interacción con los anestésicos) o en caso de alteraciones de tiroides. En caso de tomar ansiolíticos, hipoglucemiantes o hipotensores, se debe consultar al médico.

Bardana: un excelente depurativo para los riñones, el hígado y la piel0

La Bardana (Arctium lappa), también conocida como Lampazo, Cadillo o Cachorrera, es una planta herbácea bianual de la familia de las Compuestas, muy extendida en Europa y Asia. Destaca por su efecto depurativo, su capacidad para restaurar la piel dañada y aliviar el dolor reumático.

La Bardana es una planta robusta, que puede llegar a medir dos metros de alto, tiene grandes hojas alargadas y unas flores violáceas muy características. Por sus propiedades medicinales se utilizan principalmente las raíces (por ser más ricas en principios activos), y en ocasiones las hojas y las semillas. ¡Descubre sus propiedades!

Bardana
Bardana

Prevenir cálculos de manera natural, y otras propiedades medicinales:

  • Es muy depurativa. Evita la formación de cálculos (vesiculares y renales). Es beneficiosa en caso de nefritis. Es diurética, combate la retención urinaria, la oliguria, la cistitis y otras infecciones urinarias.
  • Mejora la salud de la piel y reduce la seborrea tanto en el cuero cabelludo como en el rostro. Ayuda a combatir el acné, la dermatitis seborreica, la psoriasis, los eccemas… Además, es cicatrizante y ayuda a eliminar los herpes.
  • Es antiinflamatoria. Mejora los casos de reuma, se usa para la artritis, y está indicada para la ciática.
  • Se recomienda para la diabetes, ya que es hipoglucemiante.
  • Mejora las funciones del hígado, estimula la producción de bilis y ayuda a reducir el colesterol.
  • Es antiséptica, antibacteriana y antibiótica.
  • Favorece la recuperación de resfriados y catarros, alivia el dolor de garganta.
  • Se toma cuando hay dolencias gástricas, ya que reduce la acidez.
  • Reduce la hinchazón, combate los edemas, y ayuda a eliminar toxinas a través del sudor.
  • Propicia claridad.
  • Mitiga o elimina las hemorroides.

¿Cuáles son sus principios activos?

  • La raíz de Bardana es muy rica en inulina, entre un 30 y un 50% de su peso. Es un tipo de polisacárido o azúcar, que contiene cadenas moleculares de fructosa.
  • Ácidos fenólicos (cafeico, clorogénico, y sus derivados, como la arctiína).
  • Lactonas sesquiterpénicas.
  • Poliacetilenos naturales –un tipo de hidrocarburos– como la arctinona y el arctinol, con virtudes antibacterianas, desinfectantes y antimicrobianas.
  • Sales minerales, en especial potasio, con virtudes diuréticas y depurativas, también contiene hierro y calcio.
  • Taninos con virtudes antioxidantes.
  • Fitoesteroles vegetales, con capacidad para absorber el colesterol.
  • Poliínos y polienos, compuestos orgánicos con capacidad antimicrobiana.
  • Vitamina C y vitaminas del grupo B.

¿Qué remedios caseros puedes preparar con Bardana?

Si quieres beneficiarte de sus propiedades medicinales, te recomendamos probar la infusión depurativa. Una cucharadita de bardana por taza de agua es suficiente. Añade agua caliente y deja reposar 4 minutos. Después cuela y bebe poco a poco cuando se vaya enfriando.

Esta infusión mejora el funcionamiento del hígado, riñones, vesícula biliar y depura la sangre. También la puedes usar externamente para aliviar las quemaduras en la piel.

Para tratar las heridas, quistes sebáceos o herpes, puedes preparar un remedio con compresas, triturando las hojas de Bardana y poniéndolas directamente sobre la zona a tratar.

El aceite de Bardana se usa externamente para estimular el crecimiento del cabello. También puedes preparar tinturas con Bardana.

Debes tener en cuenta que no está recomendado su consumo durante el embarazo y la lactancia.