Antioxidantes:  Fuente de Juventud0

Necesitamos oxígeno para poder generar energía que nos permitirá llevar a cabo nuestras funciones vitales. Pero este proceso es un arma de doble filo. Los seres vivos que utilizamos el oxígeno para generar energía a su vez liberamos radicales libres, moléculas de las cuales debemos protegernos mediante una serie de mecanismos de defensa, los antioxidantes.

Los organismos vivos están dotados de sistemas antioxidantes encargados de  reducir la formación de radicales libres, moléculas inestables que interaccionan con otras moléculas de nuestro organismo, causándoles daños y desequilibrios a la vez que facilitan el desarrollo de enfermedades degenerativas y el envejecimiento prematuro. Cuando los mecanismos reductores internos no son suficientes para mantener la estabilidad de las reacciones en el organismo es cuando podemos llegar a la situación de estrés oxidativo y a la aparición de algunas patologías que principalmente afectan al sistema cardiovascular, nervioso e inmunológico. En nuestro mundo industrializado, la contaminación, productos químicos, virus, bacterias, mala alimentación, tabaco, rayos UVA, etc. son elementos que pueden potenciar la aparición de radicales libres. Una forma de minimizarlo y combatirlo es realizar ejercicio regularmente, seguir una dieta sana y elegir alimentos ricos en antioxidantes. … Leer más →

Arándanos negros: protégete de los radicales libres y cuida tu sistema sanguíneo0

Los arándanos negros (Vaccinium myrtillus) son unas bayas que crecen de un pequeño arbusto en los bosques de Europa central y del norte así como en determinadas zonas de Asia y América. Los arándanos negros tienen otros nombres en castellano: mirtilo, arandilla, anavia y ráspano. No deben confundirse con los arándanos rojos, que poseen una potente acción antiséptica y antibiótica por lo que sus jugos son muy recomendables en caso de infecciones de orina. Los arándanos negros, en cambio, destacan por sus propiedades antioxidantes y por sus beneficios en el sistema sanguíneo, entre otros.

Características nutricionales y medicinales de los arándanos negros

Los arándanos negros contienen sales minerales (de calcio, magnesio y potasio), taninos, ácidos orgánicos (málico y cítrico), inositol, pectina y flavonoides, entre otros compuestos. Pero los arándanos negros destacan sobre todo por su contenido en antocianosidos, los pigmentos que le dan la coloración azulada. Los antocianosidos son sustancias hidrosolubles que el organismo asimila fácilmente para su disponibilidad.

Entre los beneficios de los antocianosidos hay que destacar:

  • Tienen una acción antioxidante superior a la vitamina E y un efecto sinérgico a esta vitamina. Trabajando conjuntamente, ambas refuerzan su acción. Nos protegen de los radicales libres, responsables del envejecimiento celular y nocivos para el organismo.
  • Favorecen la síntesis del colágeno y los mucopolisacáridos, componentes principales del tejido conectivo. Eso aporta beneficios para la piel, las paredes de los vasos sanguíneos, las articulaciones, el aparato respiratorio y los intestinos.
  • Mejoran la microcirculación y favorecen la regeneración de los pigmentos de la retina de forma específica. Esto implica una mejora de la visión nocturna.
  • Impiden las reacciones alérgicas al inhibir la liberación de histamina.
  • Regulan la concentración de glucosa en sangre.
  • Inhiben sustancias inflamatorias.
  • Aumentan la resistencia de los capilares e impiden una excesiva permeabilidad, por lo tanto, evitan la filtración de tóxicos a través de la barrera sanguínea cerebral.
Arándanos negros
Los arándanos negros tienen una acción antioxidante superior a la vitamina E.

Formas de tomar arándanos negros

  • Zumo del fruto: puede tomarse directamente o diluirlo en otro líquido (zumo de naranja, leche…)
  • Maceración del fruto seco: se mezcla una cucharadita de arándanos negros secos en un vaso de agua.
  • Yogur con arándanos negros: en el yogur se puede mezclar una cucharadita de arándanos secos.
  • Desayuno nutritivo: en un vaso de leche de soja (o almendras o arroz), se puede mezclar una cucharada sopera de levadura de cerveza, una cuchara sopera de avena triturada y una cucharada sopera de frutos de arándanos negros secos.
  • También se pueden tomar extractos concentrados de arándanos negros para aportar una mayor concentración de antocianidinas.