Fitoterapia y artritis reumatoide0

Es una enfermedad de tipo autoinmune, que se manifiesta por la inflamación de una o varias articulaciones y de sus partes blandas anexas. Los síntomas incluyen dolor, calor, hinchazón, dificultad de movimiento o rigidez articular. Se puede manifestar en cualquier articulación, pero es más frecuente en las manos, la muñeca, los tobillos y los pies. Esta enfermedad va destruyendo el cartílago articular y puede ocasionar erosión del hueso con su posterior deformación, afectando así progresivamente a la movilidad.

La artritis reumatoidea puede iniciarse en una sola articulación y luego extenderse a otras, por lo general de forma bilateral aunque en ocasiones también puede dañar a otros tejidos como el corazón o los pulmones donde causa síntomas inespecíficos. Por todo ello, el diagnóstico inicial es muy importante, aunque difícil en ausencia de daño articular, ya que el cansancio o la febrícula iniciales no hacen sospechar en ocasiones al médico de atención primaria pues son signos comunes a varias enfermedades. Tiene una mayor incidencia en mujeres adultas, aunque puede presentarse en cualquier edad, siendo su progresión muy variable con formas lentas que alternan con periodos de agravación y otras formas más severas y deformantes.

Respecto a la etiología y las causas, como la mayoría de las enfermedades autoinmunes, no se conoce exactamente su origen y tampoco porque el sistema inmune no reconoce como propios los componentes de las articulaciones, atacándolos y causando deformación. Evidentemente existe una predisposición genética a sufrir determinadas enfermedades, pero son los factores externos (epigenéticos) de cada paciente lo que hace que se pongan en marcha mecanismos de señalización que inician la inflamación. Así infecciones pasadas tanto víricas como bacterianas, pueden dejar “rastros” que conducen a producir ciertas señales que confunden a nuestro sistema inmune y le inducen al ataque de estructuras propias. En ello puede intervenir también el desequilibrio de la biota intestinal, que modula la acción inmunológica, como se ha observado en recientes estudios clínicos. En esta línea, la candidiasis crónica del tubo digestivo podría producir una alteración importante con permeabilidad de la pared intestinal y paso de toxinas a la sangre. Otras circunstancias como el exceso de metales pesados del organismo, el estrés oxidativo o ciertas intolerancias alimentarias, producen también inflamación que puede contribuir al desarrollo de la enfermedad.

Las plantas utilizadas en el tratamiento y prevención de la artritis reumatoide son plantas tradicionalmente utilizadas para favorecer la eliminación de líquidos y toxinas, así como plantas con propiedades antiinflamatorias.

Una combinación de plantas con esta actividad la encontramos en la Tisana RE-UR. En su composición encontramos:

Cola de Caballo (Equisetum arvense).

Se utiliza el tallo o parte aérea desecada. En su composición encontramos abundantes sales minerales, especialmente silícicas de potasio. También contiene esteroles, ácidos fenólicos y flavoinoides. Es un excelente diurético y remineralizante. Presenta actividad antioxidante y se ha demostrado el efecto antiinflamatorio en artritis reumatoide.

Foixarda o Corona de fraile (Globularia alypum).

Subarbusto nativo de la región mediterránea, de 30 a 60cm de altura, de tallos ramificados, hojas alternas y flores azuladas. En las hojas encontramos iridoides y flavonoides. Presenta propiedades depurativas y antiinflamatorias, popularmente se utiliza en el tratamiento del reumatismo y la gota. Tiene un efecto laxante y puede utilizarse para el estreñimiento ocasional.

Fresno o Freixe (Fraxinus excelsior).

Es considerado como el árbol de la buena suerte. Sus hojas son ricas en compuestos polifenólicos. Se le atribuye una acción diurética, analgésica y antiinflamatoria, especialmente indicado en casos de gota y enfermedades reumáticas.

Manzanilla de Mahón o Espernallac (Santolina chamaecyparissus).

Los principales componentes del capítulo floral son flavonoides y aceite esencial. Tiene una marcada actividad antiinflamatoria, digestiva y antiséptica.

Bardana o Lampazo mayor (Arctium lappa).

Es una planta bienal, robusta, con el tallo grueso, erecto y ramificado y las hojas carnosas. Con fines medicinales se aprovecha la raíz. Contiene inulina en abundancia, mucílagos, sales minerales, glicósidos amargos como flavonoides, ácidos fenólicos, fitosteroles y taninos. Excelente purificante natural del organismo, favorece la eliminación de toxinasy reduce el volumen de ácido úrico y urea. Indicada en curas primaverales.

Guayaco (Guaiacum officinale).

Es un árbol nativo de América tropical. De hoja perenne, puede llegar a los 13 metros de altura. El Guayaco es un árbol de hoja perenne que puede llegar a los 13 metros de altura. Tanto la madera, la corteza, la resina y el guayacol (aceite esencial) han sido utilizados como tratamiento medicinal. La madera estimula la sudoración y se usa para el tratamiento del reumatismo crónico.

Lespedeza (Lespedeza capitata).

Subarbusto perenne con las raíces ramificadas que alcanza los 60-120 cm de altura, natural de Norteamérica. En el tallo y las hojas encontramos flavonoides, responsables de su actividad diurética y de bajar las tasas de uremia. Fue utilizado por los nativos americanos como moxa para tratar el reumatismo.

Harpagofito o Garra del diablo (Harpagophytum procumbens).

Planta herbácea natural del sur de África. Se utiliza con finalidades terapéuticas la raíz. Los constituyentes químicos más característicos de la raíz de harpagofito son los iridoides, principalmente el harpagósido. Presenta una actividad antiinflamatoria y analgésica, en procesos agudos y crónicos. Diversos estudios clínicos muestran efectividad en el tratamiento de los dolores relacionados con la artrosis, osteoartritis, fibromialgia, lumbalgia crónica y otras afecciones osteoarticulares de origen reumático o no reumático.

Enebro o Ginebró (Juniperus communis).

Arbusto de hoja perenne que puede llegar hasta los 6 metros de altura, podemos encontrarlo en las zonas montañosas de todo el hemisferio norte. Los gálbulos son ricos en aceite esencial, flavonoides y taninos. Principalmente se utilizan por su acción diurética, antiinflamatoria y analgésica.

Bardana: un excelente depurativo para los riñones, el hígado y la piel0

La Bardana (Arctium lappa), también conocida como Lampazo, Cadillo o Cachorrera, es una planta herbácea bianual de la familia de las Compuestas, muy extendida en Europa y Asia. Destaca por su efecto depurativo, su capacidad para restaurar la piel dañada y aliviar el dolor reumático.

La Bardana es una planta robusta, que puede llegar a medir dos metros de alto, tiene grandes hojas alargadas y unas flores violáceas muy características. Por sus propiedades medicinales se utilizan principalmente las raíces (por ser más ricas en principios activos), y en ocasiones las hojas y las semillas. ¡Descubre sus propiedades!

Bardana
Bardana

Prevenir cálculos de manera natural, y otras propiedades medicinales:

  • Es muy depurativa. Evita la formación de cálculos (vesiculares y renales). Es beneficiosa en caso de nefritis. Es diurética, combate la retención urinaria, la oliguria, la cistitis y otras infecciones urinarias.
  • Mejora la salud de la piel y reduce la seborrea tanto en el cuero cabelludo como en el rostro. Ayuda a combatir el acné, la dermatitis seborreica, la psoriasis, los eccemas… Además, es cicatrizante y ayuda a eliminar los herpes.
  • Es antiinflamatoria. Mejora los casos de reuma, se usa para la artritis, y está indicada para la ciática.
  • Se recomienda para la diabetes, ya que es hipoglucemiante.
  • Mejora las funciones del hígado, estimula la producción de bilis y ayuda a reducir el colesterol.
  • Es antiséptica, antibacteriana y antibiótica.
  • Favorece la recuperación de resfriados y catarros, alivia el dolor de garganta.
  • Se toma cuando hay dolencias gástricas, ya que reduce la acidez.
  • Reduce la hinchazón, combate los edemas, y ayuda a eliminar toxinas a través del sudor.
  • Propicia claridad.
  • Mitiga o elimina las hemorroides.

¿Cuáles son sus principios activos?

  • La raíz de Bardana es muy rica en inulina, entre un 30 y un 50% de su peso. Es un tipo de polisacárido o azúcar, que contiene cadenas moleculares de fructosa.
  • Ácidos fenólicos (cafeico, clorogénico, y sus derivados, como la arctiína).
  • Lactonas sesquiterpénicas.
  • Poliacetilenos naturales –un tipo de hidrocarburos– como la arctinona y el arctinol, con virtudes antibacterianas, desinfectantes y antimicrobianas.
  • Sales minerales, en especial potasio, con virtudes diuréticas y depurativas, también contiene hierro y calcio.
  • Taninos con virtudes antioxidantes.
  • Fitoesteroles vegetales, con capacidad para absorber el colesterol.
  • Poliínos y polienos, compuestos orgánicos con capacidad antimicrobiana.
  • Vitamina C y vitaminas del grupo B.

¿Qué remedios caseros puedes preparar con Bardana?

Si quieres beneficiarte de sus propiedades medicinales, te recomendamos probar la infusión depurativa. Una cucharadita de bardana por taza de agua es suficiente. Añade agua caliente y deja reposar 4 minutos. Después cuela y bebe poco a poco cuando se vaya enfriando.

Esta infusión mejora el funcionamiento del hígado, riñones, vesícula biliar y depura la sangre. También la puedes usar externamente para aliviar las quemaduras en la piel.

Para tratar las heridas, quistes sebáceos o herpes, puedes preparar un remedio con compresas, triturando las hojas de Bardana y poniéndolas directamente sobre la zona a tratar.

El aceite de Bardana se usa externamente para estimular el crecimiento del cabello. También puedes preparar tinturas con Bardana.

Debes tener en cuenta que no está recomendado su consumo durante el embarazo y la lactancia.

Plantas para el dolor4

Existen numerosos trastornos caracterizados por el dolor: neuralgia, gota, reuma… El progresivo envejecimiento de la población hace que cada vez sean más habituales dolencias como la artritis y la artrosis. En este artículo os presentamos 3 plantas para el dolor.

Harpagofito

El harpagofito (Harpagophytum procumbens), planta originaria de Kalahari, en el suroeste de África, es muy valorado por las propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Es un excelente antirreumático. Su efecto global como analgésico y antiinflamatorio no se debe a un principio activo concreto sino a la acción conjunta de todos ellos (es mucho más efectiva la planta entera que alguno de sus principios aislados). Es importante destacar que, entre las plantas para el dolor, la raíz del harpagofito es mucho más eficaz en procesos crónicos que en crisis agudas de dolor. No se aconseja su empleo durante el embarazo.

Harpagofito
Entre las plantas para el dolor, el harpagofito destaca por su poder antiinflamatorio y analgésico.

Sauce

El sauce (Salix alba) es un árbol que puede encontrarse en todo el hemisferio norte, en terrenos húmedos cercanos a ríos. Las hojas del sauce y sobre todo su corteza son ricas en glicósidos fenólicos, entre ellos la salicina, con propiedades parecidas a la aspirina. La corteza del sauce se emplea como tonificante, para hacer bajar la fiebre y por sus propiedades antirreumáticas. Entre las plantas para el dolor, está especialmente indicada en procesos reumáticos de tipo inflamatorio, gota (niveles altos de ácido úrico) y neuralgias.

Sauce
El sauce, entre las plantas para el dolor, está especialmente indicada en casos de reuma y gota.

Uña de gato

La uña de gato (Uncaria tomentosa) es un arbusto trepador originario de Perú y se encuentra en amplias zonas del centro y del sur del continente americano. En la corteza de la uña de gato se han aislado hasta seis tipos de alcaloides, entre los que destacan la pteropodina y la rynchofilina. Destaca por su propiedad antitumoral, actuando como inhibidor de enfermedades degenerativas, especialmente las que afectan al sistema inmunitario. Si hablamos de plantas para el dolor, la uña de gato se ha utilizado tradicionalmente para el tratamiento de las neumonías y las alergias. Es también un buen antiinflamatorio.

Uña de gato
Si hablamos de plantas para el dolor, la uña de gato se emplea para neumonías y alergias.

Eucalipto: un aliado para el sistema respiratorio0

El eucalipto es un árbol de la familia de las mirtáceas originario de Australia. Su aceite esencial –extraído de las hojas, ramas adultas y frutos– hace del eucalipto una de las plantas más valoradas para tratar enfermedades del sistema respiratorio, puesto que permite respirar mejor, alivia la tos seca y favorece la eliminación de mucosidad.

El aceite esencial de eucalipto está compuesto en sus tres cuartas partes por eucaliptol. También contiene taninos, ácido elágico y ácido gálico, así como un 2,5% de eucaliptina, una sustancia con efectos bacteriostáticos (inhibe el crecimiento de bacterias). El aroma a madera, alcanforado y limpio del aceite esencial de eucalipto es penetrante, balsámico y antiséptico.

El eucalipto y sus propiedades para tratar problemas respiratorios

El eucalipto es una de las plantas más apreciadas para tratar patologías del aparato respiratorio debido a los beneficios que aporta su aceite esencial:

  • Reduce las inflamaciones y permite respirar mejor.
  • Estimula la secreción de saliva y alivia la tos seca.
  • Ayuda a eliminar la mucosidad.
  • Destaca por sus propiedades expectorantes, antiinflamatorias y antibacterianas, que le vienen dadas por el eucaliptol.
  • Tiene propiedades antisépticas (reduce la capacidad de infección de los microorganismos) y balsámicas, que aportan bienestar.

Cómo utilizar el aceite esencial de eucalipto

  • Unas gotas de aceite esencial de eucalipto en un bol con agua caliente nos reportará un ambiente limpio y libre de gérmenes infecciosos.
  • En casos de sinusitis o rinitis, los vahos con agua de eucalipto o aceite esencial de eucalipto diluido ayudan a descongestionar y respirar mejor. Si añadimos al eucalipto unas flores de malva y raíz de malvavisco, el efecto positivo mejorará debido a la acción emoliente de estas plantas.
  • Una fricción en el pecho o espalda con aceite esencial diluido tiene un efecto balsámico y expectorante que estimula las células secretoras de la mucosa bronquial.

El aceite esencial de eucalipto debe utilizarse siempre diluido, a dosis entre el 3% y el 5%. En personas con problemas de alergias, hay que realizar primero una prueba de sensibilidad antes de usar este aceite esencial. Combina muy bien, potenciando sus propiedades, con aceites de lavanda, romero, enebro, cedro, benjuí y pino.

Eucalipto y problemas respiratorios (tos, mucosidad)
El eucalipto también es un poderoso desinfectante ambiental.

Otros usos externos del aceite esencial de eucalipto

  • Las fricciones realizadas con aceite esencial de eucalipto diluido ayudan a mitigar el dolor de articulaciones afectadas por reumatismo, artrosis, dolores musculares o distensiones.
  • Es efectivo como desinfectante en casos de herpes o picaduras de insectos.
  • Es un poderoso desinfectante ambiental.

El eucalipto: de Australia al resto del mundo

Si bien decíamos al principio que el eucalipto es originario de Australia, lo cierto es que, debido a su rápido crecimiento, se ha aclimatado a toda la cuenca mediterránea, América del sur y amplias zonas de Asia, hasta llegar a competir ecológicamente con numerosas especies autóctonas. Existen más de 130 especies de eucalipto. Las más conocidas en nuestra flora son el Eucaliptus globulus, el Eucaliptus citriodora y el Eucaliptus radiata.

Foto: www.fotoszonasur.com.ar

Coral calcio marino: para tener unos huesos fuertes4

El coral calcio marino se ha utilizado en medicina natural desde la antigüedad. Como suplemento alimenticio, el coral calcio marino aporta calcio altamente biodisponible que favorece la remineralización de los huesos (muy indicado para la osteoporosis) y reduce el dolor crónico de la artritis y la artrosis, entre otros beneficios.

El coral calcio marino procede de los filones coralinos que rodean la isla nipona de Okinawa. El gobierno japonés supervisa que no se dañen los arrecifes vivos y que sólo se recolecte el coral calcio marino fosilizado. Se recogen los extremos del coral más blanco, que es triturado hasta convertirse en un polvo fino. El coral se ha utilizado desde hace miles de años en la medicina china y árabe, pero la primera mención la encontramos en la medicina ayurveda de la India hace unos 5.000 años.

Coral Calcio Marino
El coral calcio marino fosilizado procede de los filones que rodean la isla de Okinawa, en Japón.

Similitud con el tejido óseo humano

La importancia del coral calcio marino viene dada porque su composición orgánica es muy similar a la del tejido óseo humano. Un 90% es carbonato cálcico y contiene otros elementos minerales esenciales para nuestra salud. Además, al tener un origen orgánico, el calcio del coral es asimilado de forma más fácil y rápida por el organismo humano. Tanto es así, que cirujanos ortopédicos utilizan a menudo piezas de coral para injertos óseos y así se aseguran que el cuerpo acepta la estructura del coral sin rechazos.

De los minerales que encontramos tanto en el coral calcio marino como en el esqueleto humano, destacamos los siguientes:

  • Calcio: es el mineral más abundante en los huesos y  es fundamental para el metabolismo óseo. También lo encontramos en los dientes, el pelo y la piel. Interviene en la coagulación sanguínea, es necesario para la transmisión del impulso nervioso y contribuye al equilibrio del pH de la sangre.
  • Fósforo: está en todas las células del organismo y es necesario para el desarrollo de huesos y dentadura.
  • Magnesio: es imprescindible para el metabolismo óseo, contribuye al equilibrio del pH de la sangre, es necesario para la transmisión del impulso nervioso, está implicado en las funciones renales, es un sedante del sistema nervioso y regula la presión arterial.
  • Manganeso: favorece el metabolismo óseo, participando en la formación de tejido conectivo, cartílago y líquido sinovial. Además, ayuda a mantener la normal producción de hormonas sexuales.
  • Boro: una dieta pobre en boro implica una mayor pérdida de calcio y magnesio en mujeres post-menopáusicas.
  • Azufre: interviene en la síntesis del colágeno, facilita la coagulación sanguínea y contribuye a la eliminación de productos tóxicos.

Beneficios del coral calcio marino

En definitiva, podemos enumerar cuatro grandes beneficios del coral calcio marino:

  • Favorece la remineralización ósea y por lo tanto resulta útil en la osteoporosis. Al contener calcio orgánico y tener una composición similar a la de nuestros huesos, el calcio es altamente biodisponible y no causa efectos secundarios (estreñimiento) como ocurre con algunos derivados sintéticos.
  • Reduce el dolor en casos de inflamación y procesos crónicos como la artritis y la artrosis.
  • Equilibra el pH de la sangre, que si es ácido tiene efectos negativos para el cuerpo humano (favorece la osteoporosis, lesiona las articulaciones y está relacionado con diabetes, fibromialgias, miopatías, fatiga y cálculos renales).
  • Aporta oligoelementos esenciales para mantener la salud de la estructura ósea y del sistema nervioso.

Foto: www.heraldo.es