NUTRICOSMÉTICA, belleza desde el interior0

Seguir una dieta variada y equilibrada es fundamental para nuestra salud, y también para la belleza. Somos lo que comemos, ya lo decía Hipócrates, pero no siempre es posible seguir una dieta que aporte todos los nutrientes esenciales para mantener el equilibrio interno, y es en este punto  donde entra la nutracéutica y la nutricosmética. La nutriosmética complementará y mejorará la calidad de nuestra piel mediante la ingesta de sustancias que aportarán los nutrientes necesarios para reducir los signos de la edad, fortalecer el cabello y las uñas y proteger las células, entre otros. Es toda aquella cosmética que nutre desde el interior. La nutricosmética, junto con la twincosmética, el uso conjunto de cosméticos externos e internos para potenciar el efecto, es una tendencia muy practicada en Estados Unidos y que hace unos años se ha introducido en Europa. El interés es tan grande que las principales industrias farmacéuticas han lanzado un sinfín de cócteles de vitaminas, minerales y antioxidantes que aseguran una larga juventud. En este artículo sólo nos centraremos en las principales moléculas activas y más empleadas, dejando de lado los productos que podemos encontrar en el mercado.

¿Cuándo podemos notar los efectos? La piel está formada por varias capas, las células vivas están en su capa más profunda y el nutriente actúa sobre esas células. Las células “renovadas” tardarán un mínimo de un mes en aflorar a la superficie y ser visibles. A partir de los tres meses ya se evidencian resultados. Para asegurar eficacia y seguridad es importante individualizar al máximo, ya que las necesidades de cada persona son muy diferentes: varían en función de la edad, el sexo, el tipo de alimentación, hábitos, medicación. Incluso las necesidades de cada individuo no son siempre las mismas y pueden variar según el lugar donde viven o la estación del año. Por ejemplo, en invierno puede ser necesaria la suplementación con vitamina D y en verano potenciar el consumo de betacarotenos.

Entre las principales sustancias utilizadas para mejorar y nutrir la piel encontramos:

Antioxidantes

Son sustancias que ayudan a nuestro organismo a destruir o neutralizar radicales libres nocivos que se producen de manera natural y, si se les permite proceder sin control, pueden dañar los tejidos y órganos.

Los antioxidantes más reconocidos son las vitaminas A, E y C. Los polifenoles, concretamente el resveratrol, extraído de la pepita de la uva, es considerado un potentísimo antioxidante.

Los betacarotenos son precursores seguros de la vitamina A, la cual es indispensable para el buen mantenimiento de mucosas y piel. Favorecen que la piel crezca sana, natural, no pigmentada y la protege de la agresión solar, quedando mucho más preservada a la aparición de cáncer de piel. Se recomienda su ingesta unos meses antes del verano por su acción protectora de la piel y prolongando el bronceado. Reducen la producción de sebo y la acumulación de queratina en el folículo, por lo que son adecuados en el tratamiento del acné.

La vitamina C es necesaria para la producción de colágeno, reparar tejidos y mejorar la elasticidad de la piel. Una falta de vitamina C da lugar a una piel seca, áspera y fácil aparición de moratones. Reduce la pigmentación de melanina asociada a la edad. Está especialmente indicada a los fumadores, hábito que incrementa la tasa de oxidación. La acerola (Malpighia emarginata), también llamada cereza de las indias, es un fruto de color rojo amarillento con un alto contenido de vitamina C (30 veces más que la naranja), además de contener vitaminas del grupo B, vit. A, flavonoides y minerales esenciales.

La Vitamina E, considerada una gran aliada para la belleza del cutis. Retrasa la aparición de arrugar y ayuda a mantener una piel radiante y joven, protegiéndola de las agresiones externas de la piel. Una fuente natural que aporta una gran cantidad de vitamina E es el Germen de trigo, rico además en zinc y vitaminas del grupo B.

Colágeno

Proteína estructural de la piel. Proporciona elasticidad y firmeza. Con la edad disminuye su producción y un aporte externo puede ser una herramienta para mejorar el aspecto del cutis, además de mejorar nuestras articulaciones y tejidos. Para asegurar los mejores resultados es importante escoger aquellos más biodisponibles para el organismo.

La coenzima Q10 mejora la actividad celular, lo que mejorara la capacidad de reparación y producción de colágeno.

Ácido hialurónico.

El ácido hialurónico es un mucopolisacárido presente de forma natural en nuestro organismo y que se encuentra principalmente en los ojos, la sinovia articular y el tejido conjuntivo (como cartílagos, huesos, vasos sanguíneos  y dermis de la piel).   Su función es básicamente estructural, pudiendo compararse al cemento que mantiene unidos los ladrillos de una pared.

Muy utilizado en cosmética, es un elemento esencial en la dermis. Su presencia atrae el agua y contribuye a la hidratación de la piel, a la que aporta suavidad y firmeza,  proporcionándole un aspecto juvenil y con menos arrugas.

Ácidos grasos esenciales

Indispensables para la salud del organismo en general y de la piel, cabello y uñas en particular. Los ácidos grasos son emolientes, humectantes naturales que revitalizan la piel seca.

Las propiedades antiinflamatorias de los omega 3 resultan beneficiosas en casos de eccemas, dermatitis, piel atópica y psoriasis. Además contribuye a mejorar nuestro estado de ánimo y reducir el estrés, factores que también influyen en el estado de la piel.

Silicio

Un aporte correcto en silicio, mejora el aspecto y consistencia de las uñas, piel y pelo. Asimismo, reduce la aparición de arrugas y ayuda a mejorar la elasticidad de la piel. La mejora de los parámetros de la piel se debería a la regeneración de las fibras de colágeno dañadas o a la síntesis de nuevas fibras.

 Zinc

Es un mineral básico para mantener los tejidos de la piel y uñas en las mejores condiciones. Prácticamente todos los trastornos y afecciones de la piel mejoran notablemente cuando los niveles de zinc son los apropiados, sobre todo en casos de acné, considerado por muchos dermatólogos como una carencia  de zinc y ácidos grasos esenciales. Algunos de los síntomas asociados a la deficiencia de zinc son uñas frágiles y quebradizas con puntos blancos y debilidad del cabello, entre otros.

PREVENIR ANTES QUE CURAR0

Prevenir antes que curar, esta gran frase clásica aplicada en términos de salud, nos afirma de la importancia de fomentar estilos de vida saludables en la prevención de la enfermedad.

En la rama de la Medicina preventiva, se enfoca en el mantenimiento de la salud mediante la detección de dolencias en su etapa inicial, ofreciendo mejores alternativas de tratamiento y mayores posibilidades de sanar. Es importante acudir a la consulta médica para valorar nuestro estado de salud, rompiendo de esta maneracon la tradición de acudir al médico solo ante una dolencia o sintomatología.

La falta de tiempo para el cuidado personal, la inactividad física, la alimentación desequilibrada, el estrés, los hábitos tóxicos como el tabaco o el exceso de alcohol, afectan negativamente la salud, favoreciendo el desarrollo de la enfermedad. Es preciso replantear nuestro estilo de vida para poder disfrutarla de una forma saludable.

Leer más →

Propósitos de Año Nuevo: hacer ejercicio0

Llevas una vida sedentaria. A menudo notas contracturas y otras molestias. Tu ritmo de vida es estresante. Y, por si fuera poco, has aumentado de peso en las Fiestas Navideñas. ¿Verdad que ya hace tiempo que vienes pensando en que deberías hacer ejercicio? Pues ha llegado el momento en que hacer deporte se convierta en un propósito para este Año Nuevo.

Resérvate unos momentos cada semana para la práctica deportiva. Cuando veas que te sientes mejor, esos momentos se convertirán en imprescindibles y querrás ampliarlos. Quizás notes que todo tu organismo funciona mejor porque has eliminado toxinas. Te sentirás bien porque has quemado grasas y has bajado peso. Tu sistema músculo-esquelético también se beneficiará: poco a poco desharás esas contracturas y desaparecerán los dolores. Hacer ejercicio, además, te ayudará a gestionar el estrés (mens sana in corpore sano) y rendirás más en tu quehacer diario.

hacer ejercicio
Consejos para hacer ejercicio

¿Por dónde empiezo?

En el post Cómo empezar a hacer deporte ya te hacíamos algunas recomendaciones y dábamos una breve explicación sobre diversas prácticas deportivas. Lo más importante es que se adapten a tus aptitudes personales, a tu edad y a tu nivel de forma. ¡Hay que tener cabeza!

Si hace tiempo que no practicas ningún deporte, seguramente antes de empezar a correr tendrás que salir unas semanas a caminar 30 minutos cada día a un ritmo rápido. Quizás al cabo de 15 días puedas empezar a correr suavemente y después ya irás incrementando la intensidad.

Es importante que estires antes y después de hacer un ejercicio intenso. Es la mejor manera de prevenir lesiones. Otra buena opción para no correr ese riesgo es optar por la natación. Es un deporte muy completo, beneficioso para toda la cadena muscular e ideal para aliviar los dolores de espalda.

Si practicas deporte intenso (running, bicicleta, deportes de competición, actividades guiadas en el gimnasio, etc.), sobre todo en épocas de calor, es necesario hidratarse bien, bebiendo agua, bebidas isotónicas o agua de coco. Si prefieres un ejercicio más suave, existen opciones como el pilates, el yoga o el tai-chi.

Suplementos alimenticios para realizar deporte

También te aconsejamos una serie de complementos de gran utilidad si haces ejercicio físico:

  • Colágeno con magnesio y vitamina C. En cápsulas o en polvo, puede ser un buen aliado para tus articulaciones y musculatura si realizas deporte regularmente. Para evitar un desgaste prematuro de las articulaciones, tómalo como preventivo antes de notar molestias.
  • Cartílago de tiburónContiene sulfato de condroitina y glucosamina. Protege las articulaciones y mejora su movilidad, además de reducir la inflamación y el dolor.
  • Si sueles sufrir tendinitis, tomar silicio reforzará tus músculos y tendones y a la larga notarás que también fortalece tu cabello y tus uñas.
  • Polen. ¡Que no te falte la energía! Si después de la jornada laboral practicas deporte, toma polen por la mañana y al mediodía para no acabar agotado.
  • L-carnitiva. Si quieres definir tu musculatura y perder grasa corporal, toma carnitiva antes de tu práctica deportiva.
  • Agua de coco. La restauración completa de líquidos y electrolitos tras el ejercicio físico es fundamental para el rendimiento y la recuperación del tono muscular. Para conseguir una correcta hidratación después de un entrenamiento exigente (largo e intenso, con temperaturas o humedad extremas…) es necesario recurrir a las bebidas isotónicas, con una composición en electrolitos equivalente a los líquidos perdidos. El agua de coco se ha convertido en una alternativa a las bebidas específicas para deportistas por su bajo contenido calórico y por su aporte natural de agua y electrolitos.
  • Alcohol vitaminadoEs un macerado de plantas tradicionalmente empleadas por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes del dolor: árnica, harpagofito, hipérico, lavanda y romero. Esta loción de uso externo tonifica la musculatura y favorece la recuperación tras el ejercicio.

Complementos naturales para practicar deporte sin riesgos: prevén lesiones y maximiza resultados0

¿Sabías que la práctica de ejercicio físico de forma regular es muy beneficiosa en la prevención, desarrollo y rehabilitación de la salud?

Hacer deporte de forma regular ayuda a mantener el peso corporal, aumenta el tono y la fuerza muscular, mejora la forma y resistencia física, la flexibilidad y la movilidad de las articulaciones, mantiene la densidad ósea, mejora la resistencia a la insulina, regula la presión arterial, reduce la sensación de fatiga, aumenta la autoestima, rebaja el estrés y la depresión, relaja… Son muchas las razones para las que se recomienda hacer deporte.

Complementos naturales para practicar deporte
Complementos para prevenir lesiones

La alimentación del deportista debe cubrir el gasto derivado del esfuerzo extra. Cada tipo de entrenamiento requiere una alimentación determinada para conseguir el máximo rendimiento. ¿Sabías que en un ejercicio de resistencia debe asegurarse un buen aporte de hidratos de carbono, mientras que en los entrenamientos de fuerza se debe aumentar el consumo de proteína?

Si practicas deporte regularmente, te aconsejamos complementar tu dieta con productos naturales para mejorar tu actividad y prevenir posibles lesiones. ¿Quieres conocer los 11 complementos naturales más adecuados? ¡Sigue leyendo!

Los 11 complementos naturales para practicar deporte más indicados para deportistas

  • Agua de coco: la restauración completa de líquidos tras la práctica deportiva es clave para la recuperación del tono muscular. Si el ejercicio es poco duradero o no muy intenso, es suficiente con beber agua antes, durante y después del esfuerzo realizado para asegurar una correcta hidratación. En caso de una mayor exigencia física, se recomienda recurrir a las bebidas isotónicas.
    El agua de coco es una alternativa saludable a las bebidas para deportistas por su bajo contenido en calorías y su aporte natural de agua y electrolitos. Gracias a su suave sabor dulce, no provoca náuseas ni sensación de estómago lleno.
  • Proteína de Cáñamo: durante el ejercicio hay un mayor grado de ruptura de proteínas musculares, por eso es importante reforzar nuestra ingesta de proteínas.
    La proteína de cáñamo es ideal para deportistas que deseen elevar su rendimiento. Tiene alto valor biológico, es altamente digestible y además es rica en ácidos grasos omega 3, 6 y 9, en el ratio perfecto. Se puede tomar mezclada en agua, caldo, zumo o espolvoreándola en la sopa, verdura o ensalada.
  • Colágeno: es la proteína mayoritaria de nuestro organismo y un componente esencial de los huesos, ligamentos, tendones, cartílagos y piel.
    Complementar tu dieta con una toma diaria de 10 gramos de colágeno hidrolizado puro te ayudará a mantener el buen estado de articulaciones, huesos y músculos, evitando su desgaste. Además, el colágeno previene la aparición de la artrosis del deportista y reduce el tiempo de recuperación en esguinces, traumatismos y lesiones.
  • Polen: es una fuente de proteína y aminoácidos, vitaminas, minerales y oligoelementos (potasio, silicio, calcio, magnesio, fósforo, manganeso, azufre, cloro, hierro y cobre). Aumenta la resistencia ante el esfuerzo físico y la vitalidad en general. Tomando una cucharada al día, en ayunas, apreciaremos una mejoría física.
  • Cartílago de tiburón: protege la estructura articular, mejora la movilización y reduce la inflamación y el dolor, gracias a su contenido en sulfato de condroitina y glucosamina.
  • Alcohol vitaminado: es una loción de uso externo, formulada para tonificar la musculatura y favorecer su recuperación tras el ejercicio. Además, tiene efecto calmante en caso de dolor e inflamación articular. Se trata de un macerado de plantas tradicionalmente utilizadas por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes del dolor. Contiene harpagofito, árnica, lavanda, hipérico y romero.
  • Calcio: este mineral forma parte de los huesos, del tejido conjuntivo y de los músculos y es esencial para la circulación de la sangre. Es importante en la contracción y relajación muscular, y como transmisor químico en los impulsos nerviosos.
  • Potasio: durante una práctica de ejercicio intenso en que la sudoración es máxima puede producirse una falta de potasio. El potasio equilibra el nivel de agua en el organismo, y participa en la contracción del corazón y la transmisión del impulso nervioso. Una insuficiencia de potasio causa cansancio, dolor muscular, debilidad y astenia.
  • Magnesio: favorece la absorción de calcio y es esencial para el funcionamiento del corazón y de los músculos, ya que los relaja. Ayuda a mantener la estructura ósea, disminuye el cansancio y la aparición de calambres y contracturas.
  • Sodio: tiene un papel esencial en el reparto del agua en el cuerpo. Una falta de sodio provoca náuseas, vómitos, rampas, alteraciones visuales y dolor de cabeza, mientras que un exceso provoca hipertensión.
  • Hierro: es necesario para la síntesis de hemoglobina, encargada del transporte de oxígeno a los órganos y músculos, así como para la correcta utilización de la vitamina B. Un déficit de hierro provoca anemia.

¡Ahora ya sabes cómo mejorar tu rendimiento preservando tu salud articular y muscular!

Cómo empezar a hacer deporte2

La vuelta de las vacaciones es una de las épocas en las que más predispuestos estamos a realizar algún tipo de deporte pero, si no eres deportista, esta práctica debe hacerse de manera gradual y adecuada a tu persona.

Realizar actividad física es necesario si queremos llevar una vida armoniosa y ordenada. Nos permite centrar la atención en nosotros mismos, mejorando nuestro estado físico, mental y emocional. Ayuda a liberar cargas negativas que almacenamos durante la vida diaria. También activamos zonas del organismo que, de otra manera, no se estimularían tanto.

Si te has propuesto empezar a hacer deporte, lo más importante es no forzar el cuerpo y no hacer actividades muy intensas que nos lleven a un mayor desgaste de lo que ya de por sí tiene el día a día. La actividad física debe ajustarse a tu nivel de forma y a tu edad. La idea es realizar algún tipo de actividad deportiva a lo largo de toda la vida y no limitarnos a breves periodos de práctica, lo que conlleva un mayor riesgo de lesiones y sobreesfuerzos.

Siempre es un buen momento para empezar a hacer deporte.
Siempre es un buen momento para empezar a hacer deporte.

Elige alguna de estas opciones para empezar a hacer deporte

  • Caminar. Puedes caminar todos los días entre 30 minutos y una hora. Camina a un ritmo vivo: que las piernas se muevan rápidas y ligeras.
  • Correr. Es un ejercicio sencillo que nos pone en forma en poco tiempo. Es importante tener un peso idóneo y un estado de forma adecuado, si queremos evitar sobrecargas y lesiones. La idea es no superar las 140 ó 150 pulsaciones por minuto.
  • Natación. Se puede combinar con cualquiera otra actividad física, puesto que es un ejercicio que no carga. También puede ayudar a recuperarte del esfuerzo realizado en otras prácticas deportivas.
  • Ejercicios de gimnasia y musculación. Se pueden hacer ejercicios con el peso corporal, con pesos libres o con máquinas, entre una y tres veces por semana. Si no dominas bien los ejercicios, trabaja con las máquinas que te den más seguridad.
  • Actividades de gimnasio (aeróbic, steps y clases guiadas). Se trabaja la tonificación muscular, la coordinación y la motricidad. ¡Son divertidas! El spinning y la bicicleta estática guiada son actividades muy completas e igualmente divertidas. Hay que evitar pasar de las 140 y 150 pulsaciones por minuto.
  • Pilates. Es una gimnasia enfocada a que la persona se fortalezca a través de una buena colocación corporal.
  • Yoga. Este método milenario busca la relajación física y mental, además de mejorar la flexibilidad de músculos, tendones y articulaciones.
  • Tai-chi. También está enfocado a un trabajo energético del organismo y a la búsqueda del equilibrio corporal.
  • No hay que olvidar los deportes de equipo o con adversarios (tenis, paddle, etc.).

Eso sí, antes de empezar a hacer deporte y después de la práctica deportiva, tienes que hacer ejercicios de calentamiento (estiramientos y movilidad articular). Se pueden combinar varios tipos de actividades deportivas a lo largo de la semana. Si puedes realizar deporte en la naturaleza, ¡mucho mejor!

Artículo de José Antonio Suárez-Guardamino (Licenciado en Educación Física y Fisioterapeuta)

Complementos para las articulaciones

  • Cartílago de tiburón. Protege la estructura articular, mejora la movilidad y reduce la inflamación y el dolor. Indicado en casos de dolor articular, tendencia a padecer tendinitis y en la recuperación tras una lesión.
  • Colágeno. Es un componente básico de los huesos, cartílagos, discos intervertebrales y ligamentos, entre otras estructuras. Recomendado para prevenir o tratar problemas osteoarticulares como la artrosis y osteoporosis.
  • Alcohol vitaminado. Macerado de uso externo elaborado con plantas antiinflamatorias y calmantes. Tonifica la musculatura y favorece la recuperación tras el ejercicio. Ejerce un efecto calmante en caso de dolor e inflamación articular.

Artículos relacionados

 

Dolor articular: suplementos alimenticios para proteger las articulaciones2

El dolor articular es una consecuencia del envejecimiento y de la pérdida de flexibilidad de las articulaciones. Sin embargo, existen productos naturales capaces de contrarrestar esta tendencia, de reforzar las articulaciones y de eliminar el dolor articular. En este artículo te presentamos cuatro suplementos para que puedas disfrutar de cualquier actividad física o de un simple paseo, sin perjudicar tus huesos, cartílagos, tendones, ligamientos y músculos.

Existen complementos alimenticios capaces de reforzar las articulaciones y eliminar el dolor articular.
Existen complementos alimenticios capaces de reforzar las articulaciones y eliminar el dolor articular.

Suplemento de colágeno, magnesio y vitamina C

Es un buen aliado para combatir el dolor articular. El colágeno es la proteína mayoritaria en el organismo humano y desempeña un papel fundamental para las articulaciones y la piel. Con la edad disminuye la producción de colágeno y eso conlleva el envejecimiento y una menor flexibilidad de los tejidos de los que forma parte. El colágeno hidrolizado, de fácil asimilación, refuerza los tejidos, ralentiza su envejecimiento y, por tanto, frena el dolor articular. La vitamina C, por su parte, es imprescindible para la formación del colágeno. Repara y mantiene cartílagos, huesos y dientes. Además, el magnesio es esencial para que el sistema muscular y el sistema nervioso estén en perfecto estado. Participa en el mantenimiento y la recuperación de las células y tejidos, al mismo tiempo que ayuda a disminuir el cansancio y la aparición de calambres, tics y contracturas.

Harpagofito, grosellero negro y vitaminas

Este suplemento se envasa en cómodos viales elaborados con extractos vegetales utilizados tradicionalmente en casos de degeneración y dolor articular. El harpagofito es indicado en procesos reumáticos y degenerativos en general. Al grosellero negro y al fresno se les atribuye la propiedad de disminuir los procesos inflamatorios. La cola de caballo se emplea para remineralizar los huesos y mitigar el dolor articular. Y el bambú favorece la reconstrucción del cartílago.

Cartílago de tiburón

Entre los componentes más importantes del cartílago de tiburón hay el colágeno y un conjunto de glucosa-minoglicanos, fundamentales para erradicar el dolor en las articulaciones y protegerlas. Así pues, podemos afirmar que la ingesta de cartílago de tiburón favorece el movimiento y reduce de manera significativa la inflamación y el dolor articular.

Calcio Coral Marino

Es un suplemento muy indicado para mantener un buen estado de los huesos. El coral, en su estado natural, contiene un gran número de oligoelementos de alta biodisponibilidad. En otras palabras, los minerales presentan una estructura química similar a la de nuestro organismo y éste es capaz de absorberlos fácil y rápidamente. El reequilibrio del pH reduce la aparición del dolor articular y otras múltiples dolencias, entre ellas la destrucción de la estructura ósea.

Foto: www.farmaciaencasaonline.es